La injusticia a Roger Brown

La NBA cometió una de las mayores injusticias de su historia con Roger Brown. Brown era uno de los jugadores más prometedores da High School en la década de los sesenta, incluso la Universidad de Dayton, Ohio, llegó a reclutarle pero su nombre apareció vinculado en uno de los mayores escándalos de apuestas deportivas de la historia de la NBA, el cabecilla de aquel escándalo fue Jack Molinas jugador de los Pistons que fue expulsado de la liga y que acabó siendo asesinado a manos del clan Genovese. Esto provocó el veto para Brown en la NCAA y la NBA por vinculación sin pruebas de su nombre a la trama.

El jugador acabó jugando para un equipo de la liga amateur de Ohio hasta que se fundó la ABA y los Indiana Pacers reclutaron a este extraordinario jugador. En palabras de quizás la mayor estrella de la ABA y quizás del momento Julius Ervins, alias Dr.J: “Los Pacers era el equipo con más clase de la liga, y Brown era el jugador con más clase de los Pacers”. Brown se proclamó tres veces campeón de la liga con los Pacers y cuatro veces acudió al All Star de la liga.

Tras la disolución de la ABA la NBA llamó a su puerta una vez que se demostró que no había ninguna prueba que relacionara a Brown con el escándalo, pero Brown no perdonaba a la liga su veto y rechazó ir. Para el que es considerado mejor jugador de la historia de los Pacers Reggie Miller: “Fue el mejor jugador de la historia de los Pacers”, casi nada. Años después un cáncer se llevaría su vida por delante allá por 1997 pero siempre quedará su juego y sus estadísticas para el recuerdo.

La NBA cerró su herida hacia Brown incluyéndole en el Hall of Fame en 2003 como homenaje a una carrera olvidada por un error de la liga que llegó a emitir un perdón público al jugador. Pero ya era demasiado tarde para habernos privado de ver a Brown entre los mejores.

Argentina nunca es feliz

La derrota de Argentina frente a Paraguay por un tanto a cero ha traído un terremoto de críticas en el país albiceleste. Las críticas por increíble que parezca vuelven a ser para Messi, al que acusan de hacer las convocatorias en función de sus amigos. Después de suplicar el país entero la vuelta a la selección y de forzar hasta romperse por jugar con Argentina, ya le llovieron las primeras críticas, y ahora con el astro lesionado se le critica también de la derrota.

Se dice que sólo juegan en el equipo los amigos de Messi, Agüero i Di María son el máximo exponente de las acusaciones, pero no creo que haya ningún jugador argentino (salvo Dybala) con mayor calidad que ambos a día de hoy. Del Kun se critica su falta de gol (falló un penalti y un mano a mano durante el partido) y del fideo su poco compromiso y su baja forma. Y por supuesto el culpable de eso también es Messi, un Messi con el que Argentina gana partidos y que sin él está fuera de la repesca para el Mundial de Rusia.

Argentina no aprende de sus errores, tras perder la final del Mundial y dos Copa América consecutivas (tres de las últimas cuatro), se sigue criticando y cargando de presión a unos jugadores que no acaban de rendir bien con el combinado nacional, bien por presión popular, bien por falta de algún gran técnico al frente de la selección o bien por la grave crisis que está atravesando la AFA. El caso es que a Messi no creo que le haya hecho mucha gracia que su nombre vuelva a estar asociado a la polémica y más sin siquiera haber participado en el partido, Argentina es todo corazón pero sigue sinedo un país que no sabe realmente lo que quiere ni a quién quiere.

Los Sixers sin excusas

Los últimos tres años los Philadelphia Sixers han realizado campañas que daban vergüenza, con la sombra del tanking siempre presente, se dejaban ir en busca de una buena elección en el draft. Pero tras tres elecciones potentes en el draft las excusas de plantilla joven ya no sirven, el debut tras dos años en el dique seco de Joel Embiid, más el pujante Nerles Noel y al gran rendimiento que ofreció el joven Okafor que fue el único que disputó a Towns el título de rookie del año, unido al número uno de este draft, Ben Simmons (que dicen de él que es el jugador más parecido a LeBron actualmente), debería llevarles a un salto competitivo, no apra llegar a los playoffs, eso sería una utopía, pero si para no ser los últimos de la NBA otro año más.

Tras varias temporadas para el olvido en Philadelphia están expectantes de ver a un Simmons que promete no dejar a nadie indiferente. Los Sixers necesitan a una estrella NBA que no tienen desde el traspaso que llevó a Iverson a los Nuggets. Estábn en la conferencia más cómoda para conseguir victorias y seguir creciendo, y es un equipo joven y con mucho que demostrar. Los minutos para desfogarse de los novatos serán muchos y con ello la capacidad de crecer antes e ir cogiendo el ritmo NBA más rápido. Si las lesiones respetan al equipo estaremos ante la gestación de uno de los equipos que pretenden llegar a dominar la NBA en algunos años, cuando sus estrellas sean maduras y lleven más de una o dos temporadas a sus espaldas.

Florentino a lo suyo

Este martes nos hemos despertado con la noticia de que el Bernabéu dentro de poco será un estadio cubierto, sin consultar a los socios ni pedir opinión, el máximo mandatario blanco ha decidido llevar a cabo esta acción. Y no pretende ser la única ya que ha comentado que el nombre del estadio puede ser modificado, concretamente ha comentado que el Bernabéu podría tener un apellido (en otras palabras, el que ponga más € verá el nombre de su empresa en el mítico estadio blanco).

No es la primera vez que Florentino toma una decisión de estas, ya lo de los terrenos de las cuatro torres fue uno de los mayores escándalos del fútbol moderno del que no se ha investigado lo suficiente o se han callado las bocas necesarias. En este caso el dueño de ACS ha visto la oportunidad de beneficio con esta acción sin tener en cuenta a los que de verdad pertenece el club, que son los socios, ya que el Madrid no es sociedad anónima deportiva. Pero Florentino si ve un negocio no lo va a dejar pasar y esto era una buena oportunidad.

Que el Bernabéu sea cubierto tampoco supondrá una mejora notoria del estadio, las calefacciones de las que ya disponían cumplían su función perfectamente, y las lluvias en Madrid no son impedimento para la disputa de los partidos. Pero con esta macro obra el nombre del Real volverá a la palestra y los patrocinadores se rifarán el patrocinio para afrontar fichajes que contrarresten el poder de los jeques en el fútbol europeo. Al final como siempre y tras varios problemas con el ayuntamiento Florentino se termina saliendo con la suya.

Piqué un divorcio anunciado

Lo de ayer fue un capítulo más de la surrealista historia de Gerard Piqué en la selección española, el rey de la provocación se cansó de los falsos rumores que circularon ayer sobre si había cortado las mangas de la camiseta para no llevar los colores de la selección, y afirmó a la conclusión del partido que dejaba la selección tras el mundial de Rusia en 2018. Dijo que era algo que ya tenía pensado hace tiempo y que no era una decisión tomada en caliente, que ya estaba más que meditada y que no iba a haber marcha atrás.

Lo cierto es que el rumor de ayer fue tan estúpido como la relación de un jugador que en el campo siempre ha cumplido perfectamente pero que fuera de él no ha ayudado a tener una relación normal en cada concentración de España. Siempre le ha gustado ser el centro de atención y en algunas ocasiones merecido y en otras sin merecerlo se ha visto implicado en todo tipo de escándalos en los que siempre ha afirmado sentirse muy cómodo. Estamos ante un divorcio anunciado que se dará cuando el central haya dado sus mejores años a la selección y cumpliendo siempre que ha vestido la camiseta nacional.

Su fuerte ideología independentista nunca ha ayudado a que su aceptación por parte del público sea completa, siempre ha habido un run run detrás de él que tampoco ha querido aclarar nunca, una simple declaración diciendo que se sentía orgulloso de representar a España hubiese bastado, pero jamás realizó tales declaraciones. Pero con todo su compromiso y entrega en el campo nunca dejó de ser correcto por lo que tampoco hay nada que achacar al jugador, que de haber sabido manejar mejor algunas situaciones podía ser uno de los favoritos de la selección y no se vería abocado a tomar este tipo de decisiones ni a terminar saliendo por una puerta de atrás que quizás no merecía.

Lopetegui despega

El empate de ayer ante Italia deja una gran sensación para lo roja. Es cierto que se tuvo la victoria en la mano y que un penalti absurdo permitió el empate azzurro y nos entró el pánico y a punto estuvo de irse de vacío del Juventus Stadium. Pero lo positivo es el buen fútbol desplegado en un estadio y ante un selección muy complicadas. Las nuevas ideas y los nuevos métodos del seleccionador empiezan a dar sus frutos y a España vuelve a dar gusto ver jugar.

Lopetegui además está consiguiendo introducir a los jugadores jóvenes que tiene que dar un paso adelante sin ningún tipo de repercusión en el equipo, algo que parece sencillo pero que es más complicado de lo que parece. La primera hora de partido de la roja recuerda a sus mejores momentos, y es cierto que la falta del gol es algo que preocupa, pero en la mejor época de España los partidos y las eliminatorias de mundiales solíamos ganarlos por la mínima.

Este es el camino que hay que seguir de cara al mundial de Rusia 2018, que se vaya engrasando la maquinaria y los nuevos vayan cogiendo el conceto del juego, y a partir de ahí todo legará. Se vuelven a avecinar buenos tiempos en la roja aunque queda el peligroso partido frente a Albania del domingo, que nadie se confíe, nadie dijo que vaya a aser fácil.

Fin a la primera generación del siglo XXI

Con el comienzo del nuevo milenio llegaron unos jugadores que estaban llamados a ser los sucesores de Jordan. Jugadores que tenían que soportar las comparaciones con el mejor jugador de la historia noche tras noche sin venirse abajo, una presión que devoró a más de una promesa. Y de esa generación surgieron nombres que han dominado el baloncesto desde hace casi veinte años. Son los Kobe Bryant, Tim Duncan y Kevin Garnett.

Se trata de tres jugadores diferentes de carácter pero iguales en su pasión por el baloncesto. Son los que han dado noche tras noche a muchos adolescentes como yo momentos inolvidables, partido épicos y series de playoffs que bien podrían ser las finales por la intensidad de los partidos. Los Spurs-Lakers de principios de siglo fueron los partidos que decidían quién era el campeón de la NBA pese a ser de la misma conferencia. Ver a O´Neill y Bryant contra Duncan y Robinson era puro basket. Garnett tenía su pedacito de protagonismo por ser un fuera de serie pero su equipo nunca estuvo a la altura de su calidad.

Va a ser difícil para mi generación ver comenzar una nueva temporada sin estos tres nombres, jugadores irrepetibles que hicieron que tras la segunda retirada de Jordan la NBA siguiera siendo más que interesante, sin llegar a ser el negocio de agentes libres y contratos televisivos en lo que se ha convertido ahora. Donde se permitía más el contacto, las pizarras y las defensas eran innegociables y dónde el triple no era el principal arma ofensiva de los equipos sino que lo era el pívot sobre el que se construía el equipo.

Tres jugadores, 11 anillos entre los tres, todos con al menos un MVP de la temporada y del All Star, tres tipos tan distintos como irrepetibles que no han parado de batir récords a lo largo de su carrera y que sin ponerse de acuerdo han decidido dejarnos en la misma temporada para valorar y disfrutar de sus mejores momentos, como en muchos casos de grandes jugadores, ahora que ya no están en activo. Gracias a siglo XXI, a la Mamba Negra y a Big Ticket por tantas horas de entretenimiento.

Briscker el mercenario

El nombre de John Briscker no es uno de los más recordados o más famosos entre los aficionados al baloncesto, pero su historia es una de las más curiosas de la historia de la NBA. El jugador nacido en Detroit fue uno de lo más conflictivos jugadores que haya pasado por la ABA y la NBA. Tras destacar en su Detroit natal y formarse en la universidad de Ohio, donde ya comenzó a mostrar su fuerte carácter que siempre lastró su talento anotador (las continúas peleas con rivales y compañeros eran el pan de cada día hasta que en su último año fue expulsado del equipo), su fama de problemático le llevó a ser descartado por las franquicias de la NBA en el draft de 1969, que tendría como número uno a Lew Alcindor, teniendo que conformarse con la ABA.

Los Pittsburgh Pippers fueron los que apostaros por este alero que aunaba talento y conflictos a partes iguales. Ya en su primera temporada demostró su talento al promediar 21 puntos por partido, y podría haber sido considerado una estrella sino fuera por sus problemas extradeportivos, como lo de ir acompañado de una pistola en su mochila a cada entrenamiento o partido o amenazar a su entrenador con el arma si no lo ponía de titular en un partido. Ya en su segunda temporada un árbitro tuvo que retrasar el inicio de la segunda parte de un partido porque Briscker estaba peleándose con medio equipo suyo en el vestuario. Su situación comenzaba a ser insostenible ya cuando se negaba a salirse de la pista cuando su entrenador decidía cambiarlo, incluso en una ocasión, el entrenador rival tuvo que pedir tiempo muerto para que Jack McMachon, entrenador de los Pippers, pudiera retirarle de la pista. Brisker accedió y se marchó de la pista pero en lugar de sentarse en el banquillo cogió sus cosas y salió del pabellón.

Fue convocado para el All Star de la ABA en su segunda temporada, donde promediaba 29 puntos por partido, y allí dejó uno de los episodios más bochornosos jamás visto. A cada jugador le embolsaban 300 dolares por participar en este partido, por lo que al acabar el mismo Briscker subió como una exhalación a donde se encontraba el comisionado de la ABA, Jack Dolph, y ante la mirada de todo el pabellón zarandeó hasta que obtuvo de la cartera del comisionado los 300 dolares. Acto seguido se marchó del pabellón a fundirse el dinero en el nuevo vicio que le consumía, la cocaína. Todas estas actuaciones hicieron que su situación en la ABA fuera insostenible, y tras pasar por los Supersonics de la NBA donde se enfrentó hasta con Bill Russel, su entrenador, decidió poner fin a su etapa de jugador y marcharse como mercenario a Uganda a las órdenes del ejército de Idi Amin Dada.

El final de Briscker es incierto, hay varias teorías entre las que se encuentran las de que fue asesinado por el propio Dada tras rebelarse éste, la de que fue asesinado en el golpe de estado contra Dada, y la última en la que se dice que finalmente no fue a Uganda sino que fue a la Guayana donde compartió fatal destino con otras 918 persona en la masacre de Jonestown. Otros sin embargo creen que sigue vivo en algún páramo africano donde finalmente encontró la paz que no encontró nunca en EEUU.

Ter Stegen señalado

El fallo de bulto de ayer que realizó Ter Stegen le ha señalado dentro de la plantilla culé. No es la primera vez que lo hace ni tampoco el primer portero del Barcelona que lo comete. El estilo de los últimos años del Barcelona ha provocado que este tipo de fallos del portero se multipliquen y las ocasiones en las que por no dar un pelotazo en largo acaben en gol han aumentado notablemente.
La pregunta es si realmente es tan necesario realizar este tipo de acciones a lo largo de un partido, si el beneficio que se saca vale tanto la pena para lo mucho que se arriesga, y si de verdad es necesario realizarlo siempre. Esta acción en muchas ocasiones provoca la pérdida del balón en zonas peligrosas del campo y hace que muchos equipos aprovechen esta situación para una presión alta y acabar recuperando el balón fácilmente.
Se está cuestionando a Stegen tras este fallo, pero lo que de verdad habría que cuestionar es la filosofía de que el portero tenga tanto protagonismo en el juego, algo que me parece un error ya que el portero está para lo que está que es parar y ayudar a las defensas si juegan adelantadas, no para sacar el balón. Muchas veces confundimos los tiempos modernos y tratamos de innovar en algo que no es necesario pero lo mismo soy yo que soy un anticuado.

Cuando todo cambió para Rondo

Rajon Rondo siempre destacó en la práctica del baloncesto ya desde temprana edad en su Louiseville natal, sus promedios desde el college hasta el high school hacían presagiar un gran futuro en el deporte de la canasta. Pero como muchas grandes promesas las malas compañías comenzaron a hacer mella en la vida del jugador. Su vida nocturna comenzó a ser más ajetreada y sus amistades comenzaron a ir por unos derroteros poco adecuados.

Por aquella época Rondo era un buen jugador pero no estaba del todo centrado en el baloncesto, se lo tomaba más como una diversión y pasatiempo que como algo serio. Pero todo cambió un día en su último año de universidad. Su íntimo amigo de la infancia Spencer Ronson fue tiroteado a causa de un ajuste de cuentas, o eso se cree todavía, provocándole la muerte en el acto. Esta noticia cambió para siempre a Rondo que recibió la noticia como un aviso de su peligrosa vida extradeportiva, centrándose exclusivamente a partir de entonces en lo que mejor sabía hacer que era jugar al baloncesto. El jugador además en homenaje a su amigo se hizo un tatuaje en la espalda en su honor para según él mismo “tenerle siempre presente, él me guardará las espaldas, estoy completamente seguro que allí donde esté cuidará de mí”

La historia posterior ya es conocida, Rondo se presentó al draft donde fue elegido por los Phoenix Suns en la posición 21. pero inmediatamente lo traspasaron a los Celtics donde conquistó el anillo junto a Garnett, Pierce y Allen. Pero quien sabe qué hubiese sido de la vida de este base de haber seguido su mala vida, podría haber acabado como su íntimo amigo privándonos así de uno de los mejores bases de los últimos años.