Laimbeer el duro

Si en NBA se habla de el equipo más duro y rocoso que ha habido, a todo el mundo se le viene a la cabeza los Bad Boys de Detroit de los 80. Y a la cabeza de ese estilo duro, marrullero, pero muy efectivo (ganaron dos anillos consecutivos en la época de Jordan), estaba Bill Laimbeer, un ala pívot que representaba todo lo intangible del baloncesto como no la había hecho nadie y que más tarde continuarían Dennis Rodman, Bruce Bowen y ahora Draymond Green.

Laimbeer parecía por cómo jugaba que provenía de un barrio y una familia humilde, pero nada más lejos de la realidad, venía de una familia de bien en Chicago, pero su carácter competitivo le hizo ser un auténtico ganador, además de convertirse en el jugador más odiado de su época por todas las hinchadas salvo la de Michiggan. Y la verdad que se lo ganó con creces, sacaba los codos a pasear más de la cuenta, sacaba de quicio a sus oponentes con el famoso trash talking y ya a toda la grada rival con su gran anticipación para provocar infinidad de faltas en ataque (muchas de ellas fingidas de manera escandalosa).

Pero el camino de Laimbeer a la fama no fue para nada un camino de rosas. Tuvo que pasarse un año en Italia demostrando su valía antes de demostrar en la NBA lo bueno que era. Su primer equipo, los Cavaliers lo terminaron traspasando a los Pistons el año que legó un tal Isiah Thomas al equipo, y Laimbeer siempre profesó un odio eterno al equipo del estado de Ohio. Y siempre se enorgulleció de ser el artífice de la retirada de los Pistons a los vestuarios segundos de la derrota para no tener que felicitar a los Bulls. Como el reconoció después odiaba a Jordan, odiaba a Pippen y odiaba todo lo que Bulls representaban. Él era más de la vieja escuela un auténtico guerrero pero siempre combinando ese carácter con una gran técnica,sino nunca habría llegado hasta donde llegó. Un ganador que jugaba para ganar y que ganó.

Caso Theo

Hay un nombre que está de actualidad a día de hoy en la liga española y es el del francés Theo Hernández. El jugador revelación del equipo relevación ha saltado al primer plano del noticiario merced a los rumores de el interés del Real Madrid por el lateral zurdo. El morbo lo pone que Theo es actualmente jugador del Atlético de Madrid y se encuentra en calidad de cedido en el Deportivo Alavés, y su fichaje supondría un duro golpe para la hinchada rojiblanca, aunque el equipo blanco está en todo su derecho de fichar al jugador.

Lo que me parece muy curioso no es la noticia en sí, sino el moemnto en que surge, con el derbi madrileño de fondo y me hace preguntarme si no es otra de las muchas artimañas por parte de los periódicos madrileños de desestabilizar a los rojiblancos sabiendo de la importancia del partido para el Madrid y sabiendo que son ya tres años los que el Atlético doblega al Madrid en Chamartín (algo que nadie había conseguido en la historia). No me fío mucho de estas noticias en estos momentos, que no queuire decir que Theo no acabe fichando por el Madrid, pero no en este momento, el jugador está centrado en esa Final de Copa y el Madrid le queda el tramo más importante de la temporada comop para estar pensando en fichajes.

Se ha llegado a hablar de que se iban a romper las relaciones y no iba a haber comida de directivas antes del derbi, cosa que Cerezo ha desmentido asegurando que irá a una “comida de amigos”. Por tanto centrémonos en lo verdaderamente importante que es el partido y no demos bombo a elucubraciones y conjeturas de la prensa que no tienen mucho de verdad, y que cuanta más coba le demos menos importancia tendrá el partido al final.

El Feyenoord se complica

El fin de semana se disputó el duelo que podría decidir la Eredivisie de este año. El líder Feyenoord visitaba el siempre difícil Ámsterdam Arena, para intentar poner nueve puntos de diferencia sobre los ajacied. Pero lejos de producirse eso, los de Rotterdam se llevaron un severo correctivo no tanto en el resultado que acabó 2 a 1 como en fútbol donde este Ajax con otra nueva gran generación de futbolistas (otra más y ya van…) barrió del mapa al líder para ponerse a tres puntos para las seis jornadas de campeonato que restan.

Los de Van Bronckhost llegaban con mano firme en el campeonato, campeonato por cierto que no ganan desde 1999, y con el subidón de haber superado hace escasas jornadas al PSV. Pero este Ajax es muy fiel a su estilo y con su nueva camada de jóvenes liderados por la perla Justin Kluivert, el hijo de Patrick sí, dieron un auténtico espectáculo, tanto que para el minuto 1 ya iban por delante en el trascendental duelo.

Pese a este resultado el Feyenoord sigue siendo máximo favorito a llevarse el trofeo. Han mostrado una gran solidez a lo largo de todo el año y no es momento de tambalearse, además cuentan con veteranos como Kuyt que tienen experiencia de sobra para que este resultado, que se podía dar, no afecte al buen ritmo del equipo. En Rotterdam están entusiasmados con esta gran temporada del equipo y sólo esperan que les queden fuerzas para estos seis últimos partidos.

Mourinho vuelve a las excusas

Decepcionante es la palabra exacta para definir la temporada del Manchester United este año. Un proyecto faraónico en el que los red devils realizaron el fichaje más caro de la historia con Paul Pogba, además de reforzarse con jugadores de la talla de Ibrahimovic o Mkhitaryan. Pero todo esto no ha servido para ver a los de Manchester en los puestos que dan acceso a la liga de campeones ni a verles convencer ante su público, con el del sábado van ya 8 empates ante rivales muy inferiores en su propio estadio.

Pero lo peor no son las sensaciones extrañas que deja el equipo, ayer hay que recordar que ni Ibra ni Pogba ni Mata pudieron jugar, sino la actitud de Mourinho tras acabar el partido, que puso de nuevo en el disparadero a toda su línea ofensiva diciendo que sin Ibrahimovic nadie es capaz de asumir la responsabilidad. Cargó contra Martial, Rashford, Lindgaard y el armenio Mkhitaryan, haciéndolos responsables del paupérrimo empate a cero cosechado en su estadio ante el West Bromwich Albion. Además la actitud del portugués en zona mixta fue muy agresiva contra el periodista dejando claro que no le sentó nada bien desaprovechar el pinchazo del Chelsea.

Ahora mismo parece que la vía más factible de clasificarse para la Champions del año que viene es vía Europa League, ya que si la gana (es máximo favorito en el torneo) tendría acceso a disputar la Champions. La fiabilidad de este equipo deja mucho que desear y sólo su calidad individual puede arreglar el enésimo fracaso de asaltar los puestos de Champions, teniendo en cuenta que este miércoles juegan el Manchester City frente al Chelsea, y que todavía tiene un duelo pendiente ante sus rivales de Manchester se puede decir que dependen de sí mismos pero con el rendimiento que nos están brindando últimamente a ver quién se atreve a apostar por ellos.

Última bala del City

La derrota de ayer del Chelsea en casa ante el Crystal Palace puede animar un poco las última jornadas de la Premier si lo aprovechan bien sus perseguidores. El City, que ya se descartaba completamente tiene dos partidos que van a decidir su futuro inmediato en la competición y que tras el varapalo de la Champions pueden animar un poco a sus aficionados en otra decepcionante temporada.

Esta tarde recibe a un Arsenal cabizbajo y con un aroma a reconstrucción total en verano, las polémicas con las renovaciones de Alexis y Özil unidas a la finalización de contrato tras veinte años de Arsene Wenger, hacen que no sea el mejor rival para ompetir partidos ahora mismo. Eso debe aprovechar el City, que de ganar hoy se quedaría a nueve puntos del líder.

Pero no acaba ahí la cosa, el martes hay liga entre semana otra vez y el City recibe en el Emirates al Chelsea, pudiéndole asestar un golpe fuerte y animar así el tramo final de competición que parecía totalmente decidida para los londinenses. Sería una buena manera de dar esperanzas a los aficionados de cara a la temporada que viene ya que ésta primera con Guardiola al frente no han sufrido más que decepciones.