Qara…bag o cruz

El Atlético se enfrenta esta noche al partido más importante de la temporada hasta el momento, debido a su mala trayectoria en esta Champions League. Sus malos resultados y su alarmante falta de gol le han puesto contra la espada y la pared en esta cuarta jornada de fase de grupos. La buena noticia, que depende de si mismo y que dos de los tres envites serán en el Wanda. La mala, que sigue con su alarmante falta de gol.

Y en estas llega el Qarabag, el sorprendente equipo azarí que ya puso a los de Simeone en serios apuros allí, y que llega sin ningún tipo de miedo a un Wanda que en los últimos tres partidos no ha visto ganar a su equipo. Y lo más preocupante, que sigue sin ver puerta con claridad. Griezmann lleva ya cinco jornadas seco, Gameiro anotó el gol en la victoria ante el Celta, pero ante el Villareal se vio que fue sólo un espejismo, Vietto ya se le ha dado por perdido tras su show de fails en Elche y Torres no cuenta este año para el Cholo. Con todo queda un Correa que con cuatro goles es el pichichi del equipo y el único jugador capaz de aportar algo diferente en ataque al equipo.

Pero este Atlético también se crece ante los retos, en liga está invicto y eso que está mostrando su peor versión desde que llegó Simeone. Saúl ha recuperado su mejor nivel, Thomas se ha afianzado como insustituible en el medio y Lucas poco a poco va pidiendo minutos de calidad. El nivel de Oblak no hace falta ni comentarlo ya que se ha consagrado sin duda alguna como el mejor portero del mundo. Mucho por hacer para este Atlético pero con todas las posibilidades en su mano, y a como dice el Cholo a morir los suyos mueren.

Machín vuelve a hacerlo

No es una novedad que Machín sea capaz de derrotar al mejor equipo del momento. Ya lo hizo formando parte del cuerpo técnico del Numancia que amargó el debut en primera con el Barcelona a Guardiola, y lo volvió a hacer ayer con el mejor Madrid de los últimos tiempos. Y todo bajo la misma fórmula de máximo y esfuerzo y solidaridad de sus futbolistas.

El partido del Girona ayer fue pura garra, entrega, y fe, sobre todo fe para tras disparar al palo y ver como el rival en esa misma jugada se adelantaba no bajarlos brazos. Para irte al descanso con esa losa del gol en contra inmerecido y haber dado otro palo que podía haber supuesto el empate. Pero aun así el equipo salió del descanso incluso con más rabia y en prácticamente seis minutos de arrebato voltearon el marcador, para delirio de la grada e incredulidad de la parroquia madridista.

Pero una vez por delante en el marcador tocaba lo más difícil todavía, mantenerlo más de veinte minutos ante este Madrid de récords goleadores. Y vaya si lo hicieron. No supo en ningún momento el Madrid como descifrar esa maraña de piernas que Machín había planteado en el medio. Además los cambios de Zidane no resultaron (sorprendente fue lo de quitar a Marcelo para meter a Asensio) y suma así la primera derrota del curso. Es la jornada diez y ya están los blancos a ocho puntos del Barcelona, no es imposible pero si muy complicado y más teniendo en cuanta que las sensaciones no son buenas. Pero con esta plantilla y con el espíritu del Madrid, ¿alguien se atreve a descartar a este equipo de la Liga?.

United Tottenham duelo de estrategas

Bonito duelo el que abre la Premier el sábado a las 13.30. El United de Mourinho frente al Tottenham de Pochettino en un duelo de aspirantes que no se pueden permitir ningún tropiezo mas si no quieren ver como el Manchester City se escapa ya con una distancia considerable para la jornada 9. Ambos llegan con grandes dudas y la baja de Harry Kane en los de Londres es más que determinante.

El United llega con las dudas de una semana enrarecida, pese a ganar 0-2 en Copa entre semana, todavía colea la derrota frente al recién ascendido Hudlestone, y las declaraciones posteriores de Ander Herrera, en las que achacaba al equipo falta de actitud durante el partido. Mourinho tras estas declaraciones tampo calmó los ánimos y el incendio no parece apagado del todo en Old Trafford. Pero una victoria frente a los Spurs podría suponer la vuelta a la senda de la victoria y encauzar de nuevo un rumbo que hasta hace apenas una semana parecía mas que firme.

Por su parte el Tottenham ha vivido la situación inversa. El pasado domingo derrotó con solvencia y suficiencia al Liverpool en Wembley, enterrando ya el gafe de jugar como local en el mítico estadio. Pero a cambio perdían a Kane por lesión y entre semana vieron como un equipo de capa caída como el West Ham, les remontaba un 2-0 adverso en Copa y les apeaba de la competición. Un jarro de agua fría tras las buenas sensaciones del empate en el Bernabéu en Champions y la victoria sobrada ante el Liverpool. Gran duelo de gran intensidad en el que se verá dos equipos muy trabajados tácticamente.

El Atlético debe ir a por Odriozola

Álvaro Odriozola está siendo uan de las grnades sensaciones del inicio de liga. Tras su participación en verano en el mundial sub 21 donde España perdió en la Final ante Alemania, a ser convocado y debutar con la absoluta a las órdenes de Lopetegui para suplir la lesión de Carvajal. Pero además ya se ha adueádo del lateral derecho de la Real Sociedad y su calidad va subiendo cada minuto que juega.

Ya el Real Madrid ha preguntado por él, pero con la juventud de Carvajal y la irrupción desde el filial de Achraf, parece que el club blanco no necesite excesivamente al donostiarra. El Barcelona, con su reciente fichaje de Semedo parece tener el puesto cubierto. Y ahí es donde aparece el tercero en discordia. El Atlético de Madrid necesita un relevo de garantías para un Juanfran que ve como la llama de su fútbol se va apagando poco a poco. Lo que ha dado el alicantino al Atlético es muchísmo, pero se encuantra ya en la irrefenable cuenta atrás. Su sustituo Vrsalijko, no es un relevo de garantías, los partidos que ha jugado no ha dejado buenas sensaciones, y el Cholo no parece fiarse definitivamente de él.

Por estas circunstancias y por la claúsula asequible a día de hoy de 40 millones, por las buenas relaciones entre ambas directivas, y porque el jugador necesita dar un paso adelante en su carrera, este verano el Atlético debe certiuficar su futuro fichando a uno de los españoles más prometedores de la liga, un jugador que puede recorrer la banda del Metropolitano muchos años, y que por su estilo encajaría muy bien en la filosofía de Simeone. El espejo de Griezmann está ahí y si sigue sus pasos Odiozola puede acabar siendo un grandísimo jugador.

El Everton prescinde de Koeman

El idilio entre Koeman y Goodison Park ha tocado a su fin. Tras un inicio de campaña bastante flojo, está empatado a puntos con el Stoke que está en puestos de descenso, los días del técnico holandés al frente del equipo de Liverpool se han acabado. Tras varias brillantes campañas, con más luces que claros, se despide en la temporada que debía haber supuesto el salto cualitativo del Everton que se había reforzado este año mejor que nunca, y que finalmente ha resultado un absoluto fracaso.

La llegada del hijo pródigo Wayne Rooney, unido a los ilusionantes fichajes de Sandro Ramírez, Klaasen o Sigürdsson, hicieron que los toffes rebosaran de ilusión de cara a esta temporada. Y el inicio no pudo ser mejor, victoria y gol de Rooney que hacía presagiar el inicio de algo grande. Pero nada más lejos de la realidad, tras ocho jornadas, el Everton está en los puestos de cola y mira ya directamente a los puestos de descenso, olvidándose de una Europa a la que al inicio de la temporada aspiraba y que a día de hoy es una utopía, pese a que el equipo está participando en la Europa League, donde en la última jornada recibió una dura derrota ante el Lyon, amén de altercados de sus hinchas golpeando en la celebración a los jugadores del equipo francés.

Pero más allá de esto, el equipo tiene los mimbres y el talento necesario para revertir esta situación. Quizá el cambio de aires es lo que necesitaba esta plantilla que adolecía de pasotismo en los partidos y de una falta de intensidad alta, que llevaron a los mandatarios a tomar esta decisión. Veremos si el equipo endereza el rumbo o se une a una de tantas plantillas que aspiraban alto y que finalmente acabaron en drama.

Cavani arregla la niñería de Neymar

Ayer se disputó el clásico francés entre PSG y Olimpique de Marsella en un Velodrome hasta la bandera que por momentos pareció intimidar a la constelación de estrellas del PSG. Los marselleses empezaron el partido muy fuertes, con un ritmo de presión altísimo y que a los veinte minutos, mereced a un zapatazo de 30 metros de Luis Gustavo vieron recompensada en ventaja. Así replegaron un poco y bajaron la línea varios metros para confort de un PSG que acechaba pero sin ocasiones claras.

Pero entonces apareció Neymar al borde del descanso para enmudecer al estadio y dejar un partido que se podía complicar mucho para los capitalinos más que abierto. Pero el Marsella aguantó muy bien toda la segunda parte, bien agazapado, y con cambios que funcionaron. Y en un error de Rabiot al intentar sacar un balón, el Marsella volvió a adelantarse cuando quedaban apenas diez minutos de partido. Entonces el show de niño malcriado al que ya nos tiene muy acostumbrados Neymar. Se autoexpulsó en menos de cinco minutos, dejando a su equipo por debajo en el marcador y con uno menos, y con una actitud muy chulesca (sonrisa y aplausos incluidos) ante el árbitro que lo expulsó de manera más que justa.

Así el PSG se disponía a sufrir su primera derrota de la temporada, en el clásico francés, y ante un rival que no había conseguido ganarle en los últimos 12 enfrentamientos directos. Pero en la última jugada apareció Cavani, él mismo sufrió la falta, y él mismo se encargó de materializarla con un golpeo excelente, en el último instante que dejó helado a todo el Velodrome. Un final muy cruel para los marselleses que se vieron con los tres puntos y que al final se fueron con un empate que sabe a derrota tras realizar todo un partidazo, merced a un planteamiento táctico de Rudy García que de nuevo se comió al plan de un Emery cuya aportación al equipo cada día es menos visible.

Ziganda con la soga

El empate ayer in extremis de Iñaki Williams en Suecia pudo haber salvado el puesto del “cuco” Ziganda, una vez que los resultados del Athletic están siendo muy malos. Salvo la victoria del fin de semana pasado ante el Sevilla, los leones llevaban una racha de cuatro derrotas consecutivas. Sus opciones en Europa League se esfuman, a pesar de tener un grupo más que asequible, y las alineaciones del técnico están sorprendiendo a toda la parroquia rojiblanca que asiste sin explicación alguna a ver cómo algunas de sus estrellas no cuentan para el técnico.

Sorprende mucho ver en el banquillo constatntemente a jugadores del nivel de Iñaki Williams o Beñat. Ninguno de los dos está contando para Ziganda pese a haber sido fijos los últimos años en el once, y ser de los que más calidad y renombre tienen de la plantilla. Sorprende además que hace escasamente un par de semanas Beñat Etxebarría renovó su contrato con el Athletic tras no estar jugando prácticamente ningún partido. Williams también desechó una suculenta oferta del Dortmund para suplir a Dembélé para seguir creciendo en Bilbao pero tanto el medio como el extremo están viendo los partidos desde el banquillo.

Veremos lo que ocurre este fin de semana pero una derrota podría suponer el fin de Ziganda al frente de los leones, tras poco más de mes y medio de competición. Parece que el ex entrenador del Bilbao Athletic no se ha amoldado al primer equipo y que o mucho cambia la cosa o acabará sin comerse el turrón. Mala pinta esta situación del Athletic que ayer, que empató en el 92, pudo ser incluso peor.

Gameiro no debe volver a jugar

Malo, malo el partido del Atlético anoche. Un despropósito que pudo ser peor si el árbitro del encuentro no se equivoca y señala penalti a favor del Qarabag en la jugada que supuso la expulsión de Ndlovu (es cierto que posteriormente hubo otro a Torres no señalado también). La alineación no convencía desde el comienzo y los jugadores dieron la razón a los excépticos y realizaron otro partido para el olvido y que en algunos casos debe suponer el fin de su carrera como rojiblancos. Especialmente sangrante es el caso de Kevin Gameiro.

Gameiro llegó el verano pasado al atlético como delantero estrella a cambio de 35 millones de euros al Sevilla. El delantero francés venía de una gran temporada pero pronto se vio que no iba a adaptarse bien. Ya en los primeros partidos (pese a anotar de penalti en la primera jornada liguera) no estuvo afortunado con el gol yu pronto se vio relegado al banquillo merced a Fernando Torres. El galo es cierto que era el titular en los partidos importantes, pero no acumulaba dos titularidades consecutivas prácticamente. Y tras un año flojo llegó el conflicto en el verano.

El jugador se marchó de vacaciones con dolencias en el pubis y a su vuelta a los entrenamientos decidió operarse, perdiéndose toda la pretemporada del equipo y el inicio de la liga. Una decisión que no agradó ni a Simeone ni a la directiva que tomaron buena nota de ello. Y así hasta ayer Gameiro llevaba acumulados algo mçás de 20 minutos repartidos entre el partido del Sevilla y del Valencia. Y ayer se le vio de nuevo indolente, apático, poco participativo, y con una desidia que un suplente que quiere revertir su situación no debería tener. Creo que serán los últimos minutos de Gameiro con la rojiblanca , al que el Atlético invitará a salir del equipo este mercado invernal.

Otro palo más a Boston

Boston Celtics es la franquicia más laureada de la historia e la NBA. Cuenta con 17 anillos en la mejor liga de baloncesto del mundo, y construyó la mayor dinastía ganadora de la historia de los deportes con once anillos en trece años de la mano de Read Auerbach y Bill Russell. Pero también la franquicia ha vivido el lado opuesto de la fortuna. La muerte de Len Bías, considerado el mejor jugador salido de la NCAA desde Michael Jordan, que murió de sobredosis a los pocos días de haber sido drafteado por los de Massachusetts, les hizo vagar por un desierto de malos resultados y ausencias en playoffs hasta la llegada de el siguiente mesías Paul Pierce.

Pero lejos de ser Bias el único, también sufrieron la desgracia de Reggie Lewis. El alero que estaba dispuesto a llevar a los Celtics a la senda más competitiva de nuevo tras la retirada de Larry Bird, también falleció cuando aún faltaban sus mejores años por dar a la tierna edad de 27. Tras estas dos muertes se empezó a hablar incluso de una maldición en los Boston Celtics. Pero con el paso del tiempo y sobre todo con el último anillo de Pierce-Garnett-Rondo esos tiempos ya pasaron.

Con eso llegamos ya a este verano, donde los Celtics volvían a moverse a la perfección en el mercado de agentes, comandados en lso despachos por un Danny Ainge que es un auténtico maestro en esos escenarios. Así llegaron a Boston Kyrie Irving vía traspaso, y Gordon Hayward como agente libre. Las expectativas en torno a la afición eran altísimas de nuevo. Tras haber sido el mejor equipo del Este la pasada campaña y haber llegado a las Finales de Conferencia ante los Cavs de LeBron, se esperaba que con los fichajes el equipo diese un paso a delante y pisase de nuevo las Finales de la NBA.

Y con estas nos situamos en la madrugada de anoche, el esperado partido entre los Cavs y los Celtics en el Quickens Loan Arena de Cleveland, en lo que suponía la vuelta de Irving a su ex casa. Pero a los pocos instantes de comenzar se producía una nueva desgracia. Gordon Hayward se rompía la tibia para decir adiós a la temporada en el primer partido y el primer cuarto con su nuevo equipo. La mala suerte se ha cebado con el de Indiana que ya el año pasado había conseguido ser All Star y se esperaba que siguiese con su curva de evolución como jugador. Los Celtics tendrán que suplir todo el año esta baja y rezar por que el jugador vuelva en las mejores condiciones el año que viene. El resultado fu victoria ajustada de los Cavs por tres, pero eso era lo de menos en una nueva noche más aciaga para los de Boston.

Comienza la NBA

Esta madrugada vuelve la mejor competición de basket del planeta, o lo que es lo mismo vuelve la NBA. Con uno de los veranos más movidos que se recuerdan en la competición, varias franquicias han dado un salto cualitativo y aspiran a romper el binomio Warrior-Cavs de los últimos tres años. Los propios Cavs han sido de los que más variaciones han tenido, con la pérdida de Kyrie Irving tras pedir a la franquicia ser traspasado, los Cavs se acabaron reforzando con Crowder, Thomas, Rose y Wade, para aspirar a vengarse por las derrotas del año pasado de unos Warriors que mantienen ese bloque que a día de hoy parece invencible si las lesiones le respetan.

Los Thunder, con Sam Presti como ya ganador de mejor ejecutivo del año por goleada, se han reforzado con Paul George y Carmelo Anthony que se unen al MVP Westbrook y al siempre cumplidor Adams para formar un quinteto muy interesante. Los Rockets han dado un paso adelante con la contratación de Chris Paul, pero se han quedado cortos en la carrera por hacerse con la tercera estrella, lo que les aleja de la pelea del anillo a meno que D´Antony repita el milagro del año pasado. Los Celtics con las llegadas de Irving y Hayward son el principal y casi único (con permiso de Washington) rival de los Cavs en el Este, y este año si parecen preparados para hacer de la Final de Conferencia una auténtica batalla.

En el Oeste también quedan los simpre combativos Spurs, que pese a no reforzarse de manera significativa siguen siendo el mismo bloque que el año pasado llegó a las Finales del Oeste y que hasta la lesión de Leonard estaba barriendo en el primer partido a los Warriors. Los Timberwolves deben dar el paso adelante que se les requiere desde hace un par de temporadas y este año parece que será el suyo, con grandes refuerzos como Crawford y Buttler. Y los Pelicans deben ser por fin el equipo que esté a la altura de su jugador franquicia Anthony Davis o los rumores de traspaso se comenzarán a centrar en New Orleans.