Archivos de la categoría Competiciones y Premios

Supercopa alemana

El Bayern y el Wolfsburgo juegan esta noche la final de la supercopa alemana en un partido que promete ser interesantísimo. Por un lado podremos ver al nuevo Bayern de Guardiola que ha convocado a sus dos fichajes estrella Vidal y Costa, y enfrente al equipo revelación del año pasado  y que este año es la máxima alternativa al Bayern para el título de la Bundesliga.

La última vez que se enfrentaron estos dos equipo el Wolfsburgo le endosó un contundente 4-1 con un De Bruyne pletórico. El equipo de Dieter Hecking está diseñado para hacer daño a la contra, el talón de aquiles de los equipos de Pep siempre.

También será interesante ver si Lewandowski sigue al nivel magnífico que acabó la temporada o vuelve a ser el delantero con problemas de acoplación al juego del equipo, y si Bast Dost vuelve a ser ese jugador imparable que acumulaba dobletes en cada partido y era un quebradero de cabeza para cualquier zaga rival.

Lo dicho el partido es a las 20:30 y el Bayern ha perdido las dos últimas ediciones de este torneo a manos del Dortmund. Veremos si el Wolfsburgo es capaz de derrumbar a este gigante.

La gran Final

Llegó el día de la final de la Champions y la ilusión por parte de Barcelona y Juve es enorme. Es cierto que los italianos llegan en su paple preferido, el de víctima pero todos sabemos lo peligrosso que pueden ser y el Barcelona por su parte llega con un Messi en modo imparable y Suárez y Neymar muy enchufados. El favorito sin duda es el Barcelona, que a priori va a monopolizar el balón a su antojo, y si sabe llevar bien el ritmo del partido y limita sus pérdidas no debería tener ningún problema en llevarse el partido.

Por mucho que la Juventus confíe su partido al efecto Morata está claro que su centro del campo va a ser fundamental para poder llevarse la victoria, si Pogba está ya recuperado totalmente y Vidal y a Marchisio les aguantan las piernas sostendrán al equipo y podrá aparecer el mago Pirlo para dar criterio y orden a la Vechia Signora.

Lo curioso de esta final es que gane quien gane habrá triplete por lo que los dos tendrán que saber jugar el papel de la ansiedad, aunque creo que el Barcelona tiene más experiencia en este tipo de partidos y se llevará el gato al agua. Sólo espero que el partido sea un bonito espectáculo y que Messi decida como en los últimos partidos marcar un golazo de esos de leyenda para levantar a todos los espectadores.

La cuarta del Sevilla

Increible la relación de este equipo con esta competición. Ayer volvió a demostrar que en esta competición no hay rival. Y eso que la final empezó mal, con el Dnipro adelantándose antes de lso diez minutos. Nunca se había visto en una final con el marcador en contra, pero el equipo demostró su carácter y en treinta minutos mágico consiguió darle la vuelta al marcador, lástima que todo el trabajo se viniera abajo los ultimos siete minutos y se fuese empatado al descanso.

La segunda parte el Dnipro notó el cansancio del Sevilla y apretón un poco más pero cada vez que el Sevilla tocaba el balón se olía el peligro, sobre todo cuando Banega entraba en contacto con él. Mención aprate el partidazo de M´Bia y Krychowiak que se comieron todo el centro del campo del equipo ucraniano y cada córner eran un dolor de cabeza. Un momento clave de la eliminatoria fue el cambio de Reyes por Koke, todos esperábamos que cdambiara a Vitolo que llegaba muy justito al partido, pero Emery confiaba en lo quer podía dar el canario, y éste se lo agradeció y de que manera.

Cuando todo parecía avocado al empate salvo error, un cúmulo de rebotes cerca de la frontal del Dnipro hicieron que le llegara el balón a Vitolo que, tras un toque sutil, le puso un balón perfecto que Bacca, uno de los héroes de la noche, mandara al fondo de la red.

El equipo hispalense volvía proclamrse bicampeón dos años seguidos de la Uefa y conseguía el tan ansiado billete para la Champions del año que viene. Merecido premio para una temporada fantástica, pero ahora solo cabe pensar si se mantendrá el proyecto o se venderá a las principales figuras.Mientras tanto que les quiten lo bailado. Felicidades Sevilla

Los bombos de la Champions

Ridículo. Eso es lo que eme parece la decisión de la UEFA de quitar los puntos acumulado para el bombo 1 de la fase de grupos de la Champions. No tiene ningún sentido que el Zenit de San Petesburgo o el PSV sean cabezas de serie y erquipos más poderosos y con más recorrido internacional en los últimos años se vayan al bombo 2. Desde hace tiempo las decisiones de Platini están quitándole glamour a la mejor competición continental de fútbol. La inclusión de tantas rondas previas y de países con un nivel futbolístico inferior están haciendo que la fase de grupos sea un conjunto de partidos tediosos para los grandes de Europa.

Esta medida pretende dar un poco de vidilla a esta fase previa pero es totalmente injusta ya que quedar segundo en cualquiera de las tres grandes ligas es más difícil que ganar la liga holandesa o rusa. Con estas medidas se está perdiendo audiencia y tensión en la fase previa como ha pasado este año donde existía un grupo formado por Oporto, Shaktar, Atheltic Club y Apoel. Así pasó que Luis Adriano el delantero del Shaktar anotó cinco goles en un solo partido ante el Apoel y tres en el de vuelta, e igualo el récord de máximo goleador en una temporada en la fase de grupos con nueve goles.

Habría que realizar un sistema de puntos acorde con la dificultad de la liga y con lo lejos que se llegue en la anterior edición de Champions, porque que el vigente campeón de la Champions y eliminado este año en semifinales no esté en el bombo primero me parece esperpéntico.

Todo o nada para el Madrid

El momento de la verdad ya ha llegado. Las excusas no sirven y sólo quedan noventa minutos para remontar una eliminatoria adversa. Lo tiene en su mano, tiene todo lo necesario y la afición va a estar ahí apoyando, como en las grandes citas, desde que salgan los jugadores del hotel.

Hoy es partido grande, de esos en los que el Madrid se crece y saca lo mejor de sí mismo, con la buena noticia de la vuelta de Benzema y la falsa alarma de lesión de Kroos. Se espera que el Madrid salga en tromba desde el primer minuto y encierre a la Juventus en su propio área, que se le haga largo el partido, pero también hay que ser conscientes de que el 1-0 vale para clasificarse y no arriesgar más de la cuenta.

La Juve ya no es el equipo ultradefensivo que todos recordamos, pero el rigor táctico italiano lo mantiene intacto y su centro del campo se nutre de jugadores que parecen haber nacido con tres pulmones, y con un velocista como Tévez para castigar cualquier despiste defensivo con un gol.

A pesar de todo veo muy favorito al Madridal que si sabe llevar el partido a su terreno y no se precipita pasará para alegría de su afición. Solo queda un paso más. Hasta el final vamos Real.

Simeone no acertó

Ayer era el día de la revancha para los atléticos, pero el que nunca falla, Simeone, se equivocó gravemente en todas las decisiones. Primero confió de inicio en Saúl, pero el partido le vino grande, luego repitió el cambio de la ida de quitar a Griezmann, el único hombre que supone algo de peligro por su velocidad a la zaga madridista, y ya por último meter a falta de diez minutos y con un hombre menos a otro central con un Mandzukic renqueante de su lesión de tobillo.

En fin, todo malas decisiones, que al final le costaron una eliminatoria que se le había puesto de cara con la plaga de lesiones del equipo blanco, entiendo que no saliera a jugarle de tu a tu al equipo blanco, sería un suicidio y más en el Bernabéu, pero se esperaba algo más de ataque por parte de los rojiblancos. No hubo en ningún momento sensación de peligro ni dominio de la situación, es verdad que como en otras veces el dominio se lo dejo al rival y no sufrió demasiado, las mejores ocasiones blancas fueron por errores de la zaga atlético en la salida de balón, pero renunció descaradamente al ataque y confiaba en una corner o jugada aislada para pasar.

Demasiado poco hasta para Simeone, que acostumbraba a rentabilizar al máximo ocasiones contra los blancos, y que esta vez no hubo tanta suerte, además, el miedo de Ancelotti, que no olvidemos que metió a tres centrales de inicio, provocó que el fútbol atlético fuera inexistente.

No me malinterpreteís, creo que Simeone está haciendo milagros con esta plantilla y es el mejor entrenador de la actualidad, pero ayer no estuvo fino en la toma de decisiones y probablemente dio un mensaje equivocado a sus jugadores.

Guardiola se tambalea

El batacazo de ayer del Bayern ayer contra el Oporto no tiene otra explicación que fracaso. Otro más para Guardiola que dominará la liga doméstica pero en Europa no refrenda su supremacía. La de ayer es una más en su lista de fracasos al frente del coloso alemánque veremos si acaban con la poca paciencia que tiene la directiva puesta en él.

Recordemos que el año pasado ya sufrió para eliminar al Manchester United en cuartos depués de que éste se hubiera puesto por delante dos veces en la eliminatoria, tanto en Old Trafford como en el Allianz, que el Real Madrid le apeó de la competición con una superioridad pasmosa infligiéndole además la peor derrota de la historia del club en esta competición en casa con el 4-0 de la vuelta en su propio estadio.

Guardiola se defiende diciendo que sabían cómo jugaba el Barcelona con él al frente y que si le contrató el Bayern fue para jugar así, pero recordemos que el cogió un equipo que había ganado el triplete con Hiddink, con un juego vertiginoso adaptado a los jugadores que tenía, sin experimentos extraños.

Todavía puede remontar la eliminatoria en su estadio pero el ridículo hecho denuevo hace que el proyecto comience a tambalearse y las dudas en torno al técnico español se disparan. Ya el año pasado se vieron tiranteces entre la dirección deportiva del club y entrenador que hacen pensar que un batacazo así acabe con el entrenador español fuera del club germano a final de temporada. Corren tiempos difíciles para Guardiola en Munich.

Oblak se hace mayor

16 millones y casi nueve meses después Oblak se afianzó en la portería del Atlético por la puerta grande. En champions, ante el Madrid, y con una actuación que hace que el Atlético siga con vida para la vuelta después de verse superado en la primera parte de manera clara por el Madrid.

No empezó bien la noche parsa el esloveno cuando en el minuto dos, y tras un garrafal fallo del Godín como último hombre, se plantó Bale sólo ante su portería, con todo a favor, pero le adivinó perfectamente la intención y sacó una mano que puede valer un pase. Pero no acabó ahí, los minutos siguientes fueron de acoso y derribo por parte del conjunto de Chamartín, pero Oblak fue un muro y no concedió segundas oportunidades y dio una tranquilidad inusitada a su zaga que seguramente agradecieron.

No ha sido un camino fácil para él, su fichaje se convirtió en el más caro de la historia entre porteros en la liga española, y no terminó de convencer a Simeone que decidió probar con Moya en los priemros compases de la temporada, decidió darle la oportunidad quizá en un mal momento, era el estreno del equipo en Champions, en un campo dificilísimo, con un ambiente hostil y los nervios le traicionaron, fallo en el primer gol y pudo hacer más en los dos siguientes, lo que llevó a Simeone a sólo utilizarlo en la copa del Rey, pero esa competición que lo había defenestrado le dio una segunda oportunidad, en la vuelta contra el Leverkusen, Moyá se lesionó dando paso a Oblak, que fue artífice en la clasificación por penaltis de su equipo.

Desde ese momento la portería atlética tiene nombre y apellidos Jan Oblak, y parece que esta vez ha llegado para quedarse. Ayer el atlético empató un partido, pero ganó un portero de tan sólo 21 años que necesitaba un partido como el de anoche.

Final anticipada

Se repite la final de la Champions del año pasado pero esta vez a doble partido. El que se quede fuera dirá adiós a la competición más importante del año y su temporada se podría tildar ya de fracaso. Así de necesitados llegan ambos equipos, quizás el Madrid recuperando las mejores sensaciones con la vuelta de Modric, James y Ramos y con Cristiano recuperando las sensaciones goleadoras que tanto asustan. El Atlético sigue aferrándose a los goles de Griezmann y a correr más que su rival para intentar llevar el partido a su terreno.

El partido llega antes de lo que se esperaba, como reconocieron los dos emisarios de los clubes en el sorteo, pero no por ello es menos atractivo. A medida que se va acercando el partido la expectativa es mayor y se respira lo que es aroma de partido grande.

Madrid vuelve a ser el epicentro futbolístico de Europa, donde las aficiones esperemos que vuelvan a demostrar la caballerosidad vista en la final de Lisboa donde no hubo un solo incidente, en un partido que va camino de convertirse en clásico también de Europa y que trae aroma de final. Veremos si se impondrá de nuevo el Madrid o el Atlético llevará a cabo su revancha particular.

El Calderón para remontar

Hoy toca hazaña en el Calderón. Y digo hazaña porque el equipo del Cholo se complicó el solo la vida en Alemania jugando uno de los peores partidos que se le recuerda. Fue superado físicamente en todo momento por el Bayern Leverkusen, un rival que resultó muy incómodo y que llevó el partido al límite, incluso en algunos casos al borde de la legalidad (Saúl se tuvo que retirar en la primera mitad y pasar tres días en observación en Alemania por un hematoma renal).

El Cholo, un experto en el juego psicológico, ya ha calentado el ambiente y a la grada pidiendo que no haya ni un minuto de silencio durante el partido, sabedor de que su estadio es una caldera con el público encedido. Pero tampoco debe volverse loco el equipo ya que un gol de los alemanes obligaría a marcar tres a los colchoneros.

Desde que llego Simeone a la capital todo han sido alegrías para los atléticos que sin embargo con el argentino al mando no han vivido una noche de remontada épica para el recuerdo, quizás hoy sea el día ya que de quedar eliminado hoy sería un tremendo fracaso para el proyecto rojiblanco que espera seguir siendo, como dijo su entrenador el año pasado, ese rival incómodo al que a ilusión no le gana nadie.