Archivos de la categoría NBA

Un año desgraciado

Kirye Irving, quizás el líder del único equipo que en la conferencia Este podía mirar realmente a la cara los Cavaliers de LeBron se ha lesionado, y se va a perder lo que queda de temporada y los playoffs. Una desgracia más que se suma a las de Hayward, Porzinguis, Cousins, Leonard, Smart o Wall sin contar a Curry con sus tobillos muy maltrechos. Está siendo uno de los años más duros en cuanto a lesiones de estrellas que se recuerdan y que están mermando mucho el nivel de varios equipos que se han resentido mucho con la lesión de su máxima estrella.

Y ocurre el año que se ha adelantado una semana el inicio de la liga para evitar tanta aglomeración de partidos (aunque sinceramente siete días más para 82 partidos sea ridículo). Pero lo que realmente habría que plantearse es la barbaridad actual de partidos de liga regular. 82 partidos con las distancias siderales que hay comprimidos en cuatro meses provocan un desgaste máximo en los jugadores, que no pueden aguantar el ritmo y privan muchas veces de su presencia en un gran número de partidos. Pero la televisión es la que manda y más tras el macro contrato último firmado, que ha permitido realizar renovaciones faraónicas contra jugadores, y se prevé que esto siga aumentando durante los próximos tres años.

Y la liga no permite además que los entrenadores den descanso a sus estrellas. Penan con multa a los equipos que reservan jugadores disponibles, incluso cuando hay back to back (dos partidos consecutivos) con el riesgo máximo de lesión que esto acarrea con tantos minutos en las piernas. La de Irving esperemos que se la última de una temporada que empezó con la pérdida de Hayward para toda la temporada y está acabando casi de la misma manera.

Alarma Spurs

San Antonio Spurs, la franquicia ganadora en toda modalidad de deportes del siglo XXI está esta temporada coqueteando seriamente con no participar por primera vez en más de veinte años en los playoffs de la NBA. Los pupilos de Greg Poppovich perdieron en el duelo tejano ante los Rockets y ven como están empatados con Utah y Denver por la última plaza del Oeste (hay que dejar claro que los Blazers son terceros y están a tres partidos de los Spurs por lo que está todo sumamente apretado).

Sólo el primer año de Poppovich al frente del equipo, cuando la lesión de David Robinson les permitió ser el peor equipo de la temporada y ganar el número 1 del draft para fichar a un tal Tim Duncan, habían pasado los de San Antonio sin estar en la post temporada, pero este año con la lesión de Kawhi Leonard, que se espera que vuelva esta semana ya por fin, unidas a las bajas de Aldrige y Parker están siendo un lastre demasiado grande para un equipo que siempre nos ha acostumbrado a superar el 50% de victorias durante la temporada y a dominar con mano de hierro su división.

Pero este año está todo más igualado si cabe en el siempre difícil Oeste, todos los equipos están en un puño, y, pese al buen inicio de campaña, la racha de 11 derrotas en los últimos 14 partidos les ha dejado en una situación más que complicada. Todavía hay margen de reacción, y se espera que se supere el bache, sobre todo con la vuelta del 2, pero se hace extraño ver a una franquicia como los Spurs peleando por la octava plaza, cuando el mismo año pasado era junto Cavs el único candidato a frenar alos imparables Warriors.

Corta historia Cavs-Thomas

Isiah Thomas se convirtió en verano en una de las pocas esperanzas de los aficionados de Cleveland tras la marcha de forma abrupta de Kirye Irving previo anuncio de su deseo de marcharse. La directiva del equipo de Ohio sacó mucho botín para lo que se esperaba tras el jugador insinuar que se iba a declarar en rebeldía en caso de no cumplirse sus exigencias de traspaso, por lo que visto el problemón que tenían sacaron buen partido trayendo a un base de calidad para sustituir al ‘2’ y además en el pack llegó un siempre trabajador Jae Crowder.

Pero pocos meses después el pequeño Thomas ha sido traspasado a los Lakers, tras no cumplir con las expectativas tras su lesión, con unos números muy lejanos de los que ya consiguió con los orgullosos verdes tan solo un año atrás. Además por las noticias que van saliendo del entrono cercano al equipo, parece que su adaptación nunca fue buena y que se había llegado a convertir en el confidente del presidente del equipo, lo que había provocado el distanciamiento de la plantilla con él. Ahora le quedan un par de meses de competición en un equipo sin aspiraciones que además se ha movido muy bien para tener espacio salarial para acometer dos grandes contrataciones este verano y poder volver a ser un equipo relevante en el Oeste, cosa que desde la disolución del tándem Kobe-Pau no se ha repetido.

Nuevo formato del All Star

Cada vez queda menos para que se dispute el fin de semana de las estrellas en la NBA, o lo que es lo mismo, el All Star Game. Este año se celebra en Los Ángeles, y tras muchos años con el mismo formato (desde 1951), este año hay un gran cambio. No será Este contra Oeste. Habrá capitanes que elegirán a sus respectivos equipos y conformarán las dos escuadras.

Los capitanes de ambos equipos serán los jugadores más votados (LeBron James y Stephen Curry en este caso) y escogerán entre los compañeros más votados de los quintetos del Este y del Oeste. Así James al ser el más votado, será el primero en elegir, cediendo la prioridad en el segundo turno a Curry y viceversa en las rondas de elección. Y para completar el equipo los entrenadores elaborarán una lista con los jugadores que deben ser los suplentes del All Star y de nuevo habrá elecciones por parte de los capitanes hasta completar los dos equipos.

Este novedoso formato promete más igualdad y más piques, puesto que se deben juntar amigos en equipo y evitar rivales, lo que hará que haya más piques de uno contra uno durante el partido y por ende más espectáculo y emoción. Este cambio es el último en un ya muy remodelado en los últimos años All Star en busca de una mínima tensión competitiva que se había perdido en los últimos años, siendo más un espectáculo individualista y para lucirse que un partido de verdad entre estrellas de baloncesto.

Cleveland: todo ala decisión de LeBron

Los Cleveland Cavaliers viven un momento convulso. Los refuerzos veraniegos no están aportando lo esperado, la marcha de Kyrie Irving les ha debilitado sobremanera y además viven en constante pendiente de la decisión que tome LeBron James a final de campaña ya que es agente libre y es libre de negociar con cualquier equipo.

Cleveland empezó muy flojo la campaña, el mes de Noviembre lo acabó con récord negativo, lo que hizo saltar todas las alarmas, pero una racha de 18 victorias en 19 partidos unido a la vuelta de Isiah Thomas de su lesión hicieron que se calmaran las aguas, pero de nuevo la mala racha ha vuelto a Cleveland y esta vez parece más grave que nunca.

Cuatro derrotas en los últimos cinco partidos, estar fuera de los cuatro mejores equipos del Este, y el mal ambiente que se vive alrededor de la plantilla hacen que los Cavs estén muy lejos a día de hoy de poder disputar el título a los Warriors y cada vez son más fuertes los rumores de que LeBron no tiene pensado continuar en el proyecto de la franquicia de Ohio.

A día de hoy todavía puede haber movimientos en el mercado pero el pick de los Nets es la única baza que tienen para negociar en Cleveland y no quieren desprenderse de ella a expensas de lo que pueda hacer LeBron en verano. No quieren perder la única baza de reconstrucción en caso de que el 23 se marche del equipo, lo que complica la llegada de alguna estrella más al equipo y les aleja cada vez más de unos Warriors lanzados que les dieron una soberana paliza en The Q hace tan solo dos días.

Dirk Nowitzki la leyenda Europea (Parte III)

Nadie contaba con los Mavericks como candidato al anillo, pero llegó la segunda ronda ante los Ángeles Lakers de Kobe y Pau que venían de dos anillos consecutivos y les barrieron con un 4-0 inapelable poniendo fin al último ciclo ganador de Phil Jackson en los banquillos NBA. Pese a este golpe sobre la mesa, nadie confiaba en Nowitzki y sus Mavs, y más teniendo en cuenta que se enfrentaban a sus vecinos de Oklahoma con las amenazas ofensivas de Durant, Westbrook y Harden. Pero los superaron en seis partidos, con un Nowitzki imperial donde realizó en el primer partido una serie de 12 de 15 en tiros de campo y 24 de 24 en tiros libres para un total de 48 puntos, dejando claro que éste era su año y que quería volver a las Finales de nuevo.

Y así llegaron a las Finales con un viejo conocido, los Miami Heat del Big Three, con LeBron-Wade-Bosh como máximo obstáculo para su codiciado y deseado anillo que le diese la gloria que merecía. Los Heat partían como absolutos favoritos de la serie. Y con el 1-0 en el segundo llegaban al último cuarto con una ventaja de 15 puntos. Pero ahí comenzó a cambiar la historia, Nowitzki lideró una de las mayores remontadas nunca vistas en las Finales para acabar anotando sobre la bocina el tiro ganador que empataba la serie. Pese a la euforia y a que la serie viaja a Dallas, los Heat se llevaron el tercer encuentro, pero con lo que nadie contaba era con que los Mavericks se llevarían los tres siguientes duelos para consumar su venganza de hace 5 años y llevar el primer entorchado para la franquicia y convertir a Dirk Nowitzki en leyenda de la NBA y en el mejor jugador europeo de la historia.

Ahora Nowitzki vive su vigésima temporada en la NBA. Ya se ha convertido en leyenda absoluta de la liga y su lanzamiento de fade away está patentado y es imitado por las nuevas generaciones. La figura del cuatro abierto es habitual en todos los equipos y todos los nuevos europeos quieren parecerse a él. Además se convirtió en el sexto mayor anotador de la historia de la NBA lo que da medida de la excelsa carrera que ha vivido el de Wüzburg y del legado que ha dejado para el baloncesto para siempre.

Dirk Nowitzki la leyenda Europea (Parte II)

Una vez adquirida la madurez baloncestística, Nowitzki comenzó a hacer de los Mavericks un equipo asiduo a los playoffs (una racha de once participaciones consecutivas) y un contender al título. Pero parecía que nunca llegaba a la lucha por las Finales, hasta que Avery Johnson tomó las riendas del equipo. Llevó a los Mavs a las Finales ante los Heat de Wade y Shaquille y se pusieron con un 2-0 favorable. Pero en el tercer partido desperdiciaron una ventaja de 13 puntos para acabar perdiendo las Finales por 4-2 en una exhibición constante de Wade.

Así comenzaba la leyenda negra de Nowitzki, que al año que viene y sin que le influyese la derrota llevó a los Mavs a la mejor temporada de su historia y a ser el mejor equipo de la liga, un balance de 67-15 así lo atestiguaba. Se llevó el MVP de la temporada que lo atestiguaba como el mejor jugador del momento en la NBA, pero en la que podía ser su temporada fue finalmente su pesadilla. Los Mavs cayeron en primera ronda ante los Warrirors de Baron Davis y Jason Richardson, entrenados por Don Nelson, siendo así el primer equipo que siendo octavo clasificado derrotaba a un primero en una serie a siete partidos.

Esa derrota sepultó toda la carrera de Nowitzki, recibió el premio de MVP de la temporada cuando ya estaba fuera de la lucha por el título y se comenzó a dudar de su liderazgo. Los siguientes años fueron años deambulando por la liga, con buenos número del alemán pero malos en lo colectivo donde ya nadie confiaba en los Dallas Mavericks. Y así se llegó a los playoffs del 2011. Cuban había formado una escuadra con grandes jugadores veteranos pero sedientos de un anillo en sus carreras como Shawn Marion o Jason Kidd y los unió a los Jason Terry y Nowitzki para poder traer el primer anillo a la franquicia tejana. Le dio las riendas del equipo a todo un experto como Rick Carlisle y el resto fue historia.

Dirk Nowitzki la leyenda Europea (Parte I)

Hablar de Dirk Nowitzki es hablar del mejor jugador europeo de la historia de la NBA y uno de los mejores jugadores de la historia de la competición. El alemán goza del reconocimiento más que mereceido del público internacional y su nombre se asocia a leyenda del deporte sin discusión. Pero no siempre fue así, de hecho, su nombre se asociaba a fracaso o a perdedor, merced a no haber sido capaz en su momento de conseguir ningún anillo o de haber protagonizado fracasos sonados. Pero el de Wüzburg consiguió cambiar a base de triunfos y galardones todas las opiniones inmerecidas en su contra.

Su carrera comenzó en el DJK Wüzburg de su ciudad natal. Allí dominó la segunda división alemana y se topó con el hombre que le cambiaría la vida para siempre: Holger Geschwindner. El entrenador personal del alemán que le cogió con quince años y le moldeó hasta convertirlo en una mortífera amenaza jamás vista antes. El primer cuatro abierto de verdad de la historia. Nowitzki (que fue rechazado por el Barcelona tras hacer las pruebas por falta de talento a los 13 años) ponía rumbo a la NBA tras haber sido selecionado en novena posición por lo Dallas Mavericks de un Don Nelson que quedó enamorado de su versatilidad en los suummer camps donde un jovencísimo Nowitzki se lució.

Su primer año no fue nada sencillo, comenzó con el ya famoso lockout y con la temporada tan corta y comprimida le pasó facruta al 41, que a mitad de año quería volver a Alemania. Pero entonces llegó su mesías, Mark Cuban, el excéntrico multimillonario compró los Mavericks y fue consciente del potencial de su jugador. Quiso construir el equipo en torno a él y eso le dió gran confianza al alemán, que en su segundo año comenzó a dar muestras del jugador en el que se podía convertir promediando 17’5 puntos y 6’5 rebotes para un 37’9% en tiros de tres. Y comenzando a jugar muy abierto, lo que influiría para siempre en la posición de 4 en la NBA.

Durant incluye la defensa en su arsenal

Que Kevin Durant es el arma ofensiva más mortífera de la NBA junto a James Harden es algo que es más que evidente. El alero de Washington cuenta con un arsenal ofensivo prácticamente ilimitado que le hace verdaderamente imparable cuando ataca. Pero esta temporada ha incorporado un nuevo registro a su juego:la defensa. El 35 nunca ha sido un mal defensor ni mucho menos, pero tampoco era un virtuoso de esa modalidad, pero este año está a un nivel excelso que le hace estar en las quinielas para entrar en el primer quinteto defensivo del año.

Y para refrendarlo no hay más que ver la exhibición que realizó anoche ante los Cavaliers y ante un jugador casi indefendible: LeBron James. A falta de poco más de un minuto los Warriors ganaban por tan sólo dos puntos, y James asumió la responsabilidad de anotar. Pero la defensa de Durant hizo que James se viese forzado a perder el balón y con ello la posesión. Pero el siguiente ataque tras fallo de los de Oakland, se repitió la misma situación con Durant poniendo un gorrazo a James y recuperando la posesión para finalmente llevarse el partido desde la línea de los libres.

Durant ha sabido encajar a la perfección en el esquema de Warriors sin romper la armonía del equipo, y ha incorporado la defensa para ayudar más a Thomson en la línea exterior, ya que Curry sigue siendo el eslabón débil del equipo en ese aspecto. Va lanzado a por su segundo anillo consecutivo y no tiene pensado hacer prisioneros por el camino.

El Skywalker de la NBA

David Skywalker Thomson, fue uno de los jugadores más espectaculares que han pisado las canchas de la ABA y de la NBA además de ser junto a Julius Erving el ídolo de la infancia de un tal Michael Jordan. Este escolta, enrolado en las filas de la Universidad de North Carolina State, se le puso el sobrenombre de Skywalker por su salto vertical de 44 pulgadas y por el boom de las peliculas de George Lucas en la época, y fue nombrado en dos ocasiones como mejor jugador universitario del año, lo que le llevó aser número uno del draft tanto de la ABA como de la NBA. Seducido por la espectacularidad que ofrecía en aquella época la ABA decidió escoger a la jóven competición.

Los Denver Nuggets serían su destino. Los de Colorado llegaron a intercambiar a cinco jugadores (a los Virginia Squires) a cambio de esa elección número uno del draft, y Skywalker no defraudaría en su primer año. Promedió 26 puntos por partido en su primera temporada, siendo el tercer máximo anotador de la liga, y alcanzando las finales con los Nuggets. Pero Skywalker se toparía con otro portento de calidad como Julius Erving que se llevaría las finales para sus Nets pese a los 42 puntos de Thomson en el último partido del título. Así, con este título la ABA desapareció y los Nuggets, junto con otros tres equipos pasaron a formar parte de la NBA de manera definitiva.

En la NBA, Skywalker también desmostró su calidad. En su primer año mantuvo una encarnizada lucha pro el título de máximo anotador ante Geroge Gervin, que finalmente se llevó el galardón. Durante los playoffs, Thomson firmó el mayor contrato jamás visto de un deportista (4 millones de dollares en cinco años). Pero poco después comenzaría su cuesta abajo. Tanta fama y dinero le llevaron a una gran cantidad de adicciones que lastraron su baloncesto y que alcanzaron su cénit cuando se cayó por las escaleras de la famosa discoteca neoyorkina Studio 54 produciéndose una fuerte rotura de ligamentos. Intentó volver tras esto con los Pacers, pero fue un desastre y su participación fue testimonial. Así fue como el Skywalker de la NBA tocó el techo y el fondo de la NBA, pero eso sí, no dejó indiferente a nadie.