Archivos de la categoría Selecciones

Desastre total

Se confirmó el desastre ayer en Croacia de la selección española. En un partido clave para la disputa de la Final Four del primer torneo de Naciones, valí ganar para clasificarse, o incluso empatar siemrpre que Inglaterra no ganara a Croacia en el siguietne partido. Pero salimos del estadio con el rabo entre las piernas tras el gol en la última acción de Jevdaj, que anotó un doblete, todos a la espalda de un Íñigo Martínez desbordado en el día de ayer.

Luis Enrique empezó su andadura muy fuerte, con sonadas victorias en Wembley y en Elche ante Croacia, pero poco a poco el combinado nacional se ha ido desinflando, con situaciones extrañas como la lesión de Íñigo Martínez en la anterior convocatoria, o la lesión de Alcácer que le ha impedido entrar en esta pero que sin embargo le permitió jugar el clásico alemán ante el Bayern, en el que continuó con su racha anotando el gol de la victoria del conjunto borusser.

Ni la vuelta de Jordi Alba funcionó, ni Isco está a su nivel tras la operación de apendicitis que sufrió y las malas sensaciones que tiene al ser el único jugador del Madrid que sin estar lesionado no ha comenzado de titular ningún partido. Luis Enrique es optimista, sabe que está en una etapa de transición, donde los nuevos deben dar un paso al frente que todavía no dan, pero sabe que deben coger experiencia en situaciones límites como la de anoche para fortalecer el carácter y afrontar así un campeonato tan exigente como una Eurocopa o un Mundial.

Luis Enrique y la mano dura

Con Luis Enrique ya como seleccionador de facto de España parece que se avecina un cambio. La reestructuración de la selección parece un hecho con la llegada del asturiano al banquillo al que no debería temblarle el pulso a la hora de tomar decisiones impopulares o a contracorriente de la prensa. Ya en su presentación dio muestras de su estilo, directo, con personalidad y sin ningún problema si tiene que enfrentarse con la prensa en algún momento de su proyecto al frente de la selección.

Luis Enrique no tiene una trayectoria extensa en los banquillos, pero tiene lo que realmente hace falta en la selección que es decisión firme. Es el momento de dar un giro a esta selección y un lavado de cara para que jueguen los que realmente se lo merezcan sin importar el nombre y sobre todo, para recuperar una identidad que en el Mundial de Rusia brilló por su ausencia. El juego de posesión absurda que desarrolló el equipo español, sin capacidad de respuesta desde el banquillo dejó a las claras por dónde debe ir dirigido el cambio de rumbo.

De momento ha comentado que su lista de seguimiento es mayor de setenta nombres, que a partir de ahí comenzará la criba hasta llegar a los 23. Lo mejor para el equipo es que no adquiera ninguno de los vicios de los seleccionadores anteriores y desarrolle para bien o para mal su estilo propio, sin importar las críticas o la opinión del resto. Mucho trabajo por delante, pero con una gran recompensa en el horizonte si se hacen las cosas bien.

Mas Mbappés y menos Neymars

Neymar JR fue eliminado el viernes por Bélgica y dejó un repertorio de sus peores virtudes durante su último partido de este Mundial de Rusia. Realizó una completa colección de piscinazos, insultos y provocaciones al rival que mostraron su peor cara. Es hacia donde vira el fútbol actual desgraciadamente, hacia niñatos a los que su entorno adula porque son máquinas de ingresar dinero, pero que nadie pone en su sitio a tiempo hasta que es demasiado tarde y se convierten en unos monstruos que son el peor ejemplo posible para los niños que aspiran a ser como aquellos futbolistas que adoran.

El fútbol cada vez es más negocio y menos deporte. Cada vez es más común los futbolistas jóvenes con sueldos desorbitados y claras faltas de disciplina que sus clubes consienten. El talento cada vez se exporta antes y las etapas de formación se van perdiendo. Cada vez los futbolistas son más individualistas y entienden menos el juego. Por eso se agradece la ascensión de fenómenos como Mbappé, jugadores jóvenes sin miedo a escuchar y sin elevar una palabra por encima de otra al ser desplazados a jugar en banda siendo un 9, y que entiende el juego a la perfección a pesar de tener sólo 19 años. Todo lo contrario que la carrera de su compañero de equipo Neymar.

Mbappé representa lo que debe ser el futuro de este deporte, condiciones atléticas y técnicas privilegiadas, un entorno favorable a su desarrollo, y una actitud y una ambición centrada en el fútbol y no en los anuncios y el mundo de la farándula que rodea al deporte y que tanto daño le hace. Neymar además está viendo cómo Mbappé con sus exhibiciones dentro del campo se está posicionando por encima incluso de él. El brasileño que desde que se lesionara no ha cuidad en nada su cuerpo e los meses que pasó recluido en su mansión de Brasil, se le ha visto que no ha llegado bien preparado a este Mundial, todo lo contrario que su disciplinado compañero. Por algo uno todavía sigue con su selección en el torneo y el otro está con sus amigos toys de vacaciones, que le seguirán adulando y convenciendo que es el mejor de la historia cuando a los 26 años que tiene Messi ya había ganado cuatro Balones de Oro y Cristiano llevaba dos. Y él está muy lejos todavía de ganar su primero si es que lo gana alguna vez, porque ya parece más normal que lo gane antes Mbappé que el propio Neymar.

Sangre sudor y lágrimas

Alivio es lo que supuso el pitido final para Argentina, tras ponerse por delante tan sólo a falta de cinco minutos para la conclusión. El partido que realizó el equipo fue flojísimo, con unos buenos veinte primeros minutos, un decente final de primera mitad y una bochornosa segunda parte, donde en absoluto mereció el pase a los octavos del Mundial. No supo administrar un partido que tenía controlado absolutamente y a punto estuvo de quedarse con todo merecimiento fuera del Mundial.

Messi también tiene parte de culpa, ya que pese a anotar un gran gol, su segunda parte fue la de un jugador falto de carácter, de alma y ambición por seguir en el Mundial. En ningún momento se echa el equipo sobre su espalda o lo lidera con el ejemplo del sacrificio, sino que cuando peor están las cosas más desanimado y apático se vuelve el 10, algo muy preocupante ya que con esta selección va a tener más momentos malos que buenos.

Mascherano, quizás el jugador argentino más fiable de los últimos años, está cuajando sus peores partidos al frente de la selección, con pérdidas de balón absurda o penaltis sin sentido como el de ayer. No está siendo el medio que llega a todo y da seguridad a todo el frente de ataque, además de verse superado por Musa con facilidad cada vez que el africano le encaró durante el partido. Aún con todo Argentina pasó y prolongó lo que todo indica que será una agonía para el próximo partido ante una Francia que sin dar muestras de gran consistencia sabe que a esta Argentina con muy poco se la hace mucho daño, y que muy probablemente se autodestruya ella misma.

Messi no lo intenta

Argentina vivió anoche un batacazo histórico al perder ante Croacia y dejar su futuro en el Mundial dependiendo del Nigeria Islandia. La derrota ante Croacia no es ninguna sorpresa, lo que si es una sorpresa es la manera en la que se ha producido y con la contundencia con la que se ha dado. Nadie esperaba que la albiceleste diese esa pésima imagen con un Messi que se evidenció lo mal rodeado que estaba, pero que también dejó claro que Leo Messi no está preparado para ser el líder que necesita Argentina.

Messi dio durante el partido menos pases que su propio portero Caballero, un dato que deja en evidencia y sin defensa a un jugador que ni siquiera lo intentó ante Modric y compañía. Entre este partido y el anterior ante Islandia (en el que falló un penalti que hubiese dado la victoria a su selección) la actitud y el fútbol que ha desplegado Mesi es impropio de él. Ni la justificación de que no está bien rodeado puede exculpara sus dos actuaciones cuando estaba deseando a priori que comenzase esta Copa del Mundo que puede ser su última al máximo nivel.

Ahora sólo le queda rezar para que Nigeria gane a Islandia y los de Sampaoli puedan depender de sí mismos casi en la última jornada. El único problema será el polvorín que pueda dejar en el equipo esta dura derrota, en la que ya jugadores como Agüero dejaron claro con sus declaraciones contra Sampaoli que el ambiente en el equipo está muy tenso y así es difícil que exista química en el equipo.

Este VAR no hay quien lo entienda

Partidazo el que nos brindaron en Krasnodar Portugal y España, vibrante, emocionante, con seis goles, remontadas heroicas goles in extremis, tuvo de todo. Y por tener de todo tuvo hasta polémica pese a la implantación del Var en este campeonato del mundo. Corría el minuto 4 de partido cuando Nacho amaga estirar la pierna en el área y Cristiano se deja caer descaradamente y el árbitro pica. Pese a tener repeticiones y ayudas del VAR el árbitro decide no cambiar de decisión y el penalti se lanzó suponiendo el primero de los goles de Portugal. Pero lejos de quedarse ahí la cosa en el fabuloso empate de Diego Costa, el hispanobrasileño comete una infracción sobre Pepe que poniendo de su parte simula una agresión que no existió. Y de nuevo pese a poder revisarse la acción y sancionarla como es debido, el gol subió al marcador.

Pero cuando parecía que el VAR no funcionaba legó el Francia Australia para esta vez sí revisar una caída de Griezmann en el área australiana y esta vez si pitar un penalti que había pasado por alto el árbitro del encuentro. Esta vez sí pareció funcionar una tecnología que todavía está muy verde en su implementación y en su interacción durante el partido. La idea es buena y su impacto en tiempo debe ser lo más reducido posible para no perder el dinamismo del deporte. Pero si pese a su instalación sigue fallando catastróficamente como en el Portugal España no se ha avanzado nada de nada con él. Queda mucho rodaje, muchos partidos y muchas jugadas polémicas por delante para ver cómo responde, ero hasta el momento ni aficionados ni jugadores saben cómo de verdad funciona este sistema ni qué criterios se sigue realmente. Mucho trabajo por delante todavía.

La selección la casa de los locos

Surrealista es la palabra que mejor define los dos últimos días de la Selección Española. A dos días de comenzar el Mundial de Rusia 2018 ante el previsible rival más duro del grupo, ha vivido cómo el seleccionador se comprometía con el Real Madrid de imprevisto, cómo el presidente de la Federación destituía al técnico y cómo ahora el director deportivo es ahora el entrenador en funciones de una selección que aspiraba a pelar por el trofeo antes de la tormenta.

Queda ahora una situación de lo más compleja tras varios tiras y aflojas entre estamentos de la Federación. Rubiales, flamante nuevo presidente ha sido tajante y ha fulminado a Lopetegui tan sólo un día después de el anuncio de su fichaje por el Real Madrid. La falta de comunicación a la Real Federación por parte de Lopetegui es lo que ha llevado a Rubiales a tomar esta controvertida situación y dejar a la Selección muy desprotegida a escasas 48 horas de comenzar el torneo más importante de Selecciones.

Se ha anunciado además que las riendas del equipo las tomará el director deportivo Fernando Hierro, un hombre que como jugador ha tenido una gran experiencia, pero como entrenador su bagaje es muy muy escaso, estar al frente del Oviedo y como segundo en el Real Madrid unos meses conforman un currículum muy pobre para tomar las riendas de una selección que son palabras mayores. Tampoco había mucho más donde elegir con tan poco tiempo y se ha buscado seguir lo más posible la línea de un Lopetegui que ya había confeccionado la lista de 23 a su gusto. Hierro tratará de seguir con el esquema y la idea principal de Julen para que los jugadores sufran los menores cambios posibles. Un problema para la selección que no venía a cuento d ninguna manera y del que ha salido airoso el Real Madrid que con la destitución no tendrá que pagar cláusula a la Federación y que cuenta ya con su entrenador a tiempo completo para su pretemporada.

A Griezmann se le ve el plumero

Ayer la expectación en la concentración de Francia era máxima ya que tras el entrenamiento Steven Nzónzi y Antoine Griezmann, el hombre más perseguido por la prensa hasta el momento, ofrecían una conferencia de prensa. Todos esperaban que el delantero zanjase los rumores sobre su futuro y aclarase si se quedaba en el Atlético de Madrid o finalmente se marchaba al Barcelona a jugar al lado de Messi. Pero antes de aceptar ninguna pregunta ya dejó claro que no iba a responder a ninguna pregunta sobre su futuro, con lo que la rueda de prensa y lo que tenía que contar pasó a un segundo plano.

Lo cierto es que era un gran momento para zanjar todos los rumores sobre su futuro y aclarar definitivamente dónde jugará el año que viene. Pero el francés sigue con su juego de despiste y esperará hasta antes del sábado, que es cuando juega su selección el primer partido, para hacer oficial su decisión. Esta absurda espera no tiene más sentido que espera que el Barcelona iguale definitivamente la oferta de más de veinte millones anuales que le ha propuesto el Atlético. Griezmann quiere ir al Barcelona, pero quiere ir con un sueldo lo más alto posible y por eso está apretando las tuercas al máximo, y en caso de no ver un cambio de oferta de los azulgrana parece que aceptará quedarse en el Atlético.

Las cosas están así, ya que ayer reconoció el de Caen que tiene la decisión ya tomada. por lo que esperar a comunicarla es un absurdo sin sentido que sólo se justifica con que está a la espera de un último movimiento por parte de la directiva azulgrana. Y esta no parece que vaya a producirse ya que el Barcelona confía en el atractivo de los títulos que pueda ganar en el club condal y la motivación de jugar junto a Messi por lo que espera impaciente, por eso le reservó el 7 la temporada pasada, que el galo anuncié un cambio de aires y deje el Atlético de Madrid.

Brasil es la favorita

A tan sólo dos días para el comienzo del Mundial parece que Brasil está un peldaño por encima del resto de selecciones. Tité desde su llegada ha encontrado el equilibrio en una selección donde le sobra el talento en ataque y en el medio le sobra músculo. Ha dejado a Neymar máxima libertad y con la canarinha el 10 de el PSG ofrece su mejor versión. Además ha encajado al brasileño con Coutinho como medio ofensivo por el costado izquierdo y convierte a Brasil en una selección imparable cuando conectan los dos astros.

Pero no sólo el talento brasileño es peligroso, su centro del campo con Casemiro, Fernandinho y Paulinho es infranqueable. Son ambos medios poderosos físicamente, con gran llegada y que cubren a la perfección las anarquías tácticas de los talentos canarinhos. Pero por si eso no fuese poco las incorporaciones de Marcelo desde el lateral y la movilidad de Gabriel Jesús como delantero abren un abanico de posibilidades en ataque magnífico. Además por fin cuentan con un portero de garantías como Alisson algo que han adolecido desde siempre en el combinado nacional y que  hace que sea muy complicado anotarles un gol.

Y eso teniendo como recambios a Firmino, Willian o Douglas Costa que mantienen el nivel y además pueden ofrecer nuevas variantes en ataque en partidos atascados. Llegan además en un gran estado de euforia, con un Neymar que tras los dos amistosos en los que ha anotado un golazo en cada uno despejó todas las dudas sobre su estado tras su delicada lesión de hace un par de meses. Las piezas parecen funcionar a la perfección, y son ya varios años los que llevan jugando juntos y llegan en la edad perfecta para hacerse con la sexta copa para el país dominador absoluto de los mundiales. Mucho peligro.

Las dudas de Lopetegui

A falta de una semana para el comienzo del mundial el seleccionador Lopetegui tiene un once casi definido con tan solo tres dudas para el debut ante Portugal. Los 8 nombres fijos están muy claros a día de hoy y son De Gea, Ramos, Piqué, Alba, Busquets, Iniesta, Isco y Silva. A partir de ahí se abren tres plazas a las que optan dos candidatos por cada hueco. El lateral derecho es territorio de Carvajal, pero su lesión en la final de la Champions hace que no llegue en plenas facultades para ese primer partido y se abre las opciones de Odriozola o de Nacho. El lateral de la Real aporta más recorrido y llegada, pero en defensa deja más huecos y todavía con su juventud no ha disputado partidos de la trascendencia que requiere el debut de un Mundial y ante una Portugal que arriba con Cristiano, Bernardo Silva y Guedes van a aprovechar cada espacio a la espalda de la defensa, algo que se contrarresta más con un Nacho que siempre cumple con la sobriedad de un veterano.

En el medio la duda es entre Thiago o Koke. El del Bayern es un jugador más imprevisible, que aporta fantasía a la creación y da más velocidad al juego, pero tiene menos recorrido y menos rigor táctico que el Atlético, que asegura menos pérdidas de balón pero su influencia con la pelota en el juego español es mucho menor que el de el mayor de los Alcántara. Y arriba la eterna duda. Diego Costa, un delantero centro contrastado, de grandísimo nivel, pero con un estilo que ni por asomo encaja con el de la selección y que no sabe adaptarse a ese estilo de toque rápido y poca conducción del combinado español. Ahí encaja algo mejor Rodirigo, que pese a haber explotado por fin este año con el Valencia con 18 goles en Liga, no acaba de ser determinante con la selección, lo que hace que Costa siga estando quizá por delante de él en la cabeza del técnico vsco. Veremos el once ante Portugal pero a día de hoy sólo tres dudas en un once que no tiene nada que envidiar a cualquier aspirante al Mundial.