Simeone no arriesgó

El Atlético se fue del Bernabéu este domingo con la sensación de que en sus mejores minutos su entrenador dio un paso atrás. Tras el buen gol de Cristiano Ronaldo, los de Simenone dieron un paso adelante para empatar a los cuatro minutos del gol local, y tener en la siguiente jugada la victoria en los pies de Koke, que disparó centrado un mano a mano con Keylor Navas. Y ahí, con el Real Madrid aturdido tras las dos buenas llegadas rojiblancas, fue cuando Simeone rompió a su equipo.

Quitó a Vitolo, el jugador junto con Griezmann más incisivo y peligroso de los atléticos, desestabilizando al equipo y dando un mensaje contradictorio. Y más cuando cinco minutos después y tras haber retirado el Madrid a Ronaldo, quitó a Diego Costa para meter a Gabi. El atlético no volvió a asomarse por la meta blanca lo que quedaba de partido salvo en una acción de superclase aislada de Griezmann. Se tuvo que encerrar atrás por la falta de referencia arriba, y porque con la amplitud de plantilla blanca Zidane introdujo a Modric y Isco de golpe para dar el golpe de gracia a los colchoneros.

Aguantó el Atlético, gracias a un Oblak magnífico una vez más, aunque salvo la falta del último minuto de Sergio Ramos, el Madrid dominó claramente aunque sin ninguna ocasión clara. El Atlético finalizó satisfecho tras dejar a los vecinos a cuatro puntos de distancia, pero con la sensación de que de haber apretado un poco más en sus buenos minutos el botín podría haber sido mayor.

Un año desgraciado

Kirye Irving, quizás el líder del único equipo que en la conferencia Este podía mirar realmente a la cara los Cavaliers de LeBron se ha lesionado, y se va a perder lo que queda de temporada y los playoffs. Una desgracia más que se suma a las de Hayward, Porzinguis, Cousins, Leonard, Smart o Wall sin contar a Curry con sus tobillos muy maltrechos. Está siendo uno de los años más duros en cuanto a lesiones de estrellas que se recuerdan y que están mermando mucho el nivel de varios equipos que se han resentido mucho con la lesión de su máxima estrella.

Y ocurre el año que se ha adelantado una semana el inicio de la liga para evitar tanta aglomeración de partidos (aunque sinceramente siete días más para 82 partidos sea ridículo). Pero lo que realmente habría que plantearse es la barbaridad actual de partidos de liga regular. 82 partidos con las distancias siderales que hay comprimidos en cuatro meses provocan un desgaste máximo en los jugadores, que no pueden aguantar el ritmo y privan muchas veces de su presencia en un gran número de partidos. Pero la televisión es la que manda y más tras el macro contrato último firmado, que ha permitido realizar renovaciones faraónicas contra jugadores, y se prevé que esto siga aumentando durante los próximos tres años.

Y la liga no permite además que los entrenadores den descanso a sus estrellas. Penan con multa a los equipos que reservan jugadores disponibles, incluso cuando hay back to back (dos partidos consecutivos) con el riesgo máximo de lesión que esto acarrea con tantos minutos en las piernas. La de Irving esperemos que se la última de una temporada que empezó con la pérdida de Hayward para toda la temporada y está acabando casi de la misma manera.

Posesión mejor que goles

Después de la exhibición de fútbol total que desplegó el Liverpool anoche, en especial en la primera parte, ante el Manchester City, todos esperábamos con impaciencia las declaraciones de un Guardiola que se vio superado en todo de nuevo por Klopp. Y otra vez más el de santpedor buscó excusas sin fundamento para justificar su pobre planteamiento y su más que discutible decisión de introducir a Laporte y jugar con doble pivote.

En rueda de prensa comentó que el Liverpool llegó tres veces y anotó tres goles, cuando en la primera parte la goleada pudo ser escandalosa, las llegadas del Liverpool se repetían sin cesar y ya en la segunda parte y con la lesión de Salah, jugó con el resultado favorable. Para Guardiola lo más importante fue que su equipo tuvo la posesión, aunque su equipo no disparar ni una sola vez a puerta en los noventa minutos, para él marcar es lo de menos, lo importantes es tener el balón, aunque sean posesiones eternas y sin peligro.

Klopp, volvió a plantearle un partido de alto voltaje, con una presión arriba asfixiante, y con una intensidad que hace tiempo no se veía en Anfield, para ir ya tres a cero antes de la media hora de juego. Un auténtico baño de juego y fútbol que Guardiola, con el mayor presupuesto jamás visto en una plantilla de fútbol, no supo contrarrestar lo más mínimo. Cierto es también que una de las últimas jugadas fue un gol dudosamente anulado a un Gabriel Jesús al que el partido le vino excesivamente grande. Otro nuevo patinazo en partido importante de Champiosn para Guardiola, que sigue sin dar con la tecla cuando no cuenta con Leo Messi en sus filas.

Klopp, la china en el zapato de Guardiola

Anfield, el mítico estadio red, será testigo esta noche de el partidazo con sabor a Premier de los cuartos de final de la Champions League entre Liverpool y Manchester City. Dos de los mejores entrenadores mano a mano en un duelo que promete muchas ocasiones de gol y mucho espectáculo, y en le que se da la extraña circunstancia de que Guardiola se enfrenta al único técnico contra el que tiene balance negativo en sus enfrentamientos directos.

Lo que está haciendo Klopp con el Liverpool es impresionante, se ha sobrepuesto a la marcha de Coutinho, se ha sacado de la chistera el excelso rendimiento de Salah y además ha sido el único conjunto de la Premier que ha conseguido ganar al conjunto citizen. Y todo ello con un fútbol total, con ataques constantes y una presión en la salida de balón asfixiante, que les permite atacar con asiduidad la portería rival.

Ambos se conocen a la perfección desde sus tiempos en la Bundesliga, donde Klopp ya le ganó las dos Supercopas que se disputaron, y ahora en sus enfrentamientos en la Premier. El balance es de seis vicotiras para el alemán, cinco para el catalán y un empate. Nadie puede presumir de esos números ante Guardiola que ya sabe lo que le va a esperar esta noche. Un equipo efervescente y una afición que presiona como ninguna. Partidazo con sabor inglés.

El Bayern asusta al Pizjuán

Cuando salió la bola del Bayern de Munich como rival del Sevilla, en el conjunto hispalense hubo una sensación de pesadumbre por la entidad y fortaleza del rival a batir. El Bayern asusta, y desde la llegada de Heynckes mucho más, y llega en plena forma y con plenitud de efectivos para medirse a un Sevilla cabizbajo por la manera en que acabó su partido ante el Barcelona el sábado, tras una auténtica exhibición de los nervionenses durante 80 minutos del partido.

Pero esto es la Champions y el Sevilla, ya descartado para participar en la competición el año que viene sabe que en su estadio es un rival peligroso, que si juega su fútbol pondrá en apuros al Bayern, pero la baja de Banega hace mucho daño a un equipo que se ha clasificado 60 años después para los cuartos de la Champions y que quiere seguir con esa euforia para dar un paso más en la competición.

El Bayern sin embargo llega tras endosarle un durísimo 6-0 al Dortmund el fin de semana y dejarse la Bundesliga lista para ganarla el fin de semana si gana su partido. Asusta ver cómo Heynckes ha conseguido llegar sin bajas al tramo importante del campeonato (a excepción de la de un Neuer que está casi descartado para la temporada) y recuperando la mejor versión de un James que está volviendo a ser el futbolista desequilibrante que era en su primera etapa en el Real Madrid.

Viejos conocidos

Pocos partidos se han repetido tanto en la Champions League como los Real Madrid Juventus. Se ha convertido en un clásico de Europa con dos claras tendencias. A partido único reina el Madrid y a doble partido los turineses se llevan la palma. El último precedente la final de Cardiff del año pasado, donde el Madrid barrió a una Juventus que se vio superada por los blancos y por la propia final, se habla de fuertes discusiones al descanso entre la plantilla que terminó por desestabilizar al equipo de Allegri.

Pero también es cierto que en las semifinales de 2015 la Juventus eliminó al Real Madrid con el famoso gol de Morata. Está claro que va a ser un cruce complicado, con dos estilos opuestos, en los que la Juventus, con la importante baja de Pjanic para la ida, necesitará que Higuaín sea de verdad ese delantero decisivo en los días importantes por los que el equipo transalpino pagó 90 millones hace dos veranos al Nápoles.

Habrá que ver también el once por el que opta Zidane para un partido de esta envergadura, con Bale, Asensio e Isco optando para una sola posición en el once blanco. El estadio de la Juventus será un hervidero para volver a ver a su equipo derrotar a un Madrid superior claramente en cuanto a nombres, pero con la vieja guardia juventina nunca se puede dar por vencido. Muchas incógnitas que se resolverán a partir de las 20:45 de esta tarde.

Conte sentenciado

Ayer el derbi de Londres entre Chelsea y Tottenham dejó muy tocado al conjunto blue. Los de Conte, que se pusieron por delante en el marcador y fueron muy superiores durante los primeros 45 minutos, vieron como sus posibilidades de disputar la Champions del año que viene prácticamente se esfumaron con esta derrota que los aleja ya a ocho puntos respecto al cuarto clasificado y les deja con la Carabao Cup como único título al que aspirar esta misma temporada.

Ha sido un año complicado para los de Conte, tras ser absolutos dominadores de la Premier el año pasado, igualando el récord de victorias consecutivas de la Premier, el verano fue movido, con movimientos muy poco entendibles, y con decisiones más que discutibles (lo de Diego Costa no hay quién lo entienda, además de las salida de Matic), y rumores constantes de cese de un entrenador al que el presidente ni dirige la palabra, según fuentes cercanas al club.

Este palo de quedarse fuera de la Champions obligará a invertir fuerte este verano por parte de Abramovich, además de la dificultad de retener a todas sus estrellas sabiendo que el año que viene sólo disputarán la Europa League. Una lástima cómo va a acabar el periplo del buen entrenador italiano en el club inglés, en el que tanto ayer como en la eliminatoria de Champions ante el Barcelona mereció más que derrotas. Es lo que tiene el fútbol, que es de todo menos justo.

Isco y la historia de siempre

Otra vez más un partidazo de Isco provoca que se reivindique su titularidad con el Madrid, en el que desde que llegó hace ya más de cinco años, nunca ha sido titular absoluto. Ningún entrenador de los que ah tenido (Ancelotti, Benítez o Zidane) han confiado ciegamente en él, y sólo la alargada baja de Gareth Bale le hizo tener una continuidad en los onces titulares que le llevóa a prolongar su vínculo con el Madrid cuando este verano acababa su contrato.

Pero pocos meses después la historia de cada temporada se repite. Isco realiza un gran partido y se debate sobre la falta de minutos en los partidos importantes para Isco. Todo el mundo opina sobre la conveniencia de permanecer en el club blanco por parte del malagueño, dando por hecho que jamás será titular en el conjunto de Chamartín. Y esa teoría cada vez es más cierta, en el Madrid los fichajes son casi obligados, y los rumores de los nuevos fichajes, unidos a la apuesta por las jóvenes promesas (Asensio, Vinicius…) dejan de nuevo en un territorio de nadie el 22.

Ya aunque haya lesiones o descartes no es la primera opción para salir, continúa siendo más un revulsivo para Zidane que un titular, y tanto Asensio como Lucas Vázquez le han adelantado en las preferencias del francés. Este verano con la disputa del mundial se prevé que realice un gran papel y los pretendientes (en especial de la Premier) llamarán a su puerta. Sólo faltará ver si decide seguir siendo un plan b en el Madrid o un primera espada en otro equipo.

Thomas y Rodri mucho futuro para el Atlético

El Atlético se despidió de las escasas aspiraciones que tenía para pelear por esta liga tras su derrota en Villareal en los últimos instantes, y ahora sólo le queda pelear por mantener la segunda posición ante un Real Madrid que ya le ha recortado varios puntos a los colchoneros. Las sensaciones tras el partido fueron mañas para los de Simeone, ya que desperdiciaron la ventaja del gol de Griezmann (de penalti inexistente) en los últimos ocho minutos.

Pero no todas las noticias fueron malas para el Atlético, los mejores jugadores fueron Thomas (una tarde más y ya van…) y Rodri por parte del Villareal. Ambos podrán formar pareja a partir del año que viene vistiendo la elástica rojiblanca, lo que hace que junto a Saúl conformen un centro del campo de muchos quilates y de una juventud envidiables para poder empezar a desplegar un mejor fútbol del que se está viendo este año.

Ambos dos se complementaría a la perfección y dejarían a Saúl con más capacidad para descolgarse y llegar al área con peligro, que es como mejor rinde como se pudo ver en el Europeo sub 21 del verano pasado. Esto podría desplazar a un Koke que lleva toda la temporada muy por debajo de su nivel y que está viendo cómo por fin ya no es un intocable para Simeone siendo de las primeras opciones con los cambios. Solo la falta de alternativas hace que siga siendo titular tarde tras tarde, pero con Rodri se da un salto de calidad que le obligará a estar en el banquillo.

Mourinho toca fondo con el United

Pésima es la palabra que mejor resume la participación en la ronda de octavos de final de la Champions League por parte del Manchester United. Y su mayor responsable es un José Mourinho que volvió a demostrar una racanería y una falta de fútbol difícil de justificar. La inversión millonaria desde su llegada al banquillo de Old Trafford hace que esta derrota suponga un fracaso mayúsculo, no ya por el rival, sino por la forma de caer, de las más pobres que se recuerdan de un equipo que recordemos es el club más rico del mundo según la revista Forbes.

Si ya en la ida el técnico luso dejó claro que había ido a Sevilla a que no se jugara nada, y salió vivo gracias a De Gea, en la vuelta se esperaba un poco de fútbol. Pero en vez de eso, se vio quizás a un United peor que en la ida, sin idea de jugar ni de combinar, sólo a la espera de que mediante pelotazos tanto Fellaini o Lukaku sacasen algo de provecho. Un planteamiento infame para un equipo tan laureado y con los nombres con los que cuenta el equipo de Mourinho.

El Sevilla con dos grandes partidos cerró la eliminatoria más tarde de lo que debía, en parte por su falta de gol, y se clasifica para los cuartos de final con mucha más facilidad de la prevista merced a un entrenador rival que no dejó competir a su equipo en ninguno de los dos partidos con sus planteamientos ultra defensivos sin sentido y sin criterio. Gran noticia que el que propone fútbol pase de eliminatoria mientras Mourinho ha quedado retratado y sin ningún argumento. Se prevé verano movido en Old Trafford.