GRA357  PARIS  FRANCIA   27 06 2016 - El defensa de Italia Giorgio Chiellini  i  lanza a la porteria de Espana ante el defensa de Espana Gerard Pique  c  y el portero David de Gea durante el partido Italia-Espana de octavos de final de la Eurocopa de Futbol de Francia 2016  que se juega en el Estadio de Saint Denis de Paris  Francia  hoy 27 de junio de 2016  RESTRICCIONES  Solo uso editorial con fines informativos  Prohibido su uso comercial o de marketing sin la previa aprobacion por escrito de la UEFA  Las fotografias deben aparecer como fotogramas individuales y no emular acciones en movimiento de los partidos  Las fotografias utilizadas para contenidos online  via internet o de otra manera  deben publicarse con un intervalo minimo de 20 segundos entre ellas  EFE Kai Forsterling

El varapalo que se necesitaba

El partido de ayer resumió muy bien lo que es la selección española ahora mismo, un recuerdo de los mejores momentos que no basta para derrotar a una Italia sin estrellas pero con jugadores comprometidos. El baño recibido en la primera parte denota que el partido no se había trabajado tácticamente, se repitió una y mil veces el pelotazo a Pellé que sólo dejaba de cara a Éder y Guiaccherini que entraban como cuchillo en mantequilla. Ramos y Piqué no supieron hacer frente al tanque italiano y las ayudas del centro del campo eran inexistentes.

Conte preparó un partido perfecto que sólo la mala puntería y De Gea hicieron que España se mantuviera en el encuentro hasta casi el final del mismo. Nos superaban en todas las líneas, éramos incapaces de superar a ningún marcador y encima sus contras eran letales. Y en esas llegó el gol de Italia que definió cómo está ahora mismo la selección, nadie miraba cuando disparó Éder, y al rechace llegaron tres italianos y Piqué que llegó tarde y no pudo evitarlo.

Tampoco hay que ser pesimistas, tenemos jugadores jóvenes que están pidiendo la vez, y varios de los integrantes de esta selección muy válidos todavía. Esto es el definitivo toque de atención para realizar un cambio profundo a la selección y volver a ser ese equipo con hambre de título que un día fuimos y volver a respetar a rivales como Italia como se merecen, como se merece una selección que ha ganado cuatro mundiales y de la que nos considerábamos su bestia negra y que nos ha hecho abrir los ojos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *