lucho

Luis Enrique y la mano dura

Con Luis Enrique ya como seleccionador de facto de España parece que se avecina un cambio. La reestructuración de la selección parece un hecho con la llegada del asturiano al banquillo al que no debería temblarle el pulso a la hora de tomar decisiones impopulares o a contracorriente de la prensa. Ya en su presentación dio muestras de su estilo, directo, con personalidad y sin ningún problema si tiene que enfrentarse con la prensa en algún momento de su proyecto al frente de la selección.

Luis Enrique no tiene una trayectoria extensa en los banquillos, pero tiene lo que realmente hace falta en la selección que es decisión firme. Es el momento de dar un giro a esta selección y un lavado de cara para que jueguen los que realmente se lo merezcan sin importar el nombre y sobre todo, para recuperar una identidad que en el Mundial de Rusia brilló por su ausencia. El juego de posesión absurda que desarrolló el equipo español, sin capacidad de respuesta desde el banquillo dejó a las claras por dónde debe ir dirigido el cambio de rumbo.

De momento ha comentado que su lista de seguimiento es mayor de setenta nombres, que a partir de ahí comenzará la criba hasta llegar a los 23. Lo mejor para el equipo es que no adquiera ninguno de los vicios de los seleccionadores anteriores y desarrolle para bien o para mal su estilo propio, sin importar las críticas o la opinión del resto. Mucho trabajo por delante, pero con una gran recompensa en el horizonte si se hacen las cosas bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *