Archivo de la etiqueta: ABA

El Skywalker de la NBA

David Skywalker Thomson, fue uno de los jugadores más espectaculares que han pisado las canchas de la ABA y de la NBA además de ser junto a Julius Erving el ídolo de la infancia de un tal Michael Jordan. Este escolta, enrolado en las filas de la Universidad de North Carolina State, se le puso el sobrenombre de Skywalker por su salto vertical de 44 pulgadas y por el boom de las peliculas de George Lucas en la época, y fue nombrado en dos ocasiones como mejor jugador universitario del año, lo que le llevó aser número uno del draft tanto de la ABA como de la NBA. Seducido por la espectacularidad que ofrecía en aquella época la ABA decidió escoger a la jóven competición.

Los Denver Nuggets serían su destino. Los de Colorado llegaron a intercambiar a cinco jugadores (a los Virginia Squires) a cambio de esa elección número uno del draft, y Skywalker no defraudaría en su primer año. Promedió 26 puntos por partido en su primera temporada, siendo el tercer máximo anotador de la liga, y alcanzando las finales con los Nuggets. Pero Skywalker se toparía con otro portento de calidad como Julius Erving que se llevaría las finales para sus Nets pese a los 42 puntos de Thomson en el último partido del título. Así, con este título la ABA desapareció y los Nuggets, junto con otros tres equipos pasaron a formar parte de la NBA de manera definitiva.

En la NBA, Skywalker también desmostró su calidad. En su primer año mantuvo una encarnizada lucha pro el título de máximo anotador ante Geroge Gervin, que finalmente se llevó el galardón. Durante los playoffs, Thomson firmó el mayor contrato jamás visto de un deportista (4 millones de dollares en cinco años). Pero poco después comenzaría su cuesta abajo. Tanta fama y dinero le llevaron a una gran cantidad de adicciones que lastraron su baloncesto y que alcanzaron su cénit cuando se cayó por las escaleras de la famosa discoteca neoyorkina Studio 54 produciéndose una fuerte rotura de ligamentos. Intentó volver tras esto con los Pacers, pero fue un desastre y su participación fue testimonial. Así fue como el Skywalker de la NBA tocó el techo y el fondo de la NBA, pero eso sí, no dejó indiferente a nadie.

La injusticia a Roger Brown

La NBA cometió una de las mayores injusticias de su historia con Roger Brown. Brown era uno de los jugadores más prometedores da High School en la década de los sesenta, incluso la Universidad de Dayton, Ohio, llegó a reclutarle pero su nombre apareció vinculado en uno de los mayores escándalos de apuestas deportivas de la historia de la NBA, el cabecilla de aquel escándalo fue Jack Molinas jugador de los Pistons que fue expulsado de la liga y que acabó siendo asesinado a manos del clan Genovese. Esto provocó el veto para Brown en la NCAA y la NBA por vinculación sin pruebas de su nombre a la trama.

El jugador acabó jugando para un equipo de la liga amateur de Ohio hasta que se fundó la ABA y los Indiana Pacers reclutaron a este extraordinario jugador. En palabras de quizás la mayor estrella de la ABA y quizás del momento Julius Ervins, alias Dr.J: “Los Pacers era el equipo con más clase de la liga, y Brown era el jugador con más clase de los Pacers”. Brown se proclamó tres veces campeón de la liga con los Pacers y cuatro veces acudió al All Star de la liga.

Tras la disolución de la ABA la NBA llamó a su puerta una vez que se demostró que no había ninguna prueba que relacionara a Brown con el escándalo, pero Brown no perdonaba a la liga su veto y rechazó ir. Para el que es considerado mejor jugador de la historia de los Pacers Reggie Miller: “Fue el mejor jugador de la historia de los Pacers”, casi nada. Años después un cáncer se llevaría su vida por delante allá por 1997 pero siempre quedará su juego y sus estadísticas para el recuerdo.

La NBA cerró su herida hacia Brown incluyéndole en el Hall of Fame en 2003 como homenaje a una carrera olvidada por un error de la liga que llegó a emitir un perdón público al jugador. Pero ya era demasiado tarde para habernos privado de ver a Brown entre los mejores.

Briscker el mercenario

El nombre de John Briscker no es uno de los más recordados o más famosos entre los aficionados al baloncesto, pero su historia es una de las más curiosas de la historia de la NBA. El jugador nacido en Detroit fue uno de lo más conflictivos jugadores que haya pasado por la ABA y la NBA. Tras destacar en su Detroit natal y formarse en la universidad de Ohio, donde ya comenzó a mostrar su fuerte carácter que siempre lastró su talento anotador (las continúas peleas con rivales y compañeros eran el pan de cada día hasta que en su último año fue expulsado del equipo), su fama de problemático le llevó a ser descartado por las franquicias de la NBA en el draft de 1969, que tendría como número uno a Lew Alcindor, teniendo que conformarse con la ABA.

Los Pittsburgh Pippers fueron los que apostaros por este alero que aunaba talento y conflictos a partes iguales. Ya en su primera temporada demostró su talento al promediar 21 puntos por partido, y podría haber sido considerado una estrella sino fuera por sus problemas extradeportivos, como lo de ir acompañado de una pistola en su mochila a cada entrenamiento o partido o amenazar a su entrenador con el arma si no lo ponía de titular en un partido. Ya en su segunda temporada un árbitro tuvo que retrasar el inicio de la segunda parte de un partido porque Briscker estaba peleándose con medio equipo suyo en el vestuario. Su situación comenzaba a ser insostenible ya cuando se negaba a salirse de la pista cuando su entrenador decidía cambiarlo, incluso en una ocasión, el entrenador rival tuvo que pedir tiempo muerto para que Jack McMachon, entrenador de los Pippers, pudiera retirarle de la pista. Brisker accedió y se marchó de la pista pero en lugar de sentarse en el banquillo cogió sus cosas y salió del pabellón.

Fue convocado para el All Star de la ABA en su segunda temporada, donde promediaba 29 puntos por partido, y allí dejó uno de los episodios más bochornosos jamás visto. A cada jugador le embolsaban 300 dolares por participar en este partido, por lo que al acabar el mismo Briscker subió como una exhalación a donde se encontraba el comisionado de la ABA, Jack Dolph, y ante la mirada de todo el pabellón zarandeó hasta que obtuvo de la cartera del comisionado los 300 dolares. Acto seguido se marchó del pabellón a fundirse el dinero en el nuevo vicio que le consumía, la cocaína. Todas estas actuaciones hicieron que su situación en la ABA fuera insostenible, y tras pasar por los Supersonics de la NBA donde se enfrentó hasta con Bill Russel, su entrenador, decidió poner fin a su etapa de jugador y marcharse como mercenario a Uganda a las órdenes del ejército de Idi Amin Dada.

El final de Briscker es incierto, hay varias teorías entre las que se encuentran las de que fue asesinado por el propio Dada tras rebelarse éste, la de que fue asesinado en el golpe de estado contra Dada, y la última en la que se dice que finalmente no fue a Uganda sino que fue a la Guayana donde compartió fatal destino con otras 918 persona en la masacre de Jonestown. Otros sin embargo creen que sigue vivo en algún páramo africano donde finalmente encontró la paz que no encontró nunca en EEUU.

Marvin Barnes talento desperdiciado

La historia de Marvin Barnes es la de un jugador que por condiciones y calidad apuntaba a lo más alto pero que por su mala cabeza, una dura infancia y sus malas elecciones de compañía llevaron a quedarse por el camino. Ya desde pequeño tuvo que soportar las contínuas palizas de su padre alcohólico a él y a su madre, hasta que según sus propias palabras “Un día me harte de sus golpes y de sus abusos. Lo recuerdo perfectamente. Cumplí los 16 años, así que cogí mi arma calibre 22 y le apunté a la cabeza, sin vacilar. Le dije no me vas a pegar más. Tú tienes tú arma, y yo tengo la mía, así que ahora estamos empatados, viejo”. Bajo este ambiente familiar fue destacando en el high school de su Providence natal y por falta de recursos acabó en la universidad de Providence también donde destacó tanto por sus números en la cancha como por los líos en los que se metía fuera de ella. En su 2º año allí fue acusado de agredir a su compañero de equipo, Larry Ketvirtis, con una barra de acero, y terminó por declararse culpable teniendo que indemnizarlo con 10.000 dólares. Pero tras un tercer año magnífico en el que fue líder del país en rebotes además de ser el primer jugador en la NCAA en realizar un partido con 10/10 en tiros de campo, tocaba dar el salto con los profesionales, y en plena guerra entre NBA y ABA, fue elegido como número dos del draft de 1974 por los Sixers, pero paralelamente los St. Louis Spirits también como número dos del draft ABA le seleccionaron, decantándose finalmente por jugar con estos últimos el siempre problemático Barnes.

¿Su rendimiento con los Spirits? simplemente espectacular finalizando la campaña con el galardón Rookie of the Yearllegando a promediar 24 puntos y 16 rebotes de media por partido. Su segunda campaña mejoró incluso sus números siendo seleccionado para el All Star. Pero algo comenzó a torcerse en la cabeza de Barnes, muchos apuntan a que el hacerse rico de la noche a la mañana no ayudó, nada más fichar por los St. Louis, se compró dos coches, en los días soleados, conducía su Rolls Royce dorado, para que brillase aún más, y en los días oscuros conducía su Cadillac oscuro. Tras estas dos campañas fue traspasado a los Detroit Pistons en la NBA donde sus compañeros pronto lo conocerían como “bad news” por sus continuos problemas, a Barnes le fue encontrada una pistola en su mochila, en el Detroit Metropolitan Airport, y por ello tuvo que cumplir 152 días en prisión, en Rhode Island, tras volver de la cárcel, las agresiones a su novia borracho, eran continuas, y rápidamente fue acusado de consumo y tráfico de drogas. Marvin había perdido el norte. Tras esto fue traspasado a los Buffalo Braves donde sus problemas persistieron haciendo que al siguiente verano ningún equipo lo quisiera, pero el gran gurú de los Celtics Red Auerbach creyó poder aprovecharlo todavía.

Craso error ya que Marvin parecía ya irrecuperable, su comportamiento fuera de la pista era insostenible y su rendimiento dentro era muy pobre, en Boston, él mismo, reconoció que, durante algunos partidos con los Celtics, cuando era sustituido, se tapaba la cabeza con la toalla… para esnifar cocaína en pleno partido. Una de las historias más escalofriantes que he escuchado de un deportista. Tras esto fichó por los Clippers, tuvo una aventura en Italia donde fue arrestado por la policía por consumo y posesión de drogas, teniendo, con la ayuda del embajador estadounidense, que huir del pais en taxi por la frontera y coger un avión desde Alemania. Tras mucho tiempo tocó fondo y tras rehabilitarse por completo aconseja y ayuda en su Providence naal a gente con problemas como los que él tuvo. De lo que pudo ser a lo que ha quedado, una auténtica pena la historia de Marvin Barnes.

Adiós a Moses Malone

Se nos ha ido uno de los mejores interiores de la historia de la NBA. Moses Malone fue un pionero en el baloncesto siendo el primer jugador que pasó de jugar en el instituto a saltar a la ABA directamente y sin pasar por la universidad, y, tras la fusión de esta con la NBA dos años más tarde, forjó su leyenda.

Estamos hablando de un jugador que fue nombrado 2 veces MVP de la temporada con los Rockets y otro más con los Sixers, además de ser el MVP de las finales con los Sixers en el año 1983. Fue allí en Philadelphia y con Julius Erving donde ganó su campeonato y pronunció su ya famosa frase de Fo Fo Fo. Cuando al empezar los Playoffs esa temporada un periodista le preguntó si ganarían el anillo esa temporada el pívot le contesto de esa manera refiriéndose a Four (cuatro en inglés) indicando que iban a ganar todas las series cuatro a cero. Y no fue muy desencaminado ya que barrieron a todos sus contrincantes excepto a Milwaukee  que fue el único equipo que consiguió ganarles un partido.

Genio y figura estamos ante un jugador dominante en su posición, miembro por derecho propio del Hall of Fame y en la selección de los 50 mejores jugadores de la historia de la NBA. Una leyenda que falleció este pasado domingo de un ataque al corazón mientras dormía. Nos deja el mítico 2 y ya tan solo podemos deleitarnos con su grandes movimientos al poste en repeticiones. DEP Moses.