Archivo de la etiqueta: Arsenal

Derbi en Londres

Además del derbi madrileño, en Londres se vivirá el derbi del norte entre Tottenham y Arsenal, en lo que puede ser el último tren para no descolgarse del Manchester City que aventaja ahora mismo en ocho puntos a los de Pochetino. Por su parte el Arsenal pretende acercarse a la cuarta posición que actualmente está en posesión del Chelsea, y que tanto necesitan los gunners para volver a la Champions tras esta temporada fuera de ella.

Harry Kane querrá seguir demostrando que está en estado de gracia y Dele Alli tendrá que volver al primer plano tras todas las noticias y rumores sobre el interés del Real Madrid tras su exhibición ante ellos en Wembley. Pero el Arsenal lejos de no ser un polvorín, cuenta con las malas noticias de las no renovaciones tanto de Alexis como de Özil, y los rumores sobre sus posibles salidas en este mercado de invierno son cada vez más insistentes. Desestabilizando y enrareciendo el ambiente en torno a un equipo que parece un tanto a la deriva y falto de motivación competitiva.

Pero un derbi es un derbi, y pese a que el Arsenal no llegue en su mejor momento, el equipo de Pochettino se le suele dar bien, y es capaz de llevarse un partido de este calibre. Además el Tottenham no podrá contar por lesión con Alderweidl y tendrá que alinear de nuevo al trío Sánchez-Dier-Vertonghen. Partido más que interesante este de la 13:30 de este sábado en la Premier.

El futuro de Özil

Messut Özil llegó al Arsenal con la vitola de uno de los mejores media puntas del mundo. La llegada de Bale unida la codicia de su padre en las negociaciones por renovar hicieron al alemán de origen turco recalar en el equipo dirigido por Arsene Wenger. Al comienzo todo fue rodado, se le vio implicado, con buen fútbol, y marcando hasta goles. Pero casi cinci años después de su llegada, el jugador ya ni cuenta casi para su entrenador. Verle en el banquillo es algo que no sorprende a nadie, y cuando participa, su aportación al equipo y al juego es nula.

Además este verano es agente libre, y tras muchos rumores sobre su renovación con el equipo, no ha llegado a ningún acuerdo, por lo que el próximo verano y al igual que su compañero Alexis Sánchez, se podrá marchar gratis al equipo que le desee. Y ahí parece que José Mourinho, que sacó su mejor versión en el Real Madrid cuando le dirigía, ha contactado ya con el dejando cerrado un acuerdo que le unirá alos Red Devils a partir del próximo curso, haciendo que su implicación en el equipo sea totalmente nula.

El agujero que pueden dejar tanto Alexis como Özil con su marcha va a ser enorme y muy difícil de cubrir, ya que el Arsenal ya ni siquiera juega la Champions, y está complicado que la vaya a disputar el año que viene visto como están los principales rivales por las cuatro primeras posiciones en la Premier. Tanto Chelsea, City United y hasta Liverpool (que ya este año le endosó un 4-0) están por encima tanto de resultados como de plantilla que los gunners, por lo que su única opción pasa por la Europa League, donde de ganarla disputaría la Champions el año siguiente. Pero visto el polvorín que es ahora mismo el vestuario cualquiera apostaría por un equipo que va a la deriva desde hace algunos meses.

Bellerín cambia de opinión

El fichaje del lateral Héctor Bellerín por el Barcelona parece que está muy cerca de concretarse. La llegada de Kolasinac al equipo gunner así lo da a entender, y supondría la vuelta del jugador al Barcelona donde salió hace unos años de la Masía rumbo a la Premier en otro gran acierto de joven promesa de Wenger. La vuelta del canterano estará en torno a los 40 millones de euros por lo que otra vez más el Barcelona pagará millonadas para la vuelta de jugadores que tuvo en su cantera como ya ocurrió con Cesc, Piqué, Alba o Aleix Vidal.

Pero lo curioso de este caso es la negativa que ha mostrado siempre Bellerín para volver al Barcelona, en su renovación de hace unos meses con el Arsenal llegó a afirmar ante el interés del club catalán que si se fue del Barcelona fue por algo y que no tenía pensado volver a su club de origen, que quería tener una carrera larga en el club londinense que siempre apostó por él. Cierto es que cuando un jugador renueva suele decir que quiere quedarse mucho tiempo en el club por el que acaba de renovar, pero cerrar de esa manera la puerta a un grande como el Barcelona y con ese resentimiento a mi personalmente me sorprendió muchísimo.

Pero meses después la situación ha cambiado totalmente. El Arsenal está fuera de la Champions League para el año que viene y con el mundial de Rusia en el horizonte el lateral sabe que para aspirar a ser titular con España, donde Carvajal a día de hoy es inamovible, debe jugar en un equipo que juegue la Champions sí o sí. Y en estas la opción del Barcelona ya no parecía tan mala para Bellerín, ahora recalar en el Camp Nou no está tan mal como hacía unos meses, y por eso estamos a pocas horas de que se anuncie el fichaje del lateral por el Barcelona, lo que demuestra la calidad que tiene Bellerín y la falta de valor de sus palabras.

Última bala del City

La derrota de ayer del Chelsea en casa ante el Crystal Palace puede animar un poco las última jornadas de la Premier si lo aprovechan bien sus perseguidores. El City, que ya se descartaba completamente tiene dos partidos que van a decidir su futuro inmediato en la competición y que tras el varapalo de la Champions pueden animar un poco a sus aficionados en otra decepcionante temporada.

Esta tarde recibe a un Arsenal cabizbajo y con un aroma a reconstrucción total en verano, las polémicas con las renovaciones de Alexis y Özil unidas a la finalización de contrato tras veinte años de Arsene Wenger, hacen que no sea el mejor rival para ompetir partidos ahora mismo. Eso debe aprovechar el City, que de ganar hoy se quedaría a nueve puntos del líder.

Pero no acaba ahí la cosa, el martes hay liga entre semana otra vez y el City recibe en el Emirates al Chelsea, pudiéndole asestar un golpe fuerte y animar así el tramo final de competición que parecía totalmente decidida para los londinenses. Sería una buena manera de dar esperanzas a los aficionados de cara a la temporada que viene ya que ésta primera con Guardiola al frente no han sufrido más que decepciones.

Última bala por la Champions

El partido de hoy entre Arsenal y Liverpool es más que tres puntos, es la lucha definitiva por la cuarta plaza que da acceso a la Champions League para la temporada que viene con los beneficios económicos que esto conlleva. Ahora mismo el Arsenal es cuarto con un punto sobre el Liverpool y un partido menos, por lo que de ganar hoy borraría de la disputa por el cuarto puesto a los reds que empezaron muy fuerte el campeonato pero que las bajas y la Copa de áfrica mataron sus aspiraciones de ser un equipo regular.

El equipo de Wenger viene en clara depresión, consciente de sus pocas aspiraciones en la Champions (donde cayeron 5-1 en la ida en el Allianz Arena) y sabedores de que este verano será movidito, las renovaciones de Alexis y Özil siguen en el aire y Wenger también acaba contrato y por primera vez en más de veinte años no está claro que vaya a seguir en el banquillo gunner,con lo que el ambiente está enrarecido en el equipo de Londres.

Por su parte los del río Mersesyde tampoco llegan en buen momento, su 2017 está siendo para olvidar, sólo han ganado un partido de Premier ante el Tottenham y la jornada anterior cayeron ante el Leicester en su primer partido sin Ranieri. La dinámica que han cogido es muy mala, y la mejor versión de Coutinho, el jugador más desequilibrante de la Premier, no se ha visto todavía desde que ha vuelto de la lesión, pero ya le marcó en la primera vuelta un hat-trick al Arsenal  espera recuperar hoy sus buenas sensaciones y llevar al Liverpool donde se merece, que es a pelear con los mejores clubes de Europa.

Dilema Wenger

El Arsenal afronta en esta campaña un momento decisivo en su historia. Arsene Wenger su entrenador durante más dos décadas acaba contrato al final de la temporada y su futuro parece más incierto que nunca. El entrenador que en su llegada revolucinó el Arsenal parece que con el tiempo se ha quedado lejos de los logros que parecía iba a conseguir. Tres Premier League y ningún título europeo (perdió la final de la antigua Uefa ante el Galatasaray) son un pobre bagaje para veinte años en un club que ha invertido mucho dinero en jugadores.

Su gran éxito fue sacar el máximo rendimiento de jugadores que apuntaban a estrellas pero que no cuajaron al salir del club en el que despuntaron (los Vieira, Henry, Bergkhamp, Pires…) y juntarlos con promesas en edades cadetes a los que daba responsabilidad desde el principio para sacar gran rendimiento. Así formó su mejor obra, el Arsenal de los invencibles ganadores de una Premier sin perder un solo partido. Un equipo fuera de serie que sin embargo no supo plasmar su dominio fuera de las islas.

Y es ahí donde está su mayor lunar, sólo alcanzó la final de París ante el Barcelona que perdió (pese a jugarlo todo el partido con un hombre menos) siendo mejor que el conjunto blaugrana durante el partido. Pero eso es lo único reseñable de Wenger en Europa con el conjunto londinense, algo muy pobre viendo el dinero invertido por el club año tras año. Además la política del técnico francés de que ningún jugador pueda cobrar más que él en estos días en los que el mercado ha explotado no juega tampoco a su favor, y más con las renovaciones de Alexis y Özil sobre la mesa que de tan vital importancia son para el club. Parece que los días de Wenger al frente de los cañoneros llega a su fin.

Gündoghan dice adiós a la temporada

El partido ante el Watford del miércoles trajo una victoria pra el Manchester City, pero una mala noticia con la lesión de Gündoghan. Ya Guardiola tras el partido comentó que n tenía buena pinta y que no sería para poco tiempo y la pruebas le han dado la razón, el alemán tiene roto el ligamento cruzado por lo que dice adiós a la temporada. No es la primera lesión grave de Gündoghan que ya en las últimas temporadas en el Dortmund vivió un calvario que frenó el interés de Madrid y Barcelona en él. Pero tras su fichaje por el City se había asentado y estaba viviendo grandes momentos y teniendo buenas sensaciones, pero de nuevo en su mejor momento tiene que volver a pasar por el quirófano.

Guardiola pierde así a su motor en el centro del campo y tendrá que tirar sí o sí ya de un Yaya touré al que perdonó tras las disculpas de su agente hacia el técnico de Santpedor. Con un Fernandinho que parece fijo y los tres puntas acompañando a Agüero definidos (Silva, Sterling y De Bruyne) es el turno para el costa marfileño que hace no mucho era el mejor jugador, alma y capitán de este City. El año pasado se le vio muy fuera de forma y pesado, pero lo poco que ha aparecido esta temporada recordaba al mejor Touré y en buen estado físico es una ayuda más que importante.

Los citizens además reciben este domingo la visita de un Arsenal que llevaba una buena racha de resultados, pero que perdió en casa del Everton el martes. Se le acumulan los problemas a Guardiola y más con un Chelsea que acumula diez partidos consecutivos ganados y mantiene una distancia de siete puntos frente a los de Guardiola. No puede permitirse perder más puntos y debrá afrontar un duro partido este domingo sin Gündoghan. Es el momento de ver pro qué Guardiola es el entrenedor mejor pagado del mundo.

Sonríe Coutinho sonríe Liverpool

El pasado fin de semana comenzó la Premier League, una de las más apasionantes de los últimos años por la vuelta a la super élite competitiva de equipos como Chelsea y United, los refuerzos del City, y el proyecto ya con pretemporada de Klopp en el Liverpool. Por plantilla es más que probable que los reds no aguanten en la cabeza, pero su victoria por tres a cuatro en campo del Arsenal, con actuación soberbia del jugador con más talento de toda la Premier, invitan al optimismo. Coutinho realizó una actuación descomunal, el media punta brasileño siempre ha sido una de mis debilidades y él solito finiquitó a un Arsenal que otro año más (este año antes de lo previsto) decepciona.

El partido fue vibrante con un Liverpool con un estilo más novedoso que el que puso en práctica el año pasado con Coutinho , Firmino por y Mané como puntas para salir como flechas y hacer daño con una presión alta al rival y una movilidad constante en ataque. Aun así comenzó perdiendo el partido tras el gol de Walcott (que previamente había fallado un penalti), pero se sobrepuso gracias a una obra de arte en forma de falta lazada por Coutinho que ponía las tablas en el descuento de la primera parte (se está especializando además en goles psicológicos en estos minutos). Y ya el comienzo de la segunda parte fue un vendaval de fútbol total por parte de los de Klopp en los que Lallana, Coutinho de nuevo y Mané pusieron en clara ventaja a los del Mersey.

Pero tras la lesión de Coutinho (esperemos que no sea para mucho tiempo ya que se trata del mejor jugador de la Premier) el Arsenal se estiró un poco y ,unido a la otro año más pobre defensa del Liverpool, pudo acercarse hasta el tres cuatro final que no fue más que un espejismo de un equipo que otro año más no parece preparado para el asalto a una Premier que promete estar más cara que nunca. Y el Liverpool si mejora defensivamente y Coutinho se aleja de lesiones e irregularidades estará peleando por puestos Champions y quien sabe si por algo más.

El día del Pizzagate

La temporada 2002-03 será muy recordad por los hinchas del Arsenal ya que ganarían la Premier League sin perder un solo partido. Ese mismo año en su enfrentamiento contra el Manchester United en Old Trafford Ruud Van Nistelrooy desperdició un penalti en el último minuto que hubiera supuesto una derrota del Arsenal (en aquel momento era sólo la quinta jornada) y hubiera roto el récord y no se conocería a aquel equipo como los invencibles de Wenger. Pero un año más tarde y ya con el título bajo el brazo, los gunnners volvían a Old Trafford dispuestos a llevarse la victoria y a engordar así a 50 los partidos invictos del equipo. Pero Ferguson tenía otros planes, y el partido se convirtió en un vendaval de entradas duras e interrupciones del juego constantes que terminaron por desquiciar a los jugadores del norte de Londres.

Un penalti muy dudoso pitado a favor del United a 15 minutos del final y transformado por Van the Man (rearciéndose así del fallo de la temporada anterior) encaminó a la vicotiria a los red devils, victoria que cerraría un jovencísimo Wayne Rooney en el último minuto de partido. Como era previsible y con la tensión de estos duelos, el partido acabó en trifulca, una trifulca que se trasladó hasta dentro del túnel donde aconteció el esperpéntico hecho conocido como el pizzagate. En aquel momento de tensión entre jugadores y técnicos un trozo de pizza voló desde el vestuario del Arsenal y acabó impactando en la cabeza y traje de Sir Alex Ferguson (más tarde se supo que el que lanzó la pizza fue ni más ni menos que Cesc Fábregas) dejando uno de los momentos más surrealistas de la historia de la Premier, y bautizado como la batalla del buffet o el pizzagate.

Se acaba la era Wenger

Tras veinte años al frente de los gunners parece que el tiempo de Arsene Wenger en Londres se ha terminado. Ya la propia hinchada se lo está pidiendo, y tras la eliminación de la copa de este fin de semana ante el Watford, torneo que llevaba ganando los dos últimos años, parece que su marcha es más real que nunca. Los aficionados agradecen al entrenador los años brindados pero siempre les ha quedado la sensación de no rendir como debería en Europa. Cuando tuvo el equipo invencible, aquel que firmó una temporada completa sin perder un partido, en champions naufragó como casi siempre.

Es cierto que ha sacado grandes futbolistas o ha recuperado el nivel de jugadores que parecían condenados al ostracismo, casos de Vieira, Henry o Berghkamp, y les ha devuelto a la élite. Pero su bagaje tras veinte años quizás es algo escaso. Perdió quizás la oportunidad de dominar en europa cuando rechazó la oferta de Florentino Pérez de dirigir al Real Madrid, y se quedó en Londres en un proyecto quizás algo estancado ya.

Lo que si que nadie le puede negar es su gusto por el buen fútbol, apostando siempre por el toque y el balón jugado a los pelotazos típicos del fútbol inglés. Algo más vistoso que efectivo pasado el tiempo. Pese a todo Wenger siempre tendrá un hueco en la hinchada gunner pero tanto afición como directiva entienden que es momento de separar los caminos por el bien de ambas partes y intentar reflotar un proyecto de equipo que se había acomodado a la cuarta plaza y a no luchar por la Premier temporada tras temporada.