Archivo de la etiqueta: Bernabéu

Decepcionante Sevilla

El Sevilla tenía el sábado una oportunidad de oro para dar un golpe sobre la mesa y disipar las dudas que hay en torno al rendimiento del equipo ante los grandes. Pero no fue así, y en vez de eso, fue una debacle en toda regla que deja muy tocado a un equipo que está sufriendo mucho las bajas de sus centrales titulares, y el asunto N´Zonzi, que tiene muy mala pinta.

Llegaba al Bernabéu con Marcucci a la cabeza, y su rival era un Madrid que atraviesa una crisis de juego y goles muy grave y que contaba con las bajas de Casemiro, Ramos y Carvajal por sanción, de Varane y Bale por lesión y de Isco que no alineó de titular Zidane. Con estas cartas se esperaba que el Sevilla saliese a morder y diera la cara en el Bernabéu. Pero lejos de ser cierto, el equipo hispalense encajó un gol de Nacho a los dos minutos de comenzar el partido, y se llevó una manita en la primera mitad de un Real Madrid que tampoco realizó un gran partido.

La segunda parte fue más pensando el Madrid en el mundialito que en el propio partido, dejando evidencia del pésimo partido del Sevilla, que no llegó a inquietar en ningún momento la portería de Keylor Navas. Este Sevilla no es el del año pasado que mordía e infundía miedo. Sólo en la segunda parte ante Liverpool y la segunda parte del Villareal donde en ambos partidos realizaron una remontada épica han conseguido suavizar una crisis de juego y resultados que deja ya muy descolgado al conjunto de Nervión, que ha pasado a los octavos de Final de la Champions con mucho sufrimiento en un grupo a priori más que asequible incluso para la lucha por la primera plaza.

La obsesión de Cristiano

El Real Madrid venció ayer en el Santiago Bernabéu a la Unión Deportiva Las Palmas con contundencia y todos los jugadores blancos estaban satisfechos con la victoria salvo uno: Cristiano Ronaldo. El de Madeira volvió a deleitarnos con una gama de gestos contrariados y aspavientos que rozan ya lo absurdo. La mejor virtud de Cristiano es la autosuperación, eso está claro y eso es lo que lo ha movido a ser uno de los grandes de este deporte, pero el fin no justifica los medios y lo de ayer es algo que evidencia todo esto.

Cierto es que Ronaldo anda frustrado tras haber disputado siete jornadas ligueras (se perdió cuatro jornadas por la sanción de la Supercopa) y llevar tan sólo un gol. Eso es algo que lo carcome por dentro y se evidencia en cada acción suya que no acaba en gol. Su promedio de goles/disparos este año es el peor de su carrera y su desesperación se plasmó en el tercer gol del Madrid. Una jugada colectiva fabulosa en la que Cristiano interviene con un taconazo de lujo y con el centro raso medido para que Isco sólo tenga que empujarla. Una vez con esto el portugués enfadado volvió a su campo e Isco, en vez de celebrar su gol casi tuvo que consolarle, algo absurdo.

Cristiano ya no va a cambiar, ya pasa ampliamente de la treintena y no es su primera vez con este problema. Es difícil de entender que en un juego de equipo, un jugador vaya a casa enfadado pese a la victoria colectiva, que es de lo que se trata, es un mal mensaje para las generaciones jóvenes, que ven en esa figura como marcar un gol es más importante casi que ganar. Son muchas las virtudes buenas de Cristiano, y ésta de la autoexigencia y autosuperación lo es si realmente supiera controlarla y no que ésta se adueñe de él y lo transforme en un monstruo.

Pitos a Bale, Benzemal y Asensio colosal

Partidazo el que se vivió ayer en el Santiago Bernabéu entre Madrid y Valencia. Los dos equipos lo dieron todo y acabaron llevándose un punto pero pudiendo ambos haberse llevado los tres puntos perfectamente. El Valencia volvió a ser un equipo sólido y ordenado por primera ve en mucho tiempo y pudo salir incluso con un botín mayor del estadio del líder, tras ponerse 1-2 a falta de tan sólo quince minutos para la conclusión. Marcelino alineó a los dos nuevos fichajes del equipo y la jugada le salió a la perfección, sobre todo en el caso de Kondogbia que corroboró su partidazo con un gran gol llegando desde la segunda línea.

En el Madrid se le escaparon dos puntos en parte gracias a los fallos inverosímiles de un Benzema que acabó con el partido con algunos pitos. Tuvo hasta tres claras ocasiones mas un palo que pudieron cambiar el final del partido, pero no fue su noche y desperdició de manera increíble todas. Otro que tampoco tuvo su día y acabó más pitado que el propio Benzema fue un Gareth Bale que cada día desentona más en el equipo y cuya aportación cada vez es menor en el juego y todo apunta a que en cuanto Cristiano finalice su sanción deberá ser relegado al banquillo en favor de un Asensio en estado de gracia.

Y por supuesto el nombre propio de la noche, Marco Asensio, que anotó dos golazos y se echó a todo el Real Madrid en la espalda para estar a punto de culminar otra remontada express para los blancos. Parece ya todo un veterano por las decisiones que toma y con el cambio de Isco en el banquillo llevó todo el peligro del equipo en ataque. Fue un dolor de cabeza para toda la zaga che y acabó anotando un doblete. Ahora mismo es quizás el jugador del Real Madrid más en forma y ya ha derribado la puerta de la titularidad en el equipo, creando un serio problema para Zidane que tendrá que ingeniárselas para tener a todos contentos y con minutos.

El Atlético menos reconocible

Mal partido el de anoche para el Atlético. Falló cuando nunca suele hacerlo, y además de una manera extraña y poco habitual. No fue ese equipo intenso que nos tiene acostumbrados, fue superado por el escenario y tiró por la borda una eliminatoria a doble partido que se preveía más igualada. Simeone tampoco estuvo acertado con los cambios y su equipo se marchó del Bernabéu sin haber probado a Keylor Navas en todo el partido. Un bagaje muy pobre para un equipo que pretende alzarse con el trofeo.

El parche de Lucas en la banda además no resultó, el canterano cumplió como buenamente pudo pero se vio muy superado cada vez que lo encararon. Y lo poco que generó de ataque vino de las botas de Carrasco y Griezmann, que están muy solos en ataque sin un nueve de primer nivel. Lo de el delantero en el Atlético comienza a ser preocupante ya que son tres años sin encontrar a uno de garantías. Este año era el año de haber apostado por Diego Costa y no lo hicieron, conformándose con un Gameiro que para nada era petición de Simeone y el resultado a la vista está.

La eliminatoria está sentenciada, por mucho que los jugadores o entrenador crean en el milagro, no les queda otra, pero está claro que otro año más el Atlético va a ser eliminado por el Real Madrid. Un equipo que tiene tomada la medida a los de Simeone, que jueguen bien o mal pierden una y otra vez ante este equipo. La temporada del Atlético de todas maneras ha sido muy buena, caer en Semifinales de la Champions es un buen logro, pero el sabor de cómo se ha producido esta eliminación es lo que empaña otro buen torneo del Atlético.

Alarma en el lateral

Se acumulan las malas noticias para el Atlético de cara a la ida de semifinales de la Champions, a las ya sabidas de Yanick Carrasco y Juanfran se les puede unir Sime Vrsalijko, dejando al Atlético sin lateral derecho puro para el derbi. El croata que se lesionó en el encuentro liguero frente al Sevilla no se ha recuperado a tiempo para entrar en la convocatoria ante Las Palmas y parece que su participación en el derbi de semifinales es muy complicada.

La alternativa puede volver a ser Giménez, que en los dos partidos que le ha tocado ocupar esa demarcación ha cumplido a la perfección, dejando muestras de su gran polivalencia, ya que este año ha jugado de central, medio defensivo y ahora de lateral, y cumpliendo en todas con buena nota. Pero las semifinales no son escenario para experimentos ni para parches, y pese al buen nivel de Giménez, esta carencia puede hacer al Atlético sufrir y mucho por esa banda, que además sería la que atacara durante todo el partido Marcelo, un experto en desbordar constantemente.

Además el previsible plan de Simeone de colocar a Giménez en el medio para ayudar a la contención e impedir el juego entre líneas del Real Madrid y obligarle a jugar por la banda y a centros laterales donde el Atlético se siente más cómodo se vería seriamente afectado, cambiando la disposición táctica de todo el equipo. El Cholo es un maestro a la hora de recomponer al equipo y sobreponerse a las bajas, pero estas dos son muy sensibles y le borran de un plumazo su previsible idea inicial.

El Barelona por encima de las normas

Esta noche se juega un clásico que será decisivo para el campeonato liguero y el Barcelona no podrá contar con Neymar, una de sus estrellas de ataque, por la sanción que se le impuso tras su expulsión en Málaga y los aplausos y feos al cuarto árbitro posteriores. Eso era algo ya sabido desde hacía más de una semana pero parece que en el Barcelona las normas deben hacerse de otra manera.

Tras no presentar recurso el viernes antes del cierre del TAD como estrategia debido a una especie de vacío legal, la directiva culé lo presentó a las cuatro de la tarde, previendo que no se reunieran y poder contar así con el brasileño. Hasta el jugador estaba convocado en la expedición para el partido, pero el TAD advirtió al conjunto catalán de que si le alineaban incurrirían en alineación indebida.

Tras varios tiras y aflojas parece que el Barcelona se ha rendido a la evidencia y no ha convocado a Neymar para el partido. Deberá someterse a la normativa como el resto de clubes de la liga, no son un club especial , son uno más y las normas son las mismas para todos por mucho que les cueste asimilarlo. Neymar se equivocó gravemente en la Rosaleda y paga las consecuencias ni más ni menos y pese a que siempre estoy a favor de que los mejores deben jugar me parece que el Barcelona no ha actuado como lo que se presupone que es un club grande.

¿Es el Bayern competitivo?

Tras la victoria del Madrid el pasado miércoles tras remontar el gol inicial de Vidal el Bayern afronta un difícil reto en el que no tienen muchas posibilidades de salir victoriosos. Parece claro que por cuarto año consecutivo los alemanes volverán a caer eliminados a manos de un equipo español en lo que se está convirtiendo ya en una tradición. No sacaron ninguna buena conclusión además del partido de ida en el que pese a verse por delante del marcador el Madrid les dio con más facilidad de la esperada la vuelta al marcador.

Es cierto que la justa expulsión de Javi Martínez ayudó a que el Madrid no sufriera en un campo que antaño era inexpugnable y que últimamente se está convirtiendo en un campo más que propicio (pudo irse con una renta de dos o tres goles fácilmente). El Bayern ya no asusta tanto al Madrid, no es ese equipo que realmente infundía verdadero miedo y que remonte sería considerado una sorpresa mayúscula. Cierto es que la baja de Lewandowski hizo mucho daño a los muniqueses, pero un club de la plantilla e inversión del Bayern debe sobreponerse a la baja de un hombre por muy importante que sea.

Pienso sinceramente que al dominar tanto en la Bundesliga, no tienen la intensidad ni la calidad defensiva necesaria para la Champions. Hace años que el Bayern adolece de centrales de calidad, donde Boateng, Benatia o Hümmels están muy lejos del nivel que hay que exigir en un conjunto como el Bayern. El hecho de que hasta Javi Martínez juegue ahí da muestras de la debilidad defensiva del conjunto de Ancelotti. El nivel de la defensa dista mucho de la calidad del resto de líneas y eso es un déficit que no subsana el equipo de Rummenigge desde hace más de un lustro y que está haciendo que año tras año el Bayern naufrague y decepcione en Champions.

El clásico de Europa

Quizás sea el mejor partido posible en Europa entre los dos clubes más potentes e históricos del viejo continente (salvando al AC Milán). Y tendremos un año más ración doble de este encuentro que por potencial y por repetido se ha convertido por derecho propio en el clásico de Europa sin ninguna duda. Dos auténticos trasatlánticos con muchas cuentas pendientes entre sí y que nos brindarán una vez más una eliminatoria a la altura de la mejor competición de clubes del mundo y el que consiga superar la eliminatoria se convertirá en máximo favorito al trofeo inmediatamente.

El primer duelo será en el Allianz Arena, donde no olvidan la última visita del Rela Madrid que les endosó un doloroso 0-4 cuando los bávaros se daban por claros favoritos en la eliminatoria. Nadie en el Bayern ha olvidado ese día y puede ser un arma de doble filo, ya que la sobreexcitación muchas veces lleva a cometer más errores de la cuenta por lo que el Madrid puede aprovechar ese factor. Pero tampoco hay que obviar que el Bayern llega como un tiro a este tramo final de campeonato y el Madrid sin embargo llega con la gasolina muy justa y sus jugadores claves (Modric, Bale o Ronaldo) en un estado de forma muy alejado del ideal.

El Bayern al que desde hace dos semanas no paran de llover noticias de lesiones, parece que finalmente no tendrá problema alguno en contar con toda su plantilla salvo Hümmels que se lesionó el lunes en el entrenamiento. Mientras que en el Madrid hay alerta roja en los centrales. Con Pepe y Varane lesionados y con Ramos a una amarilla de perderse el encuentro de vuelta la situación es crítica en los blancos en esa zona. Y si encima el que les va aponer a prueba es Robert Lewandowski, que en su penúltimo partido oficial contra los blancos les endosó nada menos que cuatro goles en un partido, la situación es desesperada para Zidane. Con todo el paso adelante de Thiago en el centro del campo y los puñales en la banda que son la vieja guardia Robben-Ribéry dan un poco de favoritismo a mi entender a los muniqueses. Pero el Madrid, experto en aprovechar debilidades sabe que el Bayern sufre mucho con sus centrales e intentará hacer sangre.

Simeone reacciona a tiempo

Flojo, muy flojo partido del Atlético en el Bernabéu donde finalmente se llevó un punto y acabó el partido metiendo al Madrid en su campo. Los primeros 65 minutos los rojiblancos fueron una sombra de el equipo que suele ser. Falto de intensidad, sin ambición y con unos problemas muy serios a la hora de sacar el balón, hubo tramos donde acumuló infinidad de ataques seguidos en los que no pudo enlazar dos pases seguidos.

Y así el Madrid, que ya rozó el gol en ,el tramo final de la primera mitad, acabó adelantándose al comienzo de la segunda mitad merced a una falta ridículamente defendida por los de Simeone. Pero a partir de ahí el Madrid que no anda sobrado de fuelle se conformó con la ventaja y se olvidó de atacar. Simeone dio entrada a Correa y a Thomas y quitó a Saúl y Torres. El partido del Niño fue una calamidad, no aportó nada en ataque ni dio ninguna facilidad ni ayuda en la salida de balón a sus compañeros, y en defensa se le vio muy poco solidario y activo con sus compañeros. Además para redondear su negro partido falló un mano a mano tirando al muñeco a los pocos minutos del gol madridista que podría haber cambiado el rumbo del partido.

Con todo esto el Atlético no se rindió y consiguió, tras una brillante maniobra de Correa para filtrar un balón a Griezmann, un empate que visto cómo acabó el partido dejó insatisfechos a los dos equipos. El Madrid se deja así dos puntos en su estadio cuando ya contaba con una victoria segura que le alejara del Barcelona y le hiciese llegar más cómodo a ese difícil duelo ante el Barcelona en dos semanas. Simeone recalcó que su equipo se fue con pesar de sólo sacar un punto, pero si se mira fríamente el partido, los rojiblancos supieron reaccionar a los peores minutos ante el Madrid de la era Siemone.

Espectacular despliegue de Wass

El Celta realizó ayer un partido casi perfecto en el Bernabéu. Se llevó la victoria en un partido en el que no dejó estar cómodo en ningún momento al Madrid que no supo cómo hacer daño al Celta. Sólo algún centro lateral de Lucas Vázquez muy activo en la primera parte puso algo de peligro a la meta de Sergio, que solventó muy bien cualquier salida a esos centros.

Pero si alguien sobresalió por encima del resto fue Daniel Wass, el danés realizó un despliegue físico mayúsculo todo el partido tapando cualquier posible subida de Marcelo en ataque, y dando siempre alternativas por la banda contraria a los desbordes de Bongonda (pese a que no supieron aprovecharlas sus compañeros), aguantó hasta el último minuto cuando fue sustituido para perder tiempo.

Su partido fue sobervio, todo el terremoto de la noticia de los problemas de Orellana y su exclusión del equipo, no afectó a un Celta que leyó perfectamente el partido, supo qué tenía que hacer en cada momento y desquició a un Real Madrid en el que a lo mejor Zidane no estuvo del todo acertado con los cambios revulsivos, en especial tras el 1-2 cuando introdujo a Kovacic en vez de ir a por el partido con más dinamita teniendo por aquel entonces a Benzema en el banco.