Archivo de la etiqueta: Cleveland

Cleveland: todo ala decisión de LeBron

Los Cleveland Cavaliers viven un momento convulso. Los refuerzos veraniegos no están aportando lo esperado, la marcha de Kyrie Irving les ha debilitado sobremanera y además viven en constante pendiente de la decisión que tome LeBron James a final de campaña ya que es agente libre y es libre de negociar con cualquier equipo.

Cleveland empezó muy flojo la campaña, el mes de Noviembre lo acabó con récord negativo, lo que hizo saltar todas las alarmas, pero una racha de 18 victorias en 19 partidos unido a la vuelta de Isiah Thomas de su lesión hicieron que se calmaran las aguas, pero de nuevo la mala racha ha vuelto a Cleveland y esta vez parece más grave que nunca.

Cuatro derrotas en los últimos cinco partidos, estar fuera de los cuatro mejores equipos del Este, y el mal ambiente que se vive alrededor de la plantilla hacen que los Cavs estén muy lejos a día de hoy de poder disputar el título a los Warriors y cada vez son más fuertes los rumores de que LeBron no tiene pensado continuar en el proyecto de la franquicia de Ohio.

A día de hoy todavía puede haber movimientos en el mercado pero el pick de los Nets es la única baza que tienen para negociar en Cleveland y no quieren desprenderse de ella a expensas de lo que pueda hacer LeBron en verano. No quieren perder la única baza de reconstrucción en caso de que el 23 se marche del equipo, lo que complica la llegada de alguna estrella más al equipo y les aleja cada vez más de unos Warriors lanzados que les dieron una soberana paliza en The Q hace tan solo dos días.

Durant incluye la defensa en su arsenal

Que Kevin Durant es el arma ofensiva más mortífera de la NBA junto a James Harden es algo que es más que evidente. El alero de Washington cuenta con un arsenal ofensivo prácticamente ilimitado que le hace verdaderamente imparable cuando ataca. Pero esta temporada ha incorporado un nuevo registro a su juego:la defensa. El 35 nunca ha sido un mal defensor ni mucho menos, pero tampoco era un virtuoso de esa modalidad, pero este año está a un nivel excelso que le hace estar en las quinielas para entrar en el primer quinteto defensivo del año.

Y para refrendarlo no hay más que ver la exhibición que realizó anoche ante los Cavaliers y ante un jugador casi indefendible: LeBron James. A falta de poco más de un minuto los Warriors ganaban por tan sólo dos puntos, y James asumió la responsabilidad de anotar. Pero la defensa de Durant hizo que James se viese forzado a perder el balón y con ello la posesión. Pero el siguiente ataque tras fallo de los de Oakland, se repitió la misma situación con Durant poniendo un gorrazo a James y recuperando la posesión para finalmente llevarse el partido desde la línea de los libres.

Durant ha sabido encajar a la perfección en el esquema de Warriors sin romper la armonía del equipo, y ha incorporado la defensa para ayudar más a Thomson en la línea exterior, ya que Curry sigue siendo el eslabón débil del equipo en ese aspecto. Va lanzado a por su segundo anillo consecutivo y no tiene pensado hacer prisioneros por el camino.

LeBron como un chaval a los 33

Quedan pocos meses para que LeBron James cumpla los 33 años y suma y a su temporada número 15 a la espalda. Esto haría que los números de cualquier jugador se viesen resentidos por el paso del tiempo, pero no para King James. El alero de Ohio está dando su mejor versión y realizando sus mejores números que se le recuerdan. Anoche mismo empató su record de asistencias durante un partido con 17 además de superar el 80% en tiros de campo.

El comienzo de la temporada para LeBron no era nada halagüeño, los Cavs no terminaban de despegar y en el primer mes de competición el equipo mostraba un balance negativo. Pero en ese momento el 23 dijo basta y empezó a realizar exhibición tras exhibición que hacen pensar que lo mejor de LeBron James todavía está por llegar, y eso asusta y mucho.

Los Cavs con estas exhibiciones vuelven a ser candidatos a repetir por cuarto año consecutivo finales, en lo que serían las novenas consecutivas de una leyenda viva del baloncesto, que pese a su edad, y a los partidos que lleva a sus espaldas, parece mejorar cada día que pasa. Todavía queda mucho para los playoffs, pero no queda tanto para el día de Navidad, donde la NBA nos regalará un esperadísimo Warriors Cavaliers que nadie debería perderse. LeBron tiene hambre de revancha tras el año pasado y ese partido es la primera piedra en su reconquista del título.

Correctivo Warrior

Paliza seria la de anoche por parte de los Warriors a los Cavs. En el día de Martin Luther King los de la bahía hicieron una primera mitad prácticamente perfecta que finiquitó un partido que tuvo muy poca historia. La gira larga por el Oeste se les está atragantando a los Cavs y el de ayer fue un tropiezo más en el camino. No es de gravedad, perder frente a los Warriors en el Oracle era previsible, pero no de la manera que lo hicieron, desdibujados y con poca capacidad de reacción.

Ya no se van a volver a encontrar salvo que ambos equipos lleguen a la Final de la NBA, cosa que parece lo más probable, y las conclusiones que se puedan sacar de este partido para nada servirían en esas hipotéticas finales, pero los Warriors llegaban con sed de venganza tras su derrota en Cleveland en navidad y querían mandar un mensaje a la liga, y vaya si lo han conseguido. Entre Durant, Curry y Thomson en ataque y Green (del que ya su estilo sucio empieza a rayar lo antideportivo) en defensa se merendaron a los actuales campeones y principales rivales a batir.

Los Cavaliers saben que queda mucho trabajo por hacer todavía, la llegada de Korver que todavía no ha acabado de apdaptarse debe notarse, y sabemos que Lebron suele acabar la campaña y llegar a los playoffs como un avión, por lo que es normal que no esté en su versión más monstruosa, está controlando los tempos de la temporada y pasados los playoffs llegará su mejor versión, esa que fue capaz de levantar un 3-1 en contra ante los Warriors y dar el primer título de la historia a los Cavs. Bonitos duelos nos esperan en caso de que ambos lleguen a las Finales.

Así Curry no es MVP

Ya lo decía el gran Antoni Daimiel durante la retransmisión del tercer partido mientras ponían las estadísticas en las finales de Stephen Curry que con esos número era muy difícil ser nombrado MVP de las finales(en caso de que gane Warriors claro). Y es que ya el año pasado el 30 tuvo una actuación discreta en las finales que su equipo acabó ganando y fue Iguodala el que sostuvo al equipo llevándose finalmente el premio. Nadie duda de la calidad de Curry pero es cierto que todavía no ha tenido un partido extraterrestre de los suyos en las finales. Sus porcentajes son malos y se está cargando mucho de faltas en los primeros cuartos condicionando así sus minutos.
 
Y eso que en frente no tiene a un gran especialista defensivo, la defensa de Kyrie Irving no es de las más fuertes de la liga, pero a base de ayudas están consiguiendo desconectar tanto a Curry como a su pareja de baile en el perímetro Thomson. El primer partido en Cleveland fue un suplicio para los splash brothers a los que no les entró nada y se vieron superados en todo momento. Además apareció un J.R. Smith que su equipo echó mucho de menos en el Oracle para acribillar desde el perímetro.
 
También es cierto que los Warriors suelen tener un tercer partido en cada serie por los playoffs en el que dan su peor versión, y este año se ha visto ante Rockets, Blazers y Thunder, y contra Cavs no iba a ser diferente. Siguen teniendo la serie a favor y la aportación del banquillo de los de la bahía sigue siendo muy superior, pero también Daimiel comentó como llega a los playoffs en datos de minutos y rapidez de LeBron y eran datos que asustaban. No pueden estar más bonitas las finales y hoy el cuarto partido en un Quickens que de momento es un auténtico fortín en estos playoffs 8 de 8 victorias allí para sus Cavs.

Todavía hay Finales

Está claro que en las finales de la NBA llevar un balance de 2-0 a favor es una ventaja considerable. Pero al tener en frente a una bestia competitiva como LeBron James que no se va a dar por vencida puede ser un problema. Y más teniendo en cuenta que de momento nadie en los playoffs ha conseguido ganar un sólo partido en el Quicken Loans Arena (es cierto que los rivales a los que se han enfrentado los Cavs no han sido de gran entidad), pero aún así en Cleveland se aferran a su cancha.
 
Y tienen grandes motivos, saben que de ganar el primer partido el estímulo sería enorme para su equipo, podría provocar dudas en los Warriors y hay que recordar que se juegan en el nuevo formato NBA tres partidos seguidos en Cleveland, haciendo que de ganar todos se vuelvan a San Francisco a una victoria del anillo. Además cuentan con el mejor jugador del mundo, un LeBron que no para de multiplicarse en cada partido y que sigue sin contar con la ayuda de un Kevin Love que no era lo que prometía en Minnesota. James está llevando el peso de su equipo en ataque y además está defendiendo personalmente a Curry dejándolo inutilizado, otra cosa es que el resto de los Cavs no aporte y los Warriors si, que ahí James no puede hacer nada.
 
La afición de los Cavs además se va a volcar sabiendo que desde los años 60 ningún equipo de su estado (Ohio) ha ganado ninguna competición deportiva, y llenarán el pabellón y los alrededores para ayudar en lo máximo a su equipo. Saben de la importancia del partido como lo saben los jugadores, el propio LeBron lo ha calificado de vida o muerte sabedor que un 3-0 los manda a la lona prácticamente. Además se denota cierta rabia de James hacia Curry al que siempre intenta menospreciar sus logros y al que al menos a él ha sabido frenar, sólo falta que el resto del equipo haga lo mismo, y, que Lue sepa aprovechar el factor Mozgov que tanto daño hizo el año pasado y que este año ni se vislumbra. Hoy se va a disputar el partido más importante de las Finales y el que puede suponer la muerte o resurrección de los Cavaliers.

James espera

Mientras hoy se juegan a vida o muerte entre Warriors y Thunder el pase a la Final de la NBA, LeBron James ha conseguido llegar a la misma por sexto año consecutivo, algo a la altura de muy pocos y que habla de la dimensión que ha alcanzado un jugador que cuando llegó a la liga con 18 años no era más que un jugador físico y que se ha convertido en un all around player en toda regla capaz de discutir a Larry Bird el título de mejor alero de la historia. Casi nada.
 
Y eso que James ha tenido que sobreponerse a críticas de todo tipo, sobre todo en sus inicios en Cleveland donde era capaz de llevar a las cotas mas altas a un equipo que sin él probablemente lucharía por no ser el peor de la liga. Tras su periplo de cuatro años por Miami (donde no me gustó que se tuviera que unir a otras estrellas para ganar el anillo) volvió a Cleveland, su ciudad natal y que tanto lloró su marcha, para demostrar que es capaz de llevar con su presencia a un equipo al anillo.
 
Cierto es que le han fichado a grandes escuderos esta vez, Irving es de los mejores bases de la liga, y Love pese a decepcionar con su rendimiento es un cuatro consistente. Pero en las finales del año pasado demostró que él solo es capaz de poner en aprietos al mejor equipo de la liga. Hay que recordar que sin Love e Irving en las finales llegó a ponerse 2-1 en la serie favorable a los Cavs. Y este año llega muy fino a estas finales tras destrozar a todos sus rivales sin prácticamente esfuerzo. King James espera impaciente rival para demostrar que pese a no ser el MVP de la temporada sigue siendo el mejor jugador del mundo.

LeBron espera

Lo que está haciendo esta temporada LeBron James es de escándalo. Volvió al equipo que le drafteó, al equipo de su ciudad, con un proyecto prometedor merced al big three que se había construido en el equipo de Ohio, y con una ciudad que había cambiado los abucheos a su hijo pródigo por ilusión por poder conquistar el primer título para la ciudad.

La temporada no comenzó bien, el equipo no carburaba y la química con Kevin Love era nula, pero pasado el All Star el equipo empezó a funcionar a la perfección y llegó en plena forma a los Playoffs. Allí en primera ronda se enfrentaron a los siempre guerrilleros Celtics que no pudieron hacer nada ante el autoproclamado elegido, pero en el último partido y sin opciones de victoria el ala pívot de los Celtics Kevin Ollynik lesionó a Kevin Love privándole de seguir diputando los playoffs esta temporada. El siguiente rival que se avecinaba era Chicago y su juego interior era su punto más fuerte, a diferencia de los de Cleveland.

En la serie se pusieron dos veces por delante los de Illinois, pero en el cuarto encuentro y con el marcador empatado King desobedeció la estrategia de su entrenador para dar la victoria a su equipo en un buzzer beater para el recuerdo. Con el subidón de adrenalina que dió la victoria no importó que Kyrie Irving estuviera semi lesionado, Lebron se encargó de finiquitar las aspiraciones de los simpre decepcionantes en playoffs Bulls.

Y así llegaba Lebron a las finales de conferencia conmtra el mejor equipo en temporada regular del este, los Atlanta Hawks, solo ante el peligro y con el factor cancha perdido. Pero eso no es impedimento para un jugador que domina todfas las facetas del juego como nadie y maneja los partidos a su antojo. Planteó la serie sabiendo que apretándoles bien en defensa se podían venir abajo y así fue, la serie de tiros de campo de Atlanta ha sido pésima unida a lesiones en momentos importantes de sus figuras como Korver o Carrol. Aún así les ha barrido dejando claro la superioridad de un jugador que parece que vaya al equipo que vaya va a ser automáticamente equipo de final de playoffs, y ya van cinco seguidads para Lebron. Ahora sólo nos queda esperar a que los Warriors eliminen a Houston para brindarnos unas finales de la NBA que prometen ser históricas.