Archivo de la etiqueta: Conte

El Tottenham tiene sombra

Tras la victoria en Stamford Bridge de hace unas semanas parecía que el Tottenham dejaba sentenciada la cuarta plaza que da acceso a la Champions League en detrimento del Chelsea. Con la victoria cogía un colchón de siete puntos sobre los vecinos del sur de Londres que parecía definitivo. Pero su tropiezo entre semana ante el Brighton, unido a los malos momentos que ha ido atravesando el equipo han hecho que los de Conte se coloquen a cinco puntos de nuevo y estén al acecho de esa cuarta plaza.

Parece complicado que la pierda, pero el Tottenham no es un equipo que soporte bien la presión, y no está terminando bien además la temporada. Su eliminación ante la Juventus supuso un fuerte mazazo y a partir de ahí salvo la gran victoria en el derbi no han levantado cabeza. La vuelta de Lamela además ha desplazado al jugador más en forma del equipo, el coreano Son, al banquillo incomprensiblemente, y el equipo se ha resentido, merced también a la floja temporada que ha realizado la estrella Dele Alli (aunque fue autor de dos de los goles en Stamford Bridge).

Pochettino tendrá que controlar las últimas jornadas de su equipo para no perder esa preciada cuarta plaza, ya que el futuro del equipo, unido a que el año que viene estrenarán su nuevo estadio (han estado toda la temporada jugando a préstamo en Wembley) dependen de jugar la Champions League el año que viene. Si quieren retener a Harry Kane y Dele Alli deberán aguantar las últimas jornadas la persecución de un Chelsea que va a ir con todo a por la cuarta plaza.

Conte sentenciado

Ayer el derbi de Londres entre Chelsea y Tottenham dejó muy tocado al conjunto blue. Los de Conte, que se pusieron por delante en el marcador y fueron muy superiores durante los primeros 45 minutos, vieron como sus posibilidades de disputar la Champions del año que viene prácticamente se esfumaron con esta derrota que los aleja ya a ocho puntos respecto al cuarto clasificado y les deja con la Carabao Cup como único título al que aspirar esta misma temporada.

Ha sido un año complicado para los de Conte, tras ser absolutos dominadores de la Premier el año pasado, igualando el récord de victorias consecutivas de la Premier, el verano fue movido, con movimientos muy poco entendibles, y con decisiones más que discutibles (lo de Diego Costa no hay quién lo entienda, además de las salida de Matic), y rumores constantes de cese de un entrenador al que el presidente ni dirige la palabra, según fuentes cercanas al club.

Este palo de quedarse fuera de la Champions obligará a invertir fuerte este verano por parte de Abramovich, además de la dificultad de retener a todas sus estrellas sabiendo que el año que viene sólo disputarán la Europa League. Una lástima cómo va a acabar el periplo del buen entrenador italiano en el club inglés, en el que tanto ayer como en la eliminatoria de Champions ante el Barcelona mereció más que derrotas. Es lo que tiene el fútbol, que es de todo menos justo.

El Aleti ata a Costa

Finalmente y tras mucha espera, Diego Costa vestirá la rojiblanca a partir de Enero de 2018. Tras duras negociaciones con el Chelsea, que por momentos estancaron la situación más de lo necesario, Costa se convertirá en el fichaje más caro de la historia del Atlético de Madrid. Ahora queda la parte difícil para el hispano brasileño ya que le quedan tres meses sin poder disputar un partido oficial con su nuevo equipo con el que podrá entrenar a partir de la semana que viene.

Costa siempre dejó claro que sólo quería jugar en el conjunto rojiblanco y ve como su deseo se convierte en realidad. Se reúne así Simeone con su delantero predilecto y con el que más rendimiento ha sacado a su equipo. Costa lideró al Atlético más goleador de siempre en la histórica temporada de 2014 que acabó con ambos levantando el campeonato de Liga.

El Atlético hace así un esfuerzo considerable, unido al fichaje de Vitolo y a las renovaciones realizadas el último año de Griezmann, Saúl, Koke, Oblak, Lucas o Torres por poner algunos ejemplos, dejando claro que quiere dar ese salto cualitativo para seguir peleando con los más poderosos económicamente. El equipo está respondiendo a las mil maravillas y las dos incorporaciones harán del Atlético un equipo temible y muy difícil de batir.

Extraños movimientos de Conte

Antonio Conte es uno de los mejores entrenadores que hay en la actualidad, los datos lo avalan y los éxitos con sus equipo son irrefutables. Fue el entrenador que devolvió a la Juventus a la grandeza tras el paso por segunda división y la pérdida de nivel respecto al resto de competidores en la serie A. Luego triunfó con la selección italiana, haciendo un gran papel en la Eurocopa última donde sólo fue eliminada por Alemania en los penaltis pero se había convertido en favorita tras eliminar a España en octavos.

Y con este cartel Abramovich confió el proyecto blue en él, para devolver al Chelsea a lo alto de la Premier tras coquetear con el descenso y pasar un año de auténtica penuria en la Premier en el último año de Mourinho al frente del equipo. Y pese a un comienzo difícil, sonadas derrotas ante Liverpool y sobre todo el 3-0 ante el Arsenal, que trajo consigo el cambio a defensa de cinco que tan buen rendimiento le dio al equipo, fue capaz de igualar el record de victorias seguidas de un equipo en la Premier League con 12, además de ser un líder sólido durante todo el año.

Lo que no se entiende son sus últimos movimientos en el mercado. Sus problemas con Diego Costa, al que ha apartado sin problemas del equipo y lo ha sustituido por un delantero de características totalmente distintas como Morata no tiene pinta de salirle bien además de haber pagado un precio desorbitado por un jugador que no ha demostrado valer tanto, y dejar marchar a Matic a un rival directo como el United, con la buena temporada que había hecho el serbio por el fichaje de Bakayoko el Mónaco supone un riesgo demasiado grande y le deja sin calidad ni profundidad de banquillo en una temporada que recordemos no podrá contar con Hazard los primeros meses de competición por una fuerte lesión en el tobillo.

Morata es la llave para Courtois

Álvaro Morata no está teniendo la temporada que deseaba cuando regresó al Bernabéu. El canterano quería contar con minutos para poder triunfar en la entidad blanca y a día de hoy ya no cuenta con ellos. Se ha visto claro en esta eliminatoria de Copa donde Zidane prefirió alinear a Cristiano de nueve y poner a Asensio y Lucas en los costados antes que darle la titularidad al delantero. Que además con el marcador adverso no entró hasta los últimos instantes de ambos encuentros, lo que ha provocado que se reúna con su agente para expresarle su deseo de salir del Real Madrid.

Y en esas anda el Chelsea de Conte, que ya le pretendió el pasado verano y que estaría encantado de contar con el madrileño en su plantilla a partir del año que viene (ya lo tuvo en la Juventus a sus órdenes y quedó encantado con su rendimiento), y más teniendo en cuenta los problemas y enfrentamientos que ha estado teniendo las últimas semanas con Diego Costa (con exclusión del equipo incluida) y que parece que se ha normalizado pero sólo hasta final de temporada, ya que el hispanobrasileño ha aplazado la renovación con el conjunto blue hasta finalizar la campaña para sentarse a hablar tranquilamente para hablar de su futuro.

Y el Madrid que lleva varias campañas buscando un portero (no olvidemos que por problemas de un fax de Gea no es portero del Madrid desde hace dos años) ha decidio centrar sus esfuerzos en Courtois y no tendrá problema en usar a Morata como moneda de cambio por el belga. El meta con su novia y su hija residiendo en Madrid (es el hecho que más le ha influido para desear regresar a Madrid) estaría encantado de vestir la camiseta blanca pese a su pasado atlético. Aunque la última palabra de esta operación la tendría Conte, parece que si recibe a Morata no tendría muchos inconvenientes de dejar marchar al portero y reforzar la portería con otro portero de garantías (Oblak o Leno parecen de los mejores colocados). De momento son especulaciones (aunque es cierto que Courtois acaba de comprar casa en Madrid y ya se habla de preacuerdo con Florentino) pero cuando el río suena… y más si se trata del Madrid.

Alli enciende la Premier

El joven centrocampista Dele Alli se encargó de finiquitar las aspiraciones del Chelsea de hacer historia en la Premier League de ganar catorce jornadas consecutivas. Y con sus dos goles vuelve a dar vida a una Premier que ya veía cómo inalcanzable prácticamente al equipo de Conte. Lo hizo además en un partido trabajado, Wanyama y Matic, los medios defensivos de cada equipo, fueron los mejores por lo que no hubo mucho fútbol. Lo que sí hubo fue mucho respeto entre ambos y al final ganó el que mejor pegada tuvo.

El Tottenham tenía la lección aprendida del duelo de ida, en el que fue muy superior en la primera parte y se terminó yendo con un empate al descanso y luego la trituradora blue lo finiquitó en la segunda. Esta vez fue menos arriesgado en su propuesta pero con el control del partido de su parte. Así cuando todo parecía que iba a acabar en tablas el partido al descanso, un centro perfecto de Eriksen unido a un despiste en la marca de Moses propició el gol de Alli (que tras este partido lleva tres dobletes consecutivos en Premier).

El Chelsea no acusó el golpe y salió de los vestuarios como una estampida, gozó en lso tres primeros minutos de la reanudación de hasta cuatro ocasiones claras para empatar el partido, pero no lo aprovechó y rápidamente y repitiendo pareja de baile del primer gol llegó el segundo, centro del danés gol de Alli. Este golpe sí lo acusó el Chelsea que ya le costó más generar ocasiones, pero deja claro la dificultad de haber llegado hasta las trece victorias consecutivas y deja sobre todo la Premier de nuevo abierta y con la sensación del que el Chelsea ya no es invencible, veremos si acusan el golpe los de Stamford Bridge.

La décima del Chelsea

La victoria ayer del Chelsea frente al Sunderland supuso la décima seguida para los de Conte. Tras unas derrotas dolorosas (el 3-0 frente al Arsenal hizo mucho daño), el italiano tomó la decisión de pasar a defensa de cinco que tan buen rendimiento le dio en la Juve y la selección italiana. Desde que ha pasado a ese sistema sólo conoce la victoria y tan sólo le han perforado la red en dos partidos. Es cierto que los últimos partidos le han costado más de la cuenta y el de ayer Courtois sacó dos manos milagrosas que evitaron el empate ante el colista de la Premier, pero al final lo que importa es sumar los tres puntos y los blues lo hicieron.

Dos factores claves para este esquema ha sido la aparición en el lateral/carrilero derecho de Moses, una bestia física que ha hecho olvidar por completo a un Ivanovic que en la última temporada se le vio que no era el de antaño. La frescura y potencia que aporta por la banda recuerdan al mejor Liechsteiner de la Juve, y supone un factor desequilibrante. El otro es el español César Azpilicueta, recién renovado, que ha encajado a la perfección en ese rol de tercer central junto a Cahill y David Luiz, dando consistencia a una defensa que al comienzo de las Premier se descomponía a trozos. El navarro es uno de los favoritos de su entrenador que sabe que ya sea como central o como lateral siempre cumple y a buen nivel.

Y el ya definitivo mérito de Conte ha sido recuperar la mejor versión de Hazard y Costa (que ya es el pichichi de la Premier) para dotar de un ataque de primer nivel de nuevo al conjunto londinense. Quizás sus problemas con Fábregas al que tenía apartado del equipo fuesen el único pero del italiano, pero ayer tiró del catalán y éste respondió anotando el gol de la victoria para el Chelsea, reivindicándose de la mejor manera. Ahora mismo el Chelsea manda en la Premier con un ritmo que ha dejado atrás a sus perseguidores y no parece que se vaya a detener ahí y buscará seguir sumando de tres en tres. Parece que Conte sí se ha adaptado rápido a la Premier y al Chelsea.

¿El fin de Fábregas?

La llegada de Conte ha revitalizado a un Chelsea que el año pasado navegó a la deriva toda la temporada. El italiano ha traido ese fútbol de presión alta y contra ataque que tan buen resultado le ha dio en la Juventus y en la selección italiana, pero con esos cambios y este nuevo esquema hay un nimbre que no esntra en sus planes, y no es otro que Cesc Fábregas. El español no ha entrado de titular en ninguna de las tres jornadas disputadas de la Premier y la pareja Matic-Kanté parece inamovible por lo que el hueco en el once para el catalán parece esfumarse. Esto unido a una mala temporada el año pasado pueden provocar que estemos viviendo las últimas horas de Cesc en el Chelsea.

La no convocatoria del media punta en la primera lista de Lopetegui tampoco ha ayudado a la confianza del jugador que se estaría planteando seriamente su futuro en la liga china, donde el nivel es precario pero el sueldo es de súper estrella. La noticia sería muy triste teniendo en cuenta la edad de Fábregas que no llega  a la treintena, pero visto lo visto y viendo cómo poco a poco se va devaluando en el mercado europeo supondría una jubilación de oro. Se perderán así los últimos grandes años de un jugador que siempre pareció prometer más de lo que realmente llegó a ser finalmente.

El increíble caso de Oscar

El Chelsea comenzó la nueva temporada con una trabajada y sufrida victoria en el último minuto del partido frente al West Ham. Las buenas noticias fueron que parece que los blues han vuelto a recuperar su consistencia, la acoplación de Kanté es perfecta al equipo, y sobre todo que tanto Hazard como Diego Costa marcaron los goles de la victoria ayer. Pero si algo desentonó ayer en el equipo de Conte fue otra temporada más (y no se cuantas van ya) el brasileño Oscar. El jugador por el que apostó Mourinho en su momento, prescindiendo de jugadores como De Bruyne o Mata en favor del brasileño, no ha dado un solo motivo a la hinchada para la alegría. Desde que aterrizó no ha demostrado porqué el Chelsea apostó por él tras su grandiosa actuación en la Final de la Copa Mundial sub-20 de 2011 frente a Portugal, donde en la final anotó un hat-trick.

Desde su llegada, en la que eligió el dorsal número 11que había pertenecido hasta ese año a la leyenda del club Diddier Drogba, jamás demostró estar a la altura, pero lo curioso de su caso es que esté el entrenador que esté Oscar suele comenzar las temporadas de titular para ir diluyéndose en la suplencia a lo largo de la misma. Anoche Conte volvió a apostar por él y de nuevo obtuvo un partido más que discreto por parte del carioca, al que sólo le salva quizás que no haya ahora mismo mucha competencia en ese puesto a día de hoy, pero quizás la variante de usar a Fábregas de media punta con Hazard y Willian a los costados y Costa arriba sea la fórmula idónea de un Chelsea que espera no repetir la pésima temporada anterior y en la que Oscar parece de nuevo no estar a la altura.

El varapalo que se necesitaba

El partido de ayer resumió muy bien lo que es la selección española ahora mismo, un recuerdo de los mejores momentos que no basta para derrotar a una Italia sin estrellas pero con jugadores comprometidos. El baño recibido en la primera parte denota que el partido no se había trabajado tácticamente, se repitió una y mil veces el pelotazo a Pellé que sólo dejaba de cara a Éder y Guiaccherini que entraban como cuchillo en mantequilla. Ramos y Piqué no supieron hacer frente al tanque italiano y las ayudas del centro del campo eran inexistentes.

Conte preparó un partido perfecto que sólo la mala puntería y De Gea hicieron que España se mantuviera en el encuentro hasta casi el final del mismo. Nos superaban en todas las líneas, éramos incapaces de superar a ningún marcador y encima sus contras eran letales. Y en esas llegó el gol de Italia que definió cómo está ahora mismo la selección, nadie miraba cuando disparó Éder, y al rechace llegaron tres italianos y Piqué que llegó tarde y no pudo evitarlo.

Tampoco hay que ser pesimistas, tenemos jugadores jóvenes que están pidiendo la vez, y varios de los integrantes de esta selección muy válidos todavía. Esto es el definitivo toque de atención para realizar un cambio profundo a la selección y volver a ser ese equipo con hambre de título que un día fuimos y volver a respetar a rivales como Italia como se merecen, como se merece una selección que ha ganado cuatro mundiales y de la que nos considerábamos su bestia negra y que nos ha hecho abrir los ojos.