Archivo de la etiqueta: Descenso

Cambio de estilo

Importantísima victoria la cosechada anoche por el Athletic Club en Balaídos con un fútbol y un estilo totalmente distinto al practicado históricamente por el club vasco a lo largo de su historia. Y todo porque su nueve ya no es un jugador fuerte de área que caza todo por arriba, ahora es un velocista que disfruta más cayendo a banda y encarando con espacios a la defensa. También le ayuda que haya un mediapunta habilidoso como es Iker Muniain que está jugando sus mejor fútbol tras la grave lesión de rodilla que sufrió el año pasado. Aún así el equipo todavía está aclimatándose a ese estilo y sufre sobremanera con el fantasma del descenso de fondo constantemente.

Garitano ha conseguido en las cuatro jornadas que lleva al frente del equipo dos empates dos victorias, más victorias que en toda la estapa de Berizzo al frente de los leones, que con el argentino sólo ganaron un partido de liga. El equipo ahora mismo es un flan por la situación en la que se encuentra y son conscientes de lo que supondría un descenso en un club con la historia y la tradición del Bilbao, y con la victoria que consiguieron ayer salieron del descenso en una jornada en la que era muy importante ganar ya que tanto Huesca como Rayo Vallecano habían ganado sus partidos, convirtiendo el partido de Balaídos en vital.

Veremos si con esta victoria la afición, que tradicionalmente ha sido muy fiel al equipo, se reengancha ya que últimamente no se llena San Mamés. Ya en las elecciones presidenciales hubo poca participación en el voto con menos del 46% de los socios votando al nuevo presidente. El mercado invernal además puede abrir una vía de esperanza con jugadores como Llorente o Ander Herrera marcados en rojo en la agenda bilbaína. Mucho queda todavía pero parece que el conjunto vasco muestra señales de vida, aunque sea con un estilo diferente.

El Everton prescinde de Koeman

El idilio entre Koeman y Goodison Park ha tocado a su fin. Tras un inicio de campaña bastante flojo, está empatado a puntos con el Stoke que está en puestos de descenso, los días del técnico holandés al frente del equipo de Liverpool se han acabado. Tras varias brillantes campañas, con más luces que claros, se despide en la temporada que debía haber supuesto el salto cualitativo del Everton que se había reforzado este año mejor que nunca, y que finalmente ha resultado un absoluto fracaso.

La llegada del hijo pródigo Wayne Rooney, unido a los ilusionantes fichajes de Sandro Ramírez, Klaasen o Sigürdsson, hicieron que los toffes rebosaran de ilusión de cara a esta temporada. Y el inicio no pudo ser mejor, victoria y gol de Rooney que hacía presagiar el inicio de algo grande. Pero nada más lejos de la realidad, tras ocho jornadas, el Everton está en los puestos de cola y mira ya directamente a los puestos de descenso, olvidándose de una Europa a la que al inicio de la temporada aspiraba y que a día de hoy es una utopía, pese a que el equipo está participando en la Europa League, donde en la última jornada recibió una dura derrota ante el Lyon, amén de altercados de sus hinchas golpeando en la celebración a los jugadores del equipo francés.

Pero más allá de esto, el equipo tiene los mimbres y el talento necesario para revertir esta situación. Quizá el cambio de aires es lo que necesitaba esta plantilla que adolecía de pasotismo en los partidos y de una falta de intensidad alta, que llevaron a los mandatarios a tomar esta decisión. Veremos si el equipo endereza el rumbo o se une a una de tantas plantillas que aspiraban alto y que finalmente acabaron en drama.

Paso atrás del Málaga

El Málaga fue una de las revelaciones de la liga Santander en la segunda vuelta, cuando con la destitución de el gato Romero llegó Míchel y revitalizó a un equipo que estaba de capa caída y que tenía serios problemas con el gol, pero que tras esto fue capaz de ganar a Barcelona o Sevilla en su estadio con una gran exhibición. Y este año con Míchel desde el comienzo de la temporada se esperaba que el Málaga pudiese dar un pasito hacia adelante y dejar de mirar al descenso y comenzar a mirar hacia Europa.

Pero en este verano sus tres piezas básicas del equipo se han marchado, Camacho, el capitána y alma del equipo ha abandonado la entidad para probar suerte en la Bundesliga a manos del Wolfsburgo. Sandro Ramírez, el delantero titular de la magnífica sub 21 española dio marcha atrás a su fichaje por el Atlético para acabar siendo seduciod por Koeman y su Everton en el que ahora mismo comparte delantera con toda una leyenda como Wayne Rooney. Y el útlimo en confirmarse fue Fornals, jugador con más proyección del equipo y que finalmente volverá a su Castellón natal para jugar en las filas del submarino amarillo.

Es lógico que el Málaga se haya visto obligado a vender debido a que no es un equipo que a día de hoy pueda retener a sus estrellas frente a grandes clubes, pero salvo el interesante fichaje de Borja Bastón para la delantera tras su año casi en blanco en el Swansea, no hay ningún motivo para el optimismo en el equipo boquerón. Míchel se ha mostrado muy crítico con la política del equipo y podría estar cerca incluso de presentar su dimisión ante la falta de movimientos. Mucho tiene que moverse de nuevo Al Thani para que no se le vuelva en contra otra vez más una afición que ya no cree en el jeque.

Prandelli planea limpia

Corren tiempos difíciles en Valencia, los resultados hace tiempo que dejaron de ser los deseados y el ambiente en la afición plantilla y directiva está más que viciado. El club ha entrado en un bucle de autodestrucción en el que todo sale mal y las buenas noticias hace tiempo que dejaron de verse por Paterna. El último escándalo del víde de Dani Parejo parece que ha sido la gota que ha colmado el vaso en el club de Peter Lim que parece dispuesto a conceder a Prandelli plenos poderes para reconstruir y enderezar la plantilla.

Hay varios señalados en la plantilla ché ahora mismo, los nombres de Parejo, Santos, Siqueira, Enzo Pérez y Ryan están más que señalados y sus días están contados. Para contrarrestar las salidas Prandelli ha peinado el mercado, sobre todo barriendo para casa, y le han salido varios nombres de refuerzos como Zaza que ya ha declarado que se bajaría el sueldo para jugar en la capital del Turia. No parece gran cosa pero se busca cambiar la inercia perdedora que se ha instaurado y que les mantiene empatados con el Sporting que está en puestos de descenso.

Otro año más el Valencia parece tirar por la borda su proyecto deportivo después de apostar fuerte este verano, con el fichaje estrella de Nani, pero ni por esas, y lo que es peor, jugadores de futuro que se ficharon en el pasado están empezando a quedarse en el ostracismo como Santi Mina o la apuesta de este verano con Munir que no está disponiendo prácticamente de minutos. Y por si fuera poco parece que el Arsenal va a ir a fichar a un Gayá que ha bajado su rendimiento paulatinamnete cada campaña y que puede tomar la puerta de salida visto el panorama en el equipo. Trabajo tiene para rato Prandelli y veremos si el año que viene el Valencia sigue en la primera división.

Marcelino Bocazas

Tras la última jornada de liga en la que tanto Getafe como Rayo terminaron certificando su descenso a segunda división, el Sporting consiguió salvarse tras vencer al Villareal y el pinchazo del Getafe. Hasta aquí nada raro salvo por un detalle, la rueda de prensa previa al partido de Marcelino García Toral, sortinguista confeso, en la que anunció que de corazón quería que se salvase el Sporting, su rival en la última jornada de liga.

Todo el mundo sabía que Marcelino quería que ganase el Sporting, pero ya una vez declarado esto se iba a mirar con lupa e partido, haciéndose por tanto un flaco favor a si mismo Marcelino. Tras ver la actitud del Villareal, su énfasis, es verdad que no se jugaba nada y que las rotaciones eran en todas las posiciones salvo en dos, quedó demstrado que no fueron a competir en ningún momento el partido. Si Marcelino no hubiese dicho nada no se hubiese dado tanto bombo al partido, pero tras las declaraciones hasta la RFEF declaró que iba a revisar e investigar el partido, y todo por unas declaraciones que el bocazas de Marcelino se podía haber ahorrado.