Archivo de la etiqueta: Entrenador

Valverde y el triunfo del trabajo bien hecho

Ernesto Valverde ya ha firmado el mejor inicio de temporada en la historia del Fútbol Club Barcelona. El equipo está invicto en todas las competiciones y marcha con nueve puntos de ventaja sobre el segundo clasificado en Liga además de haber pasado de ronda en Copa y terminado como primero de grupo en Champions. Y lo ha hecho todo tras uno de los veranos más complicados (si no el que más) de la historia del Barcelona. El txingurri se encontró con el terremoto veraniego de Neymar y lo supo gestionar como mejor sabe. Sin levantar una palabra pero teniendo claro la idea de juego y de equipo que quería.

Acertó cuando fue el único que apostó por Paulinho, ha sabido sobreponerse a no poder contar con Dembélé en todo lo que llevamos de temporada prácticamente, y ha jugado en todos los campos complicados del campeonato salvo en el Pizjuán sin haber perdido uno solo. Y todo en un clima de calma que hacía mucho que no se vivía en Can Barça. Es el triunfo de un hombre tranquilo que merecía la oportunidad de entrenar a un equipo grande y que la está aprovechando al máximo.

Y el Sábado fue otra exhibición. Poco a poco, Valverde ha cambiado la estructura del juego del Barcelona para hacerle un equipo más rocoso, más difícil de atacar y menos vulnerable en defensa, algo de lo que llevaba años adoleciendo el equipo. Y todo ello sin que Messi (pichichi del campeonato) o Suárez (al que le ha costado entrar en dinámica por molestias en su rodilla), se hayan resentido en sus cifras goleadoras. Ambos marcaron en el Bernabéu para dejar la liga sentenciada prácticamente y para dar un golpe sobre la mesa dejando claro que este Barcelona sabe competir ante cualquier rival y en cualquier estadio.

Montella y la sombra de Ancelotti

El Milán comenzaba una temporada ilusionante en la que tenía que convertirse en su vuelta a la élite del fútbol. Y tras un inicio prometedor el equipo sufrió este domingo una dura derrota ante la Roma en San Siro que provocó las primeras pitadas y rumores de cese de un Montella que el año pasado y con un peor equipo maravilló a todos llevando al Milán hasta los puestos europeos, en una gran temporada.

Pero este verano con la inversión de capital chino, al equipo han llegado jugadores de gran calidad que deberían llevar a los rossoneri a pelear por todas las competiciones. Pero el inicio no ha sido el esperado y el despido e Ancelotti en el Bayern hacen que los seguidores milanistas miren con nostalgia los tiempos anteriores donde eran el terror de Europa y creen que Carleto es el hombre que pueda llevar a esta plantilla a lo más alto, obviando el gran trabajo de Vincenzo durante este tiempo.

La derrota en casa ante la Roma un rival directo ha sido muy dura, les aleja ya mucho de la cabeza donde el Nápoles con un Mertens espectacular es líder tras ganar todos sus partidos. Y tras ellos están tanto Juventus como Inter, ambos invictos, que sólo han cedido un empate. Unos rendimientos muy lejos de la irregularidad que está marcando este comienzo de campaña de los de Milanello. Habrá que ver si tras el parón vuelven los malos resultados sabiendo que Ancelotti está sin equipo y no le desagradaría un regreso a la que durante muchos años fue su casa como jugador y como entrenador.

Fin a Luis Enrique

Tras e encuentro frente al Sporting de Gijón Luis Enrique soltó la bomba de que no renovaría con el Barcelona, era algo que se podía esperar pero sorprendió en el momento de hacerlo. Las horas de Lucho al frente del Barcelona estaban más que contadas tras su mala relación con gran parte de la plantilla que ya no cree en sus métodos ni en su estilo ni casa con sus excesivas rotaciones que le han salido muy caras más de una vez.

Pero su marcha me hace preguntarme si realmente es una decisión suya o el Barcelona no tenía intención de ofrecerle la renovación y ésta era la salida más digna para él y e Barcelona. Está claro que el deseo de Barcelona era hacer un lavado de cara para la temporada que viene, cambiar el banquillo y traer ideas nuevas que devuelvan el estilo y la esencia del fútbol de los últimos años que se han perdido con Luis Enrique en favor de un fútbol más directo y menos de toque.

Otro motivo que me hace dudar de la verdadera gana de marcharse de Luis Enrique es que la renovación de Messi sigue en el aire, está claro que el rosarino quiere renovar con el Barceona pero exige un proyecto ganador y con Luis Enrique como entrenador él no lo ve, y habría propuesto el cambio en los banquillos, preferiblemente Sampaoli, compatriota suyo y que estaría deseando ponerse a dirigir al astro argentino. Sean los motivos que fueran los que han provocado a marcha de Luis Enrique está claro que a nivel de títulos hasta ahora aunque puede que la derrota ante el PSG le haya pesado más de lo que pensamos.

El gran Mérito de Nagelsmann

Si se está siguiendo la Bundesliga este año hay dos equipos que están siendo la gran sorpresa del año, el RB Leipzig, que está segundo (llegando a ir líder de la Bundesliga un par de jornadas) y a tan sólo tres puntos del Bayern, y el TSG Hoffenheim, que es el único equipo de las grandes ligas todavía invicto y que cuenta con el entrenador más prometedor del fútbol actual, se trata del joven Julian Nagelsmann de tan sólo 29 años que mantiene a su equipo invicto y tercero en la tabla por encima de equipos como Dortmund, Schalke o Wolfsburgo, potencias económicas mucho más importantes.

La carrera como jugador de Nagelsmann duró más bien poco, un par de años que le llevaron a retirarse por contínuos problemas de rodilla, pero lejos de venirse abajo decidió centrarse en su carrera como entrenador, comenzó colaborando con Thomas Tüchel (actual entrenador del Dortmund) en el Augsburg, pero al poco comenzó su carrera como entrenador principal en las categorías inferiores del Hoffenheim (los equipos sub 16 y sub 19) hasta que se hizo cargo del filial, al que hizo campeón nacional de su categoría en 2014. Estaba naciendo una estrella.

Y así en el verano de 2016 y con la prematura dimisión de Huub Stevens por problemas cardíacos, se convirtió en el ntrenador más joven de la historia de la Bundesliga con 28 años, consiguió mantener al equipo en primera en la última jornada y ya, pudiendo realizar una pretemporada y una planificación de la plantilla correcta ha podido demostrar de nuevo todo su potencial, manteniendo al Hoffenheim en puestos de Champions y haciendo historia para un club que está muy necesitado de alegrías. Este fin de semana además se enfrenta al RB Leipzig en el que promete ser el partidazo de la jornada en Alemania. Hbrá que seguir muy de cerca las evoluciones de un entrenador que de seguir así no tardaremos mucho en verle dirigiendo a un club grande.

Dilema Wenger

El Arsenal afronta en esta campaña un momento decisivo en su historia. Arsene Wenger su entrenador durante más dos décadas acaba contrato al final de la temporada y su futuro parece más incierto que nunca. El entrenador que en su llegada revolucinó el Arsenal parece que con el tiempo se ha quedado lejos de los logros que parecía iba a conseguir. Tres Premier League y ningún título europeo (perdió la final de la antigua Uefa ante el Galatasaray) son un pobre bagaje para veinte años en un club que ha invertido mucho dinero en jugadores.

Su gran éxito fue sacar el máximo rendimiento de jugadores que apuntaban a estrellas pero que no cuajaron al salir del club en el que despuntaron (los Vieira, Henry, Bergkhamp, Pires…) y juntarlos con promesas en edades cadetes a los que daba responsabilidad desde el principio para sacar gran rendimiento. Así formó su mejor obra, el Arsenal de los invencibles ganadores de una Premier sin perder un solo partido. Un equipo fuera de serie que sin embargo no supo plasmar su dominio fuera de las islas.

Y es ahí donde está su mayor lunar, sólo alcanzó la final de París ante el Barcelona que perdió (pese a jugarlo todo el partido con un hombre menos) siendo mejor que el conjunto blaugrana durante el partido. Pero eso es lo único reseñable de Wenger en Europa con el conjunto londinense, algo muy pobre viendo el dinero invertido por el club año tras año. Además la política del técnico francés de que ningún jugador pueda cobrar más que él en estos días en los que el mercado ha explotado no juega tampoco a su favor, y más con las renovaciones de Alexis y Özil sobre la mesa que de tan vital importancia son para el club. Parece que los días de Wenger al frente de los cañoneros llega a su fin.

¿Emery preparado para un grande?

Que Emery está haciendo un buen trabajo en el Sevilla es indudable, ha ganado tres Europa Leagues y ha llegado a la final de la Copa del rey. Pero es cierto que salvando su torneo, en el campeonato doméstico no ha realizado buen papel ningún año, no ha conseguido clasificar al equipo para la Champions vía liga nunca y si la disputó el año pasado y este es por el cambio de norma que permite al vencedor de la Europa League disputarla.
 
Se trata de un entrenador muy metódico y a la vez histriónico, algo que no creo que encaje en un equipo de renombre. Se está hablando las últimas horas del PSG, que en mi opinión cometería un error sentando al vasco en su banquillo. Traería un entrenador que no habla el idioma, que no conoce la liga y que jamás ha entrenado a un aspirante a la Champions. Se trataría de una apuesta muy arriesgada para un equipo que suele invertir millonadas verano tras verano.
 
Además nunca se ha caracterizado por tener una gran relación con los grandes cracks de la plantilla, además de su afán de excesivas rotaciones que tanto me recuerda al defenestrado Benítez y que tan mal le va en los equipos grandes con esa filosofía. Es además un encorsetamiento en el campo con lo que los grandes jugadores no disfrutan jugando al fútbol, y terminan por ponerse en contra del entrenador. Claro que no sería la primera vez que me equivoque con este entrenador, pero sinceramente creo que no está echo para los grandes equipo, lo cual no quita que sea un gran entrenador para equipos de nivel medio donde puede dejar su impronta.

Se acaba la era Wenger

Tras veinte años al frente de los gunners parece que el tiempo de Arsene Wenger en Londres se ha terminado. Ya la propia hinchada se lo está pidiendo, y tras la eliminación de la copa de este fin de semana ante el Watford, torneo que llevaba ganando los dos últimos años, parece que su marcha es más real que nunca. Los aficionados agradecen al entrenador los años brindados pero siempre les ha quedado la sensación de no rendir como debería en Europa. Cuando tuvo el equipo invencible, aquel que firmó una temporada completa sin perder un partido, en champions naufragó como casi siempre.

Es cierto que ha sacado grandes futbolistas o ha recuperado el nivel de jugadores que parecían condenados al ostracismo, casos de Vieira, Henry o Berghkamp, y les ha devuelto a la élite. Pero su bagaje tras veinte años quizás es algo escaso. Perdió quizás la oportunidad de dominar en europa cuando rechazó la oferta de Florentino Pérez de dirigir al Real Madrid, y se quedó en Londres en un proyecto quizás algo estancado ya.

Lo que si que nadie le puede negar es su gusto por el buen fútbol, apostando siempre por el toque y el balón jugado a los pelotazos típicos del fútbol inglés. Algo más vistoso que efectivo pasado el tiempo. Pese a todo Wenger siempre tendrá un hueco en la hinchada gunner pero tanto afición como directiva entienden que es momento de separar los caminos por el bien de ambas partes y intentar reflotar un proyecto de equipo que se había acomodado a la cuarta plaza y a no luchar por la Premier temporada tras temporada.

Tiempo de Zidane

Tiempo de Zidane tiempo de jugones. Tras la problemática estancia de Benítez al frente del Madrid se abren nuevos tiempos para la plantilla con la llegada del francés. La mayoría de los técnicos son reacios al nombramiento de Zidane al frente del equipo al argumentar falta de experiencia, pero creo que puede ser el hombre adecuado para dirigir al conjunto blanco. No hace falta ser el mejor entrenador del mundo para dirigir de manera correcta al Madrid, sino que hace falta autoridad y respeto por parte de los jugadores algo de lo que adolecía Benítez y que Zidane por su trayectoria ya se ha ganado de la plantilla. Otro punto a favor es que fue el segundo de a bordo de la era de Carleto (una época añorada por los jugadores) y ha aprendido a gestionar un banquillo como el del Madrid.

Con Zidane se espera que el juego del Madrid deje de ser tan táctico para dar paso a un poco de libertad para los jugadores incluyendo en el campo a los más jugones como Isco y James, a los que Benítez había relegado al ostracismo. El único pero que puede tener la llegada de Zidane es cortar la progresión de Casemiro, que con Benítez se estaba convirtiendo en intocable pero que no parece que entre en los planes del francés. Veremos si recupera además la mejor versión de un Toni Kroos que nada tiene que ver con el del año pasado y si vuelve a colocar a Bale de extremo en vez de media punta donde, como ha quedado demostrado, no sabe desenvolverse. Todavía está a tiempo el conjunto blanco de terminar la temporada con algún título importante solo queda por ver si los jugadores están con el entrenador.