Archivo de la etiqueta: Eurocopa

Prueba de fuego para la sub 21

La selección española sub 21 deleitó en su primer encuentro de esta Eurocopa que se disputa en Polonia. El nombre propio fue Marco Asensio autor de una exhibición sideral con hat trick incluido, amén de un Saúl que le sienta muy bien la capitanía y que volvió a abrir el marcador de la rojita con otro tanto de chilena para la galería, parece que no sabe marcar goles normales, sólo golazos este chico.

Pero tras la exhibición ante la debil Macedonia llega la Portugal de Renato y Guedes, las dos estrellas portuguesas fichadas a golpe de talonario por parte de Bayern y PSG respectivamente serán la principal amenaza tras derrotar a la actual campeona del mundo sub 20 y de Europa sub 19 por 2-0 en un partido flojo del combinado luso, pero que habla a alas claras del peligro de este equipo.

Además, Portugal, lleva seis años sin perder un partido oficial en categoría sub 21, lo que da más trascendencia a un partido en un grupo que no da margen de error, una derrota puede mandarte a casa a las primeras de cambio, convirtiendo este partido en trascendental pese a las alturas tan prematuras de torneo que se disputa. Pero esta rojita está preparada y parte a priori con el equipo con mayor potencial y calidad en conjunto y como demostró en el primer encuentro llegan en su mejor momento y con mucha hambre de victoria.

Dichoso Balón de Oro

No existe ningún año que el balón de Oro contente a todo el mundo, nunca ha habido unanimidad absoluta entre el público hacia el galardonado haya hecho los méritos que haya hecho. Se trata de un premio que exalta lo individual en un juego colectivo, por lo que no debería ser tenido en cuenta como un premio realmente importante. Pero reflexiones a parte sobre la importancia del dichoso premio se ha entregado otro año más, y otro año más ha recaído sobre Cristiano Ronaldo (el cuarto en sus manos ya).

El premio es merecido por el palmarés del luso a lo largo del año, ha ganado la Champions y la Eurocopa en una temporada de ensueño para él. La pega es su final de temporada lastrado por las lesiones que ennegrecieron su maravillosa temporada en lo goleador, aunque su Eurocopa fue más que discreta y su participación en la final se limitó a diez minutos de encuentro. Aún así me parece un premio merecido y justo después de una gran temporada en lo individual y en lo colectivo.

Los problemas con el premio surgen cuando sale a la palestra el nombre de Messi. A día de hoy es el mejor jugador del mundo, se mire por donde se mire si el argentino está bien físicamente no hay nadie que pueda compararse con él, su dimensión en el juego ha crecido temporada a temporada y se ha convertido ya en una amenaza desde cualquier zona del campo ya como goleador o como asistente. Pero el premio es para el mejor de la temporada y los títulos del portugués ganan por goleada a los del argentino siendo ambos los mejores jugadores de los mejores equipos del año. Debate zanjado.

Que pasa con Bélgica

Ayer se enfrentaban el proyecto de España con Lopetegui y el proyecto Belga con el también español Roberto Martínez. Y de nuevo la selección de Bélgica volvió a defraudar, se trata de un conjunto joven sobrado de calidad y que lleva varios años para despegar pero que está comenzando a estancarse, acercándose peligrosamente al estancamiento. Es difícil de entender como una selección con jugadores de la talla de Hazard, De Bruyne o Courtois (por sólo nombrar tres) jueguen tan mal y no sean capaces de dar ese salto cualitativo para llegar a ser consideradas una potencia mundial.

Lo más triste es que por esa pantomima de coeficiente FIFA los dragones rojos ocupan ahora mismo la segunda posición en el ránking sin haber hecho nada del otro mundo. Tras el fracaso de la Eurocopa donde les eliminó Gales en cuartos tras haber empezado ganando ese partido la federación belga quiso dar un giro y despidió a Wilmots para dar las riendas a Roberto Martínez, un entrenador curtido en la Premier League y que ya tuvo a Lukaku como delantero en su etapa en el Everton. Pero su debut anoche no fue esperanzador, fue superada durante todo el partido por una España en busca de su nueva identidad, y no se vio mucho atisbo de cambio de la anterior etapa.

Las estrellas belgas son ya estrellas en los mejores equipos de Europa y ya la excusa de la inexperiencia o la juventud no sirve, y es el momento de que den un aso adelante y se conviertan en una de las selecciones más temibles del continente, porque es probable que estemos ante la mejor generación del fútbol belga y no han hecho nada reseñable todavía a nivel internacional. Es el momento de dar un paso adelante y volver a poner a Bélgica en el mapa futbolístico tras mucho tiempo desaparecido.

Portugal reina en Francia

Portugal se ha hecho con su primer gran torneo de fútbol. Y no lo ha hecho de cualquier manera, lo ha conseguido ganando a la anfitriona y máxima favorita Francia, y sin su jugador estrella que tuvo que retirarse lesionado a los nueve minutos por una dura entrada de Payet. Lejos de venirse abajo la lesión de Cristiano espolvoreó a Portugal y les hizo espabilar del acoso al que les había sometido Francia en los primeros minutos. Volvió la lusa a ser esa selección rocosa cuyo centro del campo no genera nada de fútbol pero si sabe destruir, y a eso se dedicó, a sabiendas que Quaresma o Nani podrían tener alguna oportunidad a la contra. Francia por su parte se dedicó a encerrar a Portugal pero sin ideas claras a la hora del último pase. Aún así Griezmann tuvo alguna ocasión para haber adelantado a los galos antes del descanso.

A la salida de vestuarios se repitió la historia de la primera parte, una Francia arrolladora y una Portugal que se defendía como podía de la presión asfixiante francesa. Tras el bajón en la intensidad de Francia Portugal comenzó a estirarse, a sentirse más cómoda gracias a la entrada de Moutinho que le dio más sentido a los pases. Francia ya empezaba a notar la presión por ganar en su estadio y ya empezaba a mirar el crono con ansiedad, y con esas Fernando Santos decidió dar entrada a Éder sin quitar a sus dos puñales para aprovechar los balones que podía bajar el tanque portugués. Aún así en el tiempo de descuento y tras una maniobra excelente Gignac mandó un balón al palo cuyo rechace pasó a cinco centímetros de Griezmann que ya se relamía. Pero ayer no era la noche del principito, lo intentó todo pero estuvo desacertado, le faltó eso en lo que casi nunca falla, puntería.

Y con esta última ocasión se llegó a la prórroga, donde se esperaba que Francia apretase al máximo, pero no estaban para muchos trotes y eso lo fue aprovechando Portugal para ir ganando poco a poco segundos al crono. Así hasta que ya en la segunda parte de la prórroga Éder recogió un balón aparentemente sin peligro y ante la impasividad de la defensa bleu armó el disparo de su vida. Ni él se lo podía creer, pero estos torneos es lo que tienen, un error o un golpe de mala suerte y estás fuera, y ayer a Portugal le salió cara en la moneda. Tras esto un Cristiano exultante (al que le sobró todo el numerito en la banda a lo largo de la prórroga) levantó una copa que no se si merecida pero si trabajada, al menos en la final y que hace que ya no haya dudas de que Cristiano será salvo rara sorpresa balón de oro.

EuroFinal

Tras varias semanas de competición ya sabemos quienes jugarán la gran final, y se tratan de la Portugal de Cristiano Ronaldo ante la anfitriona Francia de Griezmann. Las dos han hecho un fútbol irregular a lo largo del torneo pero tras las semifinales se han llenado de confianza. Portugal jugó muy seria ante Gales, con la importante baja de Pepe supo mantener la portería a cero y fue contundente arriba, algo de lo que ha adolecido durante todo el torneo. Por su parte Francia supo sufrir enormemente ante Alemania para pasar unas durísimas semis que se resolvieron por el estado de gracia de un Griezmann al que no olvidemos Deschamps sentó en el segundo partido del torneo. Se ha convertido en la bota de oro del torneo y llega enrachado tras marcar en los últimos tres partidos.

Visto los onces Francia es muy superior a Portugal, su banquillo además es el más profundo casi del torneo y eso que cuenta con bajas de hombres tan importantes como Benzema o Varane, pero la mística de esta selección cuando alberga torneo futbolístico la hacen muy peligrosa y pueden provocar la tercera corona en casa tras la del 84 y el mundial del 98. Por su parte Portugal ya sabe lo que es quedarse a las puerta del título, curiosamente en su Eurocopa en el 2004, sólo Cristiano y Carvalho repiten de aquella plantilla, y son sabedores de la oportunidad que se les ha vuelto a brindar.

El partido tiene pinta de que va a ser malo, con poco fútbol y los dos equipos a la espera de que se cometa un error para aprovecharse. Se espera que Francia intente llevar un poco más el timón del juego y que Portugal limite sus ataque a transiciones rápidas con Nani y Cristiano arriba. Será la primera vez que los aficionados culés vean a su flamante nuevo central Umtiti frente al archienemigo público número uno, y Griezmann tratará de superar a Pepe para marcar al igual que lo intentó en Milán en la final de la Champions (donde de haber anotado el penalti y llevarse esta Eurocopa quizás sería el máximo candidato al balón de oro). Lo dicho partidazo en el que veo ligeramente superior a Francia.

¿Karembeu el canibal?

El nombre de Christian Karembeu es conocido por todo el mundo como quizás uno de los jugadores con mayor suerte del mundo, sin ser una super estrella ganó todos los campeonatos posibles a nivel de club y selección siendo además titular en casi todos ellos. Pero lo que poca gente sabe es la historia de los antepasados recientes del galo.

Karembeu, nacido en Nueva Caledonia, fue uno de los once hijos de Willy Karembeu, un nativo de la isla que vivió un episodio vergonzoso en su adolescencia. Ocurrió en París en 1931, donde era típico la celebración llamada Exposition Coloniale (Exposición Colonial) para justificar el colonialismo aún presente en aquella época.Para ello se traía a los indígena mas extraños en una desfile a modo de zoológico humano, y entre esas celdas que desfilan destaca una. Es inevitable que todas las miradas vayan hacia ella. Un hombre es mostrado solo, entre barrotes, como un caníbal, como una bestia de inframundo que se alimenta de otros hombres como él, que no sabe hablar, sólo gruñir… En el cartel que colgaba de la jaula podía leerse, además de otros raras costumbres impropias de un ser humano, su nombre: Willy Karembeu.

Nada de aquello era cierto, al pobre Willy le habían raptado en su Caledonia natal y lo habían enseñado a realizar danzas extrañas para justificar su superioridad y la labor necesaria de la colonización. Los aborígenes vivían esto como una vergüenza. Tiempo después Christian el hijo de Willy comenzó a destacar en el fútbol y fue rápidamente reclutado por la selección francesa para poder incorporarlo a sus filas. Tras un tiempo de indecisión finalmente decidió jugar para la selección francesa, pero negándose a cantar el himno nacional, ligado a la opresión a sus antepasados. El silencio se convertía para él en una forma de recuerdo, de homenaje. En ninguno de los 53 partidos que jugaría con los bleus lo haría. Aunque, como buen profesional y dedicado a la causa, no dejaría de ganar partidos y títulos para ellos. Un Mundial y una Eurocopa en dos años que se dice pronto. No está mal para el hijo de un caníbal.

Sin gol es difícil

El partido de ayer entre Alemania y Francia dejó claro que Alemania hace un juego brillante de posesión, pero que le falta gol. Empezó el partido con Francia presionando muy arriba y ahí Alemania sufrió, sufrió hasta que a los nueve minutos comenzó a hacerse con el partido y apareció un Toni Kroos que hace lo que quiere con el tempo del partido. Comenzó entonces una exhibición de pases entre líneas y cambios de posiciones que volvieron loca a la zaga francesa, y que si no acabaron en gol fue por el problema que arrastran los alemanes desde el declive de Klose, no tienen un killer a la altura de esa selección. La prueba de Müller, un excelente segundo punta como falso nueve fracasó, y Alemania, por más que metiera a toda la selección francesa en su campo y acumulara minutos seguidos con el balón en su posesión no acababa de finalizar jugadas con serio peligro, y así es difícil marcar gol que en el fondo es la esencia del fútbol.

La Eurocopa la comenzó de titular Goëtze que como siempre y desde que saliera del Dortmund fracasó y decepcionó, asique Löw optó por volver a la mejor versión de Alemania con un nueve puro y puso a Mario Gómez, y Alemania mejoró muchísimo, se siente más cómoda con un nueve que fije cerca del área a centrales para dejar hueco entre estos y los medios para los Özil, Müller y Kroos. La lesión sufrida ante Italia de él trastocó los planes, y si echaron de menos a Gómez el que si que no tiene a día de hoy recambio en la mansschafft es Sami Khedira, un jugador que cuando se enfunda la camiseta alemana parece otro y se convierte en un todo terreno que está arriba y abajo. Le sustituyó un Schweinsteiger que ya no está para estos trotes y que encima tuvo la desgracia de realizar el penalti tonto en el último minuto de la primera parte para matar a Alemania. Todo esto unido a un estado de forma de Griezmann espectacular que todo lo que le cae lo clava mandaron a casa al que mejor fútbol hizo pero sin ocasiones claras de gol, que es lo que cuenta a la hora de la verdad.

Duelo de millones

La semifinal de hoy entre Portugal y Gales era totalmente inesperada, nadie esperaba que Gales pasara casi de la fase de grupos, ni que la Portugal de Cristiano llegase tan lejos, y menos con el nivel físico mostrado por el portugués. Pero han llegado ambas, la de Gales tras haber ganado todos sus partidos salvo uno y Portugal que no sabe lo que es ganar todavía un partido en los noventa minutos durante esta Eurocopa. Pero todo estos precedentes ya no sirven de nada, y la selección de gales cuenta con dos jugadores sancionados pero uno especialmente dolorosos que es Aaron Ramsey, el jugador del Arsenal está haciendo un gran torneo y no hay un recambio a la altura en el banquillo galés. Por su parte Portugal llega entre la euforia de haber pasado en los penaltis frente a Polonia y la responsabilidad de llegados a este punto ir a por el torneo. Los últimos rumores en torno a Renato Sánchez sobre si es mayor de lo que dice su dni y los continuos rumores acerca de André Gomes pueden desestabilizar a una selección que nunca se ha caracterizado por una gran armonía. Además Pepe llega muy justo al partido y la velocidad de Bale y el poderío aéreo de Robson-Kanu pueden hacer mucho daño a la frágil zaga lusa. Los británicos además llegan con mucha tranquilidad y sabedores que tendrán sus oportunidades si juegan su juego y no cometen errores. Aún así el morbo del partido lo pondrán los dos fichajes más caros de la historia del fútbol (sin contar el escandaloso caso de Neymar que ya no se ni por cuanto asciende el montante de su fichaje) cara a cara por primera vez desde que comparten camiseta del Madrid y en opuesto rendimiento, mientras Bale está muy participativo del juego de la selección y es el jugador clave del juego, Cristiano ha pasado más que desapercibido por llegar muy justo físicamente tras forzar en el último tramo de la campaña. Muchos millones entre los dos sobre un césped que dictaminará quien es el primer finalista de esta Eurocopa.

Polonia necesita a Lewandowski

Esta noche se disputa el primer partido de los cuartos de final entre Portugal y Polonia y hay un nombre propio para el partido, se trata de Robert Lewandowski, el delantero del Bayern llegaba a la Eurocopa con la vitola de poder ser uno de los máximos goleadores del torneo y tras la fase de grupos y los octavos todavía no ha creado ni una sola ocasión de peligro. El delantero que ya fue el máximo goleador de la fase de clasificación para el torneo con trece goles no está siendo capaz de brillar en la Eurocopa.

Pero los grandes delanteros siempre acuden a las grandes citas y la de hoy lo es, y Lewandowski lo sabe y quiere volver a la senda del gol y llevar a su selección a unas semifinales históricas. No estará solo es sí, si algo ha demostrado Polonia a lo largo de la euro es de ser una selección dura, difícil de marcar y que sabe a lo que juega, le está costando hacer ocasiones y goles eso sí pero no arriesga y no concede nada a su rival. Con Krychowiak manteniendo el orden táctico y guardando las espaldas y Błaszczykowski recuperando su mejor versión de juego y marcando goles (ya lleva dos en el torneo) han solventado el bajón de su delantero.

El partido se disputará en el Velodrome de Marsella, un estadio espectacular en el que el césped no está a la altura del estadio, los partidos que se han disputado allí han dado muestras de que no está en las mejores condiciones, pero aun así no es excusa, los mejores deben brillar y Lewandowski lo es, por lo que o brilla esta noche o deberá pensar en hacer las maletas.

El varapalo que se necesitaba

El partido de ayer resumió muy bien lo que es la selección española ahora mismo, un recuerdo de los mejores momentos que no basta para derrotar a una Italia sin estrellas pero con jugadores comprometidos. El baño recibido en la primera parte denota que el partido no se había trabajado tácticamente, se repitió una y mil veces el pelotazo a Pellé que sólo dejaba de cara a Éder y Guiaccherini que entraban como cuchillo en mantequilla. Ramos y Piqué no supieron hacer frente al tanque italiano y las ayudas del centro del campo eran inexistentes.

Conte preparó un partido perfecto que sólo la mala puntería y De Gea hicieron que España se mantuviera en el encuentro hasta casi el final del mismo. Nos superaban en todas las líneas, éramos incapaces de superar a ningún marcador y encima sus contras eran letales. Y en esas llegó el gol de Italia que definió cómo está ahora mismo la selección, nadie miraba cuando disparó Éder, y al rechace llegaron tres italianos y Piqué que llegó tarde y no pudo evitarlo.

Tampoco hay que ser pesimistas, tenemos jugadores jóvenes que están pidiendo la vez, y varios de los integrantes de esta selección muy válidos todavía. Esto es el definitivo toque de atención para realizar un cambio profundo a la selección y volver a ser ese equipo con hambre de título que un día fuimos y volver a respetar a rivales como Italia como se merecen, como se merece una selección que ha ganado cuatro mundiales y de la que nos considerábamos su bestia negra y que nos ha hecho abrir los ojos.