Archivo de la etiqueta: Garnett

Rondo se queda sin tren

Rajon Rondo, hace no mucho era el mejor base puro de la NBA, era la estrella indiscutible de unos Celtics en los que estaban Pierce, Garnett o Allen. Él era el futuro de la franquicia de Masachussetts, donde todo el mundo le idolatraba y adoraban su filosofía de trabajo duro y esfuerzo. El equipo se desmanteló (Danny Ainge buscó una reconstrucción rápida que no salió), pero el 9 Celtic seguía dando el mejor nivel y siendo el máximo asistente del campeonato y haciendo de los Celtics un equipo competitivo.

Pero llegó su grave lesión del ligamento cruzado de la rodilla y todo se vino abajo para Rondo. Tras perderse la temporada volvió a vestirse de corto para al poco tiempo cambiar de aires a unos Mavericks que intentaban su enésimo proyecto ganador. Pero no resultó, parece que el amor de Rondo por el basket y en especial por defender (reconoció que en su última temporada en Boston ni se esforzó en defender) había muerto y sus problemas con Rick Carlisle le hicieron que fuera apartado del equipo texano.

Como era agente libre salió al mercado, pero los equipos no confiaban en un jugador que pese a su juventud parecía pasado de vuelta ya, y sólo apostaron por él los Sacramento Kings (el equipo más inestable de la NBA desde hace años) y le firmaron por un año. El proyecto no salió bien y juntar el carácter de Rondo con el de Cousins sólo hizo crear mal ambiente en la plantilla californiana. Pero tras otro verano los Chicago Bulls quisieron darle las riendas tras la venta de Rose, pero tras un inicio de campeonato decente, Rondo ha vuelto a su irregularidad e individualismo, provocando que en la franquicia del viento ya estén intentando traspasarlo. Parece que la carrera en la élite de Rondo ha muerto definitivamente, una pena cuando hace escaso tiempo era el mejor base de todo el campeonato.

Fin a la primera generación del siglo XXI

Con el comienzo del nuevo milenio llegaron unos jugadores que estaban llamados a ser los sucesores de Jordan. Jugadores que tenían que soportar las comparaciones con el mejor jugador de la historia noche tras noche sin venirse abajo, una presión que devoró a más de una promesa. Y de esa generación surgieron nombres que han dominado el baloncesto desde hace casi veinte años. Son los Kobe Bryant, Tim Duncan y Kevin Garnett.

Se trata de tres jugadores diferentes de carácter pero iguales en su pasión por el baloncesto. Son los que han dado noche tras noche a muchos adolescentes como yo momentos inolvidables, partido épicos y series de playoffs que bien podrían ser las finales por la intensidad de los partidos. Los Spurs-Lakers de principios de siglo fueron los partidos que decidían quién era el campeón de la NBA pese a ser de la misma conferencia. Ver a O´Neill y Bryant contra Duncan y Robinson era puro basket. Garnett tenía su pedacito de protagonismo por ser un fuera de serie pero su equipo nunca estuvo a la altura de su calidad.

Va a ser difícil para mi generación ver comenzar una nueva temporada sin estos tres nombres, jugadores irrepetibles que hicieron que tras la segunda retirada de Jordan la NBA siguiera siendo más que interesante, sin llegar a ser el negocio de agentes libres y contratos televisivos en lo que se ha convertido ahora. Donde se permitía más el contacto, las pizarras y las defensas eran innegociables y dónde el triple no era el principal arma ofensiva de los equipos sino que lo era el pívot sobre el que se construía el equipo.

Tres jugadores, 11 anillos entre los tres, todos con al menos un MVP de la temporada y del All Star, tres tipos tan distintos como irrepetibles que no han parado de batir récords a lo largo de su carrera y que sin ponerse de acuerdo han decidido dejarnos en la misma temporada para valorar y disfrutar de sus mejores momentos, como en muchos casos de grandes jugadores, ahora que ya no están en activo. Gracias a siglo XXI, a la Mamba Negra y a Big Ticket por tantas horas de entretenimiento.

La noche más larga de Garnett

La noche de su 24 cumpleaños no va a ser una noche que Kevin Garnett quiera recordar. Se encontraba en el centro de Mineapolis junto a su mejor amigo y compañero de equipo Malik Sealy, y algún compañero más. Tras la cena todos decidieron irse a sus respectivos domicilios. No era ni la una de la madrugada cuando se marcharon del restaurante pero lo ocurrido a continuación marcaría a Garnett de por vida.

Sealy iba de camino a casa cuando una furgoneta a 100 kilómetros por hora y en sentido contrario lo embistió. El conductor de dicha furgoneta iba en estado ebrio y provocó la muerte del jugador en el acto. Garnett recuerda que se encontraba en su domicilio cuando su tía llamo a su puerta para comunicarle la noticia. En una entrevista que concedió a la cadena ABC afirmó que “Todo el mundo atraviesa algo en la vida que lo convierte en la persona que es hoy. Ese es el significado que tuvo Malik para mí”.

Garnett y Sealy encajaron desde el principio acogiendo este último al primero, la química en la cancha y fuera de ella era evidente y el mazazo fue terrible. Kevin nuca olvidó este incdente y cuando fue traspasado a Boston intentó llevar el dorsal 2 de Sealy pero estaba retirado por Auerbach, aunque si pudo dedicarle el título de campeón que consiguió. Su posterior traspaso a los Nets si trajo consigo que pudiera lucir el mágico número 2 de Sealy que fue retirado por la franquicia de los lobos. Lo dicho posiblemente la noche mas larga de su vida.