Archivo de la etiqueta: Harden

Pronósticos de los premios NBA

Esta noche y por primera vez en su historia la NBA hará una gala de entrega de premios al más puro estilo de Hollywood una vez ha finalizado ya la temporada. El premio más deseado y que más expectación trae es el de MVP, y más este año donde tanto Westbrook como Harden han hecho temporadas descomunales, aunque a nivel individual haber promediado un triple doble da favorito a Westbrook, no haber tenido a su equipo en el top 5 de su conferencia juega en su contra y a favor de Harden, que clasificó tercero a su equipo.

En cuanto a los otros premios, parece que el entrenador del año puede ir para Mike DÁntoni, tras haberse inventado la figura de Harden como base y meter a unos Rockets terceros de la durísima Conferencia Oeste contra todo pronóstico, aunque Brad Stevens llevando a los Celtics a lo más alto de la Conferencia Este también opta con mucha fuerza al premio. El jugador defensivo puede ir a parar a un Rudy Gobert que cada temporada se hace más intimidador y más completo en defensa y como jugador más mejorado la irrupción del ciclón Antetukuompo no debería tener rival para ese premio.

El premio que más dificultad entraña es el de Rookie del año, los partidos en los que ha podio participar Joel Embiid han sido descomunales, pero haber jugado solo 45 partidos de la temporada juega mucho en su contra, además de haber pasado los últimos meses de competición en el dique seco. Su compañero Dario Saric al que Embiid ha hecho campaña a su favor puede ser el que finalmente se lleve el premio. En cuanto al sexto hombre el abanico es muy grande pero se puede premiar la gran campaña de Oklahoma con el premio a Iguodala, que ha hecho una gran temporada saliendo desde el banquillo.

Westbrook-Harden dos hombres y un MVP

Quedan ya pocas jorandas para la conclusión de la regular seasson y se comienza a especular ya con los galrdones de la temporada, y si hay un galardón que importe de verdad es el de MVP de la temporada. Y este año hay realmente dos candidatos que van a poner muy difícil las votaciones para decidir quien lo gana. Se tratan de Russel Westbrook y James Harden, quienes están haciendo una temporada descomunal y merecen ambos el codiciado premio.

Nunca antes se ha llevado el MVP un jugador cuyo equipo no estuviera entre los tres primeros clasificados de su conferencia, y esto da ventaja a ‘la barba’, que desde que Mike D´Antoni le diera las riendas como base de los Rockets se ha desatado. Sin perder nada de su producción ofensiva (está cerca de los treinta puntos de media por partido), ha subido su capacidad para generar juego, convirtiéndose en el máximo asistente de la liga y está cerca de hacer historia al ser el jugador que más producción ofensiva genera en cada partido en la historia con casi 60 puntos por noche gracias a él, casi nada.

Pero si hablamos de historia no podemos dejar de lado la temporada de Russel Westbrook, va camino de promediar durante todo el año un triple doble, además de estar en la cuenta atrás para batir el récord de triples dobles conseguidos en una sola temporada. Hasta el momento sólo Oscar Robertson fue capaz de conseguir tal proeza, pero casi con toda seguridad Westbrook conseguirá el hito. Sólo la clasificación general de sus Thunder, a los que está manteniendo muy meritoriamente en puestos de playoffs, le podría privar quizás de este galardón.

Sea cual sea el elegido está claro que estamos ante una temporada histórica por parte de ambos, los dos lo merecen pero sólo uno podrá llevárselo, ayer además Harden y sus Rockets vencieron a Oklahoma en una gran exhibición colectiva en lo que era considerado como la batalla por el MVP. Pero Westbrook pese a la derrota volvió a realizar una actuación descomunal, por tanto sigue la gran duda. ¿Podrá ser el primer MVP de la historia compartido?

Westbrook a lo suyo

Victoria de Oklahoma con triple doble de Russel Westbrook. Nos hemos acostumbrado a escuchar este titular a lo largo de esta campaña hasta en 18 ocasiones, ¡18 ocasiones!, y no le estamos dando el mérito absoluto que tiene esta hazaña por el base californiano. En tan sólo cuarenta partidos ya ha alcanzado la cifra que está establecida como récord de campaña en una temporada, quedándole todavía cuarenta y dos partidos para seguir haciendo historia y culminar una campaña de leyenda.

Pero lo mejor de estos datos es que tras la salida en verano de Kevin Durant el bueno de Westbrook mantiene a los Thunder con balance positivo y dentro de los playoffs olgadamente, algo que no es nada fácil cuando sus detractores le acusan de ir a engordar estadísticas noche tras noche. Nada más allá de la realidad, las cifras de otro planeta de Westbrook cada noche son indispensables para que su equipo, (que sin él en sus filas estaría en el vagón de cola de su conferencia sin ninguna duda), gane más del 50% de sus partidos.

Es tan bestial su dominio en la cancha que a finales de diciembre sus medias de temporada eran de triple doble, algo que sólo un hombre ha conseguido mantener a lo largo de una campaña en la NBA, y fue Oscar Robertson que lo logró una única temporada. Russel va directo a por el MVP, con su ex compañero Harden como máximo rival, pero con la motivación de ver a su ex amigo Durant con la camiseta de los Warriors cada noche como fin para destrozar estadísticas y marcas noche tras noche. Durant ha enfadado al base equivocado sin ninguna duda y Westbrook lo está haciendo notar.

Harden se dimensiona

La posición que siempre le ha fallado en los últimos años para dar el salto cualitativo a los Houston Rockets era la de base, lo intentaron con Lin, y más tarde fracasaron al intentar reconducir la carrera de Lawson, y resulta que el año que han desmantelado todo el proyecto que tenían dejando marchar a Howard a Atlanta, han encontrado a su mejor base en años, James Harden.

La barba está haciendo un inicio de campaña descomunal, ya acumula más de seis partidos con catorce o más asistencias (más del doble de toda la liga junta), sin bajar sus registros anotadores estratosféricos. La nueva versión de Harden es un jugador mucho más implicado en la creación, y con una visión del juego que no se había visto hasta ahora, justo cuando se había dado por perdida esa posición en el equipo de Texas.

Los Rockets ya no son ese proyecto dominador del oeste que eran hace un par de temporadas, la carrera de Howard allí fue más que decepcionante, y eso ha provocado un paso atrás en una plantilla que no hace mucho se codeaba contra los Warriors en las finales de conferencia Oeste. Harden que el año pasado había bajado un poco su rendimiento, se ha reconvertido en un base anotador pero sobre todo pasador, que se ha colocado en lo más alto de la lista de asistencias por noche de la temporada. La defensa sigue siendo su gran agujero negro, pero esta nueva dimensión de Harden lo convierte en un arma ofensiva imparable.

Ibaka se venga

Este verano ha sido muy movidito en Oklahoma, la marcha de Durant provocó una pequeña reconstrucción en el roster que acabó con el hispano-congoleño Serge Ibaka en Orlando. La franquicia había apostado varios años antes por el ala pívot cuando tuvieron que elegir la renovación por la restricción salarial entre él o James Harden y parece que no acabó de convencerles, y el agresivo esquema de Donovan de jugar con los dos cincos del equipo a la vez (Kanter y Adams) y que tan buen resultado le dio en los playoffs pasados, dejaba sin hueco al 9 Thunder.
Y llegó el partido de ayer, el primero de Ibaka ante sus ex y el que fuera su público durante nueve campañas, y no desaprovechó la ocasión para demostrarles al jugador que dejaron escapar. Dejó lo mejor de su antiguo repertorio (aportó cuatro tapones) y tuvo un 2/2 en triples para un 11/17 en tiros de campo, dejando claro su evolución desde que aterrizara en la NBA en este aspecto. Pero no contento con esto cerró el partido con una canasta ganadora sobre la bocina que escoció y mucho a los de Oklahoma.
Es cierto que los últimos años de Ibaka en Oklahoma fueron muy pobres, con lesiones que impedían su participación en momentos clave de la temporada, dejando muchas veces a su equipo huérfano en la zona. Su traspaso se entendió debido a que a cambio recibían a un joven Oladipo que se amolda a la perfección a la posición de escolta para ayudar en el peso ofensivo a un Westbrook que se encontraba huérfano en el frontcourt del equipo. Quizás su etapa en Oklahoma se hubiese acabado y el cambio fuese necesario, pero Ibaka quiso dejar claro que si pensaron que ya no podía aportar en el equipo se equivocaron.

Estratega McHale

Jugándote la eliminación y perdiendo de 19 puntos para el último cuarto sólo un técnico con tremenda personalidad puede sentar al mejor jugador ofensivo de la temporada durante todo el último cuarto para ganar el decisivo partido y llevar la serie a su estadio de nuevo para el definitivo partido.

Es cierto que Harden estaba cuajando un mal partido en cuanto a porcentaje de tiro, pero es difícil ver en la NBA  a un entrenador que siente a su jugador franquicia en los minutos decisivos. Una estrategia que le salió redonda pero que si no llega a salir bien podría haberle costado el puesto. Hecho que da más valor a la decisión del legendario ala pivot de los Celtics.

La serie vivirá su partido decisivo en el Toyota Center con los Rockets muy subidos de moral tras esta remontada, pero para mi los Clippers siguen siendo favoritos por potencial de equipo y experiencia en séptimos partidos. Pero para siempre quedará esta decisión de genio para la posteridad. Parece que McHlae sigue haciendo magia incluso sin el balón en sus manos.