Archivo de la etiqueta: James

Oladipo asalta The Q

Primera vez en doce años de participación de LeBron James en playoffs que pierde el primer partido. Llevaba además tres años consecutivos sin una sola derrota en primera ronda, pero ayer los Indiana Pacers les bajaron a la tierra de nuevo. Un excelente Oladipo, unido a una pésima serie de tiro exterior de Cavaliers (James falló los cuatro triples que intentó) hicieron que los de Indiana se llevaran con todo merecimiento el primer partido de la serie, dejando muchas dudas en cuanto al rendimiento de estos Cavs, que pese al triple doble de LeBron perdieron con contundencia en casa.

McMillan planteó un partido muy serio en defensa, y con un ataque fluido, aprovechando el daño que hace Miles Turner en la pintura. El Pívot hizo sufrir mucho a un Kevin Love, que pese a alcanzar veinte rebotes, volvió a quedarse en nueve puntos, dejando mucho que desear para un escudero de LeBron. El resto del equipo se contagió de la mala racha en el tiro exterior y tanto Jeff Green, que falló los ocho tiros que intentó, como José Calderón que falló sus tres triples, no aportaron desde la segunda unidad tampoco.

Se trata sólo de el primer partido de la primera ronda, pero las sensaciones no son buenas para estos Cavs, que dependen en exceso de que James realice una superproducción durante el partido para poder ganar. En cuanto la estrella tiene un pequeño resfriado el equipo se resiente y es incapaz de ganar. Nadie da la cara cuando el 23 no está acertado en el tiro, y eso es algo muy peligrosos que quizá les de para pasar esta primera ronda, pero no para luchar por el anillo.

Nuevo formato del All Star

Cada vez queda menos para que se dispute el fin de semana de las estrellas en la NBA, o lo que es lo mismo, el All Star Game. Este año se celebra en Los Ángeles, y tras muchos años con el mismo formato (desde 1951), este año hay un gran cambio. No será Este contra Oeste. Habrá capitanes que elegirán a sus respectivos equipos y conformarán las dos escuadras.

Los capitanes de ambos equipos serán los jugadores más votados (LeBron James y Stephen Curry en este caso) y escogerán entre los compañeros más votados de los quintetos del Este y del Oeste. Así James al ser el más votado, será el primero en elegir, cediendo la prioridad en el segundo turno a Curry y viceversa en las rondas de elección. Y para completar el equipo los entrenadores elaborarán una lista con los jugadores que deben ser los suplentes del All Star y de nuevo habrá elecciones por parte de los capitanes hasta completar los dos equipos.

Este novedoso formato promete más igualdad y más piques, puesto que se deben juntar amigos en equipo y evitar rivales, lo que hará que haya más piques de uno contra uno durante el partido y por ende más espectáculo y emoción. Este cambio es el último en un ya muy remodelado en los últimos años All Star en busca de una mínima tensión competitiva que se había perdido en los últimos años, siendo más un espectáculo individualista y para lucirse que un partido de verdad entre estrellas de baloncesto.

LeBron como un chaval a los 33

Quedan pocos meses para que LeBron James cumpla los 33 años y suma y a su temporada número 15 a la espalda. Esto haría que los números de cualquier jugador se viesen resentidos por el paso del tiempo, pero no para King James. El alero de Ohio está dando su mejor versión y realizando sus mejores números que se le recuerdan. Anoche mismo empató su record de asistencias durante un partido con 17 además de superar el 80% en tiros de campo.

El comienzo de la temporada para LeBron no era nada halagüeño, los Cavs no terminaban de despegar y en el primer mes de competición el equipo mostraba un balance negativo. Pero en ese momento el 23 dijo basta y empezó a realizar exhibición tras exhibición que hacen pensar que lo mejor de LeBron James todavía está por llegar, y eso asusta y mucho.

Los Cavs con estas exhibiciones vuelven a ser candidatos a repetir por cuarto año consecutivo finales, en lo que serían las novenas consecutivas de una leyenda viva del baloncesto, que pese a su edad, y a los partidos que lleva a sus espaldas, parece mejorar cada día que pasa. Todavía queda mucho para los playoffs, pero no queda tanto para el día de Navidad, donde la NBA nos regalará un esperadísimo Warriors Cavaliers que nadie debería perderse. LeBron tiene hambre de revancha tras el año pasado y ese partido es la primera piedra en su reconquista del título.

Thunder y Cavs no arrancan

Oklahoma City Thunder y Cleveland Cavaliers están siendo las dos sorpresas negativas de este inicio de campaña. Con unos balances de 4-7 y 5-7 respectivamente ambos están fuera de playoffs, y lo que es más preocupante, la imagen que están dando es muy floja en este inicio de temporada. Es cierto que sólo llevamos un mes de competición y que la temporada regular es larga, pero este inicio es muy desconcertante en ambas franquicias, y más cuando esta temporada debía ser de asalto total al dominio de Golden State.

La temporada de Cavaliers empezó bien, victoria ante Celtics en el inicio, pero a partir de ahí partidos flojísimos les han llevado a tener a día de hoy récord negativo en su conferencia, y la adaptación de los nuevos está lejos de ser buena, pese a que se han visto pinceladas de el Rose del pasado, a día de hoy los de Ohio son mucho más flojos que el año pasado, ya que ahora es sólo LeBron. Veremos qué pasa cuando se recupere Thomas, pero Tyronne Lue tiene mucho trabajo por hacer para revertir esta peligrosa tendencia.

En los Thunder sin embargo es más preocupante la situación, tras un verano ilusionante, con dos fichajes espectaculares unidos al último MVP de la temporada regular las expectativas eran muy altas en Oklahoma. Pero el inicio de campaña unido a una versión más terrenal de Westbrook han hecho que ahora mismo sus partidos sean un constante altibajo (ya se vio cómo derrocharon una ventaja de 14 puntos al descanso ante los Celtics hace un par de días) y a día de hoy sea un equipo poco fiable. No me atrevería a apostar en contra de un equipo con ese big three pero a día de hoy están muy alejados de la versión de equipo que todos esperábamos de los Thunder.

Irving se equivoca

Este sábado se abría el día con la impactante noticia de la petición de Kyrie Irving al dueño de los Cavaliers de que lo traspasara. No quería estar más a la sombra de LeBron James y quería liderar él solo un proyecto de la NBA. Algo muy extraño cuando sólo ha formado parte de un equipo competitivo cuando James llegó al equipo, hasta entonces no sabía lo que eran los playoffs y su impacto en la liga era mucho menor del que tiene en la actualidad.

Irving quiere liderar un proyecto él solo ahora que los Cavaliers y él mismo están peleando por el anillo año si y año también. LeBron ha reconocido estar muy triste con una decisión que le ha pillado totalmente “por sorpresa” ya que no era consciente de los deseos del base nacido en Melbourne. Los Cavs que no tienen porqué traspasarlo ya que tiene contrato están tanteando terreno y parece que los Knicks son los que más han avanzado en este aspecto poniendo a Carmelo Anthony como moneda de cambio mas una primera ronda del draft.

Pero no son los únicos, la franquicia en la que preferiría recalar Irving es la de los San Antonio Spurs, algo extraño ya que allí el líder del proyecto es Kawhi Leonard y estaría en una situación muy parecida a la que ya está viviendo en Cleveland y los Suns que también se han mostrado interesados no pueden ofrecer un proyecto deportivo competitivo a corto plazo ya que sólo cuentan con el talento de Booker a día de hoy (además de que Booker ya juega de base). Veremos como se desarrolla esta situación en las oficinas de Cleveland, unas oficinas que a día de hoy no tienen un General Mannager que tome decisiones, un poco esperpéntico todo.

LeBron no se ha rendido

Los Warriors se alzaron con el anillo finalmente en el quinto partido cerrando así una temporada magnífica. El objetivo del equipo era ganar el anillo tras la afrenta sufrida el año anterior por parte de los Cavaliers y lo lograron. Pero pese a la victoria por los pasillos hacia los vestuarios visitantes LeBron James susurraba al oído a Kyrie Irving: “Tranquilo volveremos”. Palabras contundentes las de LeBron que no se ha dado por vencido en ningún momento de las Finales, siendo el primer jugador en promediar un triple doble en ellas, y no iba a hacerlo tras la derrota final.

Ahora toca pensar en construir un mejor bloque alrededor de estas dos superestrellas, Kevin Love definitivamente no ha dado la talla en estas finales, y el resto del equipo se ha visto que sin LeBron en cancha no son competitivos (+6 con James en pista -25 sin él). Por eso se prepara una revolución total en el equipo de Ohio donde puede que volvamos a ver una reunión de estrellas en torno a LeBron. Los rumores en torno a Carmelo Anthony y el agente libre Chris Paul son cada vez más fuertes y de concretarse estaríamos hablando de un equipo que no tendría ningún tipo de complejo ante estos Warriors.

Otro de los nombres que suena con mucha fuerza es el de Paul George, otro refuerzo que vendría de perlas al equipo dando una tercera vía de anotación que tanto han adolecido en estas Finales. Sea como fuere parece que LeBron está de nuevo en modo reclutador, y ya sabemos el poder de persuasión que puede tener jugar al lado del mejor jugador de la NBA actualmente y las posibilidades de ganar un anillo a su lado que ello conlleva. Será un verano de muchos rumores, pero lo que está claro es que LeBron ya está pensando en la manera de volver a derrotar al equipo que sin poder pararle le ha arrebatado el anillo que tanto deseaba.

Finales: Vendeta o Asalto

Esta madrugada se disputa el primer partido de la Final de la NBA. Una serie que promete ser de las mejores de la historia por ser la primera vez que se enfrentan tres años consecutivos los mismos equipos, con una victoria para cada uno. De aliciente también la remontada histórica de un 1-3 en contra por parte de los Cavaliers, los cruces de declaraciones contrarias entre ambos, un pique constante durante las últimas finales de las dos estrellas de ambos equipos y la llegada de Durant que ya fue barrido hace 6 años de las Finales por LeBron cuando militaba en Oklahoma.

Para los Warriors todo lo que no sea el anillo será un absoluto fracaso, superaron el mejor récord de una temporada en la NBA el año pasado, incorporaron al mejor agente libre que había en el mercado a su equipo y además este año han conseguido llegar a las Finales con un balance de 12-0, algo que nadie había conseguido (los Bulls de Jordan y los Lakers de Shaq y Kobe pero en aquellos años la primera ronda era al mejor de 5 partidos no de 7 como actualmente). Además contarán con factor cancha favorable y con un equipo lanzado tras el regreso de su lesión de Kevin Durant.

¿Pero con todo lo dicho cómo es posible que estas finales estén igualadas?. La respuesta es clara: LeBron James. El jugador más determinante de la NBA y por méritos propios ya en el top 3 histórico de la NBA. Llega en su mejor momento, ha sabido dosificar su temporada regular para llegar lanzado a los playoffs donde se ha clasificado con un balance de 12-1 que habla a las claras de las ganas de otro anillo del Rey. Además las mejores versiones de Irving y de Love han llegado en el mejor momento y los Cavs vuelven a ser un equipo temible con un James que ya es el máximo anotador de la historia de los playoffs y que agranda su leyenda a marchas agigantadas con cada nuevo récord que supera.

Estas Finales se preveen que sean las más vistas de la historia, lo que demuestra las ganas de ver el tercer asalto entre James y el mejor equipo quizás de la historia de la NBA (al menos el que registra más victorias de la historia). Porque este equipo de los Warriors se pasearía sin rival por esta NBA si no llega a ser porque han coincidido en la misma época con el único jugador que ya a día de hoy se puede comparar con Michael Jordan sin que esto suponga ninguna blasfemia, y James quiere sumar otro anillo más a su palmarés en el que quizás sea el mayor desafío de su carrera, y LeBron se agiganta en los momentos más complicados.

LeBron y ya van 8

LeBron James se puso ayer otra noche más el traje de superhéroe en el TD Garden de Boston para llevar a los Cavaliers a su tercera final consecutiva, séptima consecutiva para LeBron y octava en su carrera. Estos datos demuestran el dominio apabullante del de Ohio y que lleva casi una década sometiendo a toda la liga. Y lo hizo además convirtiéndose en el máximo anotador de la historia de los playoffs, con 32 años todavía y quizás en el mejor momento de su carrera.

Tal vez estemos asistiendo al mejor LeBron de siempre y además mejor rodeado que nunca. Pero la cruzada ante los Warriors va a ser titánica, se trata del equipo que batió el mejor récord de temporada regular de la historia, que buscará venganza tras la remontada del 3-1 del año pasado y que se ha reforzado este verano con el mejor agente libre del mercado, todo un MVP de la temporada como Kevin Durant, y que llegan a las Finales con un parcial de 12-0 nunca antes logrado.

Pero LeBron sigue siendo el mejor jugador del plantea a día de hoy, su dominio en todas las facetas es insultante y no ha perdido un ápice de apetito por la victoria y por el anillo. Sabe además de la dificultad de la empresa ya que los Warriors tendrán ventaja de campo de nuevo en un hipotético séptimo partido pero eso a LeBron no le importa como demostró el año pasado. Sólo nos queda esperar a la madrugada del 2 de Junio para poder disfrutar por tercera vez de las Finales entre Warriors y Cavaliers en quizás el mejor momento de ambos y en las que quizás puedan ser las mejores finales de la historia.

James y Curry a lo suyo

Otra postemporada más y ya van tres los Warriors y los Cavaliers están arrasando, tras barrer a Pacers y Blazers respectivamente en primera ronda, ya han situado el 2-0 en semifinales de Conferencia, dejando claro que quieren ser por tercer año consecutivo Finalistas de la NBA, algo que no ha ocurrido nunca en la historia y que brindaría a los de la bahía una venganza por el 3-1 remontado por parte de los de Ohio.

James ha vuelto a ponerse en modo imparable, dando exhibición tras exhibición y jugando más minutos que en temporada regular. Los Cavaliers pese a las dudas de los dos últimos meses de competición llegando incluso a perder la primera plaza de la Conferencia en favor de los Celtics, han vuelto a su versión más arrolladora y no se ve ningún rival que pueda plantar cara en la Conferencia Este a estos Cavaliers a día de hoy.

Por su parte los Warriors han vuelto a conseguir el mejor récord del año, y por si fuera poco, sus máximos rivales los Spurs han perdido a Tony Parker por lesión para el resto de playoffs. La vuelta de Durant tras su lesión y una buena versión de Curry (habrá que ver si en el tercer año por fin rinde a su nivel en las Finales) les hacen máximos favoritos a todo.

Personalmente estoy deseando que este duelo se repita, y en caso de repetirse me encantaría que se llegase a otro séptimo partido, que se volvería a disputar en el Oracle Arena y si el año pasado ya fue el partido más retransmitido y con las entradas más caras de la historia, no quiero ni imaginarme lo que podría suponer otro.

Telenovela James

Se queda se va se queda se va. Cada día amanecemos con los mismos titulares sobre James Rodríguez. El colombiano, que ya no tiene hueco en el Madrid de Zidane, es un jugador fuera de serie pero que no se ha hecho imprescindible para ninguno de los dos últimos entrenadores, y que quizás sus disputas con Benítez, con ausencias de entrenamientos incluidas le han costado su sitio en el Madrid de Zidane para siempre. El deseo del mediapunta es continuar vistiendo de blanco, pero contando con minutos, algo de lo que a día de hoy no disfruta.

Con el panorama como está, la ficha de James, y sus últimas declaraciones tras el mundialito de clubes, está claro que las horas del jugador en Chamartín están contadas. La Juventus parece muy interesada y pondrían una buena suma de dinero por el jugador. El hecho de que la FIFA haya retirado la sanción de fichar este verano para los blancos hace además que se haya abierto la puerta de salida ya sin restricciones para un jugador que deslumbró en su primer año pero que no ha sabido demostrar su potencial a cualquier entrenador que no fuese Ancelotti.

Con la salida de James el Madrid pierde un fuerte filón en el mercado suramericano, pero gana en estabilidad de vestuario, además de aliviar masa salarial (James es de los mejor pagados del vestuario), para acometer algún fichaje de renombre en el mercado veraniego que tanto gusta a Florentino Pérez. Sea como fuese James tiene las horas contadas como jugador del Real Madrid.