Archivo de la etiqueta: James

LeBron y ya van 8

LeBron James se puso ayer otra noche más el traje de superhéroe en el TD Garden de Boston para llevar a los Cavaliers a su tercera final consecutiva, séptima consecutiva para LeBron y octava en su carrera. Estos datos demuestran el dominio apabullante del de Ohio y que lleva casi una década sometiendo a toda la liga. Y lo hizo además convirtiéndose en el máximo anotador de la historia de los playoffs, con 32 años todavía y quizás en el mejor momento de su carrera.

Tal vez estemos asistiendo al mejor LeBron de siempre y además mejor rodeado que nunca. Pero la cruzada ante los Warriors va a ser titánica, se trata del equipo que batió el mejor récord de temporada regular de la historia, que buscará venganza tras la remontada del 3-1 del año pasado y que se ha reforzado este verano con el mejor agente libre del mercado, todo un MVP de la temporada como Kevin Durant, y que llegan a las Finales con un parcial de 12-0 nunca antes logrado.

Pero LeBron sigue siendo el mejor jugador del plantea a día de hoy, su dominio en todas las facetas es insultante y no ha perdido un ápice de apetito por la victoria y por el anillo. Sabe además de la dificultad de la empresa ya que los Warriors tendrán ventaja de campo de nuevo en un hipotético séptimo partido pero eso a LeBron no le importa como demostró el año pasado. Sólo nos queda esperar a la madrugada del 2 de Junio para poder disfrutar por tercera vez de las Finales entre Warriors y Cavaliers en quizás el mejor momento de ambos y en las que quizás puedan ser las mejores finales de la historia.

James y Curry a lo suyo

Otra postemporada más y ya van tres los Warriors y los Cavaliers están arrasando, tras barrer a Pacers y Blazers respectivamente en primera ronda, ya han situado el 2-0 en semifinales de Conferencia, dejando claro que quieren ser por tercer año consecutivo Finalistas de la NBA, algo que no ha ocurrido nunca en la historia y que brindaría a los de la bahía una venganza por el 3-1 remontado por parte de los de Ohio.

James ha vuelto a ponerse en modo imparable, dando exhibición tras exhibición y jugando más minutos que en temporada regular. Los Cavaliers pese a las dudas de los dos últimos meses de competición llegando incluso a perder la primera plaza de la Conferencia en favor de los Celtics, han vuelto a su versión más arrolladora y no se ve ningún rival que pueda plantar cara en la Conferencia Este a estos Cavaliers a día de hoy.

Por su parte los Warriors han vuelto a conseguir el mejor récord del año, y por si fuera poco, sus máximos rivales los Spurs han perdido a Tony Parker por lesión para el resto de playoffs. La vuelta de Durant tras su lesión y una buena versión de Curry (habrá que ver si en el tercer año por fin rinde a su nivel en las Finales) les hacen máximos favoritos a todo.

Personalmente estoy deseando que este duelo se repita, y en caso de repetirse me encantaría que se llegase a otro séptimo partido, que se volvería a disputar en el Oracle Arena y si el año pasado ya fue el partido más retransmitido y con las entradas más caras de la historia, no quiero ni imaginarme lo que podría suponer otro.

Telenovela James

Se queda se va se queda se va. Cada día amanecemos con los mismos titulares sobre James Rodríguez. El colombiano, que ya no tiene hueco en el Madrid de Zidane, es un jugador fuera de serie pero que no se ha hecho imprescindible para ninguno de los dos últimos entrenadores, y que quizás sus disputas con Benítez, con ausencias de entrenamientos incluidas le han costado su sitio en el Madrid de Zidane para siempre. El deseo del mediapunta es continuar vistiendo de blanco, pero contando con minutos, algo de lo que a día de hoy no disfruta.

Con el panorama como está, la ficha de James, y sus últimas declaraciones tras el mundialito de clubes, está claro que las horas del jugador en Chamartín están contadas. La Juventus parece muy interesada y pondrían una buena suma de dinero por el jugador. El hecho de que la FIFA haya retirado la sanción de fichar este verano para los blancos hace además que se haya abierto la puerta de salida ya sin restricciones para un jugador que deslumbró en su primer año pero que no ha sabido demostrar su potencial a cualquier entrenador que no fuese Ancelotti.

Con la salida de James el Madrid pierde un fuerte filón en el mercado suramericano, pero gana en estabilidad de vestuario, además de aliviar masa salarial (James es de los mejor pagados del vestuario), para acometer algún fichaje de renombre en el mercado veraniego que tanto gusta a Florentino Pérez. Sea como fuese James tiene las horas contadas como jugador del Real Madrid.

Sin fichajes pero con renovaciones

El Real Madrid es este verano un remanso de paz, la llegada de Zidane con la conquista de la orejona ha dejado un poso de tranquilidad absoluta durante el periodo de verano que hacía tiempo que no se recordaba. Cierto es que siguen sonando de vez en cuando algún nombre como los Pogba, Lewandowski o Kanté, pero más por parte de la prensa que por pura intención del club. Zidane es consciente que tiene un bloque muy potente al que le hacen falta retoques, no galácticos que desestabilicen un vestuario ya de por sí propenso a los problemas. Tras la efímera etapa de Benítez (al que desde aquí ya se aseguró su fracaso desde su presentación) que dejó a jugadores enfrentados con la grada y dejándose llevar en los partidos literalmente (el bochornoso caso del 0-4 frente al Barcelona fue inaceptable) llegó Ziadane para conquistar con algo más que suerte en los cruces la undécima Champions League para los blancos.

Por ello el club va a afrontar las renovaciones de Cristiano y Bale para premiarles por la temporada pasada y hacerles ver que esto es un proyecto muy a largo plazo. El caso de Cristiano han sido un par de años de tiras y aflojas en los que el luso y el club parecía más que distanciados, y la sombra del PSG siempre acechaba. Pero tras otra buena temporada goleadora de Ronaldo el club va a ofrecerle la renovación para su retiro de blanco. El caso de Bale es distinto, otra temporada más su rendimiento cuando ha estado sano ha sido bueno, pero sus periodos de lesiones han sido otra vez grandes, su sóleo no deja de romperse cada cierto tiempo y eso es algo que preocupa seriamente al club de Concha Espina. Pese a todo y tras su gran Eurocopa donde llevó a Gales a semifinales en su primera participación en su historia, tendrá una recompensa que deberá refrendar sobre el césped. Keylor Navas también verá recompensada una temporada en la que ha demostrado una profesionalidad que el club no tuvo con él, siempre queriendo utilizarlo como moneda de cambio, pero el costaricense ha dado un ejemplo de profesionalidad y se ha ganado un contrato de estrella.

Y por último está el caso de James e Isco, parece que el colombiano y Zidane no tienen buena sintonía, y de no ser por el mercado sudamericano que aporta James ya estaría fuera del Madrid, pero una buena oferta que rentabilice lo pagado por él hace dos años quizás le abriera la puerta de salida. Lo del malagueño es diferente, a Zidane le gusta pero a día de hoy el trío Kroos-Modric-Casemiro es inamovible e Isco necesita de minutos para no quedarse más veces fuera de convocatorias nacionales, él es feliz en Madrid pero es consciente de la necesidad de minutos que en el Madrid a día de hoy están muy caros. Parece que Florentino ha cambiado de dinámica este verano aunque conociéndole seguro que hará algún movimiento en el mercado para hacerse notar y más si vende a alguno de sus estrellas.

LeBron ya con los más grandes

Con su exhibición durante estas Finales a LeBron ya se le puede considerar el mejor alero de la historia de la NBA, por encima incluso de Larry Bird. Sus números a lo largo de toda su carrera no engañan, ha ido cambiando a sus detractores en admiradores (yo el primero) con un dominio de los partidos en ambos lados de la cancha difícil de ver. Se trata de un alero de 2,06 que puede jugar en las cinco posiciones y lo que es más inverosímil todavía, puede defender a las cinco posiciones también, ninguneado para el premio a mejor defensor del año en dos ocasiones ha mejorado cada campaña en algo de su juego hasta llevarlo a unos niveles insospechados.
 
Cuando se le ve jugar y comienza una penetración todo el mundo sabe que acabará en canasta y eso es algo que sólo los más grandes consiguen, ha mejorado muchísimo su tiro de larga distancia desde que entrara con 18 años en esta competición y sus números de carrera están muy cerca de ser un triple doble. Quizás el hecho de ser tan insultantemente superior físicamente al resto hace que se le resten méritos, pero su lectura del juego, y de los momentos de los partidos es casi perfecta. Domina todas las virtudes del baloncesto, pase, tapón, rebote, penetración, tiro de larga distancia, robo, quizás el único pero que pueda tener es que no sea un asesino en ataque, pero no conozco a ningún jugador de ese estilo salvo Jordan o Bryant que siendo tan letales en ataque sean fiables en defensa, incluyendo a Curry en este segundo grupo que ha dejado que Thomson defienda a Irving durante las finales y el ha sido defendido con éxito por James en muchos momentos.
 
Ha mejorado además su acierto en los minutos finales de los partidos, algo que también le achacaban, además de no perderse prácticamente ningún partido y seguir siendo de los jugadores que más minutos juegan durante cada regular seasson. Esta victoria en las finales además borra de un plumazo su 2 de 6 que llevaba hasta entonces en las Finales y firmando así la venganza de la derrota del año pasado ante los Warriors de un Curry con el que no guarda ningún tipo de buena relación. Se lo merecía un jugador que todo lo que ha hecho desde que llegó a la NBA ha sido para mejorar y alargar una carrera que a día de hoy parece muy lejos de acabar.

El Rey sigue creyendo

Lejos de venirse abajo tras la dura derrota en el cuarto partido en casa, LeBron ha realizado junto a Irving la mejor actuación de un dúo en las Finales de la NBA. Cuando todo parecía en contra, la serie 3-1 desfavorable, en un Oracle Arena a reventar para ver campeones a los Warriors, James decidió alargar la serie y llevársela a Cleveland para intentar forzar un séptimo que ya sería de infarto.
 
Es cierto que la baja desde el inicio de Green era sensible, pero los Warriors aguantaron el tipo hasta que un choque entre J.R. Smith y Bogut acabó con el australiano retirado del partido y veremos si de la serie. Esta baja en la pintura si que fue definitiva para que Irving (41) y James (41) decantaran el partido para los visitantes. Esta victoria llena de moral de nuevo a los Cavs que se veían en el abismo y ahora mismo saben que está en su mano forzar el séptimo y buscar la machada de levantar un 3-1 en contra.
 
En el cuarto encuentro el equipo de Cleveland notó el cansancio al solo haber dos días de descanso, pero esta vez habrá tres de nuevo y los titulares, a los que Lue está exprimiendo al máximo, podrán llegar en plena forma. Cuando parecía sentenciado el título ya en favor de los Warriors el Rey nos brinda con una nueva muestra de que nunca se da por rendido y es el competidor más voraz a día de hoy de la NBA. Larga vida al Rey.

Así Curry no es MVP

Ya lo decía el gran Antoni Daimiel durante la retransmisión del tercer partido mientras ponían las estadísticas en las finales de Stephen Curry que con esos número era muy difícil ser nombrado MVP de las finales(en caso de que gane Warriors claro). Y es que ya el año pasado el 30 tuvo una actuación discreta en las finales que su equipo acabó ganando y fue Iguodala el que sostuvo al equipo llevándose finalmente el premio. Nadie duda de la calidad de Curry pero es cierto que todavía no ha tenido un partido extraterrestre de los suyos en las finales. Sus porcentajes son malos y se está cargando mucho de faltas en los primeros cuartos condicionando así sus minutos.
 
Y eso que en frente no tiene a un gran especialista defensivo, la defensa de Kyrie Irving no es de las más fuertes de la liga, pero a base de ayudas están consiguiendo desconectar tanto a Curry como a su pareja de baile en el perímetro Thomson. El primer partido en Cleveland fue un suplicio para los splash brothers a los que no les entró nada y se vieron superados en todo momento. Además apareció un J.R. Smith que su equipo echó mucho de menos en el Oracle para acribillar desde el perímetro.
 
También es cierto que los Warriors suelen tener un tercer partido en cada serie por los playoffs en el que dan su peor versión, y este año se ha visto ante Rockets, Blazers y Thunder, y contra Cavs no iba a ser diferente. Siguen teniendo la serie a favor y la aportación del banquillo de los de la bahía sigue siendo muy superior, pero también Daimiel comentó como llega a los playoffs en datos de minutos y rapidez de LeBron y eran datos que asustaban. No pueden estar más bonitas las finales y hoy el cuarto partido en un Quickens que de momento es un auténtico fortín en estos playoffs 8 de 8 victorias allí para sus Cavs.

Todavía hay Finales

Está claro que en las finales de la NBA llevar un balance de 2-0 a favor es una ventaja considerable. Pero al tener en frente a una bestia competitiva como LeBron James que no se va a dar por vencida puede ser un problema. Y más teniendo en cuenta que de momento nadie en los playoffs ha conseguido ganar un sólo partido en el Quicken Loans Arena (es cierto que los rivales a los que se han enfrentado los Cavs no han sido de gran entidad), pero aún así en Cleveland se aferran a su cancha.
 
Y tienen grandes motivos, saben que de ganar el primer partido el estímulo sería enorme para su equipo, podría provocar dudas en los Warriors y hay que recordar que se juegan en el nuevo formato NBA tres partidos seguidos en Cleveland, haciendo que de ganar todos se vuelvan a San Francisco a una victoria del anillo. Además cuentan con el mejor jugador del mundo, un LeBron que no para de multiplicarse en cada partido y que sigue sin contar con la ayuda de un Kevin Love que no era lo que prometía en Minnesota. James está llevando el peso de su equipo en ataque y además está defendiendo personalmente a Curry dejándolo inutilizado, otra cosa es que el resto de los Cavs no aporte y los Warriors si, que ahí James no puede hacer nada.
 
La afición de los Cavs además se va a volcar sabiendo que desde los años 60 ningún equipo de su estado (Ohio) ha ganado ninguna competición deportiva, y llenarán el pabellón y los alrededores para ayudar en lo máximo a su equipo. Saben de la importancia del partido como lo saben los jugadores, el propio LeBron lo ha calificado de vida o muerte sabedor que un 3-0 los manda a la lona prácticamente. Además se denota cierta rabia de James hacia Curry al que siempre intenta menospreciar sus logros y al que al menos a él ha sabido frenar, sólo falta que el resto del equipo haga lo mismo, y, que Lue sepa aprovechar el factor Mozgov que tanto daño hizo el año pasado y que este año ni se vislumbra. Hoy se va a disputar el partido más importante de las Finales y el que puede suponer la muerte o resurrección de los Cavaliers.

Tiempo de Zidane

Tiempo de Zidane tiempo de jugones. Tras la problemática estancia de Benítez al frente del Madrid se abren nuevos tiempos para la plantilla con la llegada del francés. La mayoría de los técnicos son reacios al nombramiento de Zidane al frente del equipo al argumentar falta de experiencia, pero creo que puede ser el hombre adecuado para dirigir al conjunto blanco. No hace falta ser el mejor entrenador del mundo para dirigir de manera correcta al Madrid, sino que hace falta autoridad y respeto por parte de los jugadores algo de lo que adolecía Benítez y que Zidane por su trayectoria ya se ha ganado de la plantilla. Otro punto a favor es que fue el segundo de a bordo de la era de Carleto (una época añorada por los jugadores) y ha aprendido a gestionar un banquillo como el del Madrid.

Con Zidane se espera que el juego del Madrid deje de ser tan táctico para dar paso a un poco de libertad para los jugadores incluyendo en el campo a los más jugones como Isco y James, a los que Benítez había relegado al ostracismo. El único pero que puede tener la llegada de Zidane es cortar la progresión de Casemiro, que con Benítez se estaba convirtiendo en intocable pero que no parece que entre en los planes del francés. Veremos si recupera además la mejor versión de un Toni Kroos que nada tiene que ver con el del año pasado y si vuelve a colocar a Bale de extremo en vez de media punta donde, como ha quedado demostrado, no sabe desenvolverse. Todavía está a tiempo el conjunto blanco de terminar la temporada con algún título importante solo queda por ver si los jugadores están con el entrenador.

Problemas en la capital

El fin de semana de fútbol ha dejado una cosa clara en la capital, Madrid y Atlético no juegan a nada. Pese a que el Madrid empezó ganando su conservadurismo, que ya le costó la victoria en el Calderón, volvió a ser patente y permitió que el Sevilla se creciera hasta tal punto de marcarle tres goles y bailarle toda la segunda parte. En el Atlético sin embargo el problema es la falta de gol unida a la nula capacidad de generar juego. La llegada de Jackson no ha aportado nada al juego y tampoco está demostrando ser un delantero de área.

En el Madrid además al acabar con derrota las sensaciones fueron muy malas, las caras de los futbolistas eran un poema y encima el partido deja varios temas en el aire como la relación de Benítez con algunos pesos pesados del vestuario (Sergio Ramos y Cristiano no parecen muy contentos con el técnico), la situación de James al que no parece que le sentara bien la suplencia tras estar dos semanas con el alta ya, y la lesión de Ramos que probablemente le aparte del clásico donde Benítez puede jugarse todo su crédito con la grada madridista.

En el Atlético el problema que arrastra de la falta de juego y gol no es nuevo, pero tras los empates ante Deportivo y Astana se ha hecho más que evidente que el equipo no tiene estilo definido ni ideas claras arriba, donde la irrupción de Carrasco como el mejor de los últimos partidos no le ha servido de mucho al equipo, y lo más preocupante en el último partido ya hubo pitada al Cholo por alguna decisión, algo impensable hace poco tiempo.

El fin de semana deja tocados a los blancos y al Atlético con un serio aviso de que si quiere seguir aspirando a la liga debe hacer mucho más. Ahora el parón de selecciones les vendrá bien para relajar el ambiente pero en la capital no están muy contentos los hinchas.