Archivo de la etiqueta: Lakers

Lonzo Ball está que lo rompe

La Summer League de este año nos está dejando grandes aciertos en cuanto al draft, como el de Jaylen Brown en los Celtics, mostrando una vez más el buen ojo de Danny Ainge, o el de Jordan Bell por los Warriors, cuya polivalencia puede aportar mucho al juego interior de los de la bahía. Pero el que verdaderamente se ha coronado como rey de la Summer League ha sido Lonzo Ball. El base drafteado por los Lakers se ha convertido en la sensación del torneo trayendo un soplo de optimismo para un afranquicia deprimida en estos momentos.

Sus números no dejan dudas, es el primer jugador en la historia en promediar un 30+10 (en puntos y asistencias) o es el primero desde hace siete años que promedia un triple doble en un partido de estos. Parece que lo de Lonzo no es ninguna broma y su aportación al equipo y su impacto a la liga se prevén inmediatas, por lo que se ha convertido desde ya en máximo favorito al rookie of the year.

Traslas constantes declaraciones del bocazas de su padre LaVar, quién llegó a afirmar que llevaría a los angelinos a los playoffs en su primera temporada, parece que Lonzo está convirtiéndose en un proyecto de estrella de esta liga. Sus números y dominio, ya que no es sólo un anotador sino que ha dado muestras de ser un excelente pasador, hacía tiempo que no se veían, pero también es cierto que esto es la Summer League y que la diferencia con la NBA es grande, pero ahora mismo parece que Lonzo está más que preparado para liderar a una franquicia histórica como son los de púrpura y oro.

Lakers todo a 2018

Los Ángeles Lakers han realizado un movimiento en el mercado de fichajes que pone de manifiesto su estrategia de planificación para el futuro. El traspaso de Dángelo Russell a los Nets a cambio de Robin López da muestras de hacia donde encaminan su futuro, a la agencia libre de 2018 donde los nombres de Paul George, LeBron James o DeMarcus Cousins pueden salir al mercado y muchos ya han especulado en una reunión de todos en los de púrpura y oro.

Tocará otro año de penuria por la liga, donde llegar a las 30 victorias será una quimera pero con un horizonte esperanzador en caso de que al menos dos de estas estrellas recale en el equipo. De momento George ya ha confirmado a los Pacers que el año que viene jugará allí, por lo que las especulaciones no han hecho más que empezar. No será fácil reunir a todos en el equipo, ni es seguro que LeBron salga de Cleveland, pero tampoco parecía factible la llegada del de Akron a Miami o la de Durant a Golden State y finalmente se produjeron.

El poder de mercado de la franquicia angelina es el mayor de los reclamos para los jugadores, y LeBron sabe que podría multiplicar sus espónsores y sus imperio de trasladarse a la soleada California. Queda mucho para ese verano de todos modos pero los Lakers ya están comenzando a liberar masa salarial para poder volver a dominar una Conferencia Oeste que lleva tiempo sin saber de ellos. Y ya sabemos como suele terminar cuando los Lakers se proponen reunir a estrellas en su equipo.

Malos tiempos para Indiana

En 2013, los Miami Heat comandados por LeBron James y Dwayne Wade, sufrían hasta el séptimo partido en unas finales del Este ante los Indiana Pacers que les llevarían al límite. Tras esta exhibición y tras una buena temporada regular donde llegaron a ir líderes de la liga, todo comenzó a torcerse, las dos estrellas del equipo Paul George y Roy Hibbert se distanciaron dañando irreparablemente su relación tras un incidente con mujeres de por medio, además de una lesión gravísima en el campuis de verano del combinado nacional del prometedor alero..

A partir de ahí en Indiana nada ha vuelto a ser lo mismo, y tras varios años de amagos de volver a resurgir parece que el fin del proyecto ha llegado. Larry Bird abandona la dirección de la franquicia, y Paul George ha confirmado que se marchará a los Lakers al finalizar su contrato en 2018, por lo que los Pacers deben intentar incluirlo en un trade si quieren sacar algo positivo por el alero sino quieren verlo marchar de manera gratuito ebn el próximo verano.

Ahora toca una nueva reconstrucción en una franquicia que no termina de dar ese salto competitivo desde que de la mano de Bird en el banquillo y con el gran Reggie Miller en la cancha llegaran a las Finales ante los Lakers de Kobe y Shaq. Veremos cómo gestionan esta situación y a ver si Mcmillan es capaz de sacar algo positivo de jugadores que tras esto tendrán que dar un paso adelante. Mucha incertidumbre y poca luz se ve en Indiana.

Ese extraño elemento llamado Horry

Cuando uno piensa en jugaodres con anillos en la historia de la NBA siempre sale el nombre de Bill Russell con sus once anillos en trece años, cualquier miembro de la plantilla de esos Celtics de la época de Russell o los de Michael Jordan o Kareem Abdul-Jabbar con seis anillos cada uno. Pero entre todas esas leyendas de la NBA sale el nombre de un trotamundos que siempre ha sabido estar en el momento y el lugar adecuado, y acertar en el único momento que realmente se le ha requerido. Un hombre que nació no para triunfar (jamás ha sido All Star) sino para ser importante en el momento más importante: Robert Horry.

Horry fue seleccionado por los Houston Rockets en el puesto 11 del draft del 92, y ya con ellos se alzó con los campeonatos de 1994 y 1995, los primeros en la historia de la franquicia. Tras estos éxitos pasó desapercibido un tiempo del radar mediático hasta que fue reclutado por los Lakers de Phil Jackson. Con ellos protagonizó el triple más inverosímil en las Finales de Conferencia Oeste frente a los Sacramento Kings. Un triple que valió el pasaje a la Final para ganar el tercer campeonato consecutivo de los Lakers y el quinto en su cuenta particular.

Pero lejos de conformarse, Big Shot Rob como era conocido por la prensa americana, decidió dar sus últimos servicios a los San Antonio Spurs de Tim Duncan. De nuevo dejó su impronta en el quinto partido de la Final con un triple ganador en la prórroga ante los Pistons que certificaba su sexto anillo, y aguantó dos años más para dejar su cuenta de títulos en siete, superando al mismísimo Michael Jordan. Jamás será una leyenda o será considerado entre los mejores, pero todas las franquicias por las que ha pasado guardan el mejor de los recuerdos de un tipo tan peculiar como decisivo, el gran Robert Horry.

Jack McKinney el Laker olvidado

Si hablamos de la época del Showtime a todos se nos vienen los nombres de Magic Johnson, Abdul Jabbar o Worthy comandados por Westhead primero y por Riley después. Llegaron a ganar cinco anillos en la época de los ochenta y convirtieron el Forum de Inglewood, el estadio Laker de la época, en una pasarela de famosos y VIP de todo tipo. Tenía hasta la discoteca más famosa de Los Ángeles en el propio estadio y sólo accedían la crème de la crème.

Pero todo esto se originó en parte por una desgracia del destino. En su primera campaña al frente de los Lakers, la primera con la selección de Johnoson para los angelinos, y tras tan sólo 14 partidos, el técnico Jack McKinney sufrió un aparatoso accidente con la bicicleta que le provocó un fuerte traumatismo cranoencefálico. Esto le provocó pérdida de memoria y que la directiva Laker no contara más con él. “Gracias a este accidente” su segundo en el momento Westhead (al que McKinney retiró la palabra tras esto) cogió las riendas del equipo. Se dice que el dueño de los Lakers en la época, Jerry Buss, le dijo a Westhead que aceptara o no el cargo McKinney no sería más su entrenador.

Y para completar del todo la historia, Westhead escogió como su ayudante a un exjugador comentarista de los partidos de los Lakers, un tal Patt Riley. En esa primera accidentada campaña los púrpura y oro ganaron el anillo, pero al año siguiente la mala relación de la estrella angelina con el entrenador forzó su marcha dejando el equipo a Riley que ganaría cuatro anillos más con la franquicia angelina. McKinney por su parte volvería la NBA tiempo después como técnico de los Indiana Pacers pero no tuvo gran éxito, aunque nadie le quitará el hecho de ser el primer técnico de Magic Johnson en la NBA aunque sólo fueran 14 partidos.

“The Defeat”

Los Angeles Lakers son quizás la franquicia más glamurosa de la NBA. Siempre ha contado con grandísimos jugadores que además han explotado su imagen y la de la franquicia de sobremanera. Los éxitos casi siempre han acompañado a los de púrpura y oro, pero si hay algún momento que tienen atravesado a lo largo de su historia es quizás ese 5 de Mayo de 1969, ese día se conoce como the defeat (la derrota) por el público de la NBA en general y todavía a día de hoy sigue levantando ampollas entre los que lo vivieron.

Para ponernos en escena hay que recordar que estamos hablando del séptimo partido de la Final de la NBA, partido en el Forum y que enfrentaba a los Lakers contra los Celtics. Esos Celtics ya habían ganado hasta en cinco finales a los angelinos, la tiranía de un Bill Russell, que llevaba diez anillos en doce años de carrera, les tenía maniatados. Pero ésta era la última temporada del center como profesional, ya estaba algo más lento y no era tan determinante como antaño. Esto unido a que ese año los Lakers habían conseguido fichar a Wilt Chamberlain hicieron que las esperanzas angelinas se llenaran y más con el séptimo aprtido, el que definía el título en su casa.

Por aquel entonces el dueño laker era Jack Kent Cooke, y estaba tan seguro de la victoria que había llenado el techo del pabellón de globos con una red para soltarlos en cuanto se pitara el final del partido para celebrar, además había llenado los asientos de panfletos sobre el recorrido que iban a hacer para celebrar el título por las calles de Los Ángeles en cada asiento del Forum. Pues bien, esos panfletos llegaron a las manos de los jugadores Celtic, que se conjuraron para aguar la fiesta angelina.

Y efectivamente así fue, los Celtics derrotaron a los Lakers por sexta vez, aguaron la fiesta a Jack Kent Cooke y cerraron así una hegemonía ganadora de once anillos en trece años, la dinastía más ganadora del deporte estadounidense. De nada sirvió el magnífico triple doble de Jerry West en ese partido, que además le valió para ser MVP de las Finales, la primera y única vez que un jugador del equipo perdedor se lleva el trofeo. Los Lakers tardarían mucho tiempo en cobrarse la venganza de aquella derrota, una derrota que como reconoce Jerry West a día de hoy, todavía no ha superado mentalmente.

Pat Riley y su primer fracaso

Pat Riley, el denominado Rodolfo Valentino por el irrepetible Andrés Montes, desde que dejó de ser jugador se ha caracterizado por ser un tipo al que casi todo le sale bien. Cogió a los Lakers tras la destitución de Paul Westhead, y les hizo ganar cuatro anillos, convirtió a los Knicks de Ewing y Stark en uno de los mejores conjuntos de los 90 pese a no ganar nunca un anillo con ellos y ya en Miami es donde ha destacado su faceta de reclutador de estrellas, primero con la llegada de Shaquille O´Neal, con el que como entrenador volvió a ganar un anillo y luego formó el grandísimo big three con Wade LeBron y Bosh que les llevó a cuatro finales y dos títulos. Hasta aquí todo una carrera de éxito, pero este verano se ha producido un hecho que ha sorprendido a más de uno, y es la marcha de Wade a los Chicago Bulls. El jugador nacido en la ciudad del viento no perdonó que Riley no pusiera como máxima prioridad su renovación después de todo lo que ha dado el 3 a la franquicia (de la que es considerado el mejor jugador de su historia por méritos propios) y terminó por marcharse.

Riley por su parte reconoció públicamente su error y se ha visto obligado a reconstruir de nuevo el equipo tras la marcha del escolta. Los Miami que tenían un proyecto bastante sólido pese a la marcha de Lebron, es cierto que la inesperada explosión de Whiteside ha ayudado mucho a mantener el nivel competitivo, pero se ha visto truncado primero por los problemas de corazón de Chris Bosh, y ahora por la marcha de un Wade que deja un vacío difícil de llenar para los de South Beach. No sería la primera vez que Riley se saca un gran as de la manga pero este año va a ser largo y difícil para los del sur de Florida.

Durant futuro incierto

Duro palo el de ayer para lo Thunder, tras ir venciendo la serie frente a los Warriors por tres a uno acabaron sucumbiendo ayer en el séptimo partido, dejando a un Kevin Durant en una encrucijada. Este verano es agente libre y puede elegir su futuro. Y aunque lo parezca no lo es, ya que Durant se siente muy identificado con la franquicia que le drafteó con el número dos y con la que ha crecido hasta convertirse en uno de los mejores jugadores del mundo. Es cierta también que parece haberse estancado un proyecto que hace varios años tenía muy buena pinta pero que poco a poco se ha ido quedando en el camino del título año tras año.
 
Hay que recordar que estos Thunder por culpa del límite salarial podría tener juntos en su plantilla al mencionado Durant junto con Westbrook e Ibaka, James Harden, Reggie Jackson, Jeff Green, Sefolosa … y más que completarían una plantilla de ensueño. Otro de los factores que pueden determinar el futuro de Durant es que el año que viene su mejor socio y el otro pilar del equipo Russel Westbrook será agente libre. Siempre se ha dicho que su relación era mala pero ellos siempre han demostrado que son más amigos que compañeros y se prevee que se reúnan para hablar del futuro de ambos.
 
Los equipos a los que más se relaciona a Durant son los Wizards, por ser su ciudad natal más que por un proyecto deportivo competitivo, los Warriors, a los que se ha buscado hacer cuentas y a día de hoy sería posible pero hay que recordar que Curry sigue con un contrato paupérrimo y que cuando vaya a renovar si se firma a Durant debería salir de los Warriors, los Lakers y Knicks, las franquicias más glamurosas y exigentes de la NBA que a día de hoy no ofrecen más que su nombre, acaban de firmar una de las peores campañas de su historia y se prevee timpo de transición para ambas por lo que no sería lo más aconsejable, y los Spurs, la franquicia tejana podría volver a ser el agitador del mercado, le ofrece estar a disposición del mejor entrenador del mundo ahora mismo, Gregg Popovoch, además de jugar en una franquicia que te asegura pelear por el título con seguridad. 
 
Estas serían las propuesta más interesantes para Durant sin contar claro la opción de renovar por los Thunder en un pacto con Westbrook y dar a Oklahoma el primer anillo de la franquicia. Con el tres a uno en la serie la felicidad de Durant en Oklahoma se preveía total pero esta última decepción puede acabar Durántula saliendo del equipo. Se prevee verano largo en las oficinas de la Oklahoma.

Último de Kobe en el Garden

Si hay un enfrentamiento que levante pasiones en la NBA es el Boston Lakers, y ya si es la última visita de Kobe al Garden el partido se convierte en histórico. Y cómo no Kobe no defraudó. Como si volviese a sus mejores momentos dominó el partido anotando en los momentos claves para frenar el empuje de una hinchada que tantas veces le ha pitado y que ahora se rendía a los pies del 24.

Kobe anotó además el triple decisivo que aseguraba la victoria para los de púrpura y oro y dejaba así su sello en su última visita al estadio más difícil para un jugador laker. Sólo los más grandes son capaces de ser aplaudidos por la hinchada rival y Kobe, por supeusto, lo es.

Los 1000 de Pau

Esta madrugada Pau Gasol ha alcanzado nada más y nada meno que la cifra de 1000 partidos disputados en la NBA. Una cifra que da muestras de la grandeza del de Sant Boi, que ha dejado un recuerdo imborrable en la historia de la liga.

Todavía recuerdo aquel 2001 cuando los Atlanta Hawks le seleccionaron el número 3 del draft (convirtiéndose en aquel entonces en el europeo que más alto había sido elegido en la historia del draft), para ser traspasado esa noche a los Memphis. También en su primer año aquel mate para el recuerdo en la cara de Kevin Garnett dejando claro que no era un cualquiera y llevándose el Rookie del año, siendo el primer y único europeo en llevarse tal galardón.

Además cambio la historia de la liga con su fichaje por los Lakers llevándoles junto a Bryant a tres finales y dos anillos, siendo parte fundamental en todos ellos. La pena fue el trato de la directiva Laker con él, que decidió probar suerte como agente libre en Chicago, donde se mantiene ahora viviendo una segunda juventud. También junto con su hermano Marc protagonizó en el último All Star ser los primeros hermanos en ser titulares en este evento, algo que denota la mística que va a dejar el apellido Gasol, y esperemos que siga sumando muescas en su historial y termine sonando el nombre de Pau para el Hall of Fame.