Archivo de la etiqueta: Mourinho

Golpe de realidad

El Manhester United, el club más rico del mundo, el gran dominador del fútbol inglés las últimas dos décadas, se ve superado por todos los rivales a los que otrora dominaba con mano de hierro. Especialmente dolorosa es su relación con el vecino Manchester City. Los sky blues han sido siempre un rival menor para los red devils, incluso con la compra del equipo por parte del jeque, el United seguía imponiéndose con asiduidad y continuaba conquistando Premier Leagues. Pero tras la marcha de Alex Ferguson del banquillo de Old Trafford todo cambió para el equipo, ni Moyes ni Van Gaal ni mucho menos Mourinho, que además va a dejar consecuencias nefastas la estancia del luso en el banquillo, han sabido reconducir a la senda de la victoria al equipo más rico del mundo.

El derbi de esta tarde dejó muy clara la superioridad del City, que con un partido nada extraordinario se llevó de calle un partido en el que los visitantes sólo tiraron a puerta merced a un penalti absurdo de Ederson sobre Lukaku que transformó Martial. El resto del tiempo fue una tortura para el United donde se evidenció que no juegan a absolutamente nada, se dedican a dejar que el tiempo transcurra y cuando el rival se adelanta en el marcador no varían su primitivo plan lo más mínimo. Y por si esto fuera poco, ayer Pogba estaba en la grada y desde el club lo intentaron maquillar como unas molestias, pero estaba claro que es otra nueva disputa entre el jugador francés y Mourinho, tónica habitual durante toda la temporada.

Ahora mismo está ocho puntos de los puestos de Champions League, ya descartado para el título y con serias dudas de pelear por la cuarta plaza, mientras que en la Champions su inesperada e inverosímil victoria ante la Juventus hizo que tengan todas las oportunidades intactas para pasar de ronda, ganando al Young Boys en Old Trafford serán equipo de octavos del torneo continental. Pero por otro lado ya fueron eliminados por un conjunto de tercera de la Copa de la Liga por lo que las sensaciones que se desprenden de esta temporada son muy malas.

Payasada injustificada

Nadie que hubiera visto el partido completo de anoche en el Allianz Stadium podría explicar cómo el Manchester United de Mourinho se llevó la victoria sobre la Juventus en el partido de Champions. El equipo inglés fue vapuleado futbolísticamente por la Juventus, que estrelló dos balones a la madera, y que se puso incluso por delante en el marcador. Tuvo el equipo italiano todo el partido controlado, el United no inquietó en ningún momento la portería de Scézcny, y parecía que el pleno de victorias en esta fase de grupos para los de Allegri era segura cuando Cristiano conectó esa bolea espectacular en la red de De Gea, que ya oficialmente va a tener pesadillas con el portugués tras el hat trick que recibió en el Mundial por parte del luso.

El United realizó un partido pésimo, es un equipo sin idea, plano, casi primitivo que no tiene la más mínima creatividad para enlazar tres pases consecutivos, sólo fía todo su fútbol a pelotazos y luchar los rechaces de los mismos, algo que es ridículo teniendo el cuenta el nivel de la plantilla y el desembolso realizado en esta plantilla. Mourinho además vuelve a salvar otro match ball para su despido gracias a este incomprensible resultado, en el que además se dio el lujo de desafiar a la incrédula afición rival poniéndose la mano en el oído en un gesto chulesco y totalmente innecesario para un partido en el que no hubo bronca en ningún momento tanto en la ida como en la vuelta.

Pero el portugués siempre tiene que poner su guinda incluso cuando pese a su estilo y su fútbol soporífero el resultado milagrosamente le sonríe, e incluso la clasificación para los octavos parece más factible que nunca para los diablos rojos, que con la derrota en su estadio se habían complicado sobremanera, pero que salen muy reforzados de este inmerecido resultado. Es cómico ver como un entrenador es víctima de sí mismo y de su ego, y lo de Mourinho es algo nunca visto, el personaje ha devorado al propio entrenador que está en un estado permanente de nerviosismo y provocación que hace que todo su equipo esté en su contra. Una situación absolutamente surrealista.

Mourinho y su cuento de siempre

Un año más no ha comenzado la Premier League y Mourinho ya ha comenzado a llorar por problemas de fichajes y de calendario. La historia de todos los años se repite, aunque lo curioso es que este año se da antes que nunca, antes incluso de que comience la temporada. El técnico luso, tras ser vapuleado por el Liverpool 1-4 en Portland, comentó en rueda de prensa que había dado una lista de cinco fichajes a los dueños del club y que a su vuelta de vacaciones no había recibido ninguno, y que tampoco ya lo esperaba.

Lo que se olvida Mourinho es de que lleva dos años realizando inversiones titánicas para el primer año entrar en Champions gracias a ganar la Europa League (ya que vías Premier quedó quinto muy alejado de la cuarta plaza) y que el año pasado tras los fichajes millonarios de Lukaku, Lindeloof o Matic, más la incorporación en invierno de Alexis Sánchez a petición expresa de Mourinho, y el técnico fue apeado en los octavos de final de la Champions ante el Sevilla en su propio estadio y en ningún momento llegó a ser rival del Manchester City en la lucha por la Premier League. Un bagaje paupérrimo para la inversión realizada.

Con todo el de Setúbal tiene la desfachatez de insinuar que va a ser incapaz de aspirar a ningún título, que con su plantilla actual (tiene a varios jugadores de vacaciones todavía por el Mundial) no se ve capaz de ganar el primer partido de Premier League ante el Leicester y que todo vuelve a estar en su contra. Como si alguien perdiese un minuto en hacer la vida imposible a un entrenador que lleva años de capa caída, que ya no es el que era y al que parece que pese a renovar su tiempo en el banquillo de Old Trafford no será tan largo como él sospechaba.

Mourinho toca fondo con el United

Pésima es la palabra que mejor resume la participación en la ronda de octavos de final de la Champions League por parte del Manchester United. Y su mayor responsable es un José Mourinho que volvió a demostrar una racanería y una falta de fútbol difícil de justificar. La inversión millonaria desde su llegada al banquillo de Old Trafford hace que esta derrota suponga un fracaso mayúsculo, no ya por el rival, sino por la forma de caer, de las más pobres que se recuerdan de un equipo que recordemos es el club más rico del mundo según la revista Forbes.

Si ya en la ida el técnico luso dejó claro que había ido a Sevilla a que no se jugara nada, y salió vivo gracias a De Gea, en la vuelta se esperaba un poco de fútbol. Pero en vez de eso, se vio quizás a un United peor que en la ida, sin idea de jugar ni de combinar, sólo a la espera de que mediante pelotazos tanto Fellaini o Lukaku sacasen algo de provecho. Un planteamiento infame para un equipo tan laureado y con los nombres con los que cuenta el equipo de Mourinho.

El Sevilla con dos grandes partidos cerró la eliminatoria más tarde de lo que debía, en parte por su falta de gol, y se clasifica para los cuartos de final con mucha más facilidad de la prevista merced a un entrenador rival que no dejó competir a su equipo en ninguno de los dos partidos con sus planteamientos ultra defensivos sin sentido y sin criterio. Gran noticia que el que propone fútbol pase de eliminatoria mientras Mourinho ha quedado retratado y sin ningún argumento. Se prevé verano movido en Old Trafford.

Mourinho desprecia el valor doble

Una noche más de Champions, un equipo de José Mourinho jugó un partido insulso e inoperante en ataque. Volvió a buscar el 0-0 en casa ajena despreciando el valor doble que tienen los goles fuera de casa y jugándosela toda en su estadio, consciente de que cualquier empate beneficia al rival, y que tendrá que jugar al ataque, algo a lo que su equipo desgraciadamente no está acostumbrado.

Ya le salió el tiro por la culata en las semifinales de 2014 frente al Atlético, donde fue al Calderón a la ida a empatar y acabó sucumbiendo 1-3 en su estadio. A día de hoy desperdiciar la ventaja que te da marcar en casa ajena en un torneo tan igualado como la Champions marca la diferencia en las eliminatorias y es algo que el luso parece empeñado en desperdiciar.

Se intuyó desde el inicio con Pogba en el banquillo y con Matic, Ander Herrera, y el imberbe McTominay con la clara tarea de destruir el juego del rival, y sin ninguna intención de construir. Para eso dejó como un islote a Lukaku (al que no le llegó ni un balón decente) y puso a Mata y Alexis para aprovechar algún rechace de los balonazos al belga. Una propuesta muy pobre ante un Sevilla que mereció mucho más premio que el empate.

Veremos si en Old Trafford Mourinho cambia el plan o sigue con su propuesta pobre de fútbol pese a las inversiones multimillonarias en fichajes, o si de verdad hace honor al nombre del equipo al que dirige y da un puñetazo sobre la mesa. Pero como se descuide el Sevilla a poco que esté más acertado que anoche le hace un auténtico traje a los diablos rojos.

Derbi de Manchester para decidir la Premier

Este fin de semana no es un fin de semana cualquiera en Manchester. Es fin de semana de derbi entre City y United con el título de la Premier como fondo. El City intentará seguir su racha triunfal en la Premier donde sólo han cedido un empate en todo lo que llevan de competición, y el United, que es el único equipo que aguanta su ritmo en la competición doméstica. El morbo lo pondrán como siempre Guardiola y Mourinho desde los banquillos para dar aliciente a todo un partidazo.

El City sabe que de ganar este partido habrá dado un paso muy grando en la conquista de la Premier sin que se haya disputado una vuelta entera del campeonato. Su inicio fulgurante y su fútbol vertical están siendo la sensación de la Premier, y parece que por fin son un rival serio y sólido a tener en cuenta, y no un equipo de arrebato e individualidades. Guardiola ha conformado un gran equipo que es el máximo goleador de la Premier y el menos goleado. Ha sabido construir un equipo compensado que sabe a qué juega y en el que los dueños son De Bruyne y Silva que están a su mejor nivel a estas alturas.

El United por su parte está recuperando la solidez de antaño, aunque todavía los planteamientos de Mourinho en los partidos importantes, especialmente fuera de casa, dejan mucho que desear. Así los esquemas planteados ante Chelsea o Liverpool en los que el equipo salió simplemente a no encajar no dieron el resultado esperado. Se espera mucho del United en este derbi y más teniendo en cuenta que na derrota alejaría sobremanera la Premier a su equipo y se la dejaría en bandeja de plata a su eterno rival.

United Tottenham duelo de estrategas

Bonito duelo el que abre la Premier el sábado a las 13.30. El United de Mourinho frente al Tottenham de Pochettino en un duelo de aspirantes que no se pueden permitir ningún tropiezo mas si no quieren ver como el Manchester City se escapa ya con una distancia considerable para la jornada 9. Ambos llegan con grandes dudas y la baja de Harry Kane en los de Londres es más que determinante.

El United llega con las dudas de una semana enrarecida, pese a ganar 0-2 en Copa entre semana, todavía colea la derrota frente al recién ascendido Hudlestone, y las declaraciones posteriores de Ander Herrera, en las que achacaba al equipo falta de actitud durante el partido. Mourinho tras estas declaraciones tampo calmó los ánimos y el incendio no parece apagado del todo en Old Trafford. Pero una victoria frente a los Spurs podría suponer la vuelta a la senda de la victoria y encauzar de nuevo un rumbo que hasta hace apenas una semana parecía mas que firme.

Por su parte el Tottenham ha vivido la situación inversa. El pasado domingo derrotó con solvencia y suficiencia al Liverpool en Wembley, enterrando ya el gafe de jugar como local en el mítico estadio. Pero a cambio perdían a Kane por lesión y entre semana vieron como un equipo de capa caída como el West Ham, les remontaba un 2-0 adverso en Copa y les apeaba de la competición. Un jarro de agua fría tras las buenas sensaciones del empate en el Bernabéu en Champions y la victoria sobrada ante el Liverpool. Gran duelo de gran intensidad en el que se verá dos equipos muy trabajados tácticamente.

El futuro de Özil

Messut Özil llegó al Arsenal con la vitola de uno de los mejores media puntas del mundo. La llegada de Bale unida la codicia de su padre en las negociaciones por renovar hicieron al alemán de origen turco recalar en el equipo dirigido por Arsene Wenger. Al comienzo todo fue rodado, se le vio implicado, con buen fútbol, y marcando hasta goles. Pero casi cinci años después de su llegada, el jugador ya ni cuenta casi para su entrenador. Verle en el banquillo es algo que no sorprende a nadie, y cuando participa, su aportación al equipo y al juego es nula.

Además este verano es agente libre, y tras muchos rumores sobre su renovación con el equipo, no ha llegado a ningún acuerdo, por lo que el próximo verano y al igual que su compañero Alexis Sánchez, se podrá marchar gratis al equipo que le desee. Y ahí parece que José Mourinho, que sacó su mejor versión en el Real Madrid cuando le dirigía, ha contactado ya con el dejando cerrado un acuerdo que le unirá alos Red Devils a partir del próximo curso, haciendo que su implicación en el equipo sea totalmente nula.

El agujero que pueden dejar tanto Alexis como Özil con su marcha va a ser enorme y muy difícil de cubrir, ya que el Arsenal ya ni siquiera juega la Champions, y está complicado que la vaya a disputar el año que viene visto como están los principales rivales por las cuatro primeras posiciones en la Premier. Tanto Chelsea, City United y hasta Liverpool (que ya este año le endosó un 4-0) están por encima tanto de resultados como de plantilla que los gunners, por lo que su única opción pasa por la Europa League, donde de ganarla disputaría la Champions el año siguiente. Pero visto el polvorín que es ahora mismo el vestuario cualquiera apostaría por un equipo que va a la deriva desde hace algunos meses.

Dolberg vs Rashford en Solna

Hoy en Solna se disputa la Final de la Europa League entre dos históricos, Ajax y Manchester United. Pero lo curioso de esto es que pese a la historia de ambos equipos la responsabilidad y las posibilidades de victoria de ambos equipos pasan por dos jugadores que no sobrepasan los 20 años: Marcus Rashford y Kasper Dolberg. Dos imberbes que se han convertido en imprescindibles para sus equipos y que llegan a esta final en pleno estado de forma.

La temporada para Rashford ha sido de menos a más. Su adaptación con Mourinho que lo utilizaba más como extremo debido a la titularidad de Ibrahimovic fue complicada, pero los últimos meses y con la lesión de Ibra el canterano se ha hecho amo y señor de la titularidad de la delantera de los red devils. Además se ha echado el equipo a las espaldas en estos complicados momentos y fue el autor del gol de la clasificación ante el Anderlecht, del gol en la ida en Vigo y de la asistencia en el gol de la vuelta de Fellaini. Prácticamente todo el peligro en ataque del equipo inglés llega en sus botas y él lo ha asumido con absoluta normalidad.

Lo de Dolberg es un poco el cuento de la cenicienta, ha explotado en un equipo que da gusto ver jugar, es casi suicida la manera de atacar del Ajax que llega constantemente y sin miedo a ser pillado a la contra. El partido de ida ante el Lyon fue una auténtica exhibición colectiva y de Dolberg en particular. Volvió loco a todo el equipo y demostró todas su virtudes, desmarque, velocidad, técnica, regate y una gran definición en los mano a mano en los que pocas veces perdona demostrando su carácter frío, muy típico de los jugadores escandinavos.

Sea como fuere el United necesita imperiosamente ganar esta noche ya que sino no disputará la Champions League del año que viene, algo que podría ser dramático a la hora de acometer fichajes este verano. Si el Ajax sabe jugar con esa ansiedad y ataca con claridad puede maniatar a un United que de no ser por Rashford no generaría prácticamente peligro. Mourinho tratará de anular las virtudes del Ajax y aprovechar alguna de las escasas ocasiones que pueda tener.

Sorprendente Griezmann

Las declaraciones de ayer y de hoy de Antoine Griezmann han sido más que sorprendentes para el Atlético de Madrid. Tras el acto de despedida del Calderón con declaración de Simeone de que se quedaba todo parecía felicidad. Pero estas palabras a escasas 24 horas del acto dejan un poco descompuestos al equipo y a la afición, ya que se contaba con él para el salto cualitativo del proyecto atlético a la hora de estrenar su nuevo estadio.

No es que nadie en el Atlético pueda enfadarse con Griezmann por querer marcharse, el galo ha dado todo en cada partido y su actitud y rentabilidad han sido de lo mejor de los últimos años, pero si queda un poco raro el momento para decirlo y sobre todo la contundencia. No es que se deje querer, es que dice abiertamente que se quiere marchar a ganar títulos fuera cuando en el Calderón ha disputado una Final (en la que él fallo un penalti que podía haber dado el título) y una semifinal en dos años.

Pero si su destino es el Manchester United lo que va a ganar no son títulos, nadie que se haya marchado de las órdenes del Cholo ha sabido continuar con su nivel, y todos al poco de marcharse han querido volver. Si se va a el equipo de Mourinho tendrá el dinero por castigo pero no un equipo competitivo, que de no ganar la Europa League no jugará además la Champions League donde lleva tres de las últimas cuatro temporadas sin participar y en la que ha participado no ha conseguido pasar ni de la fase de grupos.