Archivo de la etiqueta: NBA

Si no es por Durant…

Los Golden State Warriors dejan las serie por el anillo prácticamente cerradas tras asaltar el Quicken Loans Arena de los Cleveland Cavaliers en una actuación extraterrestre de un Kevin Durant que ya fue el verdugo en este mismo escenario, en el mismo partido y de la misma manera el año anterior. Un triple devastador a escasos segundos para la conclusión que daban la victoria a los de la bahía y terminaban de hundir a unos Cavaliers que han sido mucho más competitivos y mucho más fuertes de lo que todo el mundo esperaba.

En el primero y en el tercero han muerto en la orilla, si había algún atisbo de poder remontar la serie por parte de los Cavaliers Durant se ha encargado de aniquilarlo. El de Washington que tuvo un primer encuentro muy flojo, ha despegado con dos grandes actuaciones en el segundo y en el tercero especialmente, que ha valido para que los Warriors puedan llevarse por la vía rápida el anillo por segundo año consecutivo y por tercera vez en los últimos cuatro años, lo que habla a las claras del poderío de un equipo que esta ya entre los mejores de la historia por nombres y por resultados.

De no haber sido por el 35 quién sabe si los Cavaliers de LeBron se hubiesen llevado el tercer encuentro y poner así emoción a la eliminatoria. Estos todopoderosos Warriors pese a contar con Curry sin Durant hubiesen sufrido sobremanera para ganar a estos aplicados Cavaliers y no creo que hubiesen tenido ninguna opción ante los Rockets. Durant ha convertido este gran equipo en una dinastía que todavía no conoce una derrota en serie de playoffs desde que aterrizó Durant procedente de Oklahoma.

Smith arruina el asalto de LeBron

La inexplicable decisión de J.R. Smith de no buscar aro cuando con el partido empatado atrapó el rebote tras el fallo del tiro libre condenó a los Cavaliers a sufrir la derrota en una prórroga donde no les salió absolutamente nada. Los descomunales 51 puntos de un LeBron James colosal llevaron al límite a unos Warriors donde Kevin Durant estuvo totalmente desconocido con unos porcentajes de tiro impropios del mejor atacante de la NBA que es. Los Cavaliers mostraron un nivel de agresividad en el rebote ofensivo que les permitió controlar los contraataques de unos Warriors que sufrieron mucho en estático.

El partido pudo cambiar totalmente cuando Smith resbaló y cayó sobre la rodilla de Klay Thomson, haciéndole un extraño. Cando se retiró del campo a vestuarios con un cojeo ostensible, el Oracle se temía lo peor, pero a los pocos minutos el escolta regresó y no notó el duro golpe acribillando desde el exterior a un Smith y un Korver que necesitan mejorar mucho en su defensa para frenar los triples de unos Warriors que por momentos parecen más jugar un concurso de triples que un partido de las Finales de la NBA.

Aún así hay que alabar el partido de unos Cavaliers que tuvieron el partido para ganar con dos tiros libres de Hill que podían haber cambiado el destino de la serie. Ahora los Warriors afrontan con mucha tranquilidad un segundo partido sabiendo la necesidad que tiene los Cavs ahora de ganar para no irse con un muy contundente 2-0 en contra a Ohio. James dominó el primer partido como ha estado dominando todos los partidos de playoffs, imparable y realizando superproducciones y con el mínimo descanso posible, algo que puede pasarle factura si se alargase esta serie final, ya que hay que recordar que sólo esta temporada James ya lleva 101 partidos disputados de manera consecutiva.

Infinito LeBron James

Otra noche para la leyenda de la carrera de LeBron James. Un séptimo partido en casa de los Boston Celtics que habían ganado sus diez partidos de playoffs disputados en el TD Garden, remontando una serie que comenzó 2-0 desfavorable y que se puso 3-2 en contra. Y lo ha hecho el año que peor rodeado está, con un Kevin Love lesionado desde el inicio del sexto partido, y jugando los 48 minutos de este séptimo y trascendental partido siendo además su partido número 100 de la temporada, jugó por primera vez en su carrera los 82 partidos de liga regular.

Y llega así a su octava final consecutiva, cuatro con los Heat y cuatro con los Cavaliers, y la novena en una carrera cargada de partidos grandioso como el de anoche. Se puso el equipo entero sobre sus hombros para anotar 35 puntos capturar 15 rebotes y quedarse a una sola asistencia del triple doble. Un partido descomunal en el que pese a los cambios defensivos propuestos a lo largo del partido por Brad Stevens nadie puedo con el rey, que mandó a unos combativos Celtics de vacaciones.

James aguarda el desenlace de la serie de esta noche entre Rockets y Warriors para ver cuál será su rival por el anillo. Aprovechará estas jornadas de descanso para recuperar fuerzas porque ha habido momentos de la serie en los que se le ha visto muy agotado, pero no ayer, que pese a jugar el partido completo no dio muestras de cansancio en ningún momento. Se anota otro partido legendario más a su carrera y ahora le queda el asalto a un anillo que de conseguirlo se podría considerar una de las mayores gestas deportivas que se recuerdan.

Los Rockets rompen el record

Los Golden State Warriors vieron frenada su racha de 16 victorias consecutivas en el Oracle Arena a manos de unos Houston Rockets que se aprovecharon de las mala toma de decisiones de los de la bahía en los momentos finales del partido. Ni Curry, ni Durant ni Thomson gestionaron bien las dos últimas posesiones del partido cuando con dos abajo no crearon ningún tiro claro ni limpio con el que poder poner el 3-1 en la serie y poder dejarla prácticamente finiquitada.

Y eso que empezaron con un parcial de 12-0 y los Rockets no pudieron anotar una canasta en los primeros cinco minutos del partido. Pero ni con esa ventaja fueron capaces de llegar los Warriors por delante en el marcador al descanso (mucho mérito es espléndido segundo cuarto de Harden con más de veinte puntos). Aún así estos Warriors con un gran Curry realizaron un tercer cuarto apoteósico donde parecía que ponían la directa, pero tras el parón y con el último cuarto en juego parecieron enfriarse y ya no les entraba nada.

Durant estuvo más fallón de lo habitual y Klay Thomson se hizo daño en un lance en la primera mitad, y aunque pudo continuar jugando se le vio más mermado de lo normal. Curry tampoco estuvo del todo acertado desde el exterior, especialmente en los últimos minutos, pero sí tuvo gran impacto con sus penetraciones. Por su parte los Rockets supieron sobrevivir sin grandes alardes y con un Ariza con dos faltas en los primeros tres minutos del partido, y pese a que DÁntoni sigue con su política de rotación con sólo 7 jugadores ha conseguido salir vivo de sus dos partidos en Oakland y ahora de los tres partidos que quedan en la serie dos serán en el Toyota Center de Houston, por lo que anímicamente el equipo tejano ha salido muy reforzado del partido de ayer.

Not in James House

LeBron ha vuelto a hacerlo, partidazo salvaje para poner el 2-2 en la eliminatoria ante Boston y seguir demostrando que es el jugador más dominante actualmente de la NBA. Él solo se merendó a unos Celtics que fuera del TD Garden son menos batalladores y se vuelven on un rosco de Cleveland y dan mucha confianza a nos Cavaliers que tras los partidos en Massachussets parecían sin opciones de competir ante ellos y sobre todo con muchos problemas en el juego.

James que realizó un mal primer partido en Boston, no ha bajado en los tres siguientes de los cuarenta puntos, algo sobrehumano de un jugador que cada vez está más cerca de ser el mejor jugador de la historia de este deporte. Domina todos los aspectos del juego, muchas veces es incluso él contra el mundo, y pese a estar rodeado de los peores compañeros que se le recuerda sigue llevando a su equipo a las cotas más altas exhibición tras exhibición.

Lo que ocurra en verano (es agente libre) cambiará el rumbo de la NBA, pero a día de hoy quiere llegar a su novena Final de la NBA y octava consecutiva, realizando números de otra época. Cuando más hundido parecían estos Cavs tras no competir en ninguno de los dos primeros partidos de la serie aparece la mejor versión de un James que no se rinde en su lucha por alcanzar las Finales. El quinto suele ser decisivo en todas las eliminatorias igualadas y en este caso cobra una importancia capital ya que el que gane quedará a un solo partido de pasar la serie.

La supervivencia de los Celtics

Por segundo año consecutivo los Boston Celtics jugarán la final de la conferencia Este, de nuevo ante los Cavaliers y de nuevo ante LeBron. Y lo hacen en el año en que se han vuelto a superar a sí mismo y de nuevo Danny Ainge ha vuelto a demostrar que es el mejor General Mannager de la liga. Tras el batacazo que supuso la grave lesión de Gordon Hayward a los tres minutos del primer partido de la liga, se sucedieron una racha de 18 victorias consecutivas que demostraron la capacidad de rehacerse de este equipo por momentos inmortal.

Pero lejos de librarse de las malas noticias a escasas dos semanas del inciio de los playoffs la otra gran estrella del equipo Kyrie Irving, debía pasar por quirófano para curar su maltrecha rodilla, despidiéndose así de lo que quedaba de temporada y playoffs. El equipo terminó la regular season segundo y afrontaba una dura primera ronda ante uno Bucks con un Antetuokompo ilusionado ante su primera participación en playoffs. Los Celtics ganaron todos sus partidos en el TD Bank para llevarse la serie en el séptimo. Y tras los Bucks el reto mayúsculo de unos Sixers que sólo habían perdido un partido de sus últimos 19 disputados entre temporada y playoffs.

Y ahí es donde volvió a salir la mejor versión de los Celtics, comandados por un gran Horford bien secundado por Rozier y un Tatum cada vez más dominador, se han llevado la serie en cinco partidos dejando en la cuneta a unos Sixers de los que se esperaba mucho más. Ahora lo lógico es que LeBron imponga su dominio en esta Final pese a que los Celtics parten con factor cancha. Se presenta una reedición de la Final del año pasado donde los Cavaliers barrieron 4-1 a los verdes. Pero pese a que sólo ha pasado un año son equipo bien distintos y con los Celtics el límite es el cielo.

Oladipo asalta The Q

Primera vez en doce años de participación de LeBron James en playoffs que pierde el primer partido. Llevaba además tres años consecutivos sin una sola derrota en primera ronda, pero ayer los Indiana Pacers les bajaron a la tierra de nuevo. Un excelente Oladipo, unido a una pésima serie de tiro exterior de Cavaliers (James falló los cuatro triples que intentó) hicieron que los de Indiana se llevaran con todo merecimiento el primer partido de la serie, dejando muchas dudas en cuanto al rendimiento de estos Cavs, que pese al triple doble de LeBron perdieron con contundencia en casa.

McMillan planteó un partido muy serio en defensa, y con un ataque fluido, aprovechando el daño que hace Miles Turner en la pintura. El Pívot hizo sufrir mucho a un Kevin Love, que pese a alcanzar veinte rebotes, volvió a quedarse en nueve puntos, dejando mucho que desear para un escudero de LeBron. El resto del equipo se contagió de la mala racha en el tiro exterior y tanto Jeff Green, que falló los ocho tiros que intentó, como José Calderón que falló sus tres triples, no aportaron desde la segunda unidad tampoco.

Se trata sólo de el primer partido de la primera ronda, pero las sensaciones no son buenas para estos Cavs, que dependen en exceso de que James realice una superproducción durante el partido para poder ganar. En cuanto la estrella tiene un pequeño resfriado el equipo se resiente y es incapaz de ganar. Nadie da la cara cuando el 23 no está acertado en el tiro, y eso es algo muy peligrosos que quizá les de para pasar esta primera ronda, pero no para luchar por el anillo.

Cómo vienen los playoffs

El Jueves se acabó la temporada regular, quizás una de las más igualadas ya que hasta la última jornada en el Oeste hasta tres equipos podían ser terceros de la conferencia y hasta cinco equipos se disputaban las últimas tres plazas de acceso. Esto hace que ya varios cruces desde la primera ronda sean de máxima intensidad e igualdad. El Thunder-Jazz y el Blazers-Pelicans prometen ser de taquicardia, con muchas cuentas pendientes entre ambos equipos y con muchas ganas de revancha, como también las habrá en en el Warriors-Spurs tras la polémica acción de Pachulia sobre un Leonard que no va a disputar la serie, dejando muy huérfanos a los Spurs.

En el Este la cosa se acrecenta incluso más, desde el Celtics-bucks, donde los verdes con la lesión de Irving tendrán muchas dificultades de superar a uno pujantes Bucks de un Antetuokompo que busca hacer grandes cosas en postemporada. Pero incluso los Raptors, pese a haber acabado primeros del Este se medirán a uno Wizards siempre peligrosos que esperan recuperar para la causa a John Wall. Los Cavaliers de LeBron, que acabaron finalmente cuartos se medirán a unos Pacers, que han sido una de las revelaciones del campeonato, y a un Oladipo que ha llegado a a ser incluso All Star este año y que venderán muy cara su derrota.

Los favoritos claros en las series son los jovenes Sixers, que han acabado la temporada con 16 victorias consecutivas y recuperando al número uno del draft de este año Fultz, y que se medirán a unos Heat que han subido en la clasificación merced al desplome de los Wizards tras la lesión de su super estrella. Aún así la igualdad hace que pueda ganar cualqueira en casa de cualquiera, lo que hace que estemos deseosos de que llegue el sábado y comiencen la ristra de partidos.

Un año desgraciado

Kirye Irving, quizás el líder del único equipo que en la conferencia Este podía mirar realmente a la cara los Cavaliers de LeBron se ha lesionado, y se va a perder lo que queda de temporada y los playoffs. Una desgracia más que se suma a las de Hayward, Porzinguis, Cousins, Leonard, Smart o Wall sin contar a Curry con sus tobillos muy maltrechos. Está siendo uno de los años más duros en cuanto a lesiones de estrellas que se recuerdan y que están mermando mucho el nivel de varios equipos que se han resentido mucho con la lesión de su máxima estrella.

Y ocurre el año que se ha adelantado una semana el inicio de la liga para evitar tanta aglomeración de partidos (aunque sinceramente siete días más para 82 partidos sea ridículo). Pero lo que realmente habría que plantearse es la barbaridad actual de partidos de liga regular. 82 partidos con las distancias siderales que hay comprimidos en cuatro meses provocan un desgaste máximo en los jugadores, que no pueden aguantar el ritmo y privan muchas veces de su presencia en un gran número de partidos. Pero la televisión es la que manda y más tras el macro contrato último firmado, que ha permitido realizar renovaciones faraónicas contra jugadores, y se prevé que esto siga aumentando durante los próximos tres años.

Y la liga no permite además que los entrenadores den descanso a sus estrellas. Penan con multa a los equipos que reservan jugadores disponibles, incluso cuando hay back to back (dos partidos consecutivos) con el riesgo máximo de lesión que esto acarrea con tantos minutos en las piernas. La de Irving esperemos que se la última de una temporada que empezó con la pérdida de Hayward para toda la temporada y está acabando casi de la misma manera.

Alarma Spurs

San Antonio Spurs, la franquicia ganadora en toda modalidad de deportes del siglo XXI está esta temporada coqueteando seriamente con no participar por primera vez en más de veinte años en los playoffs de la NBA. Los pupilos de Greg Poppovich perdieron en el duelo tejano ante los Rockets y ven como están empatados con Utah y Denver por la última plaza del Oeste (hay que dejar claro que los Blazers son terceros y están a tres partidos de los Spurs por lo que está todo sumamente apretado).

Sólo el primer año de Poppovich al frente del equipo, cuando la lesión de David Robinson les permitió ser el peor equipo de la temporada y ganar el número 1 del draft para fichar a un tal Tim Duncan, habían pasado los de San Antonio sin estar en la post temporada, pero este año con la lesión de Kawhi Leonard, que se espera que vuelva esta semana ya por fin, unidas a las bajas de Aldrige y Parker están siendo un lastre demasiado grande para un equipo que siempre nos ha acostumbrado a superar el 50% de victorias durante la temporada y a dominar con mano de hierro su división.

Pero este año está todo más igualado si cabe en el siempre difícil Oeste, todos los equipos están en un puño, y, pese al buen inicio de campaña, la racha de 11 derrotas en los últimos 14 partidos les ha dejado en una situación más que complicada. Todavía hay margen de reacción, y se espera que se supere el bache, sobre todo con la vuelta del 2, pero se hace extraño ver a una franquicia como los Spurs peleando por la octava plaza, cuando el mismo año pasado era junto Cavs el único candidato a frenar alos imparables Warriors.