Archivo de la etiqueta: Ohio

Thunder y Cavs no arrancan

Oklahoma City Thunder y Cleveland Cavaliers están siendo las dos sorpresas negativas de este inicio de campaña. Con unos balances de 4-7 y 5-7 respectivamente ambos están fuera de playoffs, y lo que es más preocupante, la imagen que están dando es muy floja en este inicio de temporada. Es cierto que sólo llevamos un mes de competición y que la temporada regular es larga, pero este inicio es muy desconcertante en ambas franquicias, y más cuando esta temporada debía ser de asalto total al dominio de Golden State.

La temporada de Cavaliers empezó bien, victoria ante Celtics en el inicio, pero a partir de ahí partidos flojísimos les han llevado a tener a día de hoy récord negativo en su conferencia, y la adaptación de los nuevos está lejos de ser buena, pese a que se han visto pinceladas de el Rose del pasado, a día de hoy los de Ohio son mucho más flojos que el año pasado, ya que ahora es sólo LeBron. Veremos qué pasa cuando se recupere Thomas, pero Tyronne Lue tiene mucho trabajo por hacer para revertir esta peligrosa tendencia.

En los Thunder sin embargo es más preocupante la situación, tras un verano ilusionante, con dos fichajes espectaculares unidos al último MVP de la temporada regular las expectativas eran muy altas en Oklahoma. Pero el inicio de campaña unido a una versión más terrenal de Westbrook han hecho que ahora mismo sus partidos sean un constante altibajo (ya se vio cómo derrocharon una ventaja de 14 puntos al descanso ante los Celtics hace un par de días) y a día de hoy sea un equipo poco fiable. No me atrevería a apostar en contra de un equipo con ese big three pero a día de hoy están muy alejados de la versión de equipo que todos esperábamos de los Thunder.

Briscker el mercenario

El nombre de John Briscker no es uno de los más recordados o más famosos entre los aficionados al baloncesto, pero su historia es una de las más curiosas de la historia de la NBA. El jugador nacido en Detroit fue uno de lo más conflictivos jugadores que haya pasado por la ABA y la NBA. Tras destacar en su Detroit natal y formarse en la universidad de Ohio, donde ya comenzó a mostrar su fuerte carácter que siempre lastró su talento anotador (las continúas peleas con rivales y compañeros eran el pan de cada día hasta que en su último año fue expulsado del equipo), su fama de problemático le llevó a ser descartado por las franquicias de la NBA en el draft de 1969, que tendría como número uno a Lew Alcindor, teniendo que conformarse con la ABA.

Los Pittsburgh Pippers fueron los que apostaros por este alero que aunaba talento y conflictos a partes iguales. Ya en su primera temporada demostró su talento al promediar 21 puntos por partido, y podría haber sido considerado una estrella sino fuera por sus problemas extradeportivos, como lo de ir acompañado de una pistola en su mochila a cada entrenamiento o partido o amenazar a su entrenador con el arma si no lo ponía de titular en un partido. Ya en su segunda temporada un árbitro tuvo que retrasar el inicio de la segunda parte de un partido porque Briscker estaba peleándose con medio equipo suyo en el vestuario. Su situación comenzaba a ser insostenible ya cuando se negaba a salirse de la pista cuando su entrenador decidía cambiarlo, incluso en una ocasión, el entrenador rival tuvo que pedir tiempo muerto para que Jack McMachon, entrenador de los Pippers, pudiera retirarle de la pista. Brisker accedió y se marchó de la pista pero en lugar de sentarse en el banquillo cogió sus cosas y salió del pabellón.

Fue convocado para el All Star de la ABA en su segunda temporada, donde promediaba 29 puntos por partido, y allí dejó uno de los episodios más bochornosos jamás visto. A cada jugador le embolsaban 300 dolares por participar en este partido, por lo que al acabar el mismo Briscker subió como una exhalación a donde se encontraba el comisionado de la ABA, Jack Dolph, y ante la mirada de todo el pabellón zarandeó hasta que obtuvo de la cartera del comisionado los 300 dolares. Acto seguido se marchó del pabellón a fundirse el dinero en el nuevo vicio que le consumía, la cocaína. Todas estas actuaciones hicieron que su situación en la ABA fuera insostenible, y tras pasar por los Supersonics de la NBA donde se enfrentó hasta con Bill Russel, su entrenador, decidió poner fin a su etapa de jugador y marcharse como mercenario a Uganda a las órdenes del ejército de Idi Amin Dada.

El final de Briscker es incierto, hay varias teorías entre las que se encuentran las de que fue asesinado por el propio Dada tras rebelarse éste, la de que fue asesinado en el golpe de estado contra Dada, y la última en la que se dice que finalmente no fue a Uganda sino que fue a la Guayana donde compartió fatal destino con otras 918 persona en la masacre de Jonestown. Otros sin embargo creen que sigue vivo en algún páramo africano donde finalmente encontró la paz que no encontró nunca en EEUU.

LeBron espera

Lo que está haciendo esta temporada LeBron James es de escándalo. Volvió al equipo que le drafteó, al equipo de su ciudad, con un proyecto prometedor merced al big three que se había construido en el equipo de Ohio, y con una ciudad que había cambiado los abucheos a su hijo pródigo por ilusión por poder conquistar el primer título para la ciudad.

La temporada no comenzó bien, el equipo no carburaba y la química con Kevin Love era nula, pero pasado el All Star el equipo empezó a funcionar a la perfección y llegó en plena forma a los Playoffs. Allí en primera ronda se enfrentaron a los siempre guerrilleros Celtics que no pudieron hacer nada ante el autoproclamado elegido, pero en el último partido y sin opciones de victoria el ala pívot de los Celtics Kevin Ollynik lesionó a Kevin Love privándole de seguir diputando los playoffs esta temporada. El siguiente rival que se avecinaba era Chicago y su juego interior era su punto más fuerte, a diferencia de los de Cleveland.

En la serie se pusieron dos veces por delante los de Illinois, pero en el cuarto encuentro y con el marcador empatado King desobedeció la estrategia de su entrenador para dar la victoria a su equipo en un buzzer beater para el recuerdo. Con el subidón de adrenalina que dió la victoria no importó que Kyrie Irving estuviera semi lesionado, Lebron se encargó de finiquitar las aspiraciones de los simpre decepcionantes en playoffs Bulls.

Y así llegaba Lebron a las finales de conferencia conmtra el mejor equipo en temporada regular del este, los Atlanta Hawks, solo ante el peligro y con el factor cancha perdido. Pero eso no es impedimento para un jugador que domina todfas las facetas del juego como nadie y maneja los partidos a su antojo. Planteó la serie sabiendo que apretándoles bien en defensa se podían venir abajo y así fue, la serie de tiros de campo de Atlanta ha sido pésima unida a lesiones en momentos importantes de sus figuras como Korver o Carrol. Aún así les ha barrido dejando claro la superioridad de un jugador que parece que vaya al equipo que vaya va a ser automáticamente equipo de final de playoffs, y ya van cinco seguidads para Lebron. Ahora sólo nos queda esperar a que los Warriors eliminen a Houston para brindarnos unas finales de la NBA que prometen ser históricas.