Archivo de la etiqueta: Partidazo

Metropolitano juez de la liga

El Atlético y el Real Madrid se enfrentan en el estadio Wanda Metropolitano este sábado jugándose algo más que los tres puntos. Ambos, a ocho puntos del Barcelona no pueden permitirse ningún tropiezo más ya que sería perder la liga prácticamente en la jornada 11, algo que sería un duro mazazo para ambas hinchadas. Además las figuras de ambos conjuntos llegan en sus peores momentos que se recuerda con tan solo tres goles entre ambos, unas cifras paupérrimas teniendo en cuenta los números a los que nos tienen acostumbrados.

Ambos equipos además recuperan buena parte de sus efectivos, el Atlético recupera a Koke y Carrasco, y continúa con la duda de la recuperación de Filipe Luis que finalmente parece que no será de la partida. Lucas volverá al lateral izquierdo para seguir demostrando que está sobradamente preparado para ser titular absoluto en este equipo ya. Por su parte el Madrid recibió la buena noticia de las recuperaciones de Carvajal y de Kovacic, pero se descarta la participación de Keylor Navas, además de Gareth Bale (que esto es más buena noticia para los madridistas que para los Atléticos).

Simeone y Zidane son conscientes de la importancia del partido, y el parón de selecciones les ha venido muy bien para recuperar efectivos y tener más tiempo de preparar el partido. Ambos entrenadores se han enfrentado ya como jugadores y como técnicos y se conocen a la perfección. Será un partido duro, con un Atlético muy replegado buscando hacer daño con la velocidad de Carrasco y Gameiro e intentando recuperar la solidez de antaño. Y el Madrid se aferra a el único jugador que de verdad está cumpliendo en este inicio de temporada: Isco Alarcón, que ya el año pasado dio un exhibición en el Calderón para un 0-3 favorable a los blancos. Veremos si el Atlético habrá aprendido la lección.

Joel Embiid hace historia

46/15/7/7. No, no es la combinación de ninguna caja fuerte ni ningún código oculto. Son las estadísticas de Joel Embiid anoche ante los Lakers en lo que se está considerando el partido más completo en la historia de la NBA. Y todo en tan sólo 36 minutos en una nueva exhibición del gigante de los Sixers tras tres años de calvarios por lesiones. Aún así, el pívot sigue afirmando que está al 69% de sus posibilidades todavía, ya que tiene que ir con cuidado por las posibles recaídas de sus maltrechas rodillas.

Los Sixers por fin parecen un equipo competitivo tras años de tankin bochornosos y decepciones constantes. Pero sus picks del draft están dando el resultado esperado y tanto Embiid como Simmons (que también se pasó su primer año en blanco por lesión) están haciendo soñar a los aficionados Sixer con un futuro brillante y un presente competitivo, algo que adolecían desde hace más de un lustro. Mucho tiempo para un equipo que desde la marcha de Iverson no ha vuelto a ser competitivo de verdad.

El trust the process está más vivo que nunca, y ya ha dejado de ser una moda para ser una realidad en la liga. Si las rodillas de Embiid aguantan y Simmons sigue con este nivel de juego entrarán en playoffs e irán quemando las etapas necesarias para convertirse en un equipo aspirante a todo en muy poco tiempo. Pero hasta entonces nos quedará disfrutar delas exhibiciones y animaladas de un Embiid que a día de hoy parece absolutamente imparable.

El Wanda recibe a Messi

Este sábado será el primer partido de Messi en el nuevo feudo rojiblanco que se engalanará hasta la bandera para recibir la visita del actual líder e invicto de la liga Santander. El partido será de máxima tensión ya que ambos equipo están imbatidos en liga, están primero y cuarto en la tabla respectivamente, y sus enfrentamientos son sinónimos de partidazos. Y gran parte de esta mística en los partidos se debe a la figura de Messi, que ha convertido al Atlético en una de sus víctimas favoritas de la liga.

El Cholo todavía no sabe lo que es ganar al Barcelona en liga desde que llegó. Sus victorias ante los culés siempre llegaron en Champions, y en liga el bagaje es malo. Pero el nuevo estadio supone un soplo de energía para los rojiblancos que esperan que esta vez sí, la estadística cambie y puedan llevarse unos tres puntos que necesitan como el comer para no distanciarse ya excesivamente de los de Valverde, que ahora mismo están 6 puntos por encima de los colchoneros.

Pero no todo son buenas noticias para el Atlético, pese a que ya no viene Neymar, una auténtica pesadilla los últimos años para la zaga rojiblanca, llega un Messi pletórico tras su hat trick con Argentina y un inicio goleador en liga de récord. Lleva ya 11 goles y ha hecho que todos los partidos de los azulgranas esta temporada se cuenten por victoria, sin que le afecten la lesión de Dembélé o el mal momento de forma de Suárez que está lejos de su mejor versión en este inicio de campaña. Pero está Messi, que tiene ganas de hacer temblar al Wanda tanto como ya lo hiciera los últimos años al Calderón.

Borussia: Enemigo conocido

El Real Madrid se medirá este martes ante el Borussia de Dortmund en el siempre complicado Signal Iduna Park, donde en los últimos años ha sufrido lo indecible a manos del Borussia. Desde los cuatro goles de Lewandowski, hasta el empate en el último suspiro de el año pasado con Schürle de protagonista, al Madrid no se le da nada bien este rival ni este campo. Nunca se ha sentido cómodo y encima ahora llega en un mar de dudas de juego tras malos resultados en liga que le han alejado a cuatro puntos del Atlético y a siete del Barcelona con tan solo seis jornadas ligueras disputadas.

Pero el equipo de Zidane llega a su competición fetiche, aquella en la que casi todo suelen ser alegrías y con la firme intención de recuperar las buenas sensaciones y el gol. Un gol por el que se está criticando de forma incomprensible a Cristiano Ronaldo, que ya marcó dos goles en la primera jornada ante el APOEL, y que vuelve a ver otro año más como pasar dos partidos sin anotar consecutivos es motivo para hablar de crisis goleadora y de final de carrera.

El Borussia llega como líder de la Bundesliga tras endosar seis goles en su último partido y con todos disponibles. Ya no está Tüchel ni Klopp pero el estilo vertiginoso del equipo se mantiene y sus contras con Aubameyang a la cabeza asustan. Además Pulisic ha dado un paso adelante en el equipo y el nivel de Weigl sigue siendo espectacular por lo que el Borussia presentará batalla sabiendo que tras la derrota ante el Tottenham en la primera jornada debe sumar si quiere pasar a los octavos de la competición.

Pitos a Bale, Benzemal y Asensio colosal

Partidazo el que se vivió ayer en el Santiago Bernabéu entre Madrid y Valencia. Los dos equipos lo dieron todo y acabaron llevándose un punto pero pudiendo ambos haberse llevado los tres puntos perfectamente. El Valencia volvió a ser un equipo sólido y ordenado por primera ve en mucho tiempo y pudo salir incluso con un botín mayor del estadio del líder, tras ponerse 1-2 a falta de tan sólo quince minutos para la conclusión. Marcelino alineó a los dos nuevos fichajes del equipo y la jugada le salió a la perfección, sobre todo en el caso de Kondogbia que corroboró su partidazo con un gran gol llegando desde la segunda línea.

En el Madrid se le escaparon dos puntos en parte gracias a los fallos inverosímiles de un Benzema que acabó con el partido con algunos pitos. Tuvo hasta tres claras ocasiones mas un palo que pudieron cambiar el final del partido, pero no fue su noche y desperdició de manera increíble todas. Otro que tampoco tuvo su día y acabó más pitado que el propio Benzema fue un Gareth Bale que cada día desentona más en el equipo y cuya aportación cada vez es menor en el juego y todo apunta a que en cuanto Cristiano finalice su sanción deberá ser relegado al banquillo en favor de un Asensio en estado de gracia.

Y por supuesto el nombre propio de la noche, Marco Asensio, que anotó dos golazos y se echó a todo el Real Madrid en la espalda para estar a punto de culminar otra remontada express para los blancos. Parece ya todo un veterano por las decisiones que toma y con el cambio de Isco en el banquillo llevó todo el peligro del equipo en ataque. Fue un dolor de cabeza para toda la zaga che y acabó anotando un doblete. Ahora mismo es quizás el jugador del Real Madrid más en forma y ya ha derribado la puerta de la titularidad en el equipo, creando un serio problema para Zidane que tendrá que ingeniárselas para tener a todos contentos y con minutos.

Duro test la Supercopa

Macedonia acoge esta noche la final de la Supercopa de Europa entre Real Madrid y Manchester United en un duelo con muchas cuentas pendientes. Los blancos todavía no saben lo que es ganar un partido desde la vuelta de vacaciones, su gira por los Estados Unidos no ha sido todo lo positiva que se esperaba y la incorporación de Cristiano al grupo hace sólo dos días les llega como agua de Mayo para paliar sus problemas ofensivos debidos fundamentalmente a las pésimas actuaciones de Benzema y Bale, sobre todo del Galés que sigue sin dar ese salto que se le exige.

El Manchester United, comandado por José Mourinho y muy bien reforzado este verano, querrá ganar la que sería su segunda Supercopa para su palmarés y recuperar poco a poco la relevancia internacional que ha perdido en las últimas campañas, donde sólo se ha clasificado para esta edición de la Champions League tras ganar la Europa League, no vía liga. Pero ahora la columna vertebral del equipo muy bien definida con Lindegard, Matic-Ander-Pogba y Lukaku arriba es un equipo muy peligroso aunque lleva poco rodaje juntos, pero las sensaciones en la pretemporada han sido buenas.

Hasta la hora del partido no se solucionarán las dudas que acechan este partido, como si Crstiano será titular con sólo dos entrenamientos con el grupo, si Asensio sentará en el banquillo a Bale, si Kroos está para noventa minutos tras la lesión que le ha tenido parado casi toda la pretemporada, o si el United está verdaderamente preparado ya para los rivales de entidad o necesita todavía más tiempo. Todo esto en un partidazo a las 20:45 en Macedonia.

Enfadar a Messi no es buena idea

Llegaba el Barcelona herido a un Santiago Bernabéu abarrotado y engalanado como merecía la cita. Dejar finiquitada la liga estaba en la mano de los madridistas y el público olía la sangre de su enemigo. La baja de Neymar además animaba a confiar plenamente en los suyos, que llegaban con la moral por las nubes tras la eliminatoria ante el Bayern. Y comenzó el partido como un tiro el equipo de Zidane, con un posible penalti sobre Cristiano en el minuto 2 y con un Barcelona encerrado y sin oler siquiera la pelota.

Pero en esas Marcelo soltó el codo en una jugada con Messi que mereció la roja, y lo dejó en el suelo sangrando por la boca. Esto cambió el semblante y la actitud de un Messi que no llegaba a la cita con las mejores sensaciones. Este incidente provocó que Messi afrontara el partido de otra manera, en modo agresivo, cosa que hacía tiempo que no se le veía. Y vaya si se notó, primero provocando la que debería haber sido segunda amarilla a Casemiro (es inexplicable que este jugador haya acabado tantos partidos librándose de tarjetas más que evidentes) y para hacer el empate a uno en una maravillosa maniobra dentro del área que dejó a todo el Bernabéu en silencio.

Pero ahí no acabó todo, cada vez que cogió la pelota el público notaba el peligro y enmudecía de manera evidente consciente de lo que se le venía encima, en ese momento ya no había quien lo parara y fruto de esa frustración y tras el golazo de Rakitic Sergio Ramos hizo una entrada criminal al argentino. La justificación de algunos es que no le toca pero para mí la roja no tiene discusión, es entrada temeraria a una altura que nos busca la pelota y que por poca parte en dos la pierna del argentino. Pero lejos de acabar ahí tras el gol de James que parecía definitivo apareció en el minuto preferido de los madridistas para aguarles la fiesta y celebrar el gol con una dedicatoria bastante chulesca hacia la grada blanca fruto de la rabia acumulada de los palos y entradas de todo el partido. Lo dicho mala idea despertar a la bestia.

El clásico de Europa

Quizás sea el mejor partido posible en Europa entre los dos clubes más potentes e históricos del viejo continente (salvando al AC Milán). Y tendremos un año más ración doble de este encuentro que por potencial y por repetido se ha convertido por derecho propio en el clásico de Europa sin ninguna duda. Dos auténticos trasatlánticos con muchas cuentas pendientes entre sí y que nos brindarán una vez más una eliminatoria a la altura de la mejor competición de clubes del mundo y el que consiga superar la eliminatoria se convertirá en máximo favorito al trofeo inmediatamente.

El primer duelo será en el Allianz Arena, donde no olvidan la última visita del Rela Madrid que les endosó un doloroso 0-4 cuando los bávaros se daban por claros favoritos en la eliminatoria. Nadie en el Bayern ha olvidado ese día y puede ser un arma de doble filo, ya que la sobreexcitación muchas veces lleva a cometer más errores de la cuenta por lo que el Madrid puede aprovechar ese factor. Pero tampoco hay que obviar que el Bayern llega como un tiro a este tramo final de campeonato y el Madrid sin embargo llega con la gasolina muy justa y sus jugadores claves (Modric, Bale o Ronaldo) en un estado de forma muy alejado del ideal.

El Bayern al que desde hace dos semanas no paran de llover noticias de lesiones, parece que finalmente no tendrá problema alguno en contar con toda su plantilla salvo Hümmels que se lesionó el lunes en el entrenamiento. Mientras que en el Madrid hay alerta roja en los centrales. Con Pepe y Varane lesionados y con Ramos a una amarilla de perderse el encuentro de vuelta la situación es crítica en los blancos en esa zona. Y si encima el que les va aponer a prueba es Robert Lewandowski, que en su penúltimo partido oficial contra los blancos les endosó nada menos que cuatro goles en un partido, la situación es desesperada para Zidane. Con todo el paso adelante de Thiago en el centro del campo y los puñales en la banda que son la vieja guardia Robben-Ribéry dan un poco de favoritismo a mi entender a los muniqueses. Pero el Madrid, experto en aprovechar debilidades sabe que el Bayern sufre mucho con sus centrales e intentará hacer sangre.

Una cara y dos cruces

Se celebró ya el sorteo de la Champions League con suerte dispar para los equipos españoles. Se han logrado evitar entre ellos pero menos para el Atlético, los rivales han sido los más difíciles. Tanto Juve como Bayern dominan con mano de hierro sus ligas y llegan a este tramo de la temporada en su mejor momento y con muchas ganas de revancha ambos por las derrotas recientes en las últimas ediciones de la competición. El Atlético sin embargo parte como favorito ante un peligroso Leicester que al no tener nada que perder en la competición hace que sea imprevisible.

El Bayern se enfrentará al Madrid en el duelo Europeo más repetido de la historia, dos auténticos equipazos y claros favoritos a ganar la competición que dejarán una gran eliminatoria para el recuerdo con la vuelta en el Bernabéu (que con el valor doble de los goles no sé si favorece a Madrid o Bayern). Gran morbo de la eliminatoria que además tendrá al Madrid al límite ya que antes de la ida y tras la vuelta se jugará media liga al recibir a Atlético y Barcelona respectivamente. Veremos cómo maneja esta situación Zidane y si logra salir vivo de ese tornado de finales que se le avecinan.

La Juventus es quizás el rival más peligroso del sorteo, un equipo que no ha perdido un sólo partido en su estadio desde Agosto de 2015 y que todavía no sabe lo que es perder en Europa en su nuevo estadio. Además y tras la eliminación en la final de Berlín de 2015, los turineses tienen ganas de revancha ante los azulgrana que al igual que el Madrid tienen la vuelta en casa. Tocará sufrir y mucho ante un equipo muy sólido atrás y con dos jugadores arriba que son muy peligrosos, en especial el joven Dybala que tratará de lucirse ante un equipo que siempre le ha tenido en su agenda y que cuentan con él como futuro sucesor de Messi.

El Atlético es a priori el gran beneficiado del sorteo, el Leicester era dentro de los rivales el más asequible por potencial y por falta de experiencia. Pero desde la llegada de Sheakspeare los foxes son otros, han ganado los cuatro partidos que han jugado y han recuperado la mejor versión de las estrellas que consiguieron ganar el año pasado la Premier en la mayor gesta deportiva de la historia. Al no tener nada que perder les hace muy peligrosos y su estilo directo y de poca posesión hará que el partido sea muy físico. Debería pasar sin problemas el Atlético, pero también pensaba que el Sevilla ganaría y el Leicester volvió a obrar el milagro asique peligro.

Última bala por la Champions

El partido de hoy entre Arsenal y Liverpool es más que tres puntos, es la lucha definitiva por la cuarta plaza que da acceso a la Champions League para la temporada que viene con los beneficios económicos que esto conlleva. Ahora mismo el Arsenal es cuarto con un punto sobre el Liverpool y un partido menos, por lo que de ganar hoy borraría de la disputa por el cuarto puesto a los reds que empezaron muy fuerte el campeonato pero que las bajas y la Copa de áfrica mataron sus aspiraciones de ser un equipo regular.

El equipo de Wenger viene en clara depresión, consciente de sus pocas aspiraciones en la Champions (donde cayeron 5-1 en la ida en el Allianz Arena) y sabedores de que este verano será movidito, las renovaciones de Alexis y Özil siguen en el aire y Wenger también acaba contrato y por primera vez en más de veinte años no está claro que vaya a seguir en el banquillo gunner,con lo que el ambiente está enrarecido en el equipo de Londres.

Por su parte los del río Mersesyde tampoco llegan en buen momento, su 2017 está siendo para olvidar, sólo han ganado un partido de Premier ante el Tottenham y la jornada anterior cayeron ante el Leicester en su primer partido sin Ranieri. La dinámica que han cogido es muy mala, y la mejor versión de Coutinho, el jugador más desequilibrante de la Premier, no se ha visto todavía desde que ha vuelto de la lesión, pero ya le marcó en la primera vuelta un hat-trick al Arsenal  espera recuperar hoy sus buenas sensaciones y llevar al Liverpool donde se merece, que es a pelear con los mejores clubes de Europa.