Archivo de la etiqueta: Poppovich

Leonard pone en peligro la dinastía

Se confirmó la noticia que todos los aficionados de los Spurs no querían oír. Tras la reunión entre Gregg Poppovich y Kawhi Leonard, el alero le confirmó que su deseo es abandonar la franquicia tejana y que desea ser traspasado ahora, o irse gratis al año siguiente. No hay vuelta atrás y San Antonio deberá manejar la situación de la mejor manera posible e intentar conseguir lo máximo sabiendo la situación en la que se encuentra ahora mismo.

Tras una temporada de lo más enrarecida, con una lesión que parecía menos grave de lo que finalmente fue, que sólo le permitió disputar nueve partidos de liga regular, con los médicos y los compañeros contradiciendo las indicaciones y las pautas de recuperación del jugador californiano, la tensión en torno a Leonard los últimos meses han sido altísimas. Y más cuando se filtraban en la prensa posibles regresos del alero a las canchas, antes y durante los palyoffs. Pero al final nada de nada.

Ahora empiezan a salir posibles destinos para Leonard, aunque el equipo que parece más interesado en sus servicios ahora es Cleveland, que quiere juntar al 2 junto a LeBron James para tratar de que el de Ohio se quede en el equipo tras ser agente libre este mismo verano. Muchos equipo intentarán llevarse al un jugador que sano al 100% está junto a Lebron James y a Kevin Durant en lo más alto de los mejores jugadores de la NBA. Pero falta por ver cómo vuelve de una lesión tan larga y problemática y que no se den problemas como los que afectaron a Derrick Rose tras ser nombrado el MVP más joven de la historia de la liga.

Alarma Spurs

San Antonio Spurs, la franquicia ganadora en toda modalidad de deportes del siglo XXI está esta temporada coqueteando seriamente con no participar por primera vez en más de veinte años en los playoffs de la NBA. Los pupilos de Greg Poppovich perdieron en el duelo tejano ante los Rockets y ven como están empatados con Utah y Denver por la última plaza del Oeste (hay que dejar claro que los Blazers son terceros y están a tres partidos de los Spurs por lo que está todo sumamente apretado).

Sólo el primer año de Poppovich al frente del equipo, cuando la lesión de David Robinson les permitió ser el peor equipo de la temporada y ganar el número 1 del draft para fichar a un tal Tim Duncan, habían pasado los de San Antonio sin estar en la post temporada, pero este año con la lesión de Kawhi Leonard, que se espera que vuelva esta semana ya por fin, unidas a las bajas de Aldrige y Parker están siendo un lastre demasiado grande para un equipo que siempre nos ha acostumbrado a superar el 50% de victorias durante la temporada y a dominar con mano de hierro su división.

Pero este año está todo más igualado si cabe en el siempre difícil Oeste, todos los equipos están en un puño, y, pese al buen inicio de campaña, la racha de 11 derrotas en los últimos 14 partidos les ha dejado en una situación más que complicada. Todavía hay margen de reacción, y se espera que se supere el bache, sobre todo con la vuelta del 2, pero se hace extraño ver a una franquicia como los Spurs peleando por la octava plaza, cuando el mismo año pasado era junto Cavs el único candidato a frenar alos imparables Warriors.

Yo vi jugar a Tim Duncan

Ayer se oficializó una de las noticias que nadie quería escuchar, el mejor ala pívot de la historia Tim Duncan se retiraba de la NBA. Tras 19 temporadas siempre enfundado en la camiseta de los Spurs, cambió la jerarquía de la liga desde su llegada. De pequeño iba para nadador olímpico en sus Islas Vírgenes natales, pero el huracán Hugo destrozó la única piscina olímpica que había frustrando el pequeño sueño de Timmy. Tras esto decidió empezar a jugar al baloncesto a los 14 años (parece mentira que el jugador más técnico del siglo XXI no hubiese tocado un balón hasta esa edad). Tras esto entró en la Universidad de Wake Forest, y en su primer año allí murió su madre, a la que prometió nada más inscribirse que se graduaría. Pese al interés de todos los equipos de la liga Duncan se esperó los cuatro años de rigor, se graduó y terminó presentándose al draft en 1997. Nada más llegar a los Spurs ya tuvo un impacto descomunal, fue rookie del año y sus medias de anotación y rebotes fueron descomunales. En su segundo año ya fue campeón de la NBA siendo el MVP de las finales en la enrarecida temporada del lockout.

Las siguientes temporadas le tocó vivir bajo la sombra del dominio Laker de Shaq y Kobe, mientras ellos ganaban tres anillos seguidos Duncan se convertía en el mejor jugador de la liga dos veces consecutivas, la última coronada con su segundo anillo de campeón de la NBA. A partir de ahí los siguientes dos años impares también significaron un anillo para las espuelas que habían pasado de franquicia perdedora y olvidada a gran dominadora del siglo XXI. Tras estos éxitos se produjeron varias despedidas de hombres clave en el equipo como Robinson o Bowen, por lo que les tocó reinventarse de nuevo una vez más. Pero nunca sin bajar de las 50 victorias por temporada en ninguna de las 19 temporadas de Timmy en el equipo, la mejor racha de ningún equipo deportivo americano en la historia. Tras el lavado de cara del equipo comenzaron a hacer el mejor baloncesto de la NBA llegando a dos finales ante los Miami de LeBron perdiendo la primera gracias a un triple sobre la bocina de Ray Allen, pero tomándose una dulce venganza al año siguiente ganándoles en cinco partidos sin bajar de los 15 puntos de diferencia en cada victoria. Con ello llegaba a los cinco anillos siendo el único jugador en ganar anillos en tres décadas diferentes de la NBA (1999, 2003, 2005, 2007 y 2014).

Siempre ligado al mejor entrenador de la historia de la liga, Gregg Popovich le moldeó hasta convertirlo en el mejor cuatro de la historia, en un jugador de técnica exquisita que nunca tuvo una salida de tono o un mal gesto hacia ningún compañero o rival, que siempre rindió en los momentos de máxima presión, que consiguió sin ser una personalidad mediática maniatar a las grandes figuras y franquicias de la liga, y que se ha retirado como ha sido siempre el, introvertido y callado, prefiriendo hablar sobre la cancha en vez de recibir los homenajes merecidos en cada cancha NBA que se merece. Así es Duncan, un jugador que siempre tendremos en nuestras retinas, que hizo del juego en la zona una pista de baile y del tiro a tabla un arte. Sólo me queda decir con orgullo ya que yo vi jugar a Tim Duncan.

Leonard-Aldrige imparables

Pese a la derrota del cuarto partido de la serie ante los Thunder, en los Spurs se está gestando una nueva sociedad digna de dar el relevo a la santísmia trinidad (Duncan-Ginóbili-Parker). Se trata de Kawhi Leonard y de LaMarcus Aldrige, una dupla letal que está haciendo añicos todas las defensas. Lo de Leonar ya es de escándalo, lleva un par de temporadas a un nivel sublime (refrendadas con dos premiso a mejor defensor del año) y su progresión en todos los aspectos del juego es digno de estudio, como la capacidad de exprimir el talento de sus jugadores de Poppovich. Por su parte LaMarcus se convirtió el verano pasado en el agente libre más codiciado del mercado y acabó fichando por el equipo del Álamo, y ha ido creciendo y acoplándose al equipo de manera progresiva hasta ser decisivo en estos playoffs.

Poppovich sigue manteniendo a Duncan en el quinteto inicial, pero el verdadero peligro de los de plata y negro es ya un LaMarcus que ha llegado en su mejor momento al mejor mometo como aquel que dice. Ya barrieron a los Grizzlies y frente a los Thunder a pesar del 2-2 en el primer partido infringieron la mayor derrota de la carrera de Durantt y siguen siendo favoritos para pasar a lo que va a ser la madre de todas las batallas, ese esperadísimo cruce entre Warriors y Spurs, donde se prevee una de las mejores series de playoffs de todos los tiempos. Pero hasta entonces habrá que disfrutar de esta serie en la que Leonar y Aldrige están haciendo las delicias de los aficionados al buen baloncesto.

Los Spurs a seguir haciendo historia

Los Sna Antonio Spurs están haciendo una temporada histórica, han superado por 19 año consecutivo las 55 victorias en temporada regular y además esta temporada suman la mejor racha de victorias consecutivas en casa (34) esta temporada, pero este sábado juegan un partido que casi todo el mundo coincide en que será la final de conferencia oeste. Los Warrirors visitan el AT&T Center para intentar romper la imbatibilidad Spur en casa.

En el partido en el Oracle los Warrirors barrieron claramente a unos Spurs que echaron mucho de menos en la zona a un Tim Duncan que ya no sólo por números pero por carácter y espíritu infunde mucho en la plantilla. Poppovich ha vuelto a calcular a la perfección los tiempos de la temporada y ya, tras el parón del All Star han vuelto a coger la velocidad de crucero. Aldrige ya ha encajado perfectamente y se vuelve a ver la mejor versión de Parker además de un Leonard que está a nivel MVP.

Poppovich aprovechará seguro para hacer pruebas y detectar posibles puntos débiles en los Warriors (si es que los hay) y aprovecharlos en el momento de la verdad que son los playoffs. No sería la primera vez que el gran Pops reserve a muchos titulares a sabiendas de que esto es un partido más y lo verdaderamente importante llega en Abril. Aun así será interesante ver como plantea el partido para frenar a los splash brothers y como maneja el equipo para frenar la movilidad de un Draymond Green que esta temporada está imparable. Bonita madrugada de sábado nos espera.