Archivo de la etiqueta: Proyecto

Ni blanco ni negro

La resaca del fracaso europeo del Atlético ha traído muchos interrogantes y dudas sobre el proyecto del equipo. Que si Simeone no es el entrenador ya adecuado para el proyecto, que si hay jugadores que no sirven, muchas dudas que son normales que surjan en un momento de máxima tensión debido al estrépito de la derrota en el Allianz Stadium. Pero si se piensa bien sigue habiendo brotes verdes que inducen a la esperanza sin tener que cortar de raíz un proyecto que no olvidemos que se está manteniendo en la máxima élite europea desde hace más de siete años.

La temporada en cuanto a lesiones ha sido inclemente con los colchoneros, Diego Costa no ha jugado al 100 % de sus posibilidades prácticamente ningún partido, la temporada de Saúl ha evidenciado la falta de descanso que ha tenido en un verano en el que el propio jugador acortó sus ya de por sí cortas vacaciones para estar disponible para poder disputar la supercopa europea en Tallín. Koke, un jugador termómetro del juego del equipo, también ha sufrido la temporada con más lesiones de su carrera que le han impedido coger la forma idónea, y en defensa el técnico argentino no ha contado con toda la zaga sana desde septiembre siendo el lateral izquierdo un auténtico agujero negro en los últimos meses con las lesiones de Filipe y Lucas.

La llegada de Morata ha parcheado esta situación pero Vitolo, Kalinic o Gelson han fracasado en la adaptación al equipo, Lemar ha sido muy intermitente aunque a día de hoy parece un jugador todavía muy aprovechable y el cholo sigue manteniendo su fe en él. Rodrigo es la noticia positiva del curso ya que ha encajado a la perfección y se ha hecho indispensable para cada partido que ha disputado el atlético.

Con esto y con todo el proyecto atlético se mantiene, la renovación de una estrella mundial como Griezmann el año pasado, unida a la posible renovación de Oblak y con Saúl, Koke y Rodrigo con contratos de larga duración, la base parece sólida para no temer por una reconstrucción del equipo. La única duda es la continuidad de Lucas, que será tratada en verano, pero Berta ya se ha estado moviendo en el mercado y la lista de centrales es larga y muy interesante, ya que también se da por hecho la marcha de Filipe y Godín del equipo.

Que la eliminación ha sido un fracaso está claro, pero que el proyecto esté acabado no está tan claro. Ha sido una mala temporada donde la planificación no ha sido buena, se debe revisar la pretemporada realizada ya que la cantidad de lesiones musculares ha sido alarmante y ahora sólo toca luchar por recortar esos siete puntos sobre el líder Barcelona y esperar que la Champions le distraiga del torneo de la regularidad y aprovechar los puntos que pierdan los blaugrana.

El Betis va tomando buena forma

Con el culebrón de Dani Ceballos de fondo, el Real Betis se está moviendo mucho y bien en el mercado de fichajes y está conformando un equipo serio para no pasar los apuros del descenso y quien sabe si llegar a pelear por Europa. Con la contratación de Quique Setién dejaron claro que quieren recuperar el buen fútbol en Heliópolis, y quieren que el entrenador cántabro traslade el buen fútbol desplegado en Las Palmas en la capital andaluza.

Para ello los fichajes de Sergio León (delantero revelación de la pasada liga) o Camarasa (por el que el Atlético llegó a preguntar) dan buena cuenta del buen nivel de la plantilla verdiblanca para el año que viene. Pero parece que también se está cerca de contratar a Sergio Canales, jugador que puede aportar cosas muy interesantes si las lesiones le respetan tras varias lesiones graves consecutivas. Además se mantienen al menos de momento los nombres propios de otros años como Rubén Castro, Adán, Durmisi o Piccini.

Con el dinero que se saque por Ceballos deberían seguir invirtiéndolo en una plantilla competitiva definitiva y de poder contar con Ceballos en calidad de cedido una campaña más (opción que el Madrid ofrece al Betis) tendría un centro del campo y una delantera de plena garantía. Va cogiendo forma un proyecto que llevaba mucho merodeando por la zona baja de la tabla y que aspira a volver a ser uno de los animadores de la liga.

Fin al proyecto Clippers

La eliminación de estos Clippers debe suponer un punto de inflexión en un proyecto que debería haber alcanzado cotas muchísimo más altas que unas semifinales de Conferencia. El año 2015, cuando eliminaron a los San Antonio Spurs en el séptimo partido de la primera ronda parecía que iba a ser su momento, pero en semifinales dejaron escapar un 3-1 favorable frente a los Houston Rockets en otra exhibición de equipo perdedor para engordar la leyenda Clipper.

Ni con el esperpento de la renovación de DeAndre Jordan (con el emoji day incluido) han conseguido ser un equipo sólido y consistente, es más cada temporada ha tenido alguna historia extraña para convertirla sin duda en un desastre, la más rocambolesca fue sin duda la extraña lesión del año pasado de Blake Griffin, con fractura de mano incluida, por pelearse con un miembro del staff, algo surrealista.

También se tuvo que vivir la venta obligada de la franquicia tras los comentarios racistas de su anterior dueño Donald Sterling, y su compra por parte de Steve Ballmer, que pese a su soplo de aire fresco e implicación al comienzo, ha visto como su equipo continúa por la senda de cada año. Este año han caído en primera ronda a manos de los Utah Jazz, que no han podido contar en gran parte de la serie con su principal arma interior Rudy Gobert.

Este verano Blake Griffin se convierte en agente libre, y va a haber muchos equipos interesados en el ciborg, los más importantes van a ser los Boston Celtics, con un proyecto deportivo inmejorable, han sido primeros del Este, tienen el pick del draft de los Brooklyn Nets (posiblemente sea el número uno) y cuentan con un gran margen salarial. La otra gran opción son los Oklahoma City Thunder, equipo de la ciudad de la que es natal Griffin y que juntaría su talento al lado del de Russel Westbrook para formar una escuadra bastante temible.

El Barcelona tira un proyecto ganador

La eliminación del Barcelona de los cuarto de final de la Champions League por segunda temporada consecutiva pone en entredicho la configuración de la plantilla y por ende de la dirección deportiva del club. No se explica cómo teniendo la mejor generación de futbolistas de la historia del club en los últimos 5 años hayan ganado tan solo una Champions después de dominar en Europa los años anteriores ganando dos de las últimas tres ediciones.

La dirección deportiva ha llevado un proyecto claramente ganador a un ostracismo en Europa que les va a costar muy caro. Han dominado con mano de hierro la liga española, pero es cierto que en Europa no han estado a la altura. Incluso en el panorama nacional se le han escapado figuras que por estilo de juego hubieran encajado a las mil maravillas como Isco o Asensio, y han sido adelantados por el Real Madrid de manera abrumadora. Incluso su propia cantera, fuente inagotable de talento en los últimos años, ya ha dejado de producir jugadores de calidad dejando el banquillo del equipo totalmente inservible.

Y ya para rematar la faena llevan años en busca de un central de garantías, antes Puyol tapaba muchos defectos de sus compañeros, pero desde la marcha del capitán, la defensa culé ha sido una auténtica pantomima, los fichajes para reforzarla han sido Mathieu (que realmante es lateral), Vermaelen (que vino con una lesión de un año entero), Mascherano (medio defensivo) o Umtiti (se creía que era una promesa), en el medio la cosa no ha mejorado, sólo se salva Rakitic, ya que los Arda, André Gomes o Denis Suárez han sido un auténtico desastre, y mientras dejaron escapar al canterano Thiago Alcántara por no hacerle jugar diez partidos en una temporada (tenía esa claúsula) algo increíble. Y para cerrar ya el círculo han estado durante tres años para buscar un lateral derecho como sustituo de Dani Alves (que les hizo un favor renovando cuando no pudieron fichar por la sanción pudiendo dejar al Barcelona en paños menores después de cómo lo trataron) para acabar fichando a Aleix Vidal (extremo reconvertido) apartarlo del equipo y poner a Sergi Roberto (medio ofensivo) que como parche biern, pero en los partidos de máxima exigencia se le ha visto con muchísimos apuros

Y ya por si fuera poco en la delantera para dar algún relevo de garantías al ataque los últimos años han sido Munir, Snadro y este año Paco Alcácer. Con unos fichajes así se entiende el descalabro de los últimos años en Europa y lo peor es que no se ven visos de mejora a corto plazo, y ya Messi ha llegado a los 30 años habiendo pasando sus años de plenitud futbolística peor rodeado que nunca y con un equipo descompensado, con un entrenador sin ideas y con la sensación de haber perdido muchos años por una pésima planificación.

Desastre de Valencia

Lo del partido de ayer fue ya la gota que colmó el vaso de Mestalla hacia Neville, Mendes y sobre todo Lim. Todo se resume en la jugada que expulsan a Santos, y Negredo que iba a salir le manda al banquillo pero ante la petición de la grada vuelve a salir. El entrenador lo justificó qrgumentando que no sabía que habían expulsado a Santos, y que posteriormente su equipo técnico le sugirió jugársela y meter a Negredo. En que cabeza pude caber que el entrenador no se de cuenta de que expulsan a un jugador suyo, y que luego no tenga la capacidad de reacción suficiente para tomar ese tipo de decisiones.

Empieza a ser sangrante ver como un proyecto que parecía poder competir de tu a tu con los tres de arriba está más cerca del descenso casi que de los puestos europeos. El proyecto ché además depende de entrar al menos en Europa League, sino va a ser complicado convencer a jugadores de nivel de venir a enrolarse al proyecto. Peter Lim además está a 12.000 kilómetros de distancia y su mano derecha como presidenta no parece muy ducha en temas deportivos. Y ya ni hablamos de los pactos con Mendes ni de la decisión de colocar a Gary Neville (un entrenador que jamás había entrenado que no conoce en absoluto la liga española y que además no habla ni un ápice de castellano) al frente del proyecto por ser amigo íntimo suyo. Corren malos tiempos en Paterna y lo peor es que no tiene pinta de mejora a corto plazo.