Archivo de la etiqueta: Sevilla

La primera de Messi

El Barcelona se llevó anoche el paripé en el que se ha convertido ese torneo antes conocido como Supercopa de España. Además se estrenó y con sumo acierto el VAR en un partido de competición española con gran éxito ya que los dos primeros goles del partido fueron revisados y concedidos pese a su anulación previa por parte de los asistentes. Y además trajo consigo el primer título de Messi como primer capitán del Barcelona y su título individual número 34, convirtiéndolo en el más laureado de la historia del Barcelona con un palmarés desmesurado.

El partido tuvo poca historia, las fechas y el ambiente del estadio no acompañaron, y se notó que ambos equipos están todavía en fase de rodaje. El Barcelona mostró que ha encontrado en Arthur esa pieza que le faltaba en la medular para acompañar a Rakitic y a Busquets. También sirvió para corroborar que Messi sigue siendo letal en las faltas en la frontal, ya que el primer gol de Piqué fue merced a un rechace del poste de un disparo de falta de la pulga. También dejó claro que Alcácer debe buscarse una salida del equipo ya que no fue descartado por Valverde en favor de Munir.

Por parte de el Sevilla se vio a un equipo muy ordenado, con la clara influencia de su ya entrenador Machín, y con la vuelta a los tres centrales con un Navas que cada día actúa mejor de carrilero derecho y que se entiende de maravilla con Sarabia por esa banda derecha de el equipo. Roque Mesa también parece que ha cogido los galones que le faltaban para asentarse de titular junto a Banega que estuvo más gris que de costumbre anoche. Pero si por algo pasará a la historia este partido en Tánger es porque fue el primer título que levantó un tal Leo Messi con el brazalete de capitán.

El Sevilla la Copa por Europa

El Sevilla está teniendo una temporada extraña. Destituyó a Berizzo a media temporada cuando el técnico casi se recuperaba todavía de un cáncer de próstata, contrató a Montella y nada más aterrizar encajó una manita en casa de el Betis que escoció y mucho al Sevilla, se clasificó el equipo para la final de la Copa brillantemente tras eliminar al Atlético y Leganés y llegó por vez primera después de sesenta años a los cuartos de la Champions.

Pero en la liga el equipo anda séptimo, y con muchas posibilidades de no disputar competiciones europeas el año que viene. De no ganar la Copa tendrá que quedar en séptimo lugar al menos para disputar competición europea el año que viene, algo que sería un palo muy duro para un equipo acostumbrado a pelear en competiciones continentales los últimos años sin excepción. El problema es que tanto Betis como Villareal (que ahora están por delante) y Celta, Girona o incluso la Real Sociedad (tras la victoria ante el Atlético) van a pelear hasta el final por entrar en Europa poniéndoselo muy difícil a los hispalenses.

Por ello debe afrontar la final de este sábado como más que un título, es el acceso directo que daría tranquilidad al equipo y que le permitiría no vivir jornadas agónicas en las últimas jornadas de liga, y gracias, ya que el pasado fin de semana remontó para empatar un 0-2 adverso del Villareal que le hubiese puesto muy complicadas las cosas. El equipo llega en un bache del que no han salido tras la eliminación del Bayern, pero ya hace pocas semanas le plantó cara al Barcelona (pese a que Messi en un minuto les empatara los dos goles de renta) y ese debe ser el camino a seguir.

El Bayern asusta al Pizjuán

Cuando salió la bola del Bayern de Munich como rival del Sevilla, en el conjunto hispalense hubo una sensación de pesadumbre por la entidad y fortaleza del rival a batir. El Bayern asusta, y desde la llegada de Heynckes mucho más, y llega en plena forma y con plenitud de efectivos para medirse a un Sevilla cabizbajo por la manera en que acabó su partido ante el Barcelona el sábado, tras una auténtica exhibición de los nervionenses durante 80 minutos del partido.

Pero esto es la Champions y el Sevilla, ya descartado para participar en la competición el año que viene sabe que en su estadio es un rival peligroso, que si juega su fútbol pondrá en apuros al Bayern, pero la baja de Banega hace mucho daño a un equipo que se ha clasificado 60 años después para los cuartos de la Champions y que quiere seguir con esa euforia para dar un paso más en la competición.

El Bayern sin embargo llega tras endosarle un durísimo 6-0 al Dortmund el fin de semana y dejarse la Bundesliga lista para ganarla el fin de semana si gana su partido. Asusta ver cómo Heynckes ha conseguido llegar sin bajas al tramo importante del campeonato (a excepción de la de un Neuer que está casi descartado para la temporada) y recuperando la mejor versión de un James que está volviendo a ser el futbolista desequilibrante que era en su primera etapa en el Real Madrid.

Mourinho toca fondo con el United

Pésima es la palabra que mejor resume la participación en la ronda de octavos de final de la Champions League por parte del Manchester United. Y su mayor responsable es un José Mourinho que volvió a demostrar una racanería y una falta de fútbol difícil de justificar. La inversión millonaria desde su llegada al banquillo de Old Trafford hace que esta derrota suponga un fracaso mayúsculo, no ya por el rival, sino por la forma de caer, de las más pobres que se recuerdan de un equipo que recordemos es el club más rico del mundo según la revista Forbes.

Si ya en la ida el técnico luso dejó claro que había ido a Sevilla a que no se jugara nada, y salió vivo gracias a De Gea, en la vuelta se esperaba un poco de fútbol. Pero en vez de eso, se vio quizás a un United peor que en la ida, sin idea de jugar ni de combinar, sólo a la espera de que mediante pelotazos tanto Fellaini o Lukaku sacasen algo de provecho. Un planteamiento infame para un equipo tan laureado y con los nombres con los que cuenta el equipo de Mourinho.

El Sevilla con dos grandes partidos cerró la eliminatoria más tarde de lo que debía, en parte por su falta de gol, y se clasifica para los cuartos de final con mucha más facilidad de la prevista merced a un entrenador rival que no dejó competir a su equipo en ninguno de los dos partidos con sus planteamientos ultra defensivos sin sentido y sin criterio. Gran noticia que el que propone fútbol pase de eliminatoria mientras Mourinho ha quedado retratado y sin ningún argumento. Se prevé verano movido en Old Trafford.

Mourinho desprecia el valor doble

Una noche más de Champions, un equipo de José Mourinho jugó un partido insulso e inoperante en ataque. Volvió a buscar el 0-0 en casa ajena despreciando el valor doble que tienen los goles fuera de casa y jugándosela toda en su estadio, consciente de que cualquier empate beneficia al rival, y que tendrá que jugar al ataque, algo a lo que su equipo desgraciadamente no está acostumbrado.

Ya le salió el tiro por la culata en las semifinales de 2014 frente al Atlético, donde fue al Calderón a la ida a empatar y acabó sucumbiendo 1-3 en su estadio. A día de hoy desperdiciar la ventaja que te da marcar en casa ajena en un torneo tan igualado como la Champions marca la diferencia en las eliminatorias y es algo que el luso parece empeñado en desperdiciar.

Se intuyó desde el inicio con Pogba en el banquillo y con Matic, Ander Herrera, y el imberbe McTominay con la clara tarea de destruir el juego del rival, y sin ninguna intención de construir. Para eso dejó como un islote a Lukaku (al que no le llegó ni un balón decente) y puso a Mata y Alexis para aprovechar algún rechace de los balonazos al belga. Una propuesta muy pobre ante un Sevilla que mereció mucho más premio que el empate.

Veremos si en Old Trafford Mourinho cambia el plan o sigue con su propuesta pobre de fútbol pese a las inversiones multimillonarias en fichajes, o si de verdad hace honor al nombre del equipo al que dirige y da un puñetazo sobre la mesa. Pero como se descuide el Sevilla a poco que esté más acertado que anoche le hace un auténtico traje a los diablos rojos.

Decepcionante Sevilla

El Sevilla tenía el sábado una oportunidad de oro para dar un golpe sobre la mesa y disipar las dudas que hay en torno al rendimiento del equipo ante los grandes. Pero no fue así, y en vez de eso, fue una debacle en toda regla que deja muy tocado a un equipo que está sufriendo mucho las bajas de sus centrales titulares, y el asunto N´Zonzi, que tiene muy mala pinta.

Llegaba al Bernabéu con Marcucci a la cabeza, y su rival era un Madrid que atraviesa una crisis de juego y goles muy grave y que contaba con las bajas de Casemiro, Ramos y Carvajal por sanción, de Varane y Bale por lesión y de Isco que no alineó de titular Zidane. Con estas cartas se esperaba que el Sevilla saliese a morder y diera la cara en el Bernabéu. Pero lejos de ser cierto, el equipo hispalense encajó un gol de Nacho a los dos minutos de comenzar el partido, y se llevó una manita en la primera mitad de un Real Madrid que tampoco realizó un gran partido.

La segunda parte fue más pensando el Madrid en el mundialito que en el propio partido, dejando evidencia del pésimo partido del Sevilla, que no llegó a inquietar en ningún momento la portería de Keylor Navas. Este Sevilla no es el del año pasado que mordía e infundía miedo. Sólo en la segunda parte ante Liverpool y la segunda parte del Villareal donde en ambos partidos realizaron una remontada épica han conseguido suavizar una crisis de juego y resultados que deja ya muy descolgado al conjunto de Nervión, que ha pasado a los octavos de Final de la Champions con mucho sufrimiento en un grupo a priori más que asequible incluso para la lucha por la primera plaza.

Madrid y Sevilla a levantar el ánimo

Real Madrid y Sevilla tratarán esta noche de reconducir sus “malas rachas” en liga en sus respectivos compromisos de Champions. El Sevilla pese a ganar al Leganés en la última jornada, venía de algunas derrotas consecutivas y muy dolorosas a manos de Spartak y Valencia que hicieron mucho daño en la entidad nervionense. Tanto, que ya se emepezó a hablar de la destitución de Berizzo. En el Madrid en cambio, la mala imagen dada en la derrota en Girona, unido a la distancia de ocho puntos a favor del Barcelona en liga en tan solo diez jornadas han desatado la primera crisis desde que llegó Zidane al banquillo blanco.

El Sevilla además no puede permitirse ningún tropiezo más en la Champions dado que ahora mismo estaría fuera de la competición. Es cierto que ha realizado las dos visitas complicadas a Anfield y a Moscú ya, pero las sensaciones en su último partido no fueron nada buenas, y el ánimo del equipo está un poco alicaído. El Madrid por su parte va a Wembley para enfrentarse a un Tottenham que acumula dos derrotas consecutivas (entre liga y copa) y que cuenta con las buenas noticias de la recuperación de Kane y el fin de la sanción de Dele Alli. Los de Pochettino son una montaña rusa en el estadio prestado este año (el nuevo White Hart Lane estará disponible la próxima temporada) ya que son capaces de golear al Liverpool y dejarse remontar un 2-0 por el West Ham tres días después.

La mejor manera para ambos será recuperar la mejor versión de sus mejores jugadores, que en el caso del Madrid es alarmante la mala racha de Ronaldo en liga, mientras que en Champions va a más de un gol por partido. Berizzo además no podrá contar con el Tucu Correa por lesión en la última jornada liguera.

El Betis va tomando buena forma

Con el culebrón de Dani Ceballos de fondo, el Real Betis se está moviendo mucho y bien en el mercado de fichajes y está conformando un equipo serio para no pasar los apuros del descenso y quien sabe si llegar a pelear por Europa. Con la contratación de Quique Setién dejaron claro que quieren recuperar el buen fútbol en Heliópolis, y quieren que el entrenador cántabro traslade el buen fútbol desplegado en Las Palmas en la capital andaluza.

Para ello los fichajes de Sergio León (delantero revelación de la pasada liga) o Camarasa (por el que el Atlético llegó a preguntar) dan buena cuenta del buen nivel de la plantilla verdiblanca para el año que viene. Pero parece que también se está cerca de contratar a Sergio Canales, jugador que puede aportar cosas muy interesantes si las lesiones le respetan tras varias lesiones graves consecutivas. Además se mantienen al menos de momento los nombres propios de otros años como Rubén Castro, Adán, Durmisi o Piccini.

Con el dinero que se saque por Ceballos deberían seguir invirtiéndolo en una plantilla competitiva definitiva y de poder contar con Ceballos en calidad de cedido una campaña más (opción que el Madrid ofrece al Betis) tendría un centro del campo y una delantera de plena garantía. Va cogiendo forma un proyecto que llevaba mucho merodeando por la zona baja de la tabla y que aspira a volver a ser uno de los animadores de la liga.

Fracaso Sevillista

Lo ocurrido ayer en el King Power Stadium es algo difícil de explicar. Un equipo como el Leicester eliminó al Sevilla que venía con un 2-1 favorable del encuentro de ida y que era muy superior al conjunto inglés. La noche desde el principio se vio que iba a ser dura, pocos espacios, presión muy alta de Vardy y Okazaki que no dejaban pensar a N´Zonzi e Iborra para sacar el balón con claridad, y un juego muy vertical cada vez que robaba el balón con un Vardy que incomodó mucho con su movilidad y rapidez a la zaga sevillista.
 
Si a todo esto añadimos que Nasri, el factor diferencial del Sevilla, estaba fuera del partido, entró poco en juego y se le vio desesperado, tanto que en la primera parte soltó una patada que era para tarjeta de color naranja, aunque se quedó sólo en amarilla. Así sin hacer tampoco mucho el Leicester se marchó al descanso con la eliminatoria a favor merced a un gol de su capitán Morgan en una falta muy mal defendida por parte del Sevilla y con algo de fortuna para el jamaicano, que terminó anotando con el muslo el centro lateral.
 
Tras el descanso Sampaoli trató de cambiar e dibujo, metió a Jovetic y Mariano e intercambió la posición de Nasri e Iborra, pero el resultado no se pudo ver mucho ya que pronto y tras haber disparado Escudero un obús de 30 metros al larguero, Albrighton anotaba el segundo inglés en otra jugada embarullada tras una rápida contra de los foxes. El Sevilla tras este segundo golpe vió como Nasri tiraba la eliminatoria por el retrete cuando se autoexpulsó al caer en la provocación de Vardy, que exagera la agresión pero que consigue lo que buscaba, hacer perder los papeles al francés que no es la primera vez ya que los pierde.
 
Aún así y con uno menos el Sevilla consiguió encerrar al conjunto inglés y gozó de un penalti, inexistente por cierto sobre Vitolo, para mandar el partido a la prórroga, pero N´Zonzi lo lanzó mal y Schmeichel, bajo la atenta mirada de su padre, lo detuvo. Siguió el acoso sevillista pero a la hora de definir no estuvieron acertados y el Leicester en su primera participación en la Champions de su historia alcanza los cuartos de final, el sueño de la cenicienta sigue vivo y el del Sevilla, que tenía muchas esperanzas en la eliminatoria se desvanece dejando además un sabor amargo.

El Sevilla debe aprovechar la oportunidad

El Sevilla se está convirtiendo en uno de los equipo de moda de la temporada, su juego y su intensidad unido a los buenos resultados están haciendo que los hispalenses estén soñando con hacer algo grande esta temporada. Es cierto que en los momentos calientes este año  no ha sabido sacar los resultados esperados ya que en la copa con el Madrid, frente a la Juve en casa en Champions y ante el Barcelona se saldaron con derrota todas ellas.

Pero el Sevilla en todos ellos ha competido, ha dado la cara y sólo la calidad superior de sus rivales han hecho que acabaran sin sacar nada positivo de los partidos, pero la sensaciones y el rival de esta noche son idóneas para vivir una noche mágica en el Pizjuán, y dejar bien encarrilada una eliminatoria que es la más importante casi de la historia del club del Nervión.

El Pizjuán se vestirá de gala para recibir a un Leicester que está en puestos de descenso en la Premier League y que lleva una racha de malos resultados preocupante. Pero en Champions sin embargo han dado una imagen distinta, han sido un rival complicado y saben que este torneo es un premio importante por la gran temporada del año pasado. Pero si el Sevilla no se confía y juega como sabe debería tener problemas para doblegar a un Leicester que hace mucho dejó de ser el del año pasado.