Archivo de la etiqueta: Trade

Irving, el traspaso del verano

Se acabó el culebrón Kirue Irving para los Cavaliers, tras anunciar el base que quería cambiar de equipo en busca de nuevos retos alejado de la larga sombra de LeBron James, los Cavaliers han aceptado la oferta de los Boston Celtics en la que a cambio reciben a Thomas, Crowder, Zizic y la ronda del draft de Brooklyn de este año. Parece que al final han sabido sacar algo por un jugador que estaba más fuera que dentro del equipo y deja a la franquicia muy tocada y confirmando con este movimiento que LeBron no continuará al año que viene en la franquicia que ha dejado de ser todo lo competitiva que le gustaría al Rey.

Para Irving el traspaso es un paso adelante, llega a la franquicia más laureada de la historia de la liga, bien dirigida por Brad Stevens en los banquillos y con Hayward y Horford para formar un potente big three. Boston vuelve con este movimiento a se máximo candidato en el Este para llegar a las Finales y se prevee que las Finales de Conferencia frente a los Cavaliers vayan a ser de gran tensión por este traspaso. Tendrá además así el reto de asumir el liderazgo de una franquicia sin el paracaídas de LeBron detrás, y de momento ha demostrado que no está muy preparado viendo los partidos en los Cavs antes de que llegase LeBron y una vez con LeBron cuando este ha faltado.

Este movimiento además dejará en muy buena posición a los Celtics de cara al siguiente verano donde habrá de nuevo varios nombres propios como agentes libres y con un equipazo así será muy jugoso para algún nombre importante. De momento veremos si de verdad están listos para desbancar a LeBron como rey del Este siete años después.

Marc Gasol debe ser el objetivo

Boston Celtics no se queda quieto tras la contratación como agente libre de Gordon Hayward y espera apuntalar un equipo aspirante al anillo definitivo. Tras el barrido en la final de conferencia del año pasado ante LeBron James y sus Cavs, los Celtics con mucho margen salarial debían aprovechar este mercado. Y cuando parecía que Hayward iba a ser la única buena noticia final del equipo parece que de nuevo Danny Ainge vuelve a dar un toque de magia al mercado y puede traer al pequeño de los Gasol a la franquicia de Massachussets dotando así a la franquicia de un quinteto temible.

Marc Gasol es la pieza que falta al equipo para tener un quinteto compensado y con calidad por todos los poros. Con Thomas-Smart-Hayward-Horford-Gasol Brad Stevens puede optar a la lucha por el anillo sin problemas. Sería un quinteto muy del estilo Boston, fuertes en defensa, sobrios en ataque y con un potencial interior difícil de igualar, donde todos los jugadores se implican en sus tareas sin pensar en sus número personales, todo por el beneficio del equipo.

A día de hoy sólo se está tanteando este movimiento con los Grizzlies, pero el hecho de haber vendido a Randolph y Tony Allen dan a entender que la política de la franquicia va a ser la de reconstrucción, y Boston puede ofrecer jugadores jóvenes interesantes a cambio de un Marc que ya cuenta con 32 años y no estaría muy cómodo viviendo una nueva reconstrucción. En los próximos días se verá cómo han ido las negociaciones entre Celtics y Grizzlies por uno de los tres mejores pivots de la NBA sin duda.

Paul elige Rockets

Ayer saltaron todas las alarmas en la NBA, Chris Paul había confirmado a su franquicia Clippers que ejercería su opción de ser agente libre este verano y se marcharía a los Rockets (algo que le honra ya que así los Clippers han podido sacar algo por el jugador). Este movimiento convierte a los Rockets en el equipo a priori con mejor front court de la NBA, pero sin ningún mimbre más a día de hoy, aunque se habla de la posible llegada o de Paul George o de Carmelo Anthony.

Pero el principal problema está en que si este año se ha visto la mejor versión de James Harden es por su nueva posición de base, posición que ahora ocupará Chris Paul, privando a Harden de la distribución que con tan buen criterio ejerció el año pasado. Habrá que ver como D´Antoni encaja estos dos jugadores y saca el mayor provecho por ellos, pero a priori parce que Harden volverá a su labor de escolta anotador privando al equipo del máximo asistente de la liga el año pasado.

Los Rockets han firmado a un gran agente libre pero quizás han reforzado una posición que no necesitaban y se deberían haber centrado en reforzar su prácticamente inexistente juego interior con un gran pivot de garantías. Parece que Paul no será el único gran fichaje que refuerce a los tejanos pero hasta el momento el equipo está muy cojo. Y no creo que los Rockets a día de hoy sean un equipo con el que Paul pueda por fin aspirar a ese anillo que tanto desea a sus ya 32 años, y por el que nunca ha llegado ni a disputar unas Finales. Y por ello ha preferido los dólares de los Rockets a un proyecto ganador como el de los Spurs, que con su incorporación sí tendrían un equipo de verdaderas garantías para dar guerra en el Oeste a los Warriors.

Knicks sin sentido

Otro verano más parece que los New York Knicks van a realizar una desastrosa gestión veraniega que les conducirá a una pésima temporada regular y a otra decepción por parte de la afición de la Gran Manzana. Ni la llegada de Phil Jackson ha sido buena para los del Madison que han visto cómo el entrenador más laureado de la historia ha colocado a sus dos estrellas en el mercado y sigue empecinado en implantar su famoso triángulo ofensivo, con resultados muy pobres.

La decisión de poner a Anthony en el mercado puede ser algo entendible, un jugador que no ayuda a mejorar al resto del equipo, ya mayor y habiendo ofrecido ya sus mejores años de baloncesto, un buen trade por él no es mala opción, pero lo de Porzingis es algo que no es entendible. El letón es el futuro del equipo, el jugador más determinante que han tenido en años y el único que ofrece algo de ilusión a la parroquia Kinckerbroker.

Tras ser abucheado en la noche del draft por sus seguidores que no entendían su elección, a ser el jugador favorito de la grada con sólo 20 años, y Jackson pretende desprenderse de él y muy probablemente no por algo valioso. Son ya muchos años sin ver a unos Knicks competitivos, y si también comienzan a malvender sus piezas de reconstrucción quedará un equipo a la deriva y sin ningún tipo de futuro a corto ni medio ni largo plazo.

Malos tiempos para Indiana

En 2013, los Miami Heat comandados por LeBron James y Dwayne Wade, sufrían hasta el séptimo partido en unas finales del Este ante los Indiana Pacers que les llevarían al límite. Tras esta exhibición y tras una buena temporada regular donde llegaron a ir líderes de la liga, todo comenzó a torcerse, las dos estrellas del equipo Paul George y Roy Hibbert se distanciaron dañando irreparablemente su relación tras un incidente con mujeres de por medio, además de una lesión gravísima en el campuis de verano del combinado nacional del prometedor alero..

A partir de ahí en Indiana nada ha vuelto a ser lo mismo, y tras varios años de amagos de volver a resurgir parece que el fin del proyecto ha llegado. Larry Bird abandona la dirección de la franquicia, y Paul George ha confirmado que se marchará a los Lakers al finalizar su contrato en 2018, por lo que los Pacers deben intentar incluirlo en un trade si quieren sacar algo positivo por el alero sino quieren verlo marchar de manera gratuito ebn el próximo verano.

Ahora toca una nueva reconstrucción en una franquicia que no termina de dar ese salto competitivo desde que de la mano de Bird en el banquillo y con el gran Reggie Miller en la cancha llegaran a las Finales ante los Lakers de Kobe y Shaq. Veremos cómo gestionan esta situación y a ver si Mcmillan es capaz de sacar algo positivo de jugadores que tras esto tendrán que dar un paso adelante. Mucha incertidumbre y poca luz se ve en Indiana.