Archivo de la etiqueta: Victoria

Payasada injustificada

Nadie que hubiera visto el partido completo de anoche en el Allianz Stadium podría explicar cómo el Manchester United de Mourinho se llevó la victoria sobre la Juventus en el partido de Champions. El equipo inglés fue vapuleado futbolísticamente por la Juventus, que estrelló dos balones a la madera, y que se puso incluso por delante en el marcador. Tuvo el equipo italiano todo el partido controlado, el United no inquietó en ningún momento la portería de Scézcny, y parecía que el pleno de victorias en esta fase de grupos para los de Allegri era segura cuando Cristiano conectó esa bolea espectacular en la red de De Gea, que ya oficialmente va a tener pesadillas con el portugués tras el hat trick que recibió en el Mundial por parte del luso.

El United realizó un partido pésimo, es un equipo sin idea, plano, casi primitivo que no tiene la más mínima creatividad para enlazar tres pases consecutivos, sólo fía todo su fútbol a pelotazos y luchar los rechaces de los mismos, algo que es ridículo teniendo el cuenta el nivel de la plantilla y el desembolso realizado en esta plantilla. Mourinho además vuelve a salvar otro match ball para su despido gracias a este incomprensible resultado, en el que además se dio el lujo de desafiar a la incrédula afición rival poniéndose la mano en el oído en un gesto chulesco y totalmente innecesario para un partido en el que no hubo bronca en ningún momento tanto en la ida como en la vuelta.

Pero el portugués siempre tiene que poner su guinda incluso cuando pese a su estilo y su fútbol soporífero el resultado milagrosamente le sonríe, e incluso la clasificación para los octavos parece más factible que nunca para los diablos rojos, que con la derrota en su estadio se habían complicado sobremanera, pero que salen muy reforzados de este inmerecido resultado. Es cómico ver como un entrenador es víctima de sí mismo y de su ego, y lo de Mourinho es algo nunca visto, el personaje ha devorado al propio entrenador que está en un estado permanente de nerviosismo y provocación que hace que todo su equipo esté en su contra. Una situación absolutamente surrealista.

Qara…bag o cruz

El Atlético se enfrenta esta noche al partido más importante de la temporada hasta el momento, debido a su mala trayectoria en esta Champions League. Sus malos resultados y su alarmante falta de gol le han puesto contra la espada y la pared en esta cuarta jornada de fase de grupos. La buena noticia, que depende de si mismo y que dos de los tres envites serán en el Wanda. La mala, que sigue con su alarmante falta de gol.

Y en estas llega el Qarabag, el sorprendente equipo azarí que ya puso a los de Simeone en serios apuros allí, y que llega sin ningún tipo de miedo a un Wanda que en los últimos tres partidos no ha visto ganar a su equipo. Y lo más preocupante, que sigue sin ver puerta con claridad. Griezmann lleva ya cinco jornadas seco, Gameiro anotó el gol en la victoria ante el Celta, pero ante el Villareal se vio que fue sólo un espejismo, Vietto ya se le ha dado por perdido tras su show de fails en Elche y Torres no cuenta este año para el Cholo. Con todo queda un Correa que con cuatro goles es el pichichi del equipo y el único jugador capaz de aportar algo diferente en ataque al equipo.

Pero este Atlético también se crece ante los retos, en liga está invicto y eso que está mostrando su peor versión desde que llegó Simeone. Saúl ha recuperado su mejor nivel, Thomas se ha afianzado como insustituible en el medio y Lucas poco a poco va pidiendo minutos de calidad. El nivel de Oblak no hace falta ni comentarlo ya que se ha consagrado sin duda alguna como el mejor portero del mundo. Mucho por hacer para este Atlético pero con todas las posibilidades en su mano, y a como dice el Cholo a morir los suyos mueren.

Machín vuelve a hacerlo

No es una novedad que Machín sea capaz de derrotar al mejor equipo del momento. Ya lo hizo formando parte del cuerpo técnico del Numancia que amargó el debut en primera con el Barcelona a Guardiola, y lo volvió a hacer ayer con el mejor Madrid de los últimos tiempos. Y todo bajo la misma fórmula de máximo y esfuerzo y solidaridad de sus futbolistas.

El partido del Girona ayer fue pura garra, entrega, y fe, sobre todo fe para tras disparar al palo y ver como el rival en esa misma jugada se adelantaba no bajarlos brazos. Para irte al descanso con esa losa del gol en contra inmerecido y haber dado otro palo que podía haber supuesto el empate. Pero aun así el equipo salió del descanso incluso con más rabia y en prácticamente seis minutos de arrebato voltearon el marcador, para delirio de la grada e incredulidad de la parroquia madridista.

Pero una vez por delante en el marcador tocaba lo más difícil todavía, mantenerlo más de veinte minutos ante este Madrid de récords goleadores. Y vaya si lo hicieron. No supo en ningún momento el Madrid como descifrar esa maraña de piernas que Machín había planteado en el medio. Además los cambios de Zidane no resultaron (sorprendente fue lo de quitar a Marcelo para meter a Asensio) y suma así la primera derrota del curso. Es la jornada diez y ya están los blancos a ocho puntos del Barcelona, no es imposible pero si muy complicado y más teniendo en cuanta que las sensaciones no son buenas. Pero con esta plantilla y con el espíritu del Madrid, ¿alguien se atreve a descartar a este equipo de la Liga?.

Alemania B también vale

La Copa Confederaciones ha dejado dos cosas muy claras. Chile no sabe marcar goles en la Finales (esta es la tercera consecutiva que se queda a cero en los últimos tres veranos) y que Alemania, lleve el plan A, B o Z va a ser competitiva y es seria candidata al título cada vez que participa en un torneo. Ayer volvió a demostrarlo en un partido muy sufrido que se resolvió por un error propio de Chile que acabó por condenarlos pese a haber sido superiores en la primera parte.

Draxler acabó como mejor jugador del torneo, con Timo Werner, una de las grandes revelaciones del Leipzig y de la Bundesliga, como bota de Oro. Joackim Löw con este triunfo unido al de la sub 21 ante España del pasado viernes dispone de una lista de más de 50 jugadores aptos para dar un gran nivel para el mundial de Rusia convirtiéndose ya desde este momento en la máxima favorita para el torneo.

Ahora el único problema que se vislumbra para la mannschaft es la maldición que trae ganar la copa Confederaciones. Nadie que la haya ganado al verano siguiente ha sido campeona del mundo y eso es algo que los de Löw quieren cambiar. De momento Alemania sigue dominando tras su victoria en Brasil y no tiene pensado dejar de hacerlo a corto plazo al menos.

Sigue lo bueno con Lopetegui

Con la victoria de ayer sobre Macedonia España sigue sin conocer la derrota desde la llegada de Julen Lopetegui como seleccionador. Esto hace que España siga líder de su grupo de clasificación al Mundial de Rusia (empatada a puntos con Italia pero con mejor golaverage) y esté viviendo un ciclo de rejuvenecimiento del equipo con mucha naturalidad, algo que no supo aportar Vicente del Bosque y que terminó con la pobre actuación del equipo en el Mundial de Brasil y en la Eurocopa de Francia.

Pero con la llegada del hombre que ya se alzó como campeón de la Eurocopa sub 21 de Israel con nombres como Thiago, Isco, Koke, Morata o De Gea entre otros, nombres que ahora son los que están dando ese relevo y devolviendo la competitividad a una selección que necesitaba claramente este soplo de aire fresco. Ayer la primera parte de España fue casi perfecta y ha conseguido además encajar a Diego Costa en el equipo y que sea igual de decisivo en la selección que en su club.

Pero no sólo los jóvenes están explotando de la mano de Lopetegui, veteranos como Silva, Ramos o Piqué han visto como su nivel mejoraba también, en especial el del canario, que duplica sus goles por partido con la selección que con sus clubes. Ha solventado además envites complicados como jugar ante Italia, Francia o Inglaterra fuera de casa y ganar ambos, dejando claro que este equipo vuelve a dar la cara en las grandes citas y demostrando que vuele a tener ese hambre que quizás faltó en los últimos torneos.

Dolberg vs Rashford en Solna

Hoy en Solna se disputa la Final de la Europa League entre dos históricos, Ajax y Manchester United. Pero lo curioso de esto es que pese a la historia de ambos equipos la responsabilidad y las posibilidades de victoria de ambos equipos pasan por dos jugadores que no sobrepasan los 20 años: Marcus Rashford y Kasper Dolberg. Dos imberbes que se han convertido en imprescindibles para sus equipos y que llegan a esta final en pleno estado de forma.

La temporada para Rashford ha sido de menos a más. Su adaptación con Mourinho que lo utilizaba más como extremo debido a la titularidad de Ibrahimovic fue complicada, pero los últimos meses y con la lesión de Ibra el canterano se ha hecho amo y señor de la titularidad de la delantera de los red devils. Además se ha echado el equipo a las espaldas en estos complicados momentos y fue el autor del gol de la clasificación ante el Anderlecht, del gol en la ida en Vigo y de la asistencia en el gol de la vuelta de Fellaini. Prácticamente todo el peligro en ataque del equipo inglés llega en sus botas y él lo ha asumido con absoluta normalidad.

Lo de Dolberg es un poco el cuento de la cenicienta, ha explotado en un equipo que da gusto ver jugar, es casi suicida la manera de atacar del Ajax que llega constantemente y sin miedo a ser pillado a la contra. El partido de ida ante el Lyon fue una auténtica exhibición colectiva y de Dolberg en particular. Volvió loco a todo el equipo y demostró todas su virtudes, desmarque, velocidad, técnica, regate y una gran definición en los mano a mano en los que pocas veces perdona demostrando su carácter frío, muy típico de los jugadores escandinavos.

Sea como fuere el United necesita imperiosamente ganar esta noche ya que sino no disputará la Champions League del año que viene, algo que podría ser dramático a la hora de acometer fichajes este verano. Si el Ajax sabe jugar con esa ansiedad y ataca con claridad puede maniatar a un United que de no ser por Rashford no generaría prácticamente peligro. Mourinho tratará de anular las virtudes del Ajax y aprovechar alguna de las escasas ocasiones que pueda tener.

Fiesta en Mónaco

El Mónaco ayer se proclamó ayer campeón de la League 1 francesa 19 años después de su último título. Y lo hace tras una campaña brillante con un equipo joven y con un fútbol eléctrico y con un entrenador valiente como es Jardim que ha sido capaz de desbancar al todopoderoso PSG, en el primer año de Unai Emery al frente del equipo francés. Nadie esperaba esta sorpresa a principios de año pero si se ha seguido el campeonato francés a nadie sorprende que este Mónaco de puro ataque haya sido capaz de ganar el título.

La nómina de jugadores prometedores de este equipo es interminable, y es muy posible que la mitad de ellos abandonen el club del principado, pero dejarán las arcas muy llenas para poder gestionar un gran equipo para el futuro. Los Mbappé, Lemar, Bernardo Silva y compañía están siendo ya tanteados por los mejores clubes del continente y el Mónaco no va a dejar escapar a sus estrellas de manera barata. Habrá que ver cómo gestiona la dirección deportiva del club estos ingresos aunque está visto que llevan mucho tiempo acertando en el nombre de fichajes.

Su campaña además se ve magnificada con la presencia de este equipo en las semifinales de la Champions League, lo que da más valor al trofeo conseguido. Un equipo que empezó tapado bajo la sorpresa de las primeras jornadas del Niza y que poco a poco ha ido aguantando la persecución constante del PSG y que finalmente ayer y ante su público fue capaz de llevarse la liga. Es una piedra para la vuelta de este equipo a la élite y para ser un rival a tener en cuenta en años venideros, ya que se convertirá en cabeza de serie para la Champions del próximo año.

El Ajax vuelve a sonreir

El partido de ayer vivido en el Ámsterdam Arena (a partir de la próxima temporada Johan Cruyff Arena) dejó claro que el Ajax vuelve a conformar un equipo alegre, vertiginoso y con muchísimo gol. Ayer endosó cuatro al Olimpique de Lyon pero pudieron ser otros cuatro más. Fue un baño en toda regla con un vendaval de ataque de unos jugadores que empezaron el partido con un once con poco más de 21 años de media y lo acabó con uno con poco más de 20, sin palabras.

El futuro de este equipo es brillante, aunque probablemente se desintegre entre este verano y el próximo, pero la exhibición de ayer de algunos jugadores fue preciosa. A Dolberg se le cae la clae por los bolsillos y además tiene gol, Traoré es una fuerza de la naturaleza con una zancada digna de ver, la capacidad de llegada de Klaasen es escandalosa el marroquí Ziyech es puro desborde constante, el alemán Younes un quebradero de cabeza y otro s jugadores como Tete, de Ligt o el portero Onana conforman un equipo con una calidad sólo comparable con su juventud.

Es cierto que es un equipo con un ataque devastador pero en defensa sufre mucho, pero este equipo cumple a la perfección la filosofía que instauró Cruyff, y a día de hoy es junto al Mónaco el equipo más vertiginoso de ver. Parece que el equipo volverá a una final europea desde 1996, y lo hará por la puerta grande, tras saber sufrir ante el Schalke en la anterior ronda ganando en la prórroga con un jugador menos. A ver cuanto tiempo pueden retener juntos a estos jugadores, pero hasta entonces sólo nos queda disfrutar.

Enfadar a Messi no es buena idea

Llegaba el Barcelona herido a un Santiago Bernabéu abarrotado y engalanado como merecía la cita. Dejar finiquitada la liga estaba en la mano de los madridistas y el público olía la sangre de su enemigo. La baja de Neymar además animaba a confiar plenamente en los suyos, que llegaban con la moral por las nubes tras la eliminatoria ante el Bayern. Y comenzó el partido como un tiro el equipo de Zidane, con un posible penalti sobre Cristiano en el minuto 2 y con un Barcelona encerrado y sin oler siquiera la pelota.

Pero en esas Marcelo soltó el codo en una jugada con Messi que mereció la roja, y lo dejó en el suelo sangrando por la boca. Esto cambió el semblante y la actitud de un Messi que no llegaba a la cita con las mejores sensaciones. Este incidente provocó que Messi afrontara el partido de otra manera, en modo agresivo, cosa que hacía tiempo que no se le veía. Y vaya si se notó, primero provocando la que debería haber sido segunda amarilla a Casemiro (es inexplicable que este jugador haya acabado tantos partidos librándose de tarjetas más que evidentes) y para hacer el empate a uno en una maravillosa maniobra dentro del área que dejó a todo el Bernabéu en silencio.

Pero ahí no acabó todo, cada vez que cogió la pelota el público notaba el peligro y enmudecía de manera evidente consciente de lo que se le venía encima, en ese momento ya no había quien lo parara y fruto de esa frustración y tras el golazo de Rakitic Sergio Ramos hizo una entrada criminal al argentino. La justificación de algunos es que no le toca pero para mí la roja no tiene discusión, es entrada temeraria a una altura que nos busca la pelota y que por poca parte en dos la pierna del argentino. Pero lejos de acabar ahí tras el gol de James que parecía definitivo apareció en el minuto preferido de los madridistas para aguarles la fiesta y celebrar el gol con una dedicatoria bastante chulesca hacia la grada blanca fruto de la rabia acumulada de los palos y entradas de todo el partido. Lo dicho mala idea despertar a la bestia.

A hacer buena la ida

Tanto Madrid como Atlético obtuvieron resultados positivos en estos cuartos de final de la Champions League. Los colchoneros vencieron en casa al rocoso Leicester que vino a Madrid a no encajar y se fu sólo con uno y sin apenas disparar a puerta, dejando a las claras su intención de ganar la eliminatoria en el King Power Stadium. Por su parte el Real Madrid cosechó una importantísima victoria en el Allianz Arena tras remontar el gol inicial de Arturo Vidal (que fallaría un penalti con 1-0 favorable al Bayern).

En principio ambos son favoritos para pasar, lo que deja claro que haber llegado ambos a dos de las últimas tres finales no ha sido una casualidad. El Madrid debe controlar el entusiasmo que supone la vuelta al equipo de Lewandowski, principal arma ofensiva de este Bayern y un jugador que puede dar la vuelta a la eliminatoria el solito. Además Ancelotti tendrá ganas de aguar la fiesta a Florentino Pérez por su extraña salida del club blanco hace ya dos temporadas.

El Atlético plantea el partido como una auténtica final, y no se fía del Leicester y se mira en el espejo del Sevilla que desperdició también una ventaja de un gol a la ida. Los de Simeone continúan avanzando rondas en la Champions otro año más sin hacer ruido, pero con opción de plantarse en semifinales de la competición por tercera vez en cuatro años. Además saldrá con Griezmann y Carrasco arriba para aprovechar alguna pérdida del equipo inglés y castigarles, sabedores que un gol atlético obliga a marcar tres a los de Shakespeare, que tras un inicio fulgurante han visto frenada esa trayectoria ganadora tanto en Premier como en la Champions.

Madrid puede aportar por tercer año en los últimos cuatro a dos equipo entre los cuatro mejores de Europa, dejando claro el dominio que lleva imponiendo los últimos años y que da muestra del nivel de ambos equipos y de lo difícil que es que dos equipos con esos registros convivan a escasos kilometros de distancia. A disfrutarlo que no durará eternamente por desgracia.