Archivo de la etiqueta: NBA

Análisis del Este en la NBA

Toca ahora analizar la costa Este, done este año todos irán a por los Cavs de LeBron, que han conseguido mantener a todo el núcleo que los llevó a las finales el año pasado, aunque algunos a un precio desorbitado como Tristan Thompson, y sus gran refuerzo será a vuelta de Varejao tras su larga lesión, quizás demasiado poco como para aspirar al anillo pero no para dominar la conferencia otro año más, aunque cualquier equipo que cuente con LeBron James en sus filas es aspirante al anillo por derecho, y más tras jugar las últimas seis finales de la NBA consecutivamente.

Los otros aspirantes al anillo de esta conferencia son los Chicago Bulls, que dependen demasiado de que Rose vuelva a su mejor nivel, aunque queda por ver como reaccionan tras la destitución de Thibodeu y se adaptan al nuevo entrenador que pretende acabar con el juego de los dos interiores y apostar por un cuatro abierto. Los Atanta Hawks están también en este grupo de aspirantes más por lo que hizo el año pasao que por aspiraciones reales ya que la pérdida de Demarre Carroll les puede hacer mucho daño a un equipo que necesitaba de su defensa como el comer. Y por último de este gruo están los Wizards que ya hicieron unos Playoffs para enmarcar decantándose por el small forward que tan buen rendimiento les dio y que tanto favorece al flamante máximo asistente de la liga pasada John Wall. Pero tenrán que trabajar en recomponer la posición de 3 tras la marcha de Pierce.

En las sorpresas está el equipo del que más espero esta temporada los Milwakee Bucks, con un entrenador que me tiene encandilado y un equipo tan extraño como difícil de batir, es el equipo más jóven de la liga y se ha reforzado y bien en lo que más flojeaba el año pasado, el juego interior, con Andre Drumond y este año aspiran a todo con un Jabari Parker totalmente recuperado de su lesión. Los Orlando son otro de los equipos que debería dar un paso adelante ya con un Oladipo que cada día crece más y que si pule el juego exterior con Elfrid Payton y Vucevic sigue en esa línea ascendente pueden dar muchas alegrías a los adicionados.

El equipo del que más dudas tengo son los Miami Heat, con un Wade en forma y un Bosh plenamente recuperado de sus problemas de pulmón, es un equipo bastante sólido y más con la explosión el año pasado de Whiteside y la llegada antes del cierre de Dragic. Pero todo eso es estando en un escenario perfecto, en cuanto algo de esto falle el equipo volverá a naufragar como el año pasado y no parece que el fichaje de Amare Stoudemire uea aportar demasiado al equipo. Y e otro equipo que está en una situación muy similar son los Indiana Pacers que tras desmantelar el equipo que forzó al séptimo partido de conferencia a los Miami de LeBron se encomiena a un Paul George que vuleve tras su escalofriante lesión con el combinado USA.

Por su parte los Knicks, Boston y Charlotte son equipos con potencial pero que se encuantran en tierra de nadie y si comienzan bien pueden aspirar a una de las ultimas plazas de los playoffs, aunque estén casi maás pensano en la agencia libre del verano que viene. Y los Detroit que tan bien les fue tras la marcha de Josh Smith pero se resintieron con la lesión de Jennings han visto como este verano han perdido a Drumond por lo que si Monroe da ese pao adelante que tanto se le achaca los de Michiggan seguirán siendo competitivos, aunque lejos de los equipos punteros todavía.

Punto y aparte los Brooklyn Nets con un proyecto sin pies ni cabeza que deambulará de manera penosa por la zona baja de la tabla pese a la fuerte inversión del magnate ruso que prometió el anillo para la franquicia y ya lleva dos años de retraso.

Análisis del Oeste NBA

Como cada año a estas alturas está a punto de comenzar la temporada regular de la NBA. Se espera con expectación que los grandes fichajes rindan en sus nuevos equipos y que los rookies del año demuestren que pueden rendir en la mejor liga del mundo. Este año además los pronósticos están más en el aire que nunca ya que el vigente campeón, los Warrirors, ha visto como sus perseguidores del oeste se han reforzado de manera importante y ellos no han realizado prácticamente ningún fichaje. El año pasado ya nos demostraron que no hay que subestimares ya que cuentan con el mejor Backourt de la liga pero parece que este año la competencia será feroz y será difícil para ellos repetir éxito.

Comenzando en el oeste, los principales candidatos para mí vueven a ser los Spurs, los tejanos han sido los que más y mejor se han movido en el mercado veraniego con la contratación del agente libre más codiciao del mercado, Marcis Adridge, y la renovación de Leonard y Green que continuaraán vistiendo los colores plata y negro. Otro de los equipos que se han movido muy bien son los Clippers que tras la “extraña” renovación de DeAndre Jrdan y la contratación de Paul Pierce, Josh Smith y Lance Stephenson no tienen excusas para superar la barrera histórica de la franquicia de quedarse en cuartos en Playoofs. Los Rockets son otro de los equipos qu sólo han retocado la posición que más flojeaba el equipo con la llegada de Ty awson, n base de gran calidad pero con problemas extradeportivos que si sabe controlarlos será un más que gran refuero para los de McHale.

En el grupo de los countenders podemos incuir a los Thunder, que si les respetan las esiones de sus dos mejores hombres podrían escalar hasta los puestos de favoritos, pero parecen deender demasiado de Durant y Westbrook además de estrenar entrenador que todavía no ha dirigido un partido entre los profesionales. También estarían los Pelicans que si cuentan con el Anthony Davis de la temporada pasada será un rival muy difícil de batir, aunque todavía les falte fonde de armario. Y no nos podemos olvidar de los Dallas Mavericks que tras el fiasco del fichaje de Jordan consiuieron cerrar rápido a Whestley Matthews y un center como JaVale McGee, y esperan que con la vuelta a su Dallas natal de Deron Williams recupere e nivel All Star que demostró en Utah. Los Grizzlies por su parte parecen un proyecto estable pero que quizá ya ha dado sus mejores momentos, serán como siempre un rival temible durante la temporada regular, sobre todo en el FedEx, pero no parecen se tan fuertes como al inicio de otras temporadas, aunque con la renovación de Gasol pueden intentar un último asalto al trofeo.

En el grupo de las sorpresas pueden entrar los Sacramento Kings que cuenta con un píot top 5 como DeMarcus Cousins y se han reforzado con Rajon Rondo y Marco Bellinelli además de seguir contando con Ruy Gay deben ser un equipo muy ofensivo ya que cuentan con un George Karl cuya principal característica es el juego grupal. Los Minnesota Timberwolves este año deben dar un paso hacia adelante y desarrollar la química ente los dos últimos números uno del draft Anthony-Towns y Wiggins, que prometen dar mucho espectáculo este año.

Y por último en el apartado de las decepcions mucho me temo que los fichajes de los Lakers no sirvan para cambiar la dinámica perdedora de las últimas temporadas y veremos cómo se adapta Kobe a la nueva posición de aero tras 19 años jugando como escolta.

El juicio de Iverson

Antes de llegar a la NBA y convertirse en un icono para toda una generación de jóvenes, Iverson tuvo que hacer frente a un juicio que pudo cambiarle la vida. Tras quedar con los amigos para pasar la tarde en la bolera se desató una batalla entre el grupo de amigos de Iverson y otro grupo de jóvenes blancos allí que acabó con una chica golpeada en la cabeza con una silla e inconsciente. Y el principal culpable de la agresión era Iverson.

Se celebró uno de los juicios más controvertidos de la historia de EEUU ya que el propio juez encargado era un racista clásico, con conexiones con organizaciones de extrema derecha, y, como durante el juicio no se pudo demostrar que Allen diera ningún golpe, las imágenes curiosamente no lo mostraban. Por tanto se necesitaban testigos que contaran lo sucedido, pues bien, solo se permitió testificar a las personas blancas, todos los afroamericanos (y que defendían a Allen) fueron vetados para declarar.

Finalemnte tuvo que pasar un tiempo en una prisión para menores, y ,ientras estuvo allí su madre convenció al entrenador de la prestigiosa universidad de Georgetown, John Thompson, de que diera a Allen una oportunidad. Tras hablar con el muchacho quedó encantado y le dio la oportunidad de jugar en su universidad donde, tras dos años y rompiendo la promesa de acabar los estudios que había hecho a su madre pero la enfermedad de su hermana le obligó a dar el salto antes, se convirtió en la leyenda que todos conocemos a día de hoy.

Las puñaladas de Pierce

Que Paul Pierce es uno de los mejores aleros del sigo XXI está fuera de toda duda, su calidad y su juego así lo demuestran. Pero no todo ha sido felicidad y alegría para el alero de  Inglewood, California. Corría el año 200 0 y Pierce era una promesas de los siempre orgullosos Celtics, y se dirigía hacia una discoteca con su compañero de equipo Tony Battie y el hermano de éste. Una vez allí Pierce al ser reconocido por casi todos los presentes decidió dirigirse hacia un lugar más reservado del local, donde comenzó a hablar con dos jóvenes que parecían muy interesadas en el jugador. Pero tras poco de hablar con ellas un joven de color le comenzó a increpar acerca de hablar con las chicas de las que afirmaba ser primo de una de ellas.

Pierce sin verlo venir vio cómo tras recibir un fuerte empujón de este desconocido (más tarde se supo que se trataba de William Rangland), y  recibió un botellazo en el rostro, a partir de ahí se abalanzó sobre Pierce una furiosa multitud. Éste acabó recibiendo  once puñaladas divididas entre el pecho, su cuello, su cara y su espalda. Tras esto Rangland abandonó el club y Tony Battie llevó a su compañero de urgencia al hospital. Battie recuerda que entre sollozos Pierce balbuceaba “¿Voy a vivir? ¿Voy a vivir?”. Algo esperpéntico.

Pero a partir de este suceso, por el que los médicos aseguraron que por haber llevado una chaqueta de cuero que no permitió que las puñaladas fueran tan profundas como debieran haber sido, Pierce forjó un carácter de hielo por el que luego sería conocido como The Truth (la verdad). Un jugador al que los momentos más difíciles del partido se crecía y que acabaría siendo campeón de la NBA en el año 2009, donde no pudo reprimir las lágrimas y acordarse de aquel momento en el que por estar en el sitio y momento adecuados casi se queda sin lo que más ama, el baloncesto.

Adiós a Moses Malone

Se nos ha ido uno de los mejores interiores de la historia de la NBA. Moses Malone fue un pionero en el baloncesto siendo el primer jugador que pasó de jugar en el instituto a saltar a la ABA directamente y sin pasar por la universidad, y, tras la fusión de esta con la NBA dos años más tarde, forjó su leyenda.

Estamos hablando de un jugador que fue nombrado 2 veces MVP de la temporada con los Rockets y otro más con los Sixers, además de ser el MVP de las finales con los Sixers en el año 1983. Fue allí en Philadelphia y con Julius Erving donde ganó su campeonato y pronunció su ya famosa frase de Fo Fo Fo. Cuando al empezar los Playoffs esa temporada un periodista le preguntó si ganarían el anillo esa temporada el pívot le contesto de esa manera refiriéndose a Four (cuatro en inglés) indicando que iban a ganar todas las series cuatro a cero. Y no fue muy desencaminado ya que barrieron a todos sus contrincantes excepto a Milwaukee  que fue el único equipo que consiguió ganarles un partido.

Genio y figura estamos ante un jugador dominante en su posición, miembro por derecho propio del Hall of Fame y en la selección de los 50 mejores jugadores de la historia de la NBA. Una leyenda que falleció este pasado domingo de un ataque al corazón mientras dormía. Nos deja el mítico 2 y ya tan solo podemos deleitarnos con su grandes movimientos al poste en repeticiones. DEP Moses.

Las excentricidades del Gusano

44La carrera deportiva de Dennis Rodman ha sido brillante, pero si por algo ha destacado a lo largo de su carrera es por sus escándalos extradeportivos. Famoso es ya su matrimonio con Madonna que duró 48 horas, o la pelea en la que se llegó a las manos con la que era su esposa Carmen Electra.

Pero la historia que pocos conocen no tiene nada de divertida, Dennis Rodman no era un jugador brillante pero jugaba cada minuto con una intensidad fuera de lo norma, era un ala pívot diferente ya que apenas llegaba a los dos metros, pero su fuerza y su determinación le hacían coger todos los rebotes que caían en su zona. Aterrizó en la NBA en los Detroit Pistons y fue pieza clave de los conocidos como Bad Boys ganando dos anillos para el equipo de Michigan. Pero tras su etapa exitosa se destapó los verdaderos problemas de Dennis. Tras la retirada de los jugadores claves la directiva prescindió del entrenador Chick Daily, al que Rodman consideraba un padre, y su estado anímico cayó en picado. Tanto que un día miembros del club le encontraron en su furgoneta en el párking con una escopeta apuntándose a la garganta. El caso fue tratado como un intento de suicidio del jugador, aunque él simplemente alegó que había matado al viejo Dennis para dejar salir al nuevo.

Un hecho escalofriante que humaniza a un jugador indomesticable que tuvo una infancia dura y tuvo en el baloncesto su vía de escape. Tras este incidente sólo lo pudo controlar el maestro Zen, Phil Jackson, para reconducirlo a la gloria del campeonato en los Bulls de Jordan, aunque acabara su carrera penando por algún equipo más del que era cortado a los pocos días de contratarle por ese carácter que siempre lo acompañó y que lo hizo tan insoportable como genial dentro de la pista. Un carácter que recordemos le llevó a ganar el premio a mejor defensor de la NBA en 1991 y a ganar cinco anillos a lo largo de su gloriosa pero tormentosa carrera. Único el gusano.

El puñetazo de Sprewell

Latrell Sprewell ha sido uno de esos jugadores díscolos de los que nadie duda de su calidad pero que por su carácter acababa ensombreciendo su calidad. Recordemos que estamos ante un jugador que rechazó su último contrato con los Timberwolves por 21 millones de dólares alegando que tenía que dar de comer a su familia. Así era el bueno de Sprewell.

El jugador nacido en Milwaukee fue darfteado por los Golden State Warrirors en 1992 en la posición 24 y pronto por su juego se ganó al público de Oakland. Fue además elegido tres veces para el All-Star vistiendo la camiseta de los Warrirors, pero el 1 de diciembre de 1997 su carácter le jugó una mala pasada. Se encontraba en un entrenamiento cuando su entrenador P.J. Carlesimo le recriminó su mala actitud. El jugador le espetó que no estaba para bromas y cuando el míster se acercó a hablar con él, este le comenzo a estrangular por lo que sus compañeros fueron a separarlos, pero no se quedó ahí la cosa, tras ser separado Sprewell le espetó un puñetazo en pleno rostro al que era su entreandor. Tras este incidente el jugador fue cortado por los Warriros y la NBA le puso una sanción de 68 partidos (todo lo que quedaba de temporada), que suponía la mayor sanción de la historia hasta la pela del Palace entre Indiana y Detroit.

Pero lejos de escarmentar en el periodo de sanción, Sprewell fue condenado a tres meses de arresto domiciliario por conducción temeraria, en un delito en el que acabó hiriendo a dos personas. Pero así era Sprewell capaz de hacer lo imposible y tirarlo todo por la borda por un enfado. Pero yo prefiero quedarme con sus jugadas y con la tripleta que formó con Garnett y Cassel en los Timberwolves que llevaron al equipo de Minnesota a sus primeras finales de conferencia.

La gran duda

El otro día Gilbert Arenas en su cuenta de twitter planteó una pregunta bastante interesante. Tras confeccionar dos quintetos con los mejores de los 90 y del 2000 se planteó quién ganaría ese partido. Incluyó en los quintetos a Stockton, Jordan, Barkley, Malone y Olajuwon, mientras que en el del 200 lo conformó con Iverson, Kobe, Lebron, Duncan y Shaq. Ahí es nada.

Decantarse por uno u otro es arduo complicado pero si tuviera que hacerlo me decantaría quizás por el del 2000. Parece una locura teniendo en cuenta que enfrente estarán Jordan o Malone, pero contar con un juego interior del nivel de Duncan y Shaq en su plenitud física me parece imparable. Además en el exterior tener a Lebron, Kobe e Iverson como amenazas exteriores permitiría recibir muy cómodos en la zona a los dos interiores. Pero en defensa a excepción de Iverson que nunca ha sido un gran defensor aunque siempre ha estado entre los mejores “ladrones” de la competición, también me parece superior el equipo del nuevo milenio.

Es arriesgarse mucho apostar en contra de Michael Jordan, sabiendo de su trayectoria y sus logros, pero creo que en este caso ni siquiera Jordan podría ante tanto potencial enfrente, y planteo otra duda y si jugara el equipo de los 80 también, ese equipo formado por Magic, Earving, Bird, Malone y Abdul Jabbar. Ahí si que si la cosa se pone imposible.

La verdad del Flu Game (Parte2)

La serie por el título estaba 2-2 después de que los Jazz hubieran remontado el 2-0 inicial de Chicago, el quinto partido se disputaba en el Delta Center de Utah, y desde el regreso de Michael Jordan de su retiro nunca había perdido tres partidos seguidos. El ambiente era más que hostil y un Jordan mermado desde la rueda de calentamiento afrontaba uno de los retos más complicados de su carrera.

Una vez comenzado el partido Jordan anotó la primera canasta del partido, dejando claro sus intenciones durante el mismo. Pese a la fiebre ocasionada por la intoxicación alimenticia fue capaz de anotar 38 puntos durante el partido, 15 de ellos en el último cuarto donde lasa fuerzas flaquean, tanto fue su esfuerzo que la imagen de un Jordan deshidratado llevado en brazos por Pippen al vestuario forma parte ya de las mayores historias de las finales de la NBA.

Jordan demostró al mundo con esta exhibición que ni una ciudad entera dispuesto a envenenarle la comida, a abuchearle durante todo el partido, podían parar a este fenómeno con el número 23 de los Chicago Bulls a la espalda. Creo que nunca veremos a un jugador como él, con ese instinto asesino y esa ansia por ganar casi enfermiza. Pero para los nostálgicos siempre nos quedarán noches como aquella del Flu Game en Utah, donde de nuevo Dios volvió a vestirse de jugador de baloncesto.

Hammon rompe barreras

El nombre de Becky Hammon tal vez no sea el más famoso, pero por la historia que representa, quizás si debiera serlo. Para el que no la conozca, esta mujer se va a convertir en la primera entrenadora de un equipo NBA de la historia(en el training camp solo eso si).

Desde 2014 Greg Popovich (un adelantado a su tiempo siempre) decidió incluir a Hammon como parte de su staff técnico. Al entrenador nunca le ha temblado la mano a la hora de tomar medidas innovadoras y siempre le ha salido bien. La historia de Hammon, una de las mejores jugadores de la WNBA, es la de luchar a contracorriente. Siendo jugadora su sueño era el de disputar unos juegos olímpicos con su país natal EEUU, pero nunca recibió la llamada. Ya al final de su carrera decidió probar fortuna el el CSKA ruso y tras un año formidable decidió nacionalizarse Rusa y disputar así los que serían sus primeros juegos. Allí se convirtió en la mejor jugadora de su equipo liderando a su selección hasta las semifinales donde se toparía con su EEUU natal. Finalmente caería derrotada pero se acabó llevando una medalla de bronce que a ella le supo a oro.

Es un paso cuanto menos polémico el dar las riendas de un equipo masculino a una mujer, yo personalmente no estoy de acuerdo en esta medida, pero estamos en tiempos de igualdad y todo el mundo merece oportunidades, pero no creo que sea buena idea mezclar sexos en deportes pero tampoco quiero pecar de machista. Le deseo lo mejor a Hammon aunque cuando comience la temporada las riendas del equipo las llevará el eterno Pops.