Archivo de la categoría: NBA

Bronkic

La NBA siempre se ha caracterizado por intentar dejar una imagen impoluta ante el aficionado. Cada vez que ha habido algún conflicto ha actuado con mano de hierro para cortarlo de raíz, obligando incluso a vender a un dueño del equipo la franquicia incluso (caso de Donald Sterling en los Clippers y el más que posible ahora con Robert Sarver y los Suns). Su cruzada ante la vestimenta estilo gángster que tan de moda puso Allen Iverson a comienzos del siglo XXI también le llevó a imponer gran cantidad de multas y cambiar el estilo y actitud de los jugadores para limpiar la imagen que estaban generando. Casi siempre fueron acertadas, también se ha equivocado alguna vez, muy pocas, como ha quedado demostrado en el fantásticos documental de Netflix Malice at the Palace, donde se desgrana la ya más que famosa pelea entre Pistons y Pacers en Detroit.

También la apertura de la NBA hacia el exterior, que tan bien le ha sentado a la liga (lo últimos tres MVPs de las liga son nacidos en Europa) ha sido un gran acierto. Y ya que va de MVPs la cosa, hay que analizar la sanción por la demencial acción de Jokic anoche ante Marquieff Morris, en un partido sentenciado a favor de los Nuggets, sacando lo peor del pívot. Su brutal agresión sin sentido y con el rival de espaldas y a traición sólo se ha sancionado con un partido para el serbio, cuando debería haber sido una sanción mucho más disciplinaria. No quiero entrar en estilos fuera de la cancha o actitudes, pero en estos casos las sanciones deberían de ser las mismas para todos. Seguramente los megacontratos televisivos habrán influido en la decisión de un Adam Silver que parece estar dando mucha prioridad a los contratos monetarios y al rendimiento económico por encima de códigos de conducta. Espero que sea sólo un desliz esta sanción a Jokic y a partir de ahora se trate a todos los jugadores por igual, porque no creo que en este caso haya habido ningún tipo de igualdad. Y como a parte espero que se tome medidas con la actitud hooligan de los hermanos del pivot presentes en la cancha y que ya han afirmado haber comprado entradas para el partido en Miami para calentar aún más al ambiente.

Hay que ser optimistas

Tras el varapalo de la derrota de ayer y confirmarse los peores presagios con el cruce ante EEUU en cuartos hay que comenzar a ver el lado positivo, el equipo está muy vivo, es más que competitivo, y en su peor partido del torneo pudo ganar fácilmente a Eslovenia donde sólo la caraja de los interiores españoles permitiendo infinidad de rebotes ofensivos permitieron su victoria. El cruce ante EEUU es siempre peligroso, pero es una selección muy mediocre que salvo por Durant (la mayor arma de anotación del baloncesto actual y casi de la historia), Lillard y Tatum son un equipo muy inferior al combinado español, y las reglas FIBA favorecen a nuestro combinado. En el único oro de competición que le falta a Pau con la selección sería magnífico conseguirlo a través de una victoria ante el conjunto estadounidense, casi poético. España tiene que llevar el partido a su terreno, ataques largos con circulación de balón, controlando las pérdidas, ya que cada pérdida es un contrataque fácil para unos jugadores de mayor físico que el nuestro. También hay que provocar faltas de ataque a Durant, que ya se vio en problemas de faltas ante Francia, y que tan bien hizo España en la primera mitad ante Doncic, al que sacó del partido. Las penetraciones e Ricky se antojan fundamentales, es nuestro mejor arma, pero los pívots americanos buscarán el tapón por lo que el pase extra y estar acertados con esa ventaja que genere el del Masnou también serán claves. España sólo ha ganado a EEUU en el mundial de Indianápolis en la lucha por el quinto y sexto puesto y con la selección de EEUU ya sin nada que jugar. Hay que vengar ahora las finales de las Olimpiadas de Pekín y Londres, donde tan cerca tuvo el oro la gran generación de oro del baloncesto español. Es el momento de dar el golpe de gracia, una victoria además supone entrar ya en la lucha por las medallas y pese a este primer duro enfrentamiento la parte buena es que no vemos a Francia, la otra gran candidata hasta la final en caso de llegar ambas. Hay que creer en este equipo que es el vigente campeón mundial y además ya sabe lo que es ganar el Mundial también en Japón en el Super Saitama Arena allá por el 2006.

Exhibición descomunal

Desde la actuación de Pau Gasol en el Pierre-Mauroy de Lille no había visto algo parecido en baloncesto FIBA a lo que ha hecho Luka Doncic esta madrugada, una actuación extraterrestre, de otro planeta, realizada por un jugador de tan sólo 22 años, que se ha merendado él solo a la siempre competitiva Argentina en el partido inaugural de su selección en Tokyo. Tras esta actuación no se sabe dónde puede estar el techo de este jugador que a la vez sigue dominando en la NBA a su antojo, siendo un constante en la carrera por el MVP sólamente frenado por estar en un equipo de la parte media de la competición actualmente.

Su partido es descomunal, 48 puntos y 11 rebotes, poco más se puede decir ante esta muestra completa de dominio del partido, 31 puntos al descanso con un 11/17 en tiros de campo es una auténtica salvajada. Se quedó a pocos puntos del récord de Oscar Schmidt que lo dejó en 55 en Seúl 88. Tras esta actuación, unida las previas para clasificar a Eslovenia en los clasificatorios hace unas semanas, más la derrota de Estados Unidos ayer ante Francia, colocan a la selección balcánica en una de las favoritas del torneo y a Doncic como principal campeonato al MVP. Y esto sólo acaba de empezar, habrá que seguir cada actuación del base porque promete ser histórica.

Partido clave

Esta madrugada se disputa el cuarto partido de la serie de las Finales de la NBA. Un partido que se antoja fundamental para el devenir de la serie, ya que de ganar los Suns dejarán prácticamente sentenciada la eliminatoria, pero si los Bucks hacen valer el factor campo esta noche se colocarán como favoritos empatando una serie que se les había colocado muy cuesta arriba tras el 2-0 inicial cosechado en Arizona. Habrá que ver si Antetoukoumpo sigue en su nivel intratable, tras acumular dos partidos consecutivos de más de 40 puntos y 10 rebotes, algo que nadie hacía desde Shaquille O´Neal en las finales del 2000 ante Indiana. Parece que los problemas que podía tener tras su aparatosa luxación en la rodilla sufrida ante los Hawks está olvidada, y el griego sabe que esta es la mejor oportunidad de hacerse con su primer anillo y alejar los fantasmas de jugador únicamente de fase regular y no de momentos importantes.

Por su parte los Suns, el equipo más coral de la NBA quiere asestar la puntilla a los de Wisconsin, y tratará de olvida su paupérrima actuación del tercer partido, donde no les salió absolutamente nada y no llegaron ni a competir prácticamente en ningún momento del encuentro. Chris Paul está quizás en su mejor momento, ya recuperado de sus problemas de hombreo y del covid, y Booker está refrendando las buenas sensaciones que ha ido dejando año tras años en la liga. La sorpresa ha sido el rendimiento de DeAndre Ayton, que se ha unido a la causa para que los de Arizona estén cerca del que sería su primer anillo en toda su historia. Mucho que ver en 48 minutos cargados de pura tensión y buen baloncesto que nos dirá si estamos ante una serie larga o una que está lista para sentencia.

Vuelve el Kawhi de siempre

La figura de Kawhi Leonard como estrella de la liga es indiscutible, su rendimiento y sus éxitos tanto colectivos como individuales son incuestionables. Pero su carácter ya es otra cosa. El jugador que parecía llamado a marcar una época en los San Antonio Spurs salió por la puerta de atrás de un equipo que siempre se ha caracterizado por hacer bien las cosas y cuidar al máximo esos detalles. Todo el divorcio vino por una extraña lesión de Leonard que se alargó en el tiempo y por la que el alero tuvo serias discrepancias con el servicio médico de la franquicia, y acabó llevando al californiano a Toronto antes de que fuese agente libre el siguiente verano para poder sacar algo a cambio por él.

En Toronto su periplo fue corto, como el César, vini vidi vinci, y ya por fin agente libre para decidir su futuro por él mismo. Los Ángeles Clippers le firmaron por tres años junto a Paul George para formar un equipo que por fin fuese candidato a asaltar el título y clasificar al equipo por primera vez para las Finales de Conferencia, territorio desconocido para la franquicia. Y en su segundo año, el equipo está disputando esas ansiadas Finales de conferencia, pero sin la estrella pudiendo participar. Su lesión ante los Jazz le ha mantenido desde entonces apartado de las canchas, y los rumores apuntan a que el 2 está de muy decepcionado con el personal médico de la franquicia por subestimar su lesión. Recordemos que así comenzó su divorcio con los tejanos, y que este verano Leonard puede salir como agente libre al mercado, opción poco probable ya que de esperar un año más puede optar al máximo salario. De momento está viviendo los decisivos partidos de la franquicia desde la grada en vez de en el banquillo como el resto de lesionados.

Con el ambiente como está ahora, y con la más que posible eliminación ante los Suns lastrados por la baja de su jugador franquicia pueden ser factores a tener en cuenta para que Leonard tome la opción del cambio de franquicia. Ya el año pasado salieron muchos de los problemas internos del vestuario eran contra la estrella debido a sus «privilegios» como que es el único jugador que puede vivir fuera de la ciudad de los Ángeles (vive en San Diego) lo que ha provocado más de un retraso en la salida de aviones debido a los famosos atascos de la ciudad californiana. Además también el pacto con la franquicia para decidir qué partidos puede jugar a lo largo de la temporada ha traído muchos problemas de sanciones a la franquicia por parte del comisionado de la Liga. Veremos en qué acaba el nuevo culebrón de Leonard, pero está claro que es ta n buen jugador como intratable de carácter.

Nuevo Fracaso Philadelphia

Como si se tratara del cuento de nunca acabar, los Philadelphia 76ers han vuelto a fracasar en su intento de conquistar el anillo mucho antes de lo que deberían, en el séptimo partido ante los Atlanta Hawks, y en su estadio con su público. El partido deja varios cadáveres, sobre todo el de Ben Simmons, un jugador que ha demostrado que no está para ser el escudero de Joel Embiid, quizás el único que ha dado algo la talla en este equipo pese a estar renqueante de la rodilla tras el susto de primera ronda ante los Wizards., y el de un Doc Rivers que ha naufragado estrepitosamente desde su salida de Boston tanto en los Clippers como este año en los 76ers.

Y este parece el punto final de un proyecto que siempre aspiró a más pero que nunca llegó a las cotas esperadas. Ahora con Daryl Morey en los banquillos se intentará una reconstrucción fuerte en torno a la figura de Embiid, veremos si con Rivers en el banco, y que necesita imperiosamente desprenderse de los millones asegurados de Simmons a toda costa. Ahora todos se preguntan qué hubiera pasado si hace des veranos hubieran apostado por Jimmy Buttler en vez de por Simmons, dónde estaría este equipo, que con Buttler en el banco se quedó a una canasta, aquella fatídica de Kawhi, de llegar a una final y ganarla debido a las bajas de los Warriors en aquel año.

Pero es momento de mirar hacia delante, es el momento de hacer un proyecto de verdad ganador para una ciudad tan importante como Philadelphia y que lleva desde 2001 sin pisar las finales de la NBA. Ha llovido mucho desde esa época de Iverson, y más aún de la del Dr J y Moses Malone que llevaron al equipo a su único título de la NBA. Es el momento de tomar decisiones drásticas por el bien del equipo y tener claro que todos son prescindibles salvo Embiid. Y a partir de ahí volver a tener un equipo ganador que en los momentos decisivos no se venga bajo como ha pasado a este ya famoso proyecto Trust the Process.

Nueva Serie

Cuando la serie llegó a Wisconsin, los Milwaukee Bucks se encontraban 2-0 abajo y con muy malas sensaciones durante los dos partidos disputados en Brooklyn. Por eso en el tercer partido salieron a por todas y no hubo partido en ningún momento, controlaron el partido con un gran parcial de inicio y no dieron opción a los de Steve Nash. Pero había que refrendar si ese partido fue sólo un espejismo, o si de verdad los Bucks estaban para competir. Y anoche, en un partido mucho más igualado, salieron victoriosos y la fortuna se alió con ellos, ya que Kyrie Irving sufrió un fuerte esguince que no le dejó participar en la segunda mitad y deja su participación en esta serie muy en el aire, lo que da un vuelco sobre el favorito ahora. Hay que recordar que además de Irving, Harden se lesionó en la primera jugada del primer partido y no ha podido participar todavía en la serie y es probable que continúe así, por lo que Brooklyn se acoge única y exclusivamente a Durant, que no es poco tampoco.

Todos los aficionados de los Nets estarán hoy pendientes de la resonancia a ese tobillo de Kyrie, ya que gran parte de las opciones de pasar dependen de su participación. La serie viaja ahora al Barclays Center, lo que puede ayudar a los Nets a sobreponerse de estos varapalos. Los Bucks por su parte, tras muchas críticas en especial a su dos veces MVP Giannis Antetoukompo, se han sobrepuesto y han aprovechado las desgracias de lesiones de los Nets, y han variado bastante el juego, atacando el griego mucho más la defensa de Blake Griffin, que se ve muy superado por el alero en velocidad y fuerza. El quinto será decisivo ya que de ganar los Bucks, tendrán la oportunidad de cerrar la serie en su estadio en seis partidos y eliminar al principal candidato al título ahora que los Lakers han sido eliminados. Pero Durant, el mejor anotador de la NBA del s.XXI todavía tiene algo que decir.

Tiempo de Joker

Nikola Jokic ha hecho historia en la NBA. Lo que era un secreto a voces se confirmó con la designación del centre como MVP de la temporada regular. Un premio más que merecido para un jugador estratosférico que domina todos los conceptos del baloncesto en sus 2´15 de altura. Lo tiene todo, tiro exterior, comprensión del juego, visión de juego, control de la situación y por supuesto y gracias a su altura rebote. Esta temporada además se ha quedado a menos de dos asistencias por partido de promediar un triple doble durante la misma, algo que sólo han conseguido dos jugadores antes, Oscar Robertson y Russel Wetsbrook, ambos bases.

Ha conseguido convertir además a los Nuggets en el tercer mejor equipo del Oeste, y ya es un asiduo del All Star Game, lo que habla muy bien de la repercusión que tiene entre el público. Es un jugador verdaderamente imparable en el panorama de la NBA y ahonda más en le poder europeo que se está adueñando de la NBA, tras los dos MVP consecutivos de Giannis Antetoukompo, unido a la pujanza de Doncic, que pronto también ganará este premio casi con seguridad. Es el premio a los fundamentos hechos jugador, a alguien que es una estrella sin aglutinar todos los tiros del equipo, capaz de subir el balón como un base, tirar de tres como un alero y postear en la zona como el pívot que es. Lo celebró además con la victoria en a serie ante los Blazers dejando claro que además sabe jugar los momentos importantes y cuando las defensas son más duras. El Joker reina en la NBA.

Además con este premio pone fin a varias estadísticas negativas. Por fin un pívot vuelve a dominar el mejor baloncesto del mundo tras el MVP de Shaquille O´Neal en el 2000, desde entonces ninguno lo había ganado antes. Y además, y quizás este sea el récord más bestial, ha sido el jugador que ha ganado el MVP siendo el más bajo drafteado, en la posición 41, es decir, en segunda ronda. Para hacernos una idea de la magnitud, el que más bajo lo había conseguido era su predecesor Antetoukompo, siendo sólo el 15 en el draft. Una burrada.

Reconstrucción Celtic

Los Boston Celtics se han movido mucho nada más caer en primera ronda ante los Brooklyn Nets haciendo una serie de movimientos arriesgados que ponen fin a muchos años de trabajo. Por una parte Danny Ainge, el míticos escolta verde de la época de Larry Bird, deja su cargo de director técnico tras 18 años en el cargo, y con una gran serie de aciertos desde los despachos en el draft. Fue el pionero en montar el primer big three con Garnett y Allen para unirles con Pierce, y llevarse un anillo y otras Finales de por medio. Pero es cierto que su cabezonería en no tocar su frontcourt durante años le ha llevado a perder quizás algún movimiento interesante en el mercado. Smart, Brown y Tatum han sido inamovibles para él y parece que el equipo se ha quedado corto sólo con ellos, y quizás este movimiento vaya en esa línea.

Y por otra parte el movimiento de Brad Stevens, un entrenador que ha hecho un trabajo excelente desde que salió de la semidesconocida universidad de Butler a la que llevó a la final de la NCAA y perdió por sólo dos puntos, deja su cargo de entrenador jefe y ocupa el puesto de Ainge en los despachos. El puesto de entrenador será una de las primeras tareas de Stevens, que no se plantea fácil debido al mal sabor de boca de este último tramo de temporada en Massachusetts. La franquicia más laureada de la historia empatada con los Lakers lleva desde 2006 sin ganar un sólo título, y desde 2008 sin disputar siquiera unas Finales, algo inadmisible para este equipo y esta afición acostumbrada a los éxitos. El verano va a ser movido en la franquicia verde ya que su juego interior ha dejado mucho que desear las últimas campañas. Mucho movimiento pero un cambio necesario par ala franquicia que debe dar un paso más adelante ya que en las últimas temporadas han ido dando pequeños pasos para atrás.

SOS Davies

Los Ángles Lakers afrontan dos partidos decisivos para sus aspiraciones al título ante los Suns, que con la última victoria se pusieron con un 3-2 favorable en la serie y están a una victoria de apear a los angelino. Mañana se disputa en el Staples el decisivo encuentro y de nuevo la participación de Anthony Davis continúa en el aire. No hay nuevas noticias acerca de su lesión de abductor, aunque en el quinto duelo saltó al calentamiento con sus compañeros, no se sabe si en una maniobra de despiste o para ultimar su recuperación. Lo único que si que se sabe a ciencia cierta es que los de Fran Vogel necesitan al pívot de Chicago más que nunca. En el primer partido, estuvo desacertado, y el equipo sucumbió ante el juego colectivo de los Suns, pero en los dos siguientes en plenitud pasaron por encima los californianos. El problema vino en el cuarto donde recayó de sus problemas físicos con una caída fea, y los de Phoenix aprovecharon eso para llevarse los dos duelos sin la ceja.

Ni siquiera LeBron con un inicio de quinto partido apabullante pudo paliar una baja que no sólo afecta a la producción ofensiva, la defensa de los de púrpura y oro se ha resentido notablemente, y el más beneficiado por ello es un DeAndre Ayton que está maniatando a un Cousins muy lejos de las expectativas que llevaron a los Lakers a contratarle. Marc Gasol está teniendo poca participación y Montrez Harrell no cuenta casi en la rotación pese a haber sido mejor sexto hombre el año pasado en los vecinos Clippers. Pero en Phoenix también están pendientes de su base Chris Paul y sus problemas en el hombro que le han lastrado desde el primer partido, y de los que se resintió en el quinto. Por esa parte Monty Williams ya ha asegurado que el base jugará el sexto seguro, por lo que se espera que los Lakers y Davies fuercen para ese partido también, sabedores que una derrota les manda de vacaciones a las primeras de cambio. No está siendo una gran temporada de los vigentes campeones, su mal inicio, unido a las lesiones de sus jugadores claves les mandaron al play in, y ahora puede que dejen los playoffs en primera ronda, lo que dejaría sin la final soñada Lakers-Nets, o lo que es lo mismo, LeBron-Durant, osease los dos mejores jugadores de la NBA frente a frente.