Todas las entradas de: Rober

El mejor 8

Se confirmó la noticia que nadie quería leer, o al menos, no tan pronto, Toni Kroos confirmó que se retirará a final de temporada tras jugar la final de la Champions y regresar a disputar la Eurocopa de Alemania en Alemania. Un final de película para un jugador de leyenda que se retira en lo más alto de su fútbol, y se va con la misma elegancia que le ha caracterizado siempre en toda su carrera. Un jugador especial, que se ha ganado a aficionados de su equipo y rivales por igual, del que nadie puede decir una sola mala palabra, y que ha sido un ejemplo sobre el verde cada vez que lo ha pisado.

Una rara avis en esta época de futbol moderno donde los valores cada vez se están perdiendo más. Kroos representa esa estirpe de jugador total, que no comete un solo error en el campo (ni fuera de él), que no da una mala patada, con un pie de seda, y que ha manejado el Real Madrid en su época más gloriosa los últimos diez años. Se dice pronto. Un jugador con una trayectoria legendaria, ganador de todos los trofeos posibles, tanto en el Bayern, como en el Madrid y como en Alemania. Un jugador que ha dejado un legado difícil de superar y que ha sido sin hacer ruido el mejor 8 que ha dejado el fútbol.

Se echarán de meno sus pases perfectos de lado a lado del campo, su disparo seco y ajustado desde la frontal, y sobre todo esa manera tan especial de controlar la pelota para con el toque regatear cualquier presión. Disfrutemos estos pocos partidos que nos quedan de un genio que se retira quizás antes de lo que debería, pero que a mí personalmente me gusta la sensación de que se retire estando en lo más alto, no arrastrándose en ligas menores por dinero, dilapidando su imagen. Sino no sería Toni Kroos.

Vivan las defensas

Si algo nos ha dejado en común las series de semifinales de Conferencia que llevan ya dos partidos es la importancia de la defensa. Tanto los Timbrewolves como los Knicks, han dado una buena muestra de ello en los dos primeros partidos, dejando la mitad del trabajo hecho de la serie. Unas exhibiciones, en especial la de los de Mineapólis, que han hecho que el actual campeón y máximo favorito al título (con permiso de los Celtics) haya recibido dos sonoros revolcones en casa y les ha dejado con un balance actual de 6-0m en estos playoffs. Una maravilla cimentada en el extraordinario rendimiento de Anthony Edwards en ambos lados de la cancha, y al trabajo de los interiores Towns y Gobert para minimizar (ya que detener no se puede) al imparable Jokic.

De momento la jugada les ha salido bien, parece además que están más frescos (la batalla de los de Colorado ante los Lakers les ha podido dejar el tanque de gasolina mas vacío de lo que se pensaba) y con una inercia ganadora muy difícil de revertir ahora mismo. Llevan mucho esperando un momento así y no parece fácil hacerles bajar de ahí (aunque los Nuggets todavía pueden levantarse y decir su última palabra en esta serie). Igual que los Knicks, que tras una ajustada serie ante sus archirrivales los 76ers, llegan con el tanque justo, hay que ver como son de graves las molestias de Anoubi y de Brunson, pero que con una defensa asfixiante están 2-0 por encima de los siempre peligrosos Pacers.

Thibodeu, que ha exprimido a la plantilla durante toda la temporada, de momento está aguantando el tipo gracias en parte al nivel de Brunson, y a una defensa muy sólida que hace que rascar un partido en el Madison sea cada vez más difícil (de 5 en estos playoffs, solo han perdido uno). También con una tendencia ganadora, que ha impregnado además a todos los aficionados de un espíritu que hacía mucho que no se veía en Nueva York, cada vez más famosos están yendo al estadio, aprovechando el buen momento del equipo. Mientras sigan ganando, las piernas aguantarán en defensa, habrá que ver si en Indiana les alcanza, o el esfuerzo titánico en el segundo les sale muy caro y la serie vuelve a estar igualada.

Una Liga impecable

El Real Madrid se ha proclamado campeón de liga por trigésimo sexta vez en su historia, y lo ha hecho con unos números apabullantes que no dejan lugar a duda. De las 34 jornadas disputadas, tan solo una derrota y seis empates, números incontestables que dejan claro la mano de hierro a la que ha sometido a todos sus rivales, salvo al Atlético, que le ha ocasionado la única derrota del curso y en el Bernabéu tampoco fue capaz de ganarle. Por si estos números no fueran suficientes, es el equipo más goleador y el menos goleado, lo que habla de un balance perfecto que le hace casi imposible de vencer este curso.

Ha ganado además los cuatro partidos a sus rivales directos de este año, tanto a Girona como a Barcelona, y desde que se aupó al liderato tras ganar en Montilivi, no ha vuelto a soltar el primer puesto. Y eso que a principio de temporada, la falta de un nueve puro de garantías hacía que hubiese dudas de cara al gol en este equipo, pero la irrupción goleadora del fichaje estrella del verano Jude Bellingham, especialmente los primeros seis meses, ha mitigado el problema dejándolo en anecdótico.

Pero no solo eso, sino que el equipo se ha repuesto a encontrarse en la jornada uno del campeonato, con la lesión de gravedad de Courtois y Militao, y más tarde sería Alaba el que los acompañaría en la enfermería por el dichoso cruzado, lo que hace que tenga incluso más mérito este título. Y no solo en el campeonato, en Europa también ha trasladado su solidez, estando todavía invicto en la máxima competición internacional y con muchas posibilidades de acceder a la final de Londres.

Meritazo para un equipo que ha funcionado a la perfección, con el nuevo estilo del rombo en el centro del campo y dejar en los costados de ataque a los brasileños, y aprovechar la inspiración goleadora de Bellingham y el desborde y la superioridad de Vinicius, al que le costó arrancar, pero que ahora está terminando el año como una moto en el tramo más importante. De no haber caído en el Metropolitano, estaríamos hablando de una liga invicta, lo que son palabras mayores para un equipo que espera culminar el doblete en unas semanas que convertirían esta en una temporada histórica.

Lo que se viene

Con el barrido que protagonizaron ayer los Timberwolves ante los Suns, el panorama de la segunda ronda en el Oeste pinta espectacular. El ganador del Nuggets-Lakers, que previsiblemente finiquitarán los de Colorado esta noche en su cancha, se enfrentará a los de Minnesota. Una serie apasionante, con para mi gusto la final anticipada del Oeste, los dos equipos más poderosos, con equipo más profundo y peligroso, pese a que los Thunder quedaron los primeros estos dos equipos en una serie a 7 partidos creo que son a día de hoy superiores a los de Oklahoma. El enfrentamiento tiene de todo, un Murray-Edwards, Towns-Jokic, el mejor equipo defensivo con Gobert de bandera, ante el equipo más coral ahora mismo de la NBA en ataque. Una serie apasionante con los Nuggets con factor cancha ganado, pese a tener el mismo récord, pero con ventaja por haber sido mejores en los duelos directos.

Además, tal como han empezado en la primera ronda, se ve que ambos equipos llegan en perfecta forma para una serie al máximo de las capacidades, con mucha confianza por parte de ambos, y con los Nuggets defendiendo su corona de campeones. El cómo están ganando a unos Lakers engañoso, un equipo que pese a pasar por el play in, es muy difícil de ganar, da buena muestra de que los de Malone han cogido velocidad de crucero para el tramo importante de la temporada, y que los secundarios, Porter Jr o Gordon, están aportando a un nivel muy alto. Pero los Wolves no se quedan atrás, han barrido a unos Suns que si bien es cierto no están para competir contra plantillas profundas y piernas jóvenes, si que pueden ganar un partido cualquiera con todo el talento que atesoran. Pero se han visto superados en todos los partidos y se han ido sin ganar ningún partido en la serie.

Es el momento perfecto para ver cómo están estos Wolves a día de hoy. Si de verdad han dado ese paso hacia adelante, especialmente un Edwards que ha tirado definitivamente la puerta abajo, y como está Towns tras algún problema físico en el tramo final de la regular season, o si no van a ser rival para un equipo más hecho y que está ya acostumbrado a competir en estos momentos. Los Nuggets además han conformado un quinteto en muy buena edad para continuar dominando y no parece que tengan muchos puntos débiles. Una serie bonita, con el gran campeón y un serio aspirante a quitarle la corona y el trono en los siguientes años. Dos proyectos distintos, pero con un mismo objetivo que todos esperemos que se resuelva en el máximo número de partidos posibles pro el bien de la serie y del espectáculo.

Marcha atrás de la marcha atrás

Se confirmó el secreto a voces de la marcha atrás de la decisión de Xavi de dimitir del cargo de entrenador del Barcelona. Una controvertida decisión, que pone en tela de juicio la honestidad del propio Xavi, la dirección del equipo por parte de Xavi, y sobre todo el plan de futuro y la toma de decisiones de un Laporta más en entredicho que nunca. Esta continuidad de Xavi al frente del equipo deja la sensación de casa de los líos en el Barcelona, donde lo económico está apretando hasta límites insospechados, alargando la continuidad de un entrenador y de un proyecto que no parece que pueda crecer mucho y en donde no va a haber mucho ayuda en forma de fichajes. Este año se ha demostrado que de la mano del tolosarra este equipo no puede dar más, que ha alcanzado su techo y no le ha dado para conquistar ningún título este año (ni ha estado cerca siquiera) por lo que las expectativas para la temporada que viene son escasas.

Bien es cierto que la temporada pasada, la conquista de la Liga y la Supercopa fueron un gran logro por parte del técnico, pero todas las virtudes de esa temporada se han desvanecido este año, convirtiendo en oasis esos logros a día de hoy, viendo como se va a armar el Real Madrid este verano. Esto va a provocar además que la distancia entre ambos equipos sea mayor que nunca, por lo que el Barcelona puede vivir otra temporada donde no pueda ni acercarse al Real Madrid, este año ha perdido todos los duelos directos, con sonoras y dolorosas derrotas, en especial el 4-0 de Arabia en la Supercopa. Xavi va a tener además muchas patatas calientes, sabedor de que el año pasado sus peticiones no pudieron ser concedidas por lo económico en el club, este verano el problema vuelve a ser el mismo, pro lo que la solución de tirar con lo que hay no parece viable, y menos con las grietas internas que parece tener el equipo con declaraciones de Gündhogan partiendo el vestuario y dejándolo muy tocado.

Desde la marcha de Mateu Alemany el club no parece tener un rumbo fijo, decisiones erráticas, muy comprometidas, pocos aciertos en cuanto a fichajes, y la nula capacidad de venta de una institución que se auto devora por momentos están haciendo que las palancas que se están tomando no estén ayudando demasiado en el presente y siga comprometido el futuro. Las únicas noticias buenas son las irrupciones de los imberbes Cubarsí y Lamine, a los que se le es exige que se echen al hombro al club sin ser siquiera mayores de edad, y esperamos que no se quemen antes de tiempo y cumplan las expectativas depositadas. Muchísimo trabajo para un equipo la que las lesiones han hecho que Laporta «obligue» a Xavi a cambiar su staff médico, con lo que la estancia de Xavi en el banquillo habrá que ver con cuantos poderes ha sido.

Otro proyecto nulo más

Kevin Durant, un jugador generacional como pocos ha habido, quizás la mejor arma ofensiva de la historia de la NBA, un hall of fame de manual, que no ha sabido gestionar una carrera que va a ser mucho menos «glamurosa» de lo que debería por un carácter indolente que siempre le ah penalizado, incluso cuando estaba en la cima llevando a los Warriors a dos anillos consecutivos siendo el MVP de ese equipazo plagado de estrellas.

Desde su llegada a la NBA se vio que era un jugador diferente, viviendo la última temporada de los Sonics en la NBA se proclamó sin discusión como Rookie del año, y forjó, merced a los espectaculares picks de la dirección de los nuevos Thunder, uno de los equipos más prometedores que se recuerdan. En ese equipo estaban a parte de KD, Westbrook, James Harden, Gerald Green y Serge Ibaka. Casi nada. Un auténtico equipazo que cambió la pieza de Green por Perkins para optar por un anillo que acariciaron ante los Heat de LeBron y Wade, pero que Harden dinamitó para mal de los Thunder al no rendir por no asumir su rol de sexto hombre y tener la mente en los Rockets donde finalmente recalaría al término de esa temporada.

Luego, la dinastía de los Warriors, a los que forzó a un durísimo séptimo partido que acabó perdiendo, unido a su deslealtad a Westbrook (al que llegó a confirmar su continuidad en Oklahoma en una cena íntima que no acabó cumpliendo) le hizo ser el villano de la NBA durante una época. Una fama que borró de un plumazo con su rendimiento en playoffs, siendo el factor diferencial para recuperar la corona para los de la Bahía tras su estrepitoso batacazo en las anteriores finales ante los Cavs.

Pero tras su sonada ruptura con intento de agresión por parte de Draymond Green, y su ruptura del talón de aquiles, firmó por un proyecto nuevo en los Brooklyn Nets, pero de nuevo eligió mal a sus compañeros de viaje, y junto con Kyrie Irving y con James Harden de nuevo fracasó en su asalto a un nuevo anillo. Tras el desembarco de todos se marchó a unos Phoenix Suns al alza, finalistas el año anterior de la NBA y nada está saliendo como se esperaba. Ni siquiera un verano movido, con movimientos arriesgados como fichar a Bradley Beal para forjar un nuevo big three. Pero las lesiones y la 0 cohesión de un equipo que no ha jugado nunca como equipo con el potencial que tiene, ha dejado de momento un bagaje de 2-0 a favor de los Timberwolves en la primera serie de playoffs, al borde de la eliminación, con muy malas sensaciones para los de Arizona en ambos partidos. Y todo esto con un Kevin Durant camino de los 36 años ya.

Tecnología necesaria

El Clásico dejó de nuevo la evidencia de la falta de tecnología en el fútbol español. La implantación del VAR no ha venido acompañado por la tecnología de gol y ya no es la primera vez que se hace necesaria y que se salda la jugada sin poder certificar si de verdad fue gol o no. En los tiempos que corren, y con las grandes ligas que compiten con la LFP, como la Premier, la Bundesliga o la Serie A con el sistema de línea de gol instalado, no se puede permitir otra temporada sin él. La jugada dejó en evidencia que con las cámaras no llega para estas situaciones, y ha quedado retratada ante todo el mundo en el Clásico, el partido más seguido en todos los rincones del mundo.

Lo más triste es que se ha tomado una decisión en base a que no se puede demostrar una cosa u otra, por lo que deja claro que la tecnología que hay ahora mismo no sirve de nada. Más de dos minutos de espera para no poder tomar una decisión ya que no había una toma clara para tomar una decisión. Una jugada que sea gol o no es muy determinante, y no es la primera vez que ocurre en esta liga ya. Si se quiere ser la mejor liga del mundo estos escándalos son evitables, además de ser una tecnología que no es ambigua, te avisa al momento y sin posibilidad de fallo, como el ojo de halcón del tenis.

Tebas ya ha salido con excusas para justificar la no compra de esta tecnología, pero para el año que viene no hay excusa que valga. Ha quedado demostrado la necesidad de la misma desde hace dos años y en el resto de competiciones ya está implementada, por lo que no tiene sentido que no esté funcionando actualmente. Eso y el fuera de juego semiautomático debería ser «obligatorio» a partir de la próxima temporada para acabar con tanta revisión tardía, haciendo líneas sobre el monitor sin tener claro del todo en muchos casos si la línea trazada es la correcta, y que la mano humana puede cometer errores.

Bochornoso

Se acaban los calificativos con el Atlético de Madrid. Su actuación de ayer roza la penuria y no da buenas sensaciones para los seis partidos ligueros que quedan (y jugándose la clasificación para la Champions todavía). Una derrota ante un Alavés que hizo lo un partido sencillo, sin alardes, y que superó en todo a un Atlético que compareció en Vitoria en cuerpo, pero no en alma. Una vez más la meritocracia de Simeone no la entiende nadie, que sigan jugando de titular jugadores como Nahuel, Savic o de Paul, todos en un estado lamentable y siendo señalados en la dolorosa derrota de Dortmund, especialmente sangrante es el caso de Nahuel, sin oportunidades para los jugadores de piernas frescas, los jóvenes no entran en los planes de inicio de Simeone, y la poca rotación de l aplantilla levaron a una nueva exhibición de equipo cansado, sin capacidad de ataque ni defensa, arrastrado por el campo e incapaz de ganar ningún duelo directo durante todo el partido.

Nos ha acostumbrado el Atlético a algún partido de este tipo a lo largo de la temporada, un partido en el que no se genera nada de peligro, ante un rival de la zona más baja de la tabla, y que le supera en todos los aspectos del juego. No se debería permitir, ni tapar un partido así porque la sensaciones son malísima, la indolencia es máxima, y la sensación de que no pasa nada, que la hinchada llenará el campo el siguiente sábado contra el Athletic se da por sentado, cuando no debería de ser así. El club debería dar un toque serio a unos jugadores acomodados, muy alejados de su mejor versión la gran mayoría, y con un conformismo ya que asusta de cara a futuros proyectos.

Pero no solo el problema es de los jugadores. La confección de la plantilla, con fichajes que no suman, en busca siempre de gangas gratuitas pasados de edad, y con ventas de jugadores importantes como Carrasco, provocan una devaluación de la plantilla que cada año es más evidente y aleja la lucha por los títulos cada vez más pronto en la temporada. Pero la parte de preparación física cada vez es pero en el equipo, este año será el último de un Profe Ortega que lleva varios años bajo lupa por el flojo nivel físico de la plantilla y por la cantidad de lesiones musculares sufridas, además de por la lenta recuperación de todos (Griezmann casi dos meses después sigue renqueante de un esguince sufrido en el Meazza). Un profunda reconstrucción y limpieza urge en el club si quieren volver a competir de verdad por la temporada, o de lo contrario se conformarán con seguir quedando entre los cuatro primeros y penar desde Febrero/Marzo todas las temporadas.

Tocado y Hundido

El Atlético naufragó de manera absoluta en una noche para el olvido en Dortmund, ante uno de los peores Borussia que se recuerdan por nombres, y con las peores sensaciones que se recuerdan del equipo colchonero en mucho tiempo. Intentar pasar a semifinales de la Champions y recibir 4 goles es un bagaje que da mucho que pensar a un equipo que está pidiendo a gritos una renovación urgente desde hace ya dos años, y que se está resistiendo el club a hacerla merced a acomodarse con el objetivo mínimo año tras año. Entrar en Champions es un logro importante para el Atlético, pero lleva dos años consiguiéndolo sobre la bocina y cada vez con más coste. No se puede maquillar esta derrota, que está muy cerca de poder considerarse fracaso, con la ya más que usada justificación de la contundencia. Esa matraca ya huele desde hace dos años, para justificar fracasos y no entonar un mea culpa muy necesario desde arriba hasta abajo en toda la organización. Ni Simeone ha estado acertado desde la banda (no reaccionó a tiempo con cambios en la ida, y su planteamiento inicial de ayer le llevó a hacer tres cambios en el descanso con el 2-0 ya encajado) ni los jugadores han rendido al nivel mínimo exigido. No se salva ni un Griezmann, que desde que se lesión de tobillo en el Meazza, no ha vuelto a rendir al 100%.

Debería hacerse autocrítica de una vez, y ver que de verdad hay que hacer una estructura nueva de equipo, o probar con otra dirección en los banquillos. Este equipo no da para más actualmente, y uno o dos fichajes en verano no van a solucionar un problema endémico que empieza por el bajón en la portería de Oblak (lleva casi cuatro años siendo una sombra de sí mismo), una defensa que no rinde y que ha batido el récord de goles encajados en la era Cholo (y con una media de edad de más de 30 años), un centro del campo inoperante y en que Koke, que no puede ser medio defensivo al más alto nivel por sus condiciones físicas, no tiene un solo partido de descanso, y una delantera en la que Morata y Correa no son delanteros ninguno de primer nivel (no solo por las claras ocasiones falladas, sino por su impacto en los partidos importantes) y un Memphis que se lesiona cada tres partidos que juega. No todo son malas noticias, hay jugadores que están para rendir al primer nivel y que son muy útiles si el resto del equipo estuviera a su nivel, Llorente, Lino o Barrios son el futuro para un equipo que necesita una limpia estructural importante si no quiere tener otra temporada igual, sin disputar títulos los últimos meses de competición y autocomplacerse con que quedar entre los 4 primeros es lo que hay que lograr.

Ojo a la vuelta

El Barcelona dio un paso importante para la clasificación a semifinales de la Champions League de este año con una meritoria victoria en el parque de los príncipes. Un resultado para afrontar la vuelta con muchas mas garantías. Pero la eliminación del valor doble de los goles fuera de casa hace que el resultado sea engañoso, un solo gol del PSG manda el partido a la prórroga, y viene herido tras una decepcionante ida en su estadio.

Mbappé además ha sufrido duras críticas y querrá resarcirse en un estadio donde ya anotó un hat trick en su única visita, y sabedor que puede ser su último partido europeo con el equipo parisino. El resultado de la ida además es un poco engañoso, pese a la superioridad blaugrana el PSG con empate en el marcador dio dos veces al palo, pudiendo cambiar completamente el resultado, y unido a fallos claros de Donnarumma (sobre todo en el tercer gol), hicieron posible la victoria de los de Xavi.

Y el mayor error que puede cometer el Barcelona es creerse superior, creer que la victoria de la ida supone ventaja en la vuelta, y que el equipo es superior al de Luis Enrique. Sacar pecho tras la victoria no ayuda, y más recordando el historial de remontadas en contra que han sufrido los blaugranas últimamente en la competición, además estar en cuartos por primera vez tras cuatro temporadas, mucho tiempo para un club que quiere alzarse con el trofeo desde 2015. Si controlan el partido y no permiten correr al rival, tendrá mucho ganado, pero que nadie crea que esto está hecho porque se prevé un partido tenso y que se va a decidir por pequeños detalles, y esos pequeños detalles decantaron el duelo a favor de los azulgrana, pero puede que la suerte sea más esquiva esta vez.