Archivo de la categoría: Ligas Internacionales

Han vuelto

11 largos años alejado de la élite del fútbol ha estado un histórico como el AC Milán. Un club devorado por el fin de la época Berlusconi y que tras varios años sin rumbo, apostó por Maldini como directo deportivo para enderezar el rumbo de un trasatlántico dormido que todavía está lejos de la gran élite europea (como todo el fútbol italiano) pero que ayer dio un gran paso adelante en su largo pero interesante proceso de reconstrucción. Un equipo muy joven, con un proyecto interesante (pese a la marcha de Franck Kessié al Barcelona) y que debe mantener este verano y frenar la posible fuga de talento del equipo, y reforzar las posiciones más débiles del equipo.

Mucho mérito también par su técnico Pioli, que ha dado muchos galones a gente joven, y ha desplegado un fútbol muy interesante desde su llegada y que ya el año pasado estuvo cerca de ganar esta serie A que este años si que no se le ha escapado. Un Milán que comenzó junto con un Nápoles intratable liderando el campeonato y que pese a ser líder en solitario varias jornadas vio como el Inter en una gran racha le arrebató la primera plaza. Pero un final de campeonato muy irregular de los nerazzurri, con derrotas inesperadas entregó en bandeja el título a unos rossoneri que no fallaron en las últimas fechas.

Queda por ver si el equipo mantendrá a Rafael Leao, la gran sensación del camponato, y junto a Theo, Saelemerkens, Tonalli y Mignan mantener el núcleo de un equipo que se ha beneficiado mucho del carácter ganador de un Ibra, que este año con muchos problemas físicos no ha podido participar mucho. La aportación de Giroud también ha sido determinante (en especial su doblete en el derbi della madoninna) para devolver la gloria a un club que nunca debió dejar la élite y que ahora debe volver a asentarse entre los más grandes.

La mayor publicidad del mundo

Ayer en el Etihad Stadium de Manchester se jugaba gran parte de la Premier League de este año, primero contras segundo con un punto de diferencia entre ambos, City contra Liverpool, Guardiola contra Kloop, fútbol control contra fútbol directo. Se vendía como casi todo en esta Premier como el mejor partido del año, y nada más lejos de la realidad.

El partido estuvo entretenido, con momentos de ida y vuelta, muy igualado, aunque con el City algo superior a su rival en el cómputo global de los 90 minutos. Pero por muchos alicientes, por mucho que nos quieran vender que la Premier League es el hogar de los mejores difiero y mucho ante esa afirmación, prácticamente me atrevería a decir que salvo 2 jugadores entre ambos equipos jugarían en Real Madrid o Barcelona actualmente.

La Premier siempre se ha caracterizado por sobrepagar fichajes medios y darles un bombo sobremedida, y más después de su último supercontrato televisivo donde es imposible competir contra ellos y lo contratos que ofrecen (sin hablar de los clubes estado o magnates que han copado los grandes clubes en estos últimos tiempos. Por mucho que quieran hacernos creer que es la mejor liga del mundo, su publicidad se desmorona cuando de verdad ves la calidad de los jugadores durante un partido y cuando se enfrentan a equipos fuertes de fuera de las islas.

Desastre Olímpico

Todo era felicidad cuando Pellegrini anotaba el tercer gol de la Roma de una falta magistral en el minuto 60 de la segunda parte. El 3-1 que ondeaba por el Olímpico y las pésimas sensaciones de la Juventus durante todo el partido hacían pensar que la Roma por fin iba a ganar a uno de los grandes, iba a cerrar su minicrisis particular (con la de ayer suma 1 punto en 3 jornadas) y que volvía a encaramarse a los puestos altos de la tabla.

Nada más lejos de la realidad. Un auténtico desvanecimiento del equipo que dejó helado al Olímpico y con una cara de máxima perplejidad a un Mourinho que está muy lejos de volver a ser el entrenador determinante que otrora fue, y que está viviendo una etapa sin éxito en la Roma pese a la ilusión inicial de los tiffosi romanos. Un partido que refleja la temporada del equipo giallorosi, mucha ilusión de inicio y máxima decepción al final.

La Juventus, sin jugar un gran partido, y sin un arreón épico ni nada por el estilo remontó un partido que tenía más que pedido. La Roma se deshizo como un auténtico flan y en sólo siete minutos dio la vuelta total al marcador. Incluso De Light cometió un penalti que supuso su expulsión (se perderá la Supercopa contra el Inter) y que Scezny detuvo a Pellegrini, que lo tiró fatal y pifió el rechace franco del balón. Un cúmulo de desgracias que convirtieron el Olímpico en un funeral tras haber estado de auténtica fiesta apenas unos minutos antes.

La eterna rueda

Las incendiarias declaraciones de Romelu Lukaku en Sky Sport Italia, en las que afirmaba para sorpresa de todos que quería volver al Inter, que no entendía su situación actual en el Chelsea, han provocado un cisma en el cuadro londinense, actual campeón de la Champions. Para cortar de raíz el problema que se avecina Tüchel optó por no convocarle para el importantísimo partido de ayer ante el Liverpool, y se emplazaba a una reunión esta mañana a las 11 para valorar la situación y el futuro del delantero belga. No quería precipitarse con la decisión final, y quería leer bien las declaraciones antes de tomar una decisión definitiva junto a los directivos del club blue.

Es ya la segunda vez que el Chelsea apuesta por Lukaku, tras su fichaje del Anderlecht cuando debutó con tan solo 16 años. Su complexión y estilo de juego le asemejaban al relevo natural de la estrella del Chelsea de aquel momento, Didier Drogba, pero en el Chelsea jamás tuvo grandes oportunidades ni las explotó. Sus cesiones al West Bromwich primero y posteriormente al Everton le dieron sus primeras oportunidades serias en la Premier, y el club de Liverpool lo acabó fichando definitivamente. Allí vivió grandes años que lo llevaron a firmar por más de 80 millones por el Manchester United, donde sólo aguantó un año con José Mourinho, el técnico que no le dio las oportunidades en su primer año en el Chelsea.

Volvió a tener que salir de un grande de la Premier por la puerta de atrás, y acabó recalando en el Inter de Milán, en el que, tras dos temporadas y un scudetto conseguido, los problemas económicos de la entidad le obligaron a hacer las maletas rumbo al Chelsea, para esta vez si asentarse como el 9 del equipo blue, apuntalando la única zona débil de un equipo que terminó la temporada pasada como inexpugnable. Pero tras un inicio de temporada esperanzador, la situación de Lukaku vuelve a ser la misma de siempre, no goza de la entera confianza del entrenador, que no le ve acomodo en su equipo, y que por lo que parece y a tenor de las medidas tomadas le hace tener de nuevo las horas contadas al belga. Y ahora a volver a empezar la rueda con el delantero.

El mejor homenaje posible al 10

El Nápoles consiguió mantener su pleno de victorias intacto ante un correoso Torino que ha visto en las dos últimas jornadas como compitió bien ante Juventus y Nápoles y se ha ido con el casillero de puntos vacío merced a goles en los últimos instantes. Los de Spalleti por su parte mantienen su paso firme en este inicio de Serie A gracias en gran parte al estado de forma de su delantero Osimhen, que por fin ha explotado en el conjunto partenopeo, tras la fuerte inversión realizada hace dos años por de Laurentis, que no suele realizar este tipo de inversiones multimillonarias, pero que empieza a ver cómo se va amortizando lo pagado al Lille por este delantero. Las sensaciones del equipo son muy buenas, ya ha ganado a la Juventus en esta Serie A y la próxima jornada va a casa de la Roma. Sus ocho jornadas contadas todas por victorias, unidas al mal comienzo de la Juventus de Allegri que se sitúa ahora a diez puntos, hacen soñar al equipo del sur de Italia con repetir la hazaña que sólo consiguió un tal Diego Armando Maradona con esa camiseta que es la de alzarse con el título de liga. El mejor homenaje al ídolo tras lo traumático que fue la muerte para la ciudad del Vesubio. De momento todo ha comenzado de la mejor manera posible, pero este equipo es famoso por se autodestructivo y no afrontar bien los momentos de máxima tensión ni gestionar bien la presión, le ocurrió el año pasado cuando se quedó sin entrar en Champions tras empatar en la última jornada un partido fácil, dando su cuarta plaza a la Juventus. Habrá que ver si Spalleti da con la tecla y este año son capaces de aguantar a sus perseguidores.

Esto ya no es futbol

La confirmación de la compra del Newcastle de manera oficial tras la aprobación por parte de la Premier ha confirmado la horrorosa tendencia hacia la que está virando el futbol en estos último tiempos. La conversión del deporte con más aficionados del mundo en un negocio que lucre a unos avispados y deje en la estacada a los principales protagonistas que sustentan el circo que son los aficionados. La preocupación por la falta de interés en el público más joven por el futbol es uno de las grandes preocupaciones de todos los directivos y sponsors, que piensan que lo que hay que dar son más partidos y más espectáculo pensando en beneficios económicos sin tener en cuenta la salud de los futbolistas ni los horarios de los partidos, más pensados para el público extranjero que para los propios aficionados del equipo.

Con el Covid se ha visto que salvo los equipos sustentados por fortunas-estado, han sufrido lo indecible, han tenido que hacer malabares para cuadrar cuentas (en el mejor de los casos) o incluso cerrar ejercicios con pérdidas muy elevadas y ampliaciones de capital para poder afrontar de manera competitivo los siguientes años. Los modelos de fair play que no se respetan por este tipo de equipos-estado gobernados por fortunas inacabables, que verano tras verano revientan el mercado y que han convertido a los jugadores en sobre pagados en muchos casos que han provocado que vivan en una burbuja actualmente insostenible, y que convierten a los jugadores libres sin contrato en una subasta grotesca entre las grandes fortunas del mercado inflando salarios y a través de comisiones sangrantes consiguen la ansiada firma de jugadores mediocres con sueldos de super estrellas. Hasta que no se controle esto de alguna manera el fútbol cada vez será menos interesante.

Dominio a la alemana

Hace ya años se acuñó por parte de Lieneker la famosa frase de que el fútbol es un deporte de once contra once en el que siempre gana Alemania, algo que se extendió y se hizo real con la soberanía del Bayern y los resultados en Mundiales y Eurocopas por parte de la Mannschaft. Tiempo después Alemania ya no gobierna con sus futbolistas el fútbol con mano de acero como antaño, aunque hay que decir que ganaron el penúltimo Mundial disputado en Brasil. Pero donde ahora han vuelto a dar un paso adelante clarísimo es en los banquillos. Son los más aventajados a día de hoy y en Europa los grandes clubes ya se han dado cuenta de ello. Los banquillos más poderosos han optado por dar la dirección de sus equipos a los entrenadores formados en la escuela alemana dado su superioridad a día de hoy.

La lista se convierte en interminable con los Nagelsmann, Tüchel, Klopp, Flick e incluso Joackim Löw. Entrenadores que adía de hoy son muy superiores al resto y exprimen al máximo plantillas con buenos jugadores pero muy alejadas de las superestrellas que acapararon durante años Madrid y Barcelona y que hicieron dominar con mano de hierro la Champions League al fútbol español. El precursor y formador de esta escuela de jóvenes talentos alemanes es Ralf Rangnick, un entrenador semi desconocido para el espectador no alemán, ya que ha entrenado en su país a equipos no punteros, llevándoles a grandes rendimientos y que instauró una escuela de presión alta, intensidad máxima y juego rápido por bandas que exprimen al máximo todos sus alumnos ahora mismo. Ahora mismo están un paso por encima de todos sus rivales, dando gran ventaja sobre sus rivales y con el colofón de campeón de la Champions para Tüchel que cogió un equipo que con Lampard estaba desahuciado, y que acabó siendo el mejor equipo del año.

El precio de encerrar estrellas

Tras el derbi del norte de Londres de este domingo con victoria aplastante por parte del Arsenal, se pudo sacar una conclusión que más de un mandatario debería de tener en cuenta, y es que retener a una estrella a disgusto en tu equipo no es el mejor de los caminos. Se vio claramente con Harry Kane, tras su frustrado fichaje por el Manchester City, ha empezado la temporada siendo una sombra de sí mismo. Ni un solo gol en su casillero, sin participar prácticamente de la buena racha de tres victorias con las que comenzó el equipo la Premier League, e igual de discreto en las tres derrotas consecutivas en sendos derbis de Londres, ante Chelsea, Crystal Palace y Arsenal. Un bagaje muy preocupante para un equipo que siempre se ha caracterizado por no agitar mucho el mercado e intentar retener a sus estrellas a toda costa.

Pero esta vez, el dueño Levy se ha impuesto y no ha cedido a las ofertas provenientes del Etihad Stadium, y el resultado es un jugador fantasma, con el cuerpo en el campo per la mente ausente, que anímicamente se le ve en la cara que no está para competir ahora mismo y que se va a devaluar de manera dramática durante esta temporada, a menos que cambie mucho la cosa. Es una lástima, pero el Tottenham está en su pleno derecho de no querer vender a un jugador que firmó un contrato largo con el club de sus amores, del que es canterano, y del que tras muchos años sin ganar absolutamente nada (aunque disputó una final de la Champions) se ha cansado y quiere engrosar su palmarés. Pero Levy le ha cerrado la puerta y su rendimiento es más que probable que se resienta, hay jugadores que tienen que salir en el momento adecuado o sino ya es demasiado tarde.

7 Its back

Confirmado el dorsal de Cristiano Ronaldo en su retorno al Manchester United que hace que sus fans sientan que han retrocedido doce años atrás en el tiempo, finalmente Cavani ha accedido a llevar el 21 de James (vendido al Leeds) y deja a la estrella de Madeira el mítico dorsal que ya llevó a lo más alto en su primera etapa. Muy significativo que la Premier haya hecho una excepción en este caso con ya Cavani habiendo jugado minutos esta misma campaña con el número 7, pero creo que es lo mejor para el marketing, espectáculo y por ende para la Premier misma.

La vuelta coloca al United un escalón por encima, pero para mí todavía alejado de Chelsea, City y Liverpool, los tres grandes favoritos a la Premier. Habrá que ver su encaje en el equipo, dónde va a jugar, si Solsjkaer cuenta con él como nueve o más caído a banda y pisando área a su gusto, como mejor ha jugado siempre. Y sobre todo sus acompañantes, si Cavani tiene hueco tras el nivel mostrado por Greenwood desde el inicio de campaña y la recuperación de Rashford. El que parece que no tendrá minutos será un Anthony Martial que sigue sin despegar desde que llegó recordemos por 80 millones procedente del Mónaco.

Lo que queda claro es que el interés por verle y por seguir la Premier sube exponencialmente más con su llegada, devuelve el potencial perdido de estrellas años anteriores perdido y pone tierra de por medio con la Liga tras la no llegada de Mbappé al Real Madrid. Ahora sólo falta ver cómo llega de forma y hambre Cristiano, que ya dejó su huella en el Portugal Irlanda con dos goles y un penalti fallado. Ganas de ver su más que posible debut en la primera fecha de reanudación tras el parón de selecciones ante el Newcastle.

El muro de Europa

EL sábado en Anfield el Chelsea de Tüchel volvió a dar una exhibición de poderío defensivo que reafirma al Chelsea como principal favorito a revalidar la Champions que ya conquistó hace tan solo unos meses en Oporto. La última jugada del primer tiempo significó el penalti por mano de Rice James y su consiguiente expulsión dejando un panorama desolador para el equipo londinense con 45 minutos por delante con uno menos y ante el Liverpool en Anfield.

Pero lejos de ser una tortura, el equipo blue aguantó el partido perfectamente con una nueva exhibición defensiva de un equipo que parece realmente imbatible en defensa. La solidez mostrada por los tres centrales maniató a los atacantes del Liverpool que pese a tener un hombre más y toda la posesión, no estuvo cómodo en ningún momento ni tuvo ocasiones especialmente claras, lo que da muestras del nivel del equipo blue, pese a que acabaron con toda la artillería en el campo.

Ahora mismo sigue siendo el equipo más fuerte defensivamente de Europa, con un sistema casi impenetrable y al que avalan los números conseguidos desde que el alemán aterrizó en Stamford Bridge. Físicamente son insuperables y arriba aprovechan las oportunidades generadas convirtiéndole en un equipo peligroso y principal candidato a todo este año. Y parece que ya ha comenzado como lo dejó la temporada pasada, no necesita puesta a punto.