robinson

Robinson 71 entre ceja y ceja

Corría el último partido de la temporada 93-94 y dos jugadores se disputaban el premio de máximo anotador de la temporada. Se trataba de Shaquille O´Neal y de David Robinson, los dos mejores pívots del momento. O´Neal era en ese momento el máximo anotador de la temporada, y para superarlo Robinson debía anotar al menos 69 puntos en su último partido. Se enfrentaba a los Clippers en el Staples Center (curiosamente luego sería el estadio de Shaquille cuando jugó en los Lakers), y tenía decidido que podía batir el récord. El almirante era un center dominador y un fijo del 20-10 pero nunca había tenido super explosiones anotadoras, pero ese día iba más motivado que nunca.

Aquella tarde jugó 44 minutos y lanzó 41 tiros de campo de los cuales anotó 26 con un porcentaje de acierto del 63,4%, a lo que sumó un triple de dos lanzamiento y 18 de 25 tiros libres (72%). Lanzó más que nunca y jugó prácticamente todo el partido, pero finalmente acabó anotando 71 mágicos puntos que le valieron para superar a O´Neal y llevarse el título de máximo anotador de la temporada con 29,8 puntos de media por partido, además de ganar el partido por 112-97 aunque eso era lo de menos después de su exhibición. Robinson había sido capaz de superar la barrera de los 70 puntos en un partido en una exhibición en la que el 50 Spur demostró que era realmente imparable si se lo proponía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *