Griezmann, el triunfo de lo colectivo

El Mundial de Rusia ha dejado en clara evidencia que el fútbol es un deporte de equipo. No se puede ir a ningún lado con sólo individualidades si no se tiene un bloque compacto que trabaje como uno solo. Así Francia, a la que muchos han criticado durante el Mundial pero que ha dejado en la cuneta a rivales de la talla de Argentina, Uruguay y Bélgica sin necesidad de prolongar los 90 minutos que dura un partido, ha sabido formar un bloque compacto en el qeu sus dos máximas estrellas (Griezmann y Mbappé) han trabajado para y por el equipo como requería su selección.

El Mundial de Antoine Griezmann ha sido una demostración del jugador total que ha moldeado Simeone en el Atlético de Madrid. Un jugador que es el primeo en defender y que no necesita mas que una ocasión para anotar. Su efectividad de goles por disparos realizados es altísima, y su despliegue físico por el campo es enorme. No le tiemblan las piernas si tiene que actuar de lateral cuando su equipo está sufriendo, ni tampoco cuando hay que anotar en una de las escasas aproximaciones al área.

Así ha sido el mejor jugador del equipo campeón de la Europa League (con dos goles y MVP de la Final incluido) y mejor jugador de la selección campeona del mundo (con un gol, dos asistencias y de nuevo MVP de la Final). Nadie tiene un bagaje tan grande como el de Macon que además representa que pese a tener el talento de los mejores se esfuerza como el que más, y ese es el mejor premio que se le puede otorgar a Griezmann.

Luis Enrique y la mano dura

Con Luis Enrique ya como seleccionador de facto de España parece que se avecina un cambio. La reestructuración de la selección parece un hecho con la llegada del asturiano al banquillo al que no debería temblarle el pulso a la hora de tomar decisiones impopulares o a contracorriente de la prensa. Ya en su presentación dio muestras de su estilo, directo, con personalidad y sin ningún problema si tiene que enfrentarse con la prensa en algún momento de su proyecto al frente de la selección.

Luis Enrique no tiene una trayectoria extensa en los banquillos, pero tiene lo que realmente hace falta en la selección que es decisión firme. Es el momento de dar un giro a esta selección y un lavado de cara para que jueguen los que realmente se lo merezcan sin importar el nombre y sobre todo, para recuperar una identidad que en el Mundial de Rusia brilló por su ausencia. El juego de posesión absurda que desarrolló el equipo español, sin capacidad de respuesta desde el banquillo dejó a las claras por dónde debe ir dirigido el cambio de rumbo.

De momento ha comentado que su lista de seguimiento es mayor de setenta nombres, que a partir de ahí comenzará la criba hasta llegar a los 23. Lo mejor para el equipo es que no adquiera ninguno de los vicios de los seleccionadores anteriores y desarrolle para bien o para mal su estilo propio, sin importar las críticas o la opinión del resto. Mucho trabajo por delante, pero con una gran recompensa en el horizonte si se hacen las cosas bien.

Triste final de Kawhi

Ayer se concretó uno de los traspasos del verano en la NBA. Kawhi Leonard, que había comunicado a los Spurs que no iba a aceptar la renovación que le planteaba la plantilla tejana para la próxima campaña en la que tiene opción de jugador de ser agente libre, se iba junto con Danny Green rumbo a Toronoto a cambio de DeMar DeRozan y algunas elecciones del draft del año próximo. Es un movimiento lógico de los Spurs que sacan por Leonard un All Star consagrado y que puede aportar mucho a un equipo que se ha debilitado en los últimos dos años sobremanera. La retirada de Duncan, más la marcha este verano de Parker unido a la salida de Kawhi deja muy mermada a una plantilla que recaerá totalmente sobre los hombros de LaMarcus Aldrige.

Pero lo paradójico no es el traspaso de Kawhi y la mala relación con la que terminan franquicia y jugador, sino que tras un año de lo más extraño (una misteriosa lesión en el cuádriceps le hizo que sólo disputara 9 partidos oficiales) el jugador que no quería ir traspasado a los Raptors ha comentado que podría estar un año sin jugar negándose a ponerse la camiseta de la franquicia canadiense. Algo que dejaría al alero en un muy mal lugar y le haría perder el respeto que se ha labrado durante años en la liga.

Sea como fuere Kawhi era hace dos años junto con LeBron James el jugador más completo y determinante de la liga. Fuel el MVP de aquellas magníficas Finales de 2014 y se suponía la piedra angular del proyecto Spur. Pero la mala gestión de la lesión unido a las desavenencias con la franquicia le han llevado a tomar esta decisión que puede comprometer su futuro en l liga y que puede hacerle perder el ritmo y nivel competitivo que había demostrado. Espero equivocarme, pero me temo que la mejor versión de Kawhi Leonard no volverá a aparecer y sólo veremos algunos fogonazos de la superestrella que fue.

Mas Mbappés y menos Neymars

Neymar JR fue eliminado el viernes por Bélgica y dejó un repertorio de sus peores virtudes durante su último partido de este Mundial de Rusia. Realizó una completa colección de piscinazos, insultos y provocaciones al rival que mostraron su peor cara. Es hacia donde vira el fútbol actual desgraciadamente, hacia niñatos a los que su entorno adula porque son máquinas de ingresar dinero, pero que nadie pone en su sitio a tiempo hasta que es demasiado tarde y se convierten en unos monstruos que son el peor ejemplo posible para los niños que aspiran a ser como aquellos futbolistas que adoran.

El fútbol cada vez es más negocio y menos deporte. Cada vez es más común los futbolistas jóvenes con sueldos desorbitados y claras faltas de disciplina que sus clubes consienten. El talento cada vez se exporta antes y las etapas de formación se van perdiendo. Cada vez los futbolistas son más individualistas y entienden menos el juego. Por eso se agradece la ascensión de fenómenos como Mbappé, jugadores jóvenes sin miedo a escuchar y sin elevar una palabra por encima de otra al ser desplazados a jugar en banda siendo un 9, y que entiende el juego a la perfección a pesar de tener sólo 19 años. Todo lo contrario que la carrera de su compañero de equipo Neymar.

Mbappé representa lo que debe ser el futuro de este deporte, condiciones atléticas y técnicas privilegiadas, un entorno favorable a su desarrollo, y una actitud y una ambición centrada en el fútbol y no en los anuncios y el mundo de la farándula que rodea al deporte y que tanto daño le hace. Neymar además está viendo cómo Mbappé con sus exhibiciones dentro del campo se está posicionando por encima incluso de él. El brasileño que desde que se lesionara no ha cuidad en nada su cuerpo e los meses que pasó recluido en su mansión de Brasil, se le ha visto que no ha llegado bien preparado a este Mundial, todo lo contrario que su disciplinado compañero. Por algo uno todavía sigue con su selección en el torneo y el otro está con sus amigos toys de vacaciones, que le seguirán adulando y convenciendo que es el mejor de la historia cuando a los 26 años que tiene Messi ya había ganado cuatro Balones de Oro y Cristiano llevaba dos. Y él está muy lejos todavía de ganar su primero si es que lo gana alguna vez, porque ya parece más normal que lo gane antes Mbappé que el propio Neymar.

Sangre sudor y lágrimas

Alivio es lo que supuso el pitido final para Argentina, tras ponerse por delante tan sólo a falta de cinco minutos para la conclusión. El partido que realizó el equipo fue flojísimo, con unos buenos veinte primeros minutos, un decente final de primera mitad y una bochornosa segunda parte, donde en absoluto mereció el pase a los octavos del Mundial. No supo administrar un partido que tenía controlado absolutamente y a punto estuvo de quedarse con todo merecimiento fuera del Mundial.

Messi también tiene parte de culpa, ya que pese a anotar un gran gol, su segunda parte fue la de un jugador falto de carácter, de alma y ambición por seguir en el Mundial. En ningún momento se echa el equipo sobre su espalda o lo lidera con el ejemplo del sacrificio, sino que cuando peor están las cosas más desanimado y apático se vuelve el 10, algo muy preocupante ya que con esta selección va a tener más momentos malos que buenos.

Mascherano, quizás el jugador argentino más fiable de los últimos años, está cuajando sus peores partidos al frente de la selección, con pérdidas de balón absurda o penaltis sin sentido como el de ayer. No está siendo el medio que llega a todo y da seguridad a todo el frente de ataque, además de verse superado por Musa con facilidad cada vez que el africano le encaró durante el partido. Aún con todo Argentina pasó y prolongó lo que todo indica que será una agonía para el próximo partido ante una Francia que sin dar muestras de gran consistencia sabe que a esta Argentina con muy poco se la hace mucho daño, y que muy probablemente se autodestruya ella misma.

Messi no lo intenta

Argentina vivió anoche un batacazo histórico al perder ante Croacia y dejar su futuro en el Mundial dependiendo del Nigeria Islandia. La derrota ante Croacia no es ninguna sorpresa, lo que si es una sorpresa es la manera en la que se ha producido y con la contundencia con la que se ha dado. Nadie esperaba que la albiceleste diese esa pésima imagen con un Messi que se evidenció lo mal rodeado que estaba, pero que también dejó claro que Leo Messi no está preparado para ser el líder que necesita Argentina.

Messi dio durante el partido menos pases que su propio portero Caballero, un dato que deja en evidencia y sin defensa a un jugador que ni siquiera lo intentó ante Modric y compañía. Entre este partido y el anterior ante Islandia (en el que falló un penalti que hubiese dado la victoria a su selección) la actitud y el fútbol que ha desplegado Mesi es impropio de él. Ni la justificación de que no está bien rodeado puede exculpara sus dos actuaciones cuando estaba deseando a priori que comenzase esta Copa del Mundo que puede ser su última al máximo nivel.

Ahora sólo le queda rezar para que Nigeria gane a Islandia y los de Sampaoli puedan depender de sí mismos casi en la última jornada. El único problema será el polvorín que pueda dejar en el equipo esta dura derrota, en la que ya jugadores como Agüero dejaron claro con sus declaraciones contra Sampaoli que el ambiente en el equipo está muy tenso y así es difícil que exista química en el equipo.

Leonard pone en peligro la dinastía

Se confirmó la noticia que todos los aficionados de los Spurs no querían oír. Tras la reunión entre Gregg Poppovich y Kawhi Leonard, el alero le confirmó que su deseo es abandonar la franquicia tejana y que desea ser traspasado ahora, o irse gratis al año siguiente. No hay vuelta atrás y San Antonio deberá manejar la situación de la mejor manera posible e intentar conseguir lo máximo sabiendo la situación en la que se encuentra ahora mismo.

Tras una temporada de lo más enrarecida, con una lesión que parecía menos grave de lo que finalmente fue, que sólo le permitió disputar nueve partidos de liga regular, con los médicos y los compañeros contradiciendo las indicaciones y las pautas de recuperación del jugador californiano, la tensión en torno a Leonard los últimos meses han sido altísimas. Y más cuando se filtraban en la prensa posibles regresos del alero a las canchas, antes y durante los palyoffs. Pero al final nada de nada.

Ahora empiezan a salir posibles destinos para Leonard, aunque el equipo que parece más interesado en sus servicios ahora es Cleveland, que quiere juntar al 2 junto a LeBron James para tratar de que el de Ohio se quede en el equipo tras ser agente libre este mismo verano. Muchos equipo intentarán llevarse al un jugador que sano al 100% está junto a Lebron James y a Kevin Durant en lo más alto de los mejores jugadores de la NBA. Pero falta por ver cómo vuelve de una lesión tan larga y problemática y que no se den problemas como los que afectaron a Derrick Rose tras ser nombrado el MVP más joven de la historia de la liga.

Este VAR no hay quien lo entienda

Partidazo el que nos brindaron en Krasnodar Portugal y España, vibrante, emocionante, con seis goles, remontadas heroicas goles in extremis, tuvo de todo. Y por tener de todo tuvo hasta polémica pese a la implantación del Var en este campeonato del mundo. Corría el minuto 4 de partido cuando Nacho amaga estirar la pierna en el área y Cristiano se deja caer descaradamente y el árbitro pica. Pese a tener repeticiones y ayudas del VAR el árbitro decide no cambiar de decisión y el penalti se lanzó suponiendo el primero de los goles de Portugal. Pero lejos de quedarse ahí la cosa en el fabuloso empate de Diego Costa, el hispanobrasileño comete una infracción sobre Pepe que poniendo de su parte simula una agresión que no existió. Y de nuevo pese a poder revisarse la acción y sancionarla como es debido, el gol subió al marcador.

Pero cuando parecía que el VAR no funcionaba legó el Francia Australia para esta vez sí revisar una caída de Griezmann en el área australiana y esta vez si pitar un penalti que había pasado por alto el árbitro del encuentro. Esta vez sí pareció funcionar una tecnología que todavía está muy verde en su implementación y en su interacción durante el partido. La idea es buena y su impacto en tiempo debe ser lo más reducido posible para no perder el dinamismo del deporte. Pero si pese a su instalación sigue fallando catastróficamente como en el Portugal España no se ha avanzado nada de nada con él. Queda mucho rodaje, muchos partidos y muchas jugadas polémicas por delante para ver cómo responde, ero hasta el momento ni aficionados ni jugadores saben cómo de verdad funciona este sistema ni qué criterios se sigue realmente. Mucho trabajo por delante todavía.

Al Barcelona le crecen los enanos

Un nuevo varapalo para la directiva azulgrana de Bartomeu, que desde que ganó la elecciones sólo ha naufragado. Desde el año pasado donde intentó ir a por Verratti y acabó sin el italiano y perdiendo a Neymar, hasta la confirmación ayer mediante un esperpéntico documental (rodado por una empresa propiedad de Piqué para más inri) de que Griezmann también se les escapaba, después de haber filtrado durante meses que lo tenían atado y reservarle el dorsal número 7.

Un patinazo más para una directiva que ha desaprovechado los mejores años de el mejor jugador de su historia y probablemente de la historia del fútbol, rodeándolo de jugadores mediocres a precios desorbitados, y naufragando año tras año por Europa. Además ahora vuelve a saberse que al igual que pasó con Neymar, que se reconoció que ya en la boda de Messi anunciaba a sus compañeros que se marchaba del Barcelona, Piqué ha estado detrás del documental de Griezmann, e incluso ayer en su Twitter anunciaba que estaba expectante por ver el documental, pese a saber el desenlace del mismo.

Un esperpento de historia que no hace más que agravar la situación de una directiva que ha confirmado la llegada de Abidal en lugar de Robert Fernández, y que tendrá que replantearse toda la estrategia en el verano ya que su único y principal objetivo era un Griezmann que finalmente no vendrá. Pocas opciones más quedan en un mercado de fichajes cada vez más inflacionado por la venta de Neymar y que deja al Barcelona con muy poco margen de maniobra y con el marrón de la marcha de Iniesta del equipo y el vacía que deja ahora mismo el manchego en el equipo más el problema de adaptación de Dembélé, que sigue sin justificar los más de 100 millones que el Barcelona pagó por él.

La selección la casa de los locos

Surrealista es la palabra que mejor define los dos últimos días de la Selección Española. A dos días de comenzar el Mundial de Rusia 2018 ante el previsible rival más duro del grupo, ha vivido cómo el seleccionador se comprometía con el Real Madrid de imprevisto, cómo el presidente de la Federación destituía al técnico y cómo ahora el director deportivo es ahora el entrenador en funciones de una selección que aspiraba a pelar por el trofeo antes de la tormenta.

Queda ahora una situación de lo más compleja tras varios tiras y aflojas entre estamentos de la Federación. Rubiales, flamante nuevo presidente ha sido tajante y ha fulminado a Lopetegui tan sólo un día después de el anuncio de su fichaje por el Real Madrid. La falta de comunicación a la Real Federación por parte de Lopetegui es lo que ha llevado a Rubiales a tomar esta controvertida situación y dejar a la Selección muy desprotegida a escasas 48 horas de comenzar el torneo más importante de Selecciones.

Se ha anunciado además que las riendas del equipo las tomará el director deportivo Fernando Hierro, un hombre que como jugador ha tenido una gran experiencia, pero como entrenador su bagaje es muy muy escaso, estar al frente del Oviedo y como segundo en el Real Madrid unos meses conforman un currículum muy pobre para tomar las riendas de una selección que son palabras mayores. Tampoco había mucho más donde elegir con tan poco tiempo y se ha buscado seguir lo más posible la línea de un Lopetegui que ya había confeccionado la lista de 23 a su gusto. Hierro tratará de seguir con el esquema y la idea principal de Julen para que los jugadores sufran los menores cambios posibles. Un problema para la selección que no venía a cuento d ninguna manera y del que ha salido airoso el Real Madrid que con la destitución no tendrá que pagar cláusula a la Federación y que cuenta ya con su entrenador a tiempo completo para su pretemporada.