Las dudas de Lopetegui

A falta de una semana para el comienzo del mundial el seleccionador Lopetegui tiene un once casi definido con tan solo tres dudas para el debut ante Portugal. Los 8 nombres fijos están muy claros a día de hoy y son De Gea, Ramos, Piqué, Alba, Busquets, Iniesta, Isco y Silva. A partir de ahí se abren tres plazas a las que optan dos candidatos por cada hueco. El lateral derecho es territorio de Carvajal, pero su lesión en la final de la Champions hace que no llegue en plenas facultades para ese primer partido y se abre las opciones de Odriozola o de Nacho. El lateral de la Real aporta más recorrido y llegada, pero en defensa deja más huecos y todavía con su juventud no ha disputado partidos de la trascendencia que requiere el debut de un Mundial y ante una Portugal que arriba con Cristiano, Bernardo Silva y Guedes van a aprovechar cada espacio a la espalda de la defensa, algo que se contrarresta más con un Nacho que siempre cumple con la sobriedad de un veterano.

En el medio la duda es entre Thiago o Koke. El del Bayern es un jugador más imprevisible, que aporta fantasía a la creación y da más velocidad al juego, pero tiene menos recorrido y menos rigor táctico que el Atlético, que asegura menos pérdidas de balón pero su influencia con la pelota en el juego español es mucho menor que el de el mayor de los Alcántara. Y arriba la eterna duda. Diego Costa, un delantero centro contrastado, de grandísimo nivel, pero con un estilo que ni por asomo encaja con el de la selección y que no sabe adaptarse a ese estilo de toque rápido y poca conducción del combinado español. Ahí encaja algo mejor Rodirigo, que pese a haber explotado por fin este año con el Valencia con 18 goles en Liga, no acaba de ser determinante con la selección, lo que hace que Costa siga estando quizá por delante de él en la cabeza del técnico vsco. Veremos el once ante Portugal pero a día de hoy sólo tres dudas en un once que no tiene nada que envidiar a cualquier aspirante al Mundial.

Si no es por Durant…

Los Golden State Warriors dejan las serie por el anillo prácticamente cerradas tras asaltar el Quicken Loans Arena de los Cleveland Cavaliers en una actuación extraterrestre de un Kevin Durant que ya fue el verdugo en este mismo escenario, en el mismo partido y de la misma manera el año anterior. Un triple devastador a escasos segundos para la conclusión que daban la victoria a los de la bahía y terminaban de hundir a unos Cavaliers que han sido mucho más competitivos y mucho más fuertes de lo que todo el mundo esperaba.

En el primero y en el tercero han muerto en la orilla, si había algún atisbo de poder remontar la serie por parte de los Cavaliers Durant se ha encargado de aniquilarlo. El de Washington que tuvo un primer encuentro muy flojo, ha despegado con dos grandes actuaciones en el segundo y en el tercero especialmente, que ha valido para que los Warriors puedan llevarse por la vía rápida el anillo por segundo año consecutivo y por tercera vez en los últimos cuatro años, lo que habla a las claras del poderío de un equipo que esta ya entre los mejores de la historia por nombres y por resultados.

De no haber sido por el 35 quién sabe si los Cavaliers de LeBron se hubiesen llevado el tercer encuentro y poner así emoción a la eliminatoria. Estos todopoderosos Warriors pese a contar con Curry sin Durant hubiesen sufrido sobremanera para ganar a estos aplicados Cavaliers y no creo que hubiesen tenido ninguna opción ante los Rockets. Durant ha convertido este gran equipo en una dinastía que todavía no conoce una derrota en serie de playoffs desde que aterrizó Durant procedente de Oklahoma.

Cristiano y el cuento de nunca acabar

Otro verano más (y ya van tres consecutivos) las noticias sobre la marcha de Cristiano Ronaldo y su decisión en firme de abandonar el Real Madrid se reproducen de manera constante. Diarios de todo el mundo aseguran nuevas exclusivas sobre la decisión en firme del portugués de abandonar el club dolido por no sentirse lo reconocido que el cree que merece y la falta de renovaciones astronómicas que sí se dan en sus rivales por el balón de oro.

El luso metió la pata sobremanera queriendo ser protagonista tras la tercera Champions League consecutiva en Kiev de hace tan solo un par de semanas dejando unas declaraciones explosivas dejando en el aire su futuro en el Madrid en el momento menos oportuno. Cristiano minutos después quiso matizarlo asegurando que no había sido el mejor momento para comunicarlo pero que ya no aguantaba más. Su relación con Florentino no pasa por un gran momento, y los tira y afloja entre el ego del portugués y la política de Florentino sobre que el Madrid está por encima de cualquier nombre chocan sobremanera.

Parece mentira que tras cuatro Champions en cinco año y las tres últimas consecutivas esté ocurriendo esto. Ni Ronaldo va a ganar más con otro club de lo que puede ganar con el Madrid, ni en el mercado hay un jugador del carisma y la fiabilidad de Ronaldo en el mercado. Neymar, el detonante de casi todos los problemas no es Cristiano Ronaldo, su marketing y calidad están fuera de toda duda, pero su relevancia y su determinación en los partidos importantes están lejos de los registros de Ronaldo. Esto tiene pinta de que acabará con una mega renovación de Cristiano para igualar su sueldo al de Messi y Neymar y se verá de nuevo al Cristiano feliz y sonriente hasta el siguiente final de temporada.

Smith arruina el asalto de LeBron

La inexplicable decisión de J.R. Smith de no buscar aro cuando con el partido empatado atrapó el rebote tras el fallo del tiro libre condenó a los Cavaliers a sufrir la derrota en una prórroga donde no les salió absolutamente nada. Los descomunales 51 puntos de un LeBron James colosal llevaron al límite a unos Warriors donde Kevin Durant estuvo totalmente desconocido con unos porcentajes de tiro impropios del mejor atacante de la NBA que es. Los Cavaliers mostraron un nivel de agresividad en el rebote ofensivo que les permitió controlar los contraataques de unos Warriors que sufrieron mucho en estático.

El partido pudo cambiar totalmente cuando Smith resbaló y cayó sobre la rodilla de Klay Thomson, haciéndole un extraño. Cando se retiró del campo a vestuarios con un cojeo ostensible, el Oracle se temía lo peor, pero a los pocos minutos el escolta regresó y no notó el duro golpe acribillando desde el exterior a un Smith y un Korver que necesitan mejorar mucho en su defensa para frenar los triples de unos Warriors que por momentos parecen más jugar un concurso de triples que un partido de las Finales de la NBA.

Aún así hay que alabar el partido de unos Cavaliers que tuvieron el partido para ganar con dos tiros libres de Hill que podían haber cambiado el destino de la serie. Ahora los Warriors afrontan con mucha tranquilidad un segundo partido sabiendo la necesidad que tiene los Cavs ahora de ganar para no irse con un muy contundente 2-0 en contra a Ohio. James dominó el primer partido como ha estado dominando todos los partidos de playoffs, imparable y realizando superproducciones y con el mínimo descanso posible, algo que puede pasarle factura si se alargase esta serie final, ya que hay que recordar que sólo esta temporada James ya lleva 101 partidos disputados de manera consecutiva.

Infinito LeBron James

Otra noche para la leyenda de la carrera de LeBron James. Un séptimo partido en casa de los Boston Celtics que habían ganado sus diez partidos de playoffs disputados en el TD Garden, remontando una serie que comenzó 2-0 desfavorable y que se puso 3-2 en contra. Y lo ha hecho el año que peor rodeado está, con un Kevin Love lesionado desde el inicio del sexto partido, y jugando los 48 minutos de este séptimo y trascendental partido siendo además su partido número 100 de la temporada, jugó por primera vez en su carrera los 82 partidos de liga regular.

Y llega así a su octava final consecutiva, cuatro con los Heat y cuatro con los Cavaliers, y la novena en una carrera cargada de partidos grandioso como el de anoche. Se puso el equipo entero sobre sus hombros para anotar 35 puntos capturar 15 rebotes y quedarse a una sola asistencia del triple doble. Un partido descomunal en el que pese a los cambios defensivos propuestos a lo largo del partido por Brad Stevens nadie puedo con el rey, que mandó a unos combativos Celtics de vacaciones.

James aguarda el desenlace de la serie de esta noche entre Rockets y Warriors para ver cuál será su rival por el anillo. Aprovechará estas jornadas de descanso para recuperar fuerzas porque ha habido momentos de la serie en los que se le ha visto muy agotado, pero no ayer, que pese a jugar el partido completo no dio muestras de cansancio en ningún momento. Se anota otro partido legendario más a su carrera y ahora le queda el asalto a un anillo que de conseguirlo se podría considerar una de las mayores gestas deportivas que se recuerdan.

Los Rockets rompen el record

Los Golden State Warriors vieron frenada su racha de 16 victorias consecutivas en el Oracle Arena a manos de unos Houston Rockets que se aprovecharon de las mala toma de decisiones de los de la bahía en los momentos finales del partido. Ni Curry, ni Durant ni Thomson gestionaron bien las dos últimas posesiones del partido cuando con dos abajo no crearon ningún tiro claro ni limpio con el que poder poner el 3-1 en la serie y poder dejarla prácticamente finiquitada.

Y eso que empezaron con un parcial de 12-0 y los Rockets no pudieron anotar una canasta en los primeros cinco minutos del partido. Pero ni con esa ventaja fueron capaces de llegar los Warriors por delante en el marcador al descanso (mucho mérito es espléndido segundo cuarto de Harden con más de veinte puntos). Aún así estos Warriors con un gran Curry realizaron un tercer cuarto apoteósico donde parecía que ponían la directa, pero tras el parón y con el último cuarto en juego parecieron enfriarse y ya no les entraba nada.

Durant estuvo más fallón de lo habitual y Klay Thomson se hizo daño en un lance en la primera mitad, y aunque pudo continuar jugando se le vio más mermado de lo normal. Curry tampoco estuvo del todo acertado desde el exterior, especialmente en los últimos minutos, pero sí tuvo gran impacto con sus penetraciones. Por su parte los Rockets supieron sobrevivir sin grandes alardes y con un Ariza con dos faltas en los primeros tres minutos del partido, y pese a que DÁntoni sigue con su política de rotación con sólo 7 jugadores ha conseguido salir vivo de sus dos partidos en Oakland y ahora de los tres partidos que quedan en la serie dos serán en el Toyota Center de Houston, por lo que anímicamente el equipo tejano ha salido muy reforzado del partido de ayer.

El Arsenal se dispara al pie

22 años después el Arsenal tendrá en su banquillo a un entrenador que no será Arsene Wenger. La búsqueda de un sustituto entre los que han sonado Luis Enrique, Tuchel o incluso Arteta, han terminado con la confirmación del fichaje del vasco Unai Emery. Emery llega al equipo gunner tras salir por la puerta de atrás del PSG tras no haber sido capaz de pasar de octavos de final con el macroproyecto parisino, y sin ser capa de ganar el flojo campeonato francés en un primer año marcado por el ridículo del Camp Nou donde se dejó remontar un 4-0 favorable de la ida.

La opción de Emery para el Arsenal no le va a dar ningún tipo de salto cualitativo a un equipo necesitado de un cambio drástico de rumbo y de tendencia ya que llevaba estancado algún tiempo. Emery es un novato en el campeonato inglés, además de no haber demostrado ser un gran competidor en los torneos regulares (con el Sevilla siempre iba a la Europa League salvo en la campaña de su marcha) y nunca ha sabido competir ante los grandes rivales, donde siempre ha demostrado falta de valor. Este mismo año con el partido controlado en el Bernabéu desestabilizó a todo el equipo y acabó perdiendo el partido por 3-1 merced a sus directrices miedosas de echar al equipo atrás.

El Arsenal tampoco tiene una plantilla para pelear quizás por los cuatro puestos de acceso a la Champions, y los directivos del Arsenal han querido dejar los mandos del equipo a un entrenador al que se le dan mejor los equipo medios que los grandes equipos. Me temo que el Arsenal no va a salir de esa zona media de la liga y no va a dar ese salto cualitativo que tanto se le exigió a Wenger en su último tramo de la temporada. Emery no está preparado para coger las riendas de ningún equipo que quiera aspirar a ser un grande. Por lo que esperan más años mediocres para un Arsenal que le esperan tiempos duros con su nuevo inquilino en el banquillo.

Not in James House

LeBron ha vuelto a hacerlo, partidazo salvaje para poner el 2-2 en la eliminatoria ante Boston y seguir demostrando que es el jugador más dominante actualmente de la NBA. Él solo se merendó a unos Celtics que fuera del TD Garden son menos batalladores y se vuelven on un rosco de Cleveland y dan mucha confianza a nos Cavaliers que tras los partidos en Massachussets parecían sin opciones de competir ante ellos y sobre todo con muchos problemas en el juego.

James que realizó un mal primer partido en Boston, no ha bajado en los tres siguientes de los cuarenta puntos, algo sobrehumano de un jugador que cada vez está más cerca de ser el mejor jugador de la historia de este deporte. Domina todos los aspectos del juego, muchas veces es incluso él contra el mundo, y pese a estar rodeado de los peores compañeros que se le recuerda sigue llevando a su equipo a las cotas más altas exhibición tras exhibición.

Lo que ocurra en verano (es agente libre) cambiará el rumbo de la NBA, pero a día de hoy quiere llegar a su novena Final de la NBA y octava consecutiva, realizando números de otra época. Cuando más hundido parecían estos Cavs tras no competir en ninguno de los dos primeros partidos de la serie aparece la mejor versión de un James que no se rinde en su lucha por alcanzar las Finales. El quinto suele ser decisivo en todas las eliminatorias igualadas y en este caso cobra una importancia capital ya que el que gane quedará a un solo partido de pasar la serie.

Paso atrás de Morata

Álvaro Morata era uno de los delanteros más codiciados el pasado verano en el mercado. Su deseo de buscar más minutos le llevó a marcharse del Real Madrid donde formaba parte de la unidad B que maravilló en las últimas jornadas de liga dando mucho descanso a los titulares y llegando a jugar incluso un mejor fútbol que los once titulares en muchas ocasiones. Pese a que Zidane le explicó que para él Morata era un jugador importante, la predilección del técnico francés por Benzema unido a que Morata no fue titular en ningún partido importante con el Madrid le llevaron a tomar la decisión.

Y en esto aparecieron el Manchester United, que por momentos parecía que lo tenía ya cerrado, pero finalmente fue el Chelsea de Conte, el entrenador que ya le llevó a la Juventus, el que se hizo con los servicios del delantero madrileño por 70 millones de Euros, cifra récord para un jugador español. Y los comienzos fueron prometedores, era titular indiscutible, veía gol con facilidad y el Chelsea tenía paso firme en Champions y en Premier League, siendo además Morata uno de los favoritos de la grada blue.

Pero con la lesión de espalda, que le ha tenido mermado el final de temporada, perdió toda la confianza de Conte que ha preferido a Giroud como 9 titular el último tramo del campeonato, dejando así a Morata en el banquillo y sin Mundial. Lopetegui ha sido congruente con sus elecciones, y pese a que siempre ha tenido a Morata como su delantero titular en las categorías inferiores de la selección, estos últimos meses le han llevado a llevar los tres delanteros más en forma ahora mismo. Morata debe sobreponerse al golpe, resetearse y adaptarse al nuevo técnico que llegue al Chelsea porque presumiblemente este verano Conte no continuará como técnico blue.

Injusticia con Kondogbia

Salió la lista definitiva de Francia para el Mundial y la gran cantidad de talento que atesora el país del gallo hace que las ausencias sean muy sonadas. Los Benzemá, Lacazette, Rabiott, Martial o Laporte estarían en casi cualquier otra lista sin ningún problema. Pero una destaca por encima del resto y es la de Geffrey Kondogbia. El medio centro del Valencia (propiedad aún del Inter) ha cuajado un año sensacional y ha hecho méritos más que de sobra para ser uno de los elegidos por Deschamps.

Es una injusticia que vayan jugadores como Pogba o N´Zonzi con los años que han hecho antes que Kondogbia, que ha sido el mejor jugador del equipo revelación este año en España junto con el Betis. Ha manejado al equipo el solo y ha dado auténticas exhibiciones de despliegue, como la ofrecida en el Bernabéu en la segunda jornada con gol incluido. Quizás el haber ganado el mundial sub 20 con Pogba como pareja y las críticas que recibió esa selección por su fútbol pese a la victoria puede haberle pesado negativamente a la hora de su selección, pero los jugadores que van en su nombre son muy parecidos de cualidades a las del 16.

Matuidi, N´Zonzi o Pogba ni han hecho un mejor año que él, ni son mejores que Kondogbia, el único que está a su nivel a día de hoy es Kanté, que es el otro gran centrocampista que tienen los bleus. El juego de Francia con esta designación de Deschamps va a ser muy pobre en cuanto construcción pero muy difícil de meter mano. Va a ser un conjunto que deje todo el fútbol al talento de Mbappé y Griezmann teniendo a un auténtico box to box como Kondogbia en casa. Incomprensible.