Archivo de la etiqueta: Ronaldo

Viejos conocidos

Pocos partidos se han repetido tanto en la Champions League como los Real Madrid Juventus. Se ha convertido en un clásico de Europa con dos claras tendencias. A partido único reina el Madrid y a doble partido los turineses se llevan la palma. El último precedente la final de Cardiff del año pasado, donde el Madrid barrió a una Juventus que se vio superada por los blancos y por la propia final, se habla de fuertes discusiones al descanso entre la plantilla que terminó por desestabilizar al equipo de Allegri.

Pero también es cierto que en las semifinales de 2015 la Juventus eliminó al Real Madrid con el famoso gol de Morata. Está claro que va a ser un cruce complicado, con dos estilos opuestos, en los que la Juventus, con la importante baja de Pjanic para la ida, necesitará que Higuaín sea de verdad ese delantero decisivo en los días importantes por los que el equipo transalpino pagó 90 millones hace dos veranos al Nápoles.

Habrá que ver también el once por el que opta Zidane para un partido de esta envergadura, con Bale, Asensio e Isco optando para una sola posición en el once blanco. El estadio de la Juventus será un hervidero para volver a ver a su equipo derrotar a un Madrid superior claramente en cuanto a nombres, pero con la vieja guardia juventina nunca se puede dar por vencido. Muchas incógnitas que se resolverán a partir de las 20:45 de esta tarde.

El Madrid obligado a ganar

El ‘Clásico’ llega este sábado con urgencias máximas para el Real Madrid que ve como el Barcelona está a 11 puntos de distancia ahora mismo (con un partido más) y con la tranquilidad de que pase lo que pase seguirá siendo líder destacado del campeonato. El Madrid por su parte tendrá que hacer frente al cansancio que le ha supuesto el Mundialito de Clubes y que puede provocar bajón físico durante el trascendental partido.

El Madrid parte como favorito, tiene la necesidad de ganar, con el público a su favor, y con una plantilla bastante superior a la del Barcelona, por mucho que la clasificación diga lo contrario. Pero en el Barcelona juega Messi, que tiene tomada la medida al Madrid (es el máximo goleador de la hsitoria de los clásicos) y al Bernabéu y puede cambiar él solo el devenir del partido. Pero en condiciones normales el Madrid es favorito total para un partido que puede dejar fuera de la liga al Madrid cuando no se lleva disputado ni la primera vuelta del campeonato. Valverde es muy consciente de eso y alineará a cuatro centrocampistas para intentar hacer frente al poderío blanco en la medular y marcar con especial atención a un Isco que a día de hoy es el elemento diferencial del Madrid con diferencia.

Zidane se guardará la carta de Gareth Bale para la segunda parte para intentar aprovechar el cansancio de los titulares y aprovechar los posibles espacios que puedan aparecer. Valverde perdió a su principal revulsivo arriba que era Alcácer, y Deulofeu se lesionó esta misma semana por lo que unidos a la baja de Dembélé deja con muy pocos efectivos el frente de ataque de un Barcelona que con Messi y Suárez recuperando su mejor nivel tratarán de asaltar por segundo tercer año consecutivo el Santiago Bernabéu y dejar al Madrid fuera de la lucha por la Liga.

Malas sensaciones

El Madrid quedó apeado de la Copa del Rey por el Celta de Vigo ayer en Balaídos después de empatar a dos contra los gallegos. Tras la derrota en e Bernabéu la eliminatoria se había puesto cuesta arriba, pero se esperaba a un Madrid fuerte y avasallador en los primeros compases del partido, pero nada más lejos de la realidad. El partido estuvo controlado por un Celta que gozó de las más claras ocasiones a la contra aprovechando que Casemiro no estuvo cómodo de central en ningún momento. Ese experimento de Zidane fracasó como también volvió a fracasar en el lateral derecho, un despropósito durante los 180 minutos de la eliminatoria copera.

Que el Madrid fuera eliminado entraba dentro de lo posible, el Celta fue mejor a la ida y jugaba con ventaja en el marcador y en casa donde en las últimas jornadas está muy fuerte, pero lo malo del Madrid volvieron a ser las sensaciones, tras la derrota del Pizjuán el equipo se ha desarmado y se muestra más vulnerable que nunca, ofreciendo un juego pobre y dando la sensación de agotamiento, en especial Cristiano Ronaldo que activó a su equipo con el gol de falta, pero que la gasolina de su depósito no le deja rendir al nivel que desearía.

Las bajas además no están ayudando y le toca afrontar el periodo más fuerte de la competición en este mar de dudas, tiene que afrontar el duelo de Champions ante el Nápoles, y recuperar el partido aplazado en Mestalla ante un Valencia que parece asoma algo del pozo gracias a Voro. No es preocupante, quizás el equipo no estaba para centrarse en tres competiciones a día de hoy, pero no parece que se hayan dejado ir en la competición, sino que no les ha dado para más, tras el 1-1 de falta de Ronaldo, el equipo intentó achuchar a un Celta que tuvo varios mminutos de desconcierto pero no fue capaz de crear grandes ocasiones salvo encerrar en su campo a un Celta que de nuevo a la contra y siendo muy superior físicamente mató el partido de nuevo merced a un Wass que ha cuajado una eliminatoria de diez.

Dichoso Balón de Oro

No existe ningún año que el balón de Oro contente a todo el mundo, nunca ha habido unanimidad absoluta entre el público hacia el galardonado haya hecho los méritos que haya hecho. Se trata de un premio que exalta lo individual en un juego colectivo, por lo que no debería ser tenido en cuenta como un premio realmente importante. Pero reflexiones a parte sobre la importancia del dichoso premio se ha entregado otro año más, y otro año más ha recaído sobre Cristiano Ronaldo (el cuarto en sus manos ya).

El premio es merecido por el palmarés del luso a lo largo del año, ha ganado la Champions y la Eurocopa en una temporada de ensueño para él. La pega es su final de temporada lastrado por las lesiones que ennegrecieron su maravillosa temporada en lo goleador, aunque su Eurocopa fue más que discreta y su participación en la final se limitó a diez minutos de encuentro. Aún así me parece un premio merecido y justo después de una gran temporada en lo individual y en lo colectivo.

Los problemas con el premio surgen cuando sale a la palestra el nombre de Messi. A día de hoy es el mejor jugador del mundo, se mire por donde se mire si el argentino está bien físicamente no hay nadie que pueda compararse con él, su dimensión en el juego ha crecido temporada a temporada y se ha convertido ya en una amenaza desde cualquier zona del campo ya como goleador o como asistente. Pero el premio es para el mejor de la temporada y los títulos del portugués ganan por goleada a los del argentino siendo ambos los mejores jugadores de los mejores equipos del año. Debate zanjado.

Zidane peca de inmadurez

El partido de ayer en Dortmund del Madrid dejó algunas conclusiones para el análisis, el Madrid mejoró su imagen de los últimos dos partidos y sobrevivió a las bajas de Casemiro y Marcelo, pero se le escapó una victoria que no merecía en absoluto. Los primeros minutos del Dortmund fueron un vendaval y sólo el exceso de regates de Dembélé frenó algún tanto inicial de los alemanes. En ese asedio surgió una contra comandada por un Modric que no se cansa de hacer todo bien y terminó en el gol de Ronaldo tras un rechace.

Sin merecerlo el Madrid se puso por delante del marcador y a partir de ahí gestionó el partido muy bien y a su antojo. El Dortmund tenía la posesión pero no tenía las ocasiones que tuvo con el empate y el Madrid estaba cómodo con sus salidas a la contra (James falló un pase que dejaba a Ronaldo solo con el 0-1 que podía haber matado el partido definitivamente), pero con éstas al borde del descanso una falta absurda de Ramos acabó en el empate del Borussia tras un mal despeje de un Navas que anoche despejó en vez de blocar más balones de la cuenta.

Y con esas empezó el segundo tiempo donde se preveía más de lo mismo de la primera, pero el Madrid controló la salida de los alemanes y consiguió ponerse por delante de nuevo sin crear excesivas ocasiones en un centro perfecto de Cristiano. Y a partir de ahí Zidane se equivocó en todo, metiendo a Kovacic por James nada más adelantarse, y no realizar ningún cambio más hasta el empate de Schürrle en el 87 teniendo a Lucas Vázquez, Morata o Asensio en el banquillo y viendo lo flojos que estaban la BBC en la segunda mitad. Pero quizás la polémica del cambio de Cristiano (al que se vio más activo que otros días) provocó que el galo no quisiese cambiar a ninguno de sus atacantes y acabó pagando el pato. Su equipo se encerró atrás y terminó por ahogarse en un estadio que se le atraganta año tras año.

Inicio duro para el Madrid

Este fin de semana comienza la liga Santander (este año cambia el banco que patrocina la liga) y no podía empezar más fuerte para el Real Madrid. Su primer partido de la temporada es en Anoeta ante la Real Sociedad y con numerosas bajas, entre ellas la de Cristiano Ronaldo. No es un campo que se le die bien al Madrid, donde siempre sufre ante el equipo donostiarra. Y además este año llega con la artillería muy justa de minutos (con Bale y Kroos con muy poco rodaje) y sin hombres importantes como el ya citado Ronaldo, Pepe y las dudas hasta el último momento de Benzema o Keylor Navas.

En los últimos años el Madrid no ha comenzado muy fuerte las temporadas y por ahí se le han comenzado a escapar muchos títulos ligueros, y este año un tropiezo en la primera jornada podría hacer saltar de nuevo todas las alarmas en una temporada que tendrá cargada de partidos (este año juega el mundialito de clubes no hay que olvidarlo) y en la que Barcelona y Atlético no suelen dar margen para el error. Zidane es consciente de ello y sabe que con sus bajas deberá cambiar el dibujo, como ya hizo en el trofeo Bernabéu como probatura de este partido.

Será el momento para ver en quien tiene más confianza para acompañar a Morata y Bale, si en Asensio o en Isco, al que últimamente se le ha visto más activo que nunca en los entrenamientos. Está claro que la suplencia en supercopa de James le hace partir en desventaja con respecto a los dos españoles y ya veremos si de ser así toda la temporada cómo acaba su caso que tiene pinta de no ser sencillo. Por lo demás la estructura que le hizo ganar la undécima se mantendrá con Casemiro Kroos y Modric a los mandos de la nave y con Carvajal y Marcelo en los laterales protegidos por el capitán Ramos. Que ganas de que empiece ya la liga para ver el proyecto de Zidane en el Madrid desde el inicio.

Cristiano desquiciado

Otra vez más tras un mal partido inaugural de Portugal y de Cristiano, el de Madeira soltó su lengua tras el partido. Realizó unas declaraciones en las que se equivocó totalmente, acusando a Islandia (es su primera Eurocopa de la historia y tienen una población igual a la de Alicante) de encerrarse atrás y de sólo salir a la contra (fútbol que tanto gusta al portugués) y de celebrar el empate como si hubieran ganado la Eurocopa. Es lógico que un país pequeño en su primera participación celebre un empate ante Portugal con un tres veces balón de oro en sus filas, lo que no es normal es que Cristiano que celebra los goles de penalti o los goles intrascendentes como si fuera la final de la Champions se queje por ello.
 
Todas estas declaraciones son fruto de la impotencia y la desesperación de verse en un mal momento físico (ya llegó muy justo al final del campeonato con el Madrid) y de ver que nunca termina de realizar un partido redondo en un campeonato con su selección. Ayer no tuvo excusa, se enfrentaban a una de las selecciones más débiles del torneo, se adelantaron incluso en el marcador y acabaron viéndose empatados e incluso Islandia pudo llevarse el partido. Cristiano además estuvo desacertado, no fue el líder que su selección necesitó y eso él lo sabe y le reconcome por dentro. Además las noticias sobre Messi desde la Copa América no ayudan (hat-trick ante Perú) y le ponen incluso más nervioso.
 
No es la primera vez que Cristiano realiza este tipo de declaraciones en contra de rivales o incluso de compañeros de equipo, pero esta vez es el capitán de su país y se espera un poco más de cordura a un jugador que ya ha cumplido los 31 años y que no puede tener estos arrebatos de niñato. Ese carácter excesivamente ganador que tantos beneficios deportivos le ha traído, también le traiciona muchas veces en ruedas de prensa y eso es algo que ya no va a cambiar. Así es Cristiano o le quieres o le odias no tiene término medio.

Otra estocada al corazón

Si el desenlace de Lisboa fue cruel el de anoche no se quedó atrás. Tras reponerse a un gol ilegal de Madrid, fallar un penalti nada más empezar la segunda mitad y llevar todo el peso del partido, el Atlético consiguió empatar a través de Carrasco que fue el mejor jugador atlético desde su entrada. Pero de nuevo el destino le tenía reservado otra puñalada en forma de tanda de penaltis, donde tras meter los tres primeros Juanfran lanzó a la madera el suyo, esa madera que unas veces mete el balón a la red ayer lo escupió.

No hay nada que recriminar a los jugadores atléticos salvo quizás la defensa del balón parado en los primeros minutos donde le hizo mucho daño el equipo blanco, un equipo que acabó desfondado la primera parte y que sólo se dedicó a resistir y aguantar el gol de Ramos, pero que vio con el Atlético lo intentaba de todas las maneras, hasta que tuvo su recompensa con el gol de Carrasco. Ya en la prórroga lo siguió intentando, el miedo a perder también estaba presente, pero no obtuvo recompensa alguna.

Y así se plantó en los penaltis, unos penaltis que todos lanzaron perfectos, incluido un Bale que se jugó su integridad al lanzarlo. Zidane consiguió así una Undécima pese a su mala gestión de la final, dejó al equipo sin cambios en el minuto 70 sabiendo que un gol del Atlético mandaba a la prórroga el partido. Le salió bien la jugada al final y europa volvió a sonreír al Madrid de nuevo. Como diez veces más que la de ayer a los largo de su historia. Enhorabuena al Madrid y el proyecto atlético que queda uy tocado después de lo de anoche, pero que ya ha demostrado que es capaz de levantarse, pese a haber experimentado todas las maneras crueles posibles de perder el partido más importante del año.

¿Cristiano ha vuelto?

Tras la goleada de ayer del Real Madrid al Epanyol muchas son las voces que dicen que Cristiano Ronaldo ha vuelto, que ahora quién duda de él, etc… Pero la realida es que se ha encaramado al pichichi de la liga empatado con Luis Suárez, pero con sutiles diferencias, de los 19 goles ligueros del luso ocho se los ha endosado al Espanyol, prácticamente la mitad, y de los equipos en posiciones europeas, sus partidos son más que discretos. El nivel de Cristiano este año está siendo inferior al esperado (nos ha acostumbrado a más de un gol por partido), pero no por ello es que esté siendo un año malo.

Cristiano es cierto que este año no se está encontrando cómodo en el campo, se le ve que no está al 100%, y sus gestos corporales le delatan. Ayer lo achacó a una mala planificación de la pretemporada, según Ronaldo, la gran cantidad de viajes que se realizó no favoreció al equipo. Está claro que la llegada de Benítez no le sentó bien, pero con Zidane si se le ha visto más participativo pero sin ser el Cristiano determinante que todos recordamos, cuando un equipo se cierra atrás bien y los huecos son escasos, la participación del luso se ve más que reducida. Siempre le había pasado que comenzaba las temporadas muy fuerte y lo acababa pagando, a lo mejor este año se ha preparado más a conciencia para llegar al máximo nivel en el momento clave de la temporada.

Tensión Cristiano-Benítez

Poco a tardado Cristiano en desesperarse con los métodos de Benítez. Su maniática obsesión por controlarlo todo a costa de parar constantemente en los entrenamientos ha terminado por desesperar al luso en solo unos días de convivencia. Ahora ha tenido que salir el entrenador diciendo que Cristiano para él es el mejor del mundo para apaciguar los ánimos y tratar de realizar una reconcialiación.

Los parones constantes en los partidillos, ejercicios sin balón y a veces sin sentido, y sobre todo las temidas rotaciones son lo que están provocando que CR7 esté más irascible que nunca, en cada entrenamiento se le ve mala cara, malos gestos con sus compañeros y hasta en el propio vestuario dicen que está peor que nunca.

Las pretemporadas con técnicos nuevos son nuevas y a Cristiano no se le puede achacar nunca falta de profesionalidad, pero si comportamientos más dignos de un adolescente que de un futbolista de 30 años. A día de hoy la situación no es preocupante pero veremos como va desarrollándose la temporada, donde en los momentos importantes sí que pueden saltar las chispas de verdad.