Archivo de la etiqueta: París

Emery y la historia de siempre

Corría poco más del minuto 60 en el Santiago Bernabéu, el PSG tenía el control del partido, que sólo se alteraba con algún arreón del Madrid, más por la presión del estadio que por la ocasión generada en sí, y el entrenador de Irún volvió a mandar un recado contundente a su equipo. Quitó a Cavani, su único 9 de referencia, y metió en el campo a Meunier, un lateral para reforzar la defensa de la banda derecha. Movió a un Mbappé que entre los centrales fajándose pierde todas sus virtudes, y dejó al PSG con la posesión del balón sin ningún tipo de profundidad en ataque.

Por su parte viendo el panorama, y con un Madrid físicamente muerto en los repliegues defensivos, Zidane se la jugó con sus dos agitadores favoritos, Lucas y Asensio y le salió la jugada redonda merced a los rebotes en los goles y a una falta clara en el inicio del 2-1 de Cristiano. Emery al final del encuentro lamentaba las decisiones arbitrales, todas a favor de los blancos, sin reprocharse que de nuevo y un año después de la eliminatoria contra el Barça, que supuso quizás el mayor descalabro de un equipo en la historia de la Champions, volvió a cometer el mismo error de siempre, que hace que nunca haya ganado ni a Madrid ni a Barcelona en campo rival y que evidencia lo grande que le viene un club de esta envergadura.

Tuvo el partido controlado, con un Madrid rendido, con su equipo físicamente un punto por encima, y sólo jugó a llevarse un empate como botín, pudiendo ir a por el oro de verdad. Su estrategia como siempre salió mal, deja muy tocado al PSG que se automotiva diciendo que allí en París remontarán la eliminatoria, pero la realidad es la que es, que Emery sigue siendo un entrenador para partidos mediocres, y que el Madrid sin hacer nada se fue a casa con un 3-1 en el luminoso.

Emery ante su bestia negra

Unai Emery se marchó este verano rumbo a París a dirigir al conjunto que más invierte cada verano en materia de fichajes junto al Manchester City. Tras varios exitosos años al frente del Sevilla decidió poner fin a su etapa en el equipo hispalense y se decidió por un reto mayor, llevar la primera Champions League al equipo parisino.

Pero tras varios meses allí, su temporada no está siendo tan buena como se esperaba, no es líder de la League 1, anda por detrás del Mónaco (frente al que sólo pudo empatar hace un par de jornadas), se clasificó como segundo en la fase de grupos de la Champions en donde en el doble enfrentamiento frente al Arsenal no fue capaz de ganar ninguno de los dos partidos, y ahora se encuentra en los octavos de final frente al todopoderoso Barcelona, un cruce que quizás se podía haber evitado de haber quedado primero (aunque en este caso al Arsenal le tocó el Bayern otro rival de entidad).

Y hoy tras meses de incertidumbres le llega el momento de dar el puñetazo sobre la mesa ante su peor rival posible. El técnico vasco no ha sido capaz de ganar mas que en una ocasión al conjunto blaugrana en sus 24 enfrentamientos previos y esa victoria la consiguió sin Messi en el campo, ya que e astro argentino le ha endosado nada menos que 25 goles en 21 partidos, casi nada. Veremos si Emery ha aprendido la lección y que por fin que cuenta con un equipo de primer nivel rinde como se espera ante rivales de entidad o seguirá siendo ese entrenador de Europa League simplemente.

Peligra la carrera de Jesé

Canal + Francia está realizando un documental sobre el misterio de la no participación de Jesé en el PSG. Deseo expreso de Emery cuando llegó no ha contado con los minutos que buscaba tras su salida del Real Madrid. Comenzó como un tiro pero una inoportuna apendicitis lo apartó del equipo, y una airada discusión con el técnico vasco tras una sustitución lo ha condenado al ostracismo. Ya no participa ni en las convocatorias y pese a que Unai asegura que todo va bien, las sensaciones son muy malas para el canario.

Desde que se lesionara hace tres años cuando ofrecía su mejor versión, esa en la que era un jugador rápido, desequilibrante, potente y con gol, la carrera de Jesé no se ha relanzado, aguantó en el Madrid para seguir su recuperación y seguir entrenando con los mejores, pero este verano decidió probar que podía ser titular en un equipo grande de Europa y aceptó sin miramientos la llamada de Emery para el PSG. Todo indicaba que contaría con minutos y podría por fin ser el jugador que todos esperábamos de él cuando era la mayor promesa española del momento.

Pero un cuarto de campeonato después las sensaciones no pueden ser peores para él, sin minutos, sin adaptarse a la vida en París (todavía no ha encontrado casa y sigue viviendo en un hotel), y con la competencia de los Di María, Ben Arfa, Moura y comapañía parece difícil que vuelva a contar con esos minutos que tanto anhela para poder ser un jugador verdaderamente importante y no ser una de tantas promesas estrelladas a la que en su caso sólo se la recuerde por su “dudoso” grupo de música.

Ibrahimovic anuncia su marcha

Tras proclamarse campeón de nuevo de la liga francesa, Ibrahimovic confirmó su marcha del equipo parisino, aunque no dijo cual sería su destino parce que finalmente si nada raro cambia recalará en el Manchester United. La etapa del sueco en París llega a su fin, y deja un hueco en el equipo que será cubierto por alguna estrella de primerísimo nivel atraída por los petrodólares de su dueño.

Y la manera de anunciar su no continuidad en el equipo fue muy de Ibrahimovic. declarando que si sustituyen la torre Eiffel por una estatua suya se quedaría en París. No es la primera vez que el sueco hace unas declaraciones parecidas, su chulería sólo es superada por su calidad. Una calidad que nadie duda pero que nunca se ha visto reflejada en una victoria importante en la Champions League. Un torneo que a Zlatan se le resiste y que quiere acabar conquistando antes de realizar un retiro dorado en la MLS americana.

Su paso por Francia ha sido devastador, ganando todas las League 1 que ha disputado, siendo pichichi en todas y mejor jugador del torneo, además de varias copas y premios a mejor gol de la competición. Se le quedó muy pequeña una liga que salvo por el PSG no parece muy competitiva con los países más potentes del continente. Algo que a Ibrahimovic le ha pesado mucho a la hora de valorar sus grandes campañas. Ahora a pesar de tener 34 años se encuentra en un momento de explendor y su nuevo proyecto es el de llevar al United de nuevo a la élite de europa.